mantener a Astrologos del Mundo cuesta tiempo y dinero , si quieres colaborar te lo agradecemos Gracias de antemano!!!!!!

Hola a todos saludos

Tomo aleatoriamente el mensajes de Miguel Ángel Martínez (de la discusión Venus en la casa XII), y sólo como una forma de poder ilustrar el tema central de mi discusión, pues igual este apunte lo he visto en muchas otras ocasiones, incluso lo he visto en algunos de los análisis astrológicos de nuestro colega Pedro Hernández. Nos dice Miguel Ángel: “.... yo también tengo ese aspecto así Luna Tauro C8 OPP Plutón Libra C2... Una pregunta cómo se puede romper esa gran carga emocional?” o apaciguar el resentimiento? en ese aspecto Luna-Plutón....”

    Me estoy preguntando si en verdad lo anterior, la conexión que une a la Luna con Plutón, puede o debe ser considerado como un aspecto valido en astrología (oposición en este caso). He dicho que ya son varias las ocasiones en las que he leído cosas como las anteriores, y solo en relación a los aspectos. En algunas de mis participaciones he mencionado que algo así entre los planetas no puede ser considerado como un aspecto, pues estamos ante un aspecto formado por planetas ubicados en signos que no tienen nada en común entre ellos. Tengo la intención de invitarlos a debatir objetivamente el tema de los aspectos planetarios, y para ello es necesario definir que son en si los aspectos, que los determina y claro, las condiciones necesarias para validarlos. Solo podría ser considerado como oposición el aspecto Luna – Plutón, si estuvieran ubicados en Aries– Libra, o bien en Tauro – Escorpio. Si la memoria no me falla, en el caso de Pedro, valido como una oposición Saturno al final de Libra y Júpiter al comienzo de Tauro.  

     Hoy en día, astrológicamente hablando, es común ver que los aspectos los representamos por líneas de varios colores. En un gran problema se constituye el tema de los orbes, pues además de ser diferentes en su tamaño, según las escuelas que los promuevan, ahora resulta que ese orbe se lo damos a las líneas con las que representamos los aspectos y no a los planetas en sí. Es decir, hoy en día los orbes no dependen de los planetas (se nos quiere hacer creer que cualquier planeta es idéntico en poder a cualquier otro, y así entonces el poder o la influencia de Mercurio no se diferencia en nada del poder del Sol, o de la Luna), sino de la línea que los integra. Leemos cosas como que una cuadratura, por citar, tiene un orbe entre 7 y 9 grados, según la escuela que lo explique, sin tener en cuenta si el aspecto se forma entre Mercurio y Marte o bien entre Mercurio y Saturno. Nos dicen entonces que una cuadratura es una cuadratura, sin importar qué o quién la forme y mucho menos sin importar los signos donde puedan estar ubicados ambos cuerpos.

     Mi apreciación, justificada sólo en la tradición, apunta a que es imposible que pueda existir un aspecto entre planetas que no se ubiquen en los signos adecuados, y sin importa que tan cercano pueda ser el orbe que les pueda unir, no puede y no debe existir aspecto entre ambos. Por ejemplo, hoy en día es común que se valide como conjunción lo siguiente: Venus en los 29 grados de Leo y Saturno en 1 grado de Virgo. Lo anterior no es válido, no es un aspecto y debe ser revisado en aras de regresar a una astrología más precisa y menos espectacular.

Visitas: 2806

Responde a esto

Respuestas a esta discusión

Bonatti sobre Venus en Cancer como significador (traducciòn libre)

"Nuevamente, si Venus estuviera en Cancer, y ella fuera la significatriz de la natividad, cualquiera fuese la clase de natividad y cualquiera fuese la condiciòn que ella tuviese, significarà que el nativo serà inestable y cambiando ràpidamente de una cosa a la otra y de un lugar a otro; lleno de vicios, ganando dinero vergonzosamente, y vergonzosamente lascivo."

A propòsito de los comentarios sobre Mercurio en estas dos cartas me acabo de enterar que - parece ser - que se està hablando de la intenciòn de controlar las redes sociales por parte del estado en Mèxico.

Desde ya, esto es en esencia y afortunadamente imposible.

Saludos

Todavia no se ha pronunciado el señor Efrain conmigo...

 

Le hice la propuesta de hacerle un pronostico a el mismo  y no me contesta...¿me tiene miedo?.....jajajaja

Zij.

Realmente sí parece que Venus sea el señor del ascendente y de la carta pues pese a que no está en buen signo es angular, rige la triplicidad y está en término y al lado de la Fortuna. El significado que das no es distinto del MC (más aún si fuera el Ascendente) aprisionado por Marte y Saturno. La Luna en la dos y Júpiter en la cinco nos habla de dispendio. Júpiter está en un término de Venus y en la casa del gozo de este astro, que por tanto lo está dominando.

Hay un cambio de marchas forzado por acontecimientos no deseados.

El significado que das no es distinto del MC (más aún si fuera el Ascendente) aprisionado por Marte y Saturno.

Si, es un juicio negativo, aunque parece hacer ènfasis en el aspecto sexual, la modalidad cardinal lo que no contribuye a la estabilidad (tal vez las migraciònes o divorcios) ni de las familias y en especial - agregarìa - porque Venus no solo significa a las mujeres-esposas sinò porque Escorpio es la casa 5 de la fortuna. Jupiter està configurado por antiscio con Venus...pero es la casa 12 de la fortuna (6 de Capricornio por signo) La justicia de algùna manera puesta entre parèntesis.

La fortuna en esencia es un horòscopo alternativo, diria que no garantiza la fortuna, sinò que "especifìca" (por lo menos eso es lo que se deduce de Gramaglia, Schmidt y toda la verborrea filosòfica y etimològica de la que estoy conciente.)

Adaptandolo a la realidad dirìa que parecerìa prometer una fuga de capitales considerable.

Algunos astrologos tambien opinan como yo en este tema:

"Morin o Ptolomeo es invalorable e indispensable pero, de aplicarlo literal y mecánicamente, nuestras interpretaciones serán demasiado rígidas y esto en Astrología implica errar: hace falta discernimiento.  Morin ni Ptolomeo  disponían de la psicología moderna en sus tiempos, ésta simplemente no existía aun. Por ello solo podían pensar en el destino y pensar únicamente en el destino tambien es errar porque el ser humano se quedaría sin su parte de libre albedrío.

 

No es positivo para la salud mental de nadie creerse todo lo que nos cuentan. Creo que es mas positivo estudiar diversas fuentes y sacar nuestras propias conclusiones. Esto nos hará verdaderos astrologos y un poco más auténticos a diferencia del resto.

 

 

LAS 112 DETERMINACIONES DE MORIN:

 Por ejemplo cuando leemos las 112 determinaciones de Morín volvemos a leer cosas como malefico o benéfico....decir eso es algo rígido porque un planeta en si mismo puede ser estupendo a veces y otras veces terrible.

Igual ocurre con una cuadratura, si es creciente y emocional relacionada con cancer nos puede hundir pero servirá mas adelante para hacernos mas feliz la vida por eso no hay que juzgarlas como terribles porque tienen un potencial latente positivo...

Veamos las determinaciones:

1 - Todo planeta produce efectos específicos diferentes en cada una de las casas astrológicas. Igualmente ocurre con los signos zodiacales y con las estrellas fijas.

2- En una misma casa astrológica dada, cada planeta produce efectos diferentes.Igualmente vale esto para cada signo zodiacal y para cada estrella.

3- Un mismo planeta dado produce determinados efectos por su conjunción con un planeta, otros diferentes por su oposición, otros por su trígono, otros por sucuadratura, etc.

4 - Un aspecto de igual forma (vale decir: el mismo aspecto), señala efectosdiferentes según que él provenga de un planeta o de otro.

5 - Un mismo planeta produce efectos de especie diferente según que él astro seaseñor de una casa astrológica o de otra.

6- Un lugar del Primer Cielo que en el tema natal de un individuo ha sidoocupado por un planeta cualquiera dado, manifiesta su actividad en el sentido delas propiedades de este planeta con respecto a este individuo durante toda lavida de este. Simultáneamente si él mismo lugar ha sido ocupado en la natividadde otro individuo por otro planeta cualquiera, él es activo en el sentido de laspropiedades de este otro planeta con respecto a este otro individuo durante todala vida de este segundo nativo.Así tenemos que un mismo lugar del primer cielo puede simultáneamente constituirel Horóscopo (Ascendente) en la natividad de un individuo y ejercer así suacción sobre la vida y constitución de este sujeto y, en la natividad de otro,encontrarse sobre la cúspide de otra casa y obrar así sobre este otro sujeto enel sentido de las significaciones propias de esta otra casa.Esto que está dicho aquí del cuerpo de los planetas, debe aplicarse también asus aspectos.

7- Todo agente celeste obra solamente según la naturaleza y la fuerza que le sonpropios.

8 - La extensión de los efectos particulares que puede producir un agenteceleste con respecto a un individuo dado, está determinada por la capacidad deeste sujeto de recibir la impresión y de reaccionar bajo esta impresión.

9-Un mismo agente celeste produce, en las mismas condiciones, siempre los mismosefectos sobre un mismo sujeto.

10- Cada casa astrológica difiere por sus propiedades de toda otra casaastrológica.

11 - Todo planeta difiere de los otros por su naturaleza, o al menos por laspropiedades activas de su influencia.

12- Todos los signos zodiacales difieren entre ellos ya por su naturalezaelemental, ya por las propiedades activas de su influencia, o por las dos a lavez.13- Los diferentes aspectos de un mismo planeta difieren entre ellos por laspropiedades o por su potencia.

14-Todas las estrellas fijas no poseen la misma naturaleza ni las mismaspropiedades.

15- Las diversas actividades astrales se combinan en el sujeto sobre el cualellas vienen a operar.

16 - Un mismo planeta, actuando conjuntamente con un mismo signo zodiacal,produce siempre los mismos efectos específicos, tanto sobre el plano elementalcomo sobre el de las influencias.

17- Dos planetas no pueden producir cada uno los mismos efectos en el tema natalde un individuo, ni tomados separadamente, ni por su combinación.

18-Un mismo planeta puede producir, por su influencia, efectos diversos sobre unmismo asunto.

19- Ningún planeta produce, por su influencia, los mismos efectos sobre sasuntos de diferente especie, ni tampoco sobre numerosos asuntos de igualespecie.

20-Cuando un planeta está situado fuera de su propia casa celeste, el produceuna cosa en razón de su posición en la casa astrológica que él ocupa y otracosa distinta en razón de la casa astrológica en la cual él domina.

21- Un planeta significa solamente una cosa en tanto que él la efectúa.

22 - Todo planeta opera siempre conjuntamente con el signo zodiacal en el cual él se encuentra.

23 - Todo signo zodiacal opera siempre bajo la dependencia de la naturaleza ydel estado celeste de su señor, pero no siempre en razón de la determinaciónlocal de éste.

24 - Todo planeta obra siempre bajo la dependencia de la naturaleza y el estadoceleste de su señor (dispositor); más frecuentemente, el opera también en razóndel estado terrestre de este último: en fin, y en cierta medida, él actúatodavía bajo la dependencia de su "señor secundario" (dispositor deldispositor).

25 - Se debe definir en primer lugar el ESTADO CELESTE de un planeta comoregulando la cualidad de sus efectos; pero su ESTADO TERRESTRE decide de lacategoría de estos . El estado celeste comprende como elemento invariable lanaturaleza esencial del planeta propuesto y como elementos variables lanaturaleza del signo zodiacal en el que se halla ubicado, la naturaleza y e1estado de su Señor y la cualidad de los aspectos que él recibe.El estado terrestre de un planeta consiste en su posición con respecto alhorizonte del lugar de nacimiento (vale decir, en la Esfera Local o Sistema deCasas); él se expresa por la ubicación en una u otra casa astrológica.

26 - Todo planeta en estado celeste favorable es considerado como benéfico encualquier casa del tema que é1 se encuentre. Sin embargo, Saturno y Marte, aúnen estado celeste favorable, pero en casa astrológica funesta (VI, VIII y XII,parcialmente VII), producen efectos perniciosos.Por el contrario todo planeta en estado celeste desfavorable, en cualquier casaastrológica que el se encuentre, actúa como maléfico. Esta última circunstanciaacentúa todavía más el poder maligno de planetas por naturaleza maléficos.Todo planeta en estado celeste mediocre tiende al promedio entre un benéfico yun maléfico.La acción benéfica de planetas benéficos por naturaleza y por estado celeste semanifiesta por la producción directa del bien cuándo ellos están en casasfelices y por la supresión del mal en casas infelices.La acción maléfica por naturaleza y por estado se manifiesta por la produccióndirecta del mal en casas infelices y por la supresión del bien en casa felices.

27- Un planeta está determinado hacia una significación particular porposición (x), por sus dignidades esenciales, por sus aspectos y sus antiscios ypor sus conexiones con los otros cuerpos celestes, por medio de su dominación oregencia, de sus aspectos y de sus antiscios.(X) Esta determinante puramente local se aplica también a los otros cuerposcelestes (estrellas y cometas) y a los signos del zodíaco.Las analogías naturales de los planetas sólo representan una determinanteenteramente general y no podrían constituir nada de particular; sin embargo,cuando estas analogías concuerdan con una determinación particular accidental,ellas las confirman. En el caso contrario, ellas ni las invalidan ni lascontrabalancean enteramente.Los elementos de determinación que encierra la conexión de un planeta con otroson dos: 1) la naturaleza y las analogías de este planeta, 2) la determinaciónparticular que caracteriza a éste en el tema en consideración.

28- La posición corporal (presencia) constituye de todas las determinantes lamás potente; y después vienen la dominación (regencia) y los aspectos.

29- Desde el punto de vista del efecto de los cuerpos celestes tal cual esteresulta de su determinación particular, hay cuatro puntos para observar: 1) éstepuede realizar el objeto de esta determinación; 2) puede impedir que seproduzca; 3) una vez realizada, destruirla nuevamente; 4) hacer que surealización devenga para el sujeto una fuente de dicha o de desdicha.

30- La posición o dominación de un planeta en una casa astrológica solo designaa primera vista una categoría de cosas o de accidentes que pueden tocar o no alsujeto; pero a priori y por sí misma ellas solo presagian la realización deestas cosas. Su realización efectiva - o lo contrario- depende de la naturalezadel planeta que se encuentra en la casa donde se presenta, o de la de su señor,y de su estado celeste: estos mismos elementos deciden, llegado el caso, de lacualidad y de la naturaleza de las cosas a producirse.

31- Cuando una casa astrológica presentada no está ocupada por ningún planeta,se juzga de la realización o no y de la cualidad de las cosas significadasesencialmente por esta casa según la naturaleza y el estado de su señor.

32- Es de observar, sin embargo, que el Ascendente tiene una significación másfuerte con respecto a la vida y a la constitución de la persona del sujeto quesu Señor, si éste está ausente de la Casa I; los aspectos que recibe elAscendente mismo son en este caso más potentes que los que recibe su Señor. Lamisma observación se aplica al Medio Cielo.

33 - Cuando un solo planeta ocupa corporalmente una casa astrológica, éste esquien decide principalmente de la realización o no y de la cualidad de las cosasy accidentes significados por esta casa; con todo eso, su señor participatambien de esto.

34 - Todo planeta que posee por sí mismo una analogía con las significaciones dela casa que él ocupa (o en la cual domina) realiza las cosas o accidentes asísignificados, sea en bien, sea en mal, según la concordancia de su estadoceleste o la contrariedad que él experimenta. Si sus analogías propias soncontrarias a las significaciones de la casa, ello impide o traba en mayor omenor grado la realización o destruye de nuevo lo que ella ha producido primero, o se torna una fuente de infortunio.

35 - Un planeta de naturaleza benéfica y de estado celeste favorable,encontrándose en casa I, II, III, IV, V, VI, VII, IX, X y XI (que constituyenlas casas denominadas felices) realiza las ventajas significadas por la casa queel ocupa corporalmente.Aquí es necesario observar siempre si y cómo la naturaleza y el estado celestedel planeta concuerda con las significaciones de la casa.

36 - Un planeta benéfico por naturaleza, situado en una casa astrológica feliz,pero contrariado en su accionar por la naturaleza del signo zodiacal bajo elcual se encuentra, o afligido por malos aspectos, no realiza las ventajassignificadas por la casa o al menos rodea esta realización de dificultades, ohace emplear malos medios, o limita la adquisición a una cantidad pequeña o demala cualidad, o la vuelve poco durable e inútil la mayoría de las veces.

37- Un planeta benéfico por naturaleza pero en estado celeste mediocre y en casafeliz, presagia la realización de las cosas significadas por la casa con máscertidumbre que si él se halla mal dispuesto, pero esta realización esigualmente mediocre desde el punto de vista tanto de la cualidad y de lacantidad como de la duración de las cosas.

38 - Un maléfico por naturaleza en mal estado celeste y en casa astrológicafeliz, no realizará las ventajas significadas por esta casa, sino más bien, sóloimpedirá que ellas se produzcan; y si ellas se producen a pesar de todo, él haráde su adquisición una fuente de infortunio.

39- Un planeta maléfico por naturaleza pero en estado celeste favorable y encasa astrológica feliz realizará el bien significado por esta casa; esto acondición, sin embargo, de no verse contrariado por los planetas quepresenten una analogía con estas significaciones. Pero aún sin estacircunstancia, él maléfico sólo puede producir siempre las ventajas de modoimperfecto o las hace adquirir por medios reprensibles, o con dificultad, oagrega una desgracia luego de que se produzcan las ventajas o como consecuenciade estas.

40- Un planeta maléfico por naturaleza en estado celeste mediocre y en casafeliz, ni da ni quita nada, sino que solamente impide producir las cosas buenas,sobre todo si él es contrario a estas por su naturaleza propia.

41 - Un planeta benéfico por naturaleza y por estado celeste pero en casainfeliz (VI, VIII o XII ) suprime o suaviza los malos significados por ésta.Debe ser considerado como parcialmente infeliz la Casa VII en tanto que ellasignifica también lucha y enemistad.

42- Un planeta benéfico por naturaleza pero en mal estado celeste y presente enVIII o XII, o siendo señor de una de estas casas y estando situado corporalmenteen la otra no impedirá ni las enfermedades más peligrosas ni una muerteviolenta.

43- Un planeta benéfico por naturaleza en estado celeste mediocre en la casaVIII o XII, no causa ni suprime los sucesos infelices que se relacionan conestas casas, pero atenúan solamente la cualidad y modera la extensión.

44 - Un planeta maléfico por naturaleza en estado celeste favorable pero en casainfeliz, no suprime los males significados por esta casa; es decir, no impideque ellos se produzcan (a causa de su malignidad natural); pero él hace que elsujeto escape a ellos o él modera su intensidad (a causa de su estado celestefavorable).Sin embargo, para que ello sea así, es necesario que este estado celestefavorable comprenda los aspectos felices de planetas benéficos; si él estáconstituido únicamente por la circunstancia de que el maléfico ocupe su propiacasa celeste o su signo de exaltación, su potencia maléfica se encontrará, alcontrario, intensificada.

45 - Un planeta maléfico por naturaleza, en estado celeste desfavorable y encasa astrológica infeliz favorece grandemente la realización de los malesatribuidos a esta casa, los agrava y los hace concluir en una decadencia (odegeneración), una infamia o una violencia cualquiera.

46 - Un planeta maléfico por naturaleza, en estado celeste mediocre y en casainfeliz, no suprime los males significados por ésta, pero contribuye más bien asu realización con sus dones, sin embargo estos males serán menos graves que sisu estado celeste fuese malo.

47 - Toda casa astrológica posee una significación esencial, más unasignificación accidental que se relaciona en realidad con la casa que le esopuesta. Es necesario hacer esta distinción porque un planeta benéfico pornaturaleza, en estado celeste favorable y en casa infeliz, disminuye por élmismo lo que esta casa significa esencialmente de malo, pero favorece lo queella significa accidentalmente de bueno.

Por el contrario, un planeta maléfico, cualquiera sea su estado celeste, anuncia(por su oposición) siempre impedimentos en cuanto a las significaciones accidentales, si ellas son felices, y realización si ellas son malas.

48 - Cuando un planeta domina en la casa en la cual él está corporalmentesituado sus efectos adquieren mayor intensidad.

49 - Cuando un planeta domina en una casa astrológica distinta a la que élocupa, las significaciones de estas dos casas se combinan; sin embargo, deacuerdo con la regla 28, la resultante de esta combinación inclina más hacia lassignificaciones ligadas a la casa ocupada por el planeta.

50 - Además de la determinación del señor de su posición (o sea su dispositor),un planeta puede sufrir otra determinación hacia las analogías pertenecientes aun planeta distinto por el hecho de que él se encuentre en conjunción o enaspecto con éste otro.

51 - De igual modo, los aspectos que recibe un planeta pueden ejercer sobre ésteuna determinación complementaria hacia las significaciones pertenecientes alplaneta de donde ellos proceden, en virtud de su posición o de su dominación enel tema.

52 - Un planeta está bajo una dependencia más estrecha de su maestro cuando élestá en conjunción o en aspecto con él (y sobre todo si esta configuración séhalla próxima es decir aplicativa ) (Regla 24).Cuando un planeta está en mal estado celeste o terrestre, pero su señor se hallaen estado favorable, las cosas significadas por él irán mal al comienzo perotomarán más tarde un giro favorable, Sobre todo si él se acerca (aplica) a unaspecto favorable de su señor.Por el contrario, si él está en estado favorable pero su señor en estadodesfavorable, el éxito o la bondad del comienzo se cambiarán en infortunio.

53 - Las reglas 35 a 47 y 49 a 51 se aplican igualmente al señor (regente) de una casa astrológica.

54 - Cuanto más planetas hay reunidos corporalmente en una casa, más presagiaesta reunión alguna cosa extraordinaria para con las cosas significadas por estacasa.

55 - Cuando varios planetas ocupan una misma casa, ellos operan cada uno segúnsu naturaleza y según sus otras determinaciones propias. Así pues, cada uno debeser considerado primeramente según las reglas 22 a 53.

56 - La acción más potente en el sentido de las significaciones de la casadonde se presentan, pertenece a aquel de estos planetas que es al mismo tiempoel señor de esta casa; después al que está al mismo tiempo en exaltación, y entercer lugar al que posee la más grande analogía natural con las significacionesde dicha casa.Cuando la dignidad y la analogía no corresponden a un mismo planeta, esnecesario tomar conjuntamente en consideración los dos o tres planetas sobre loscuales estas condiciones se realizan separadamente. El cuarto lugar en el ordende la potencia corresponde al planeta que se halla más próximo a la cúspide dela casa.

57 - Cuando entre varios planetas que ocupan una misma casa unos concuerdan porsu analogía con las significaciones asignadas a esta casa, en tanto que otrosson contrarios, es necesario ver cuales son los más potentes. Si son losprimeros, las cosas significadas se realizarán, si son los últimos, surealización será trabada o impedida.

58 - Cuando los planetas que ocupan una misma casa son todos benéficos, ellospresagian la realización del bien y liberan del mal significado por la casa; siellos son todos maléficos, sucederá lo contrario, a menos que ellos noestuviesen en estado celeste favorable y que además se trate de una casaastrológica feliz.

Si unos son benéficos y otros maléficos, es necesario examinar con cuidado cualde los dos es el más potente y juzgar según la resultante de este antagonismo.

59 - Si en casa feliz, un planeta benéfico es seguido por otro benéfico (x) estacircunstancia presagia que el bien producido en las cosas significadas por lacasa será estable. Si él es seguido de un maléfico, el bien adquirido seperderá.(x) En el sentido del movimiento diurno el astro que precede es el más próximo ala cúspide y el que le sigue el más alejado.Un benéfico seguido, en casa infeliz, por otro benéfico, indica que el malsignificado por esta casa no se realizará o al menos tendrá lugar de maneramuy limitada. Si este benéfico está seguido de un maléfico el mal significadopor la casa se realizará con seguridad pero el sujeto escapará.Pero si un maléfico está seguido de otro maléfico, los males producidos tendránun carácter más grave y el sujeto no escapará en absoluto a ellos. Es necesarioentender aquí benéfico y maléfico en el sentido expuesto en la regla 26.

60 - Cuando varios planetas se encuentran conjuntamente en una misma casa y suseñor (dispositor) está situado en otra, son las cosas significadas por estaotra las que formarán el punto de partida de lo que el grupo de planetasproducirá de bueno o de malo (ver regla 63).

61 - El señor de una casa astrológica situado en esa misma casa realiza de unamanera notable las cosas buenas significadas por ésta, sobre todo si el poseeuna analogía natural con las significaciones en cuestión. Y si se trata de unacasa infeliz, él liberará al sujeto de males significados por ésta (excepto dela muerte ciertamente, puesto que ella responde a una necesidad de lanaturaleza).También Saturno y Marte producen más a menudo estos efectos en casa VIII o XII,a menos de encontrarse en conexión con un maléfico o de estar en conjunción, encuadratura u oposición con las luminarias o de afligir al señor del horóscopo.

62- Cuando el señor de una casa astrológica cualquiera está corporalmente enotra casa, las significaciones de las dos casas pueden combinarse; pero ellas nolo hacen necesariamente ni siempre. El planeta en cuestión sólo actuará ya enrazón de su posición, ya en razón de una de sus dominaciones solamente, ya enrazón de la otra, ya el combina los efectos que derivan de su posición con losde una o de la otra o a la vez de las dos determinaciones que él experimenta porel hecho de sus dominaciones.Esta combinación se hace según las posibilidades que ofrecen las cosassignificadas por las casas en cuestión. Entre estas posibilidades son las queconcuerdan más con la naturaleza, el estado celeste y las analogías del planetaque se presenta las que se realizan con preferencia.

63 - El señor de una casa situado corporalmente en otra indica que las cosassignificadas por la primera vendrán a ser la causa o el punto de partida de larealización de las cosas significadas por la segunda (ver regla 60).

64 - Cuando el señor de la Casa I esta situado en otra casa, o el señor de unacasa cualquiera está situado en I, habrá combinación de las significacionesasociadas a las casas en cuestión.

65 - El señor de I situado en otra casa de la figura indica que 1asinclinaciones y las tendencias intelectuales del sujeto van principalmente hacialas cosas significadas por esta casa.

66 - Aunque toda casa astrológica posee accidentalmente las significacionespertenecientes esencialmente a la casa que le es opuesta, el señor de una casaúnicamente tiene acción sobre las significaciones esenciales de su casa y nosobre las accidentales, a menos que se encuentre corporalmente en ésta o degobernar al (ser el dispositor del) señor de la casa opuesta a la suya.Estando situado en su propia casa, su acci6n sobre las significacionesaccidentales de ésta será funesta (porque la casa opuesta que es el punto departida de estas significaciones accidentales constituye entonces su lugar deexilio).

67- Un planeta situado en una casa astrológica cualquiera posee también unaacción sobre las significaciones de las casas que forman un trígono con la primera.

68 - Un planeta señor de una casa astrológica y ocupando otra no obra solamenteen razón de las significaciones de las casas ocupada y gobernada, sino tambiénen razón de los planetas que ocupan las casas que él gobierna.

69 - El señor de I o de X en exilio o en caída, constituye una circunstanciaparticularmente nefasta.

70 - Cuando el señor de una casa cualquiera está situado en VIII, indica poreste hecho que la muerte del sujeto será causada directamente por los seres opor las cosas significadas por la casa donde él domina.71 - El señor de la casa VIII situado en otra casa cualquiera indica que lamuerte del sujeto tendrá lugar a causa de los seres o de las cosas significadaspor esta otra casa.

72 - Cuando un planeta gobierna varias casas sin ocupar ninguna corporalmente,el presagia la combinación de las diferentes significaciones asociadas a estascasas. Sin embargo, son las significaciones de la casa con las que tiene elplaneta mayor analogía las que predominan.

73 - De dos o varios señores de una casa astrológica es necesario preferir aquélque gobierna la cúspide de la casa considerada. Eso sobre todo si él posee unaanalogía natural con las significaciones de esta casa y si el está potente porsu estado celeste. Sin embargo los otros señores no deben ser descuidadostampoco y si uno de los dos está más potente que el primero por el hecho de susanalogías naturales y de su estado celeste y terrestre, él pasa a tenerimportancia mayor que el primero.

74 - El señor de una casa astrológica tiene primacía en importancia sobre elplaneta que allí esté exaltado. Sin embargo, en el juicio de las cosassignificadas por esta casa, no es inútil considerar también al planeta que allíesté exaltado aún cuando él esté ausente.

75 - La trigonocracia constituye también una determinante; sin embargo, es la más débil de todas (aún más débil que los aspectos).

76 - Por su Dominación, un planeta significa estabilidad de las cosas o cosas estables; por su Exaltación, cambios súbitos y muy notables; por su Trigonocracia, combinaciones y asociaciones.

77 - Los planetas cuando se encuentran diseminados en varias triplicidades danaptitudes múltiples; reunidos en una misma triplicidad ellas confieren aptitudeslimitadas en número pero muy remarcables en una cierta dirección.

78 - Las debilidades esenciales únicamente deberían ser consideradas comodeterminantes en tanto que el planeta que se presenta está en aspecto (ante todomaléfico) con la casa (o con los planetas situados en la casa astrológica) queconstituye su lugar de Exilio o de Caída. La determinación por el hecho de lasdebilidades esenciales tiene siempre un carácter funesto.

79 - La peregrinidad simplemente constituye un estado medio entre un estadoceleste benéfico y un estado celeste maléfico.

80 - Los lugares del Primer Cielo donde tienen su extremo los arcos midiendo losaspectos están determinados hacia la naturaleza y la constitución accidental delplaneta del cuál proceden los aspectos considerados. Los planetas obran asípues, por medio de sus aspectos. Como por otra parte estos mismos lugares

sufren la determinación local, es decir la que derivan de las casasastrológicas en las cuales caen los aspectos, resulta de ello que los planetasestán "determinados por sus aspectos".

81 - El modo de operar de los planetas en razón de sus aspectos esfrecuentemente más potente que la acción que ellos ejercen en razón de sudominación. Todo planeta posee especialmente una influencia más eficaz sobrelas cosas significadas por la casa opuesta a la que el ocupa corporalmente, queel señor de esta casa opuesta si este esta ausente o bien si se encuentradébil o sin aspectos con ella.Así, cuando el Horóscopo (ASC) está afligido por una cuadratura o una oposiciónde Saturno o de Marte, eso constituye una circunstancia más funesta que cuandoel está sometido a su dominación.

82 - Todo planeta obra por sus aspectos: l) en raz6n de su naturaleza, 2) enraz6n de su estado celeste, 3) en razón de su estado terrestre, es decir, de suposición y la de sus casas celestes. Sin embargo, él no obra siempresimultáneamente en razón de los dos elementos que forman su estado terrestre,sino ora en razón de uno, ora del otro, ora en raz6n de los dos a la vez.

83 - Todo planeta formando a la vez aspectos de naturaleza diferente, ejerce poreste hecho simultáneamente una acción benéfica y una accí6n maléfica.

84 - En las conjunciones, la cualidad de los efectos depende de la naturalezabenéfica o maléfica de los planetas que la forman, como así también de su estadoceleste.

85 - Todo planeta ejerce una acción favorable por sus aspectos benéficos (queson en su orden de potencia, el trígono, el sextil y el semisextil ; una acciónmaligna por sus aspectos maléficos (la oposici6n, la cuadratura, el quincuncio).

86 - Los aspectos benéficos viniendo de un planeta por naturaleza benéficoproduce sus efectos benéficos con facilidad y abundancia. Ellos realizan lascosas buenas significadas por las casas en las cuales caen e impiden producirsea las malas.

87 - Los aspectos maléficos viniendo de un planeta por naturaleza benéfico hacensurgir las dificultades, las trabas y las privaciones.

88 - Cuando un planeta por naturaleza benéfica se encuentra accidentalmente enmal estado celeste o terrestre, sus aspectos benéficos producirán poco bien, susaspectos maléficos mucho mal.

89 - Los aspectos maléficos de un planeta maléfico por naturaleza, producirán undaño considerable en cuanto a las cosas significadas por las casas en las cualesellos caen.

90 - El hecho de que un planeta por naturaleza maléfico se encuentre en malestado celeste o terrestre, agrava los efectos nocivos de sus aspectosmaléficos; por el contrario, su estado celeste favorable los mitiga.

91 - Por sus aspectos benéficos, un planeta por naturaleza maléfico, realiza uncierto éxito o felicidad a través de dificultades de mediana consideración; sinembargo, si el estado celeste o terrestre del planeta considerado es malo, aúnsus aspectos benéficos perjudican grandemente.

92 - Cuando un planeta maléfico por naturaleza, en mal estado celeste, recibe unmal aspecto de otro planeta maléfico por naturaleza o por determinación, lamalignidad de su acción se encuentra acrecentada; si es un aspecto favorable,proviniendo de un benéfico, ella es mitigada.

93 - Cuando un planeta benéfico por naturaleza, pero en estado celestedesfavorable, está infortunado por un aspecto maléfico, su acción devienenociva.

94 - Un mismo aspecto formado por dos mismos planetas puede ser a la vezbenéfico para una cosa y maléfico para otra.

95 - Dos planetas formando un aspecto entre ellos se determinan mutuamente hacialas significaciones de las casas que ellos ocupan. Por consiguiente, todoaspecto formado entre dos planetas tiene siempre una significación doble, segúnque se lo relacione con uno u otro de estos planetas (comparar con regla 106) .

96 - Los efectos específicos producidos por un mismo aspecto formado por dosmismos planetas varían según los signos zodiacales en los que se hallan estosplanetas y según las casas astrológicas que ellos ocupan.

97 - En la acción común de dos planetas en aspecto mutuo, el Sol prima sobre laLuna, la Luna sobre los otros planetas; los planetas superiores sobre losinferiores. El planeta cuyo estado celeste es mejor o más potente , prevalecesobre el otro.

98 - En los aspectos, la aproximación es más eficaz que la separación.

99 - Por consiguiente, de dos planetas que están a punto de formar un aspectoentre ellos, es el que se aproxima al otro, en virtud del movimiento aparentedel zodiaco, el que obra más poderosamente sobre las significaciones del otro,que éste no lo hace sobre las significaciones de aquel.

100 - Si un aspecto benéfico que recibe un planeta es seguido inmediatamente porotro aspecto benéfico, el bien significado por el primero se realizaráciertamente y con facilidad; si él es seguido de un aspecto maléfico, el bienprimero daará lugar a un mal.

101 - Si un aspecto maléfico es seguido de otro maléfico, el mal significado seencontrará agravado y se realizará con certeza; si el es seguido de unobenéfico, el mal puede cambiar ulteriormente en bien.

102 - Para aplicar correctamente las dos reglas precedentes, es necesario sinembargo, tener en cuenta la potencia relativa de los dos aspectos que sesuceden.

103 - Cuando un planeta o un lugar del cielo recibe simultáneamente dos o másaspectos, el más exacto es el que tiene preminencia sobre los otros.

104 - El orden natural de la potencia de los aspectos puede sufrir excepcionespor el hecho de ciertas determinaciones particulares de los planetas de loscuales ellos proceden así como por el hecho del estado celeste o terrestre deéstos. (Ejemplos: un planeta señor del horóscopo y situado corporalmente en X,ejercerá por su cuadratura una acción más potente sobre las significaciones dela Casa I que por su oposición sobre las de la Casa IV. Un planeta obrara sobreun lugar del cielo más fuertemente por su cuadratura (por consiguente en unsentido funesto) cuando el se encuentre en su exaltación que otro sobre el mismolugar, por su trígono (por consiguiente favorable, aunque éste se encuentre ensu caída).

105 - Cuando varios planetas envían aspectos a una misma casa, es aquel cuyanaturaleza y determinaciones están más en armonía con las significaciones deesta casa o de quien las determinaciones son desde este punto de vista las máspotentes, el que lleva la ventaja sobre los demás para la consideración de suaspecto.

106 - Cuando un planeta está situado fuera de su casa celeste, sus aspectosoperan de una manera más marcada en el sentido de las significaciones de la casaastrológica que él ocupa, que en el que se relaciona con las casas donde éldomina.

107 - Todo aspecto sufre, por el hecho de la casa en la cual cae, unadeterminación análoga a la que allí recibe un planeta.

108 - Es necesario observar siempre si las significaciones de la casa ocupadapor el planeta del cual procede un aspecto dado, concuerdan con el bien o el malsignificado por la casa en la cual cae el aspecto.

109 - En regla general, para conocer la potencia y la cualidad de los efectosque producirá un aspecto dado, se debe considerar no solamente su forma, elplaneta y la casa de donde él viene sino también la posición (angular o no) y elcarácter (feliz o infeliz) de la casa astrológica en la cual él termina, asícomo el signo en el cual él cae, en tanto que este signo puede constituir unlugar de Dignidad o de Debilidad para el planeta del cual procede el aspectoconsiderado.Todas las otras cosas iguales, así pues, la circunstancia de que un aspectocaiga en una casa angular Allí acrecienta su eficacia. Terminando en casainfeliz su poder maléfico en esta casa está aumentado o su poder benéficodisminuido, según el caso; e inversamente, si el aspecto termina en casa feliz.Cuando el aspecto considerado cae en un signo donde el planeta del cual élprocede domina o está exaltado, su poder benéfica allí esta aumentado o su podermaléfico disminuido y lo contrario tiene lugar cuando él cae en un signo dondeel planeta considerado está en Exilio o en Caída.En particular, de ello resulta que:

110 - Si un planeta maléfico domina en la casa en la cual cae uno de susaspectos maléficos y que esta casa sea feliz, este mismo aspecto maléficoejercerá un efecto más bien favorable, pero violento y seguido ulteriormente deuna decadencia o de un infortunio cualquiera.

111 - Por el contrario, si un planeta domina en la casa en la cual cae uno desus aspectos maléficos y que esta casa sea infeliz, el efecto producido tendráun carácter extremadamente funesto.

112 - Un planeta solitario (feral), es decir, sin conexión con ningún otro poraspecto (fuerte) o por conjunción, presagia cualquier cosa de insólito o deextraordinario en relación a las significaciones relacionadas con la casa que él ocupa.

De acuerdo con los estudios del Dr. Raitzin;   para entender las Determinaciones de Morín el primer paso es entender sus teoremas y susn anotaciones sobre el estado celeste. De acuerdo con un envío previo, parace indicar que hay varias versiones de estas determinaciones, por lo que las reenvio precedidas de sus Teoremas. Más información sobre este tema en http://cura.free.fr/decem/08morin.html


Los Teoremas de Morín

    En base a lo anterior MORIN demuestra lógicamente los siguientes TEOREMAS que aquí solamente enunciamos:

    I - Las casas astrológicas difieren por su virtud propia y sus propiedades. (Para MORIN las casas son "meros espacios geométricos vacíos" que se determinan hacia determinados asuntos en base a los signos presentes e interceptados en ellas y a los astros regentes de éstos y/o presentes en la casa en cuestión).

    II - Los planetas difieren por sus virtudes y naturalezas propias o al menos por sus influencias.

    III - Los signos del Zodíaco difieren por sus naturalezas y sus propiedades, tanto elementales como influenciales.

    IV - Los diferentes aspectos de un planeta difieren por sus apariencias y propiedades y la potencia de estas últimas.

    V - Las estrellas fijas difieren por su naturaleza y propiedades (o virtudes).

    VI - Las diversas influencias celestes se combinan en el nativo.

    VII - El mismo astro en el mismo estado celeste y en el mismo signo producirá los mismos efectos elementales e influénciales. NOTA: Luego se insistirá debidamente en la noción fundamental de estado cósmico que auna y sintetiza las de estado celeste (status coelestis) y terrestre (status localis) de un astro.

    VIII - Un planeta en los diferentes signos no produce efectos idénticos. Estos difieren ya en lo elemental, ya en lo influencial.

    IX - Dos astros diferentes combinados con el mismo signo no producen los mismos efectos.

    X - El mismo planeta en el mismo estado celeste tendrá siempre los mismos efectos al actuar en la misma casa.

    XI - Un planeta tiene efectos diferentes en las distintas casas del tema.

    XII - Dos planetas diferentes no ocasionan los mismos efectos al actuar en la misma casa.

    XIII - Un planeta no puede realizar por sí solo lo que realiza unido a otro por conjunción o aspecto.

    XIV - El mismo planeta combinado de la misma forma a igual cúspide, planeta y signo produce siempre iguales efectos.

    XV - Un astro vinculado en una forma cualquiera dada, con otro planeta o cúspide, no realiza lo que realizaría si hubiera vinculación con un tercer planeta u otra cúspide.

    XVI - Un mismo astro realiza cosas diferentes al tener vinculaciones diferentes con otro astro o cúspide dados.

    XVII - El mismo aspecto emanante de astros diferentes realiza cosas diferentes.

    XVIII - Las virtudes o propiedades de las casas del tema no son en sí mas productoras de efectos sino tan solo determinativas de la virtud e influencia de los cuerpos celestes en orden a la producción de efectos congruentes a las dichas virtudes o propiedades de la casa en cuestión.

    XIX - En tanto que causa eficiente, la influencia de todo cuerpo celeste es universal por sí misma.

    XX - La influencia de todo cuerpo celeste es única e invariable en sí misma debido al hecho del movimiento de aquel en los signos.

    XXI - Ningún planeta contiene o pone en juego la misma influencia que otro planeta, pero puede, empero, contener la misma fuerza elemental.

    XXII - Un cuerpo celeste no puede generar influencias que se traduzcan en cualidades y/o sucesos que no puedan producirse naturalmente.

    XXIII - Las posibilidades de un planeta (en cuanto a influencia y efectos) son netamente limitadas.

    XXIV - Dos planetas no pueden generar las mismas influencias sobre un mismo nativo, al menos influencialmente.

    XXV - El mismo planeta, por su sola virtud influencial sobre un mismo nativo, produce diversos efectos.

    XXVI - Sobre distintos sujetos el mismo planeta por su misma virtud influencial, actúa diferentemente.

    XXVII - Dos planetas no pueden - obrando individualmente - actuar sobre un mismo nativo generando los mismos efectos que obran en forma conjunta.

    XXVIII - Un planeta que no se encuentre ubicado en sus domicilios realiza una cosa en la casa en que se sitúa corporalmente y otra en la casa que rige. (Es cosa ardua determinar cuando esta situación produce efectos que combinan los significados de ambas casas).


    El Estado Cósmico (Celeste y terrestre) de un Astro Para una cabal comprensión de los enunciados que anteceden necesitamos siquiera someramente, precisar algunas nociones relativas a la naturaleza elemental e influencial de un astro y a su estado cósmico celeste y terrestre. Una exposición completa estaría aquí fuera de lugar. Remitimos al lector para ello a la obra bien conocida del Dr. WEISS.


  Aspecto  Buen estado celeste del planeta que lo recibe: Efectos bienhechores logrados con abundancia y facilidad, realizando las significaciones favorables de las casas e impidiendo las adversas.
En buen estado celeste y benéfico con: Mal estado celeste del planeta que lo recibe: Efectos débilmente favorables.
enviando un: Aspecto  Buen estado celeste del planeta que lo recibe: Efectos benéficos.
UN ASTRO   maléfico con: Mal estado celeste del planeta que lo recibe Dificultades, trabas, limitaciones y privaciones.
BENEFICO   Aspecto  Buen estado celeste del planeta que lo recibe: Poco de bueno o favorable.
En mal estado celeste y benéfico con: Mal estado celeste del planeta que lo recibe Efectos insignificantes con muy poco de bien.
enviando un: Aspecto Buen estado celeste del planeta que lo recibe Efectos que tienden a ser perniciosos.
  maléfico con: Mal estado celeste del planeta que lo recibe Mucho mal.
PLANETA   maléfico con: Mal estado celeste del planeta que lo recibe Efectos maléficos mitigados en casa feliz. Muy nefastos en casa desgraciada.
MALEFICO   Aspecto  Buen estado celeste del planeta que lo recibe Efectos levemente favorables seguidos de pérdida o caducidad.
En mal estado celeste y benéfico con: Mal estado celeste del planeta que lo recibe Efectos muy perniciosos.
enviando un: Aspecto  Buen estado celeste del planeta que lo recibe Daños considerables sobre todo en casa desgraciada.
  maléfico con: Mal estado celeste del planeta que lo recibe Males extremadamente graves.



1- Cada planeta, signo zodiacal y estrella fija, provoca efectos específicos diferentes en cada una de las casas astrológicas.

2- Cada planeta, signo zodiacal y estrella fija da lugar a diferentes efectos en una misma casa astrológica.

3- En dependencia del aspecto que se forme entre 2 planetas, así será el efecto que se produzca.

4- Un mismo aspecto conlleva diferentes efectos según del planeta que provenga.

5- Cada planeta produce diferentes efectos en dependencia de la casa astrológica que él rija.

6- En el tema natal de una persona, cada signo zodiacal manifestará las propiedades del planeta que lo ocupe, así como los aspectos que forme dicho planeta. Cada signo zodiacal ejercerá su acción sobre un individuo en dependencia de donde esté situado en la carta natal. Por ejemplo al situarse en el Ascendente actuará sobre la vida y constitución de esa persona. Al encontrarse sobre la cúspide de una casa cualquiera influirá según el significado de esta casa.

7- Cada planeta actúa según su naturaleza y la fuerza que posea. Esta última viene dada por su dignidad (domicilio, exaltación, exilio, caída y peregrinaje), la triplicidad del signo (cardinal, fijo y mutable), y por las características de la casa en que se encuentre: feliz o infeliz; y angular, sucedente o cadente.

8- Los efectos que produce un planeta sobre una persona, están determinados por su capacidad psíquica de recibirlo y de reaccionar ante él.

9- Cada planeta produce los mismos efectos, en las mismas condiciones, sobre una misma persona.

10- Las casas astrológicas se diferencian entre ellas por sus propiedades.

11- Los planetas se diferencian entre ellos por su naturaleza (benéfico o maléfico), y por sus propiedades (regencia, corregencia, etc.).

12- Los signos zodiacales se diferencian entre sí por su naturaleza (cuadruplicidad), y por las propiedades de su influencia (triplicidad).

13- Los diferentes aspectos de un mismo planeta difieren entre ellos por sus propiedades o por su potencia.

14- Las estrellas fijas no poseen la misma naturaleza ni las mismas propiedades.

15- Las actividades de los planetas se combinan sobre la psiquis de cada persona.

16- Un mismo planeta, actuando conjuntamente con un mismo signo zodiacal, provoca siempre los mismos efectos específicos, tanto sobre el plano físico como en el plano psíquico.

17- Dos planetas, por su naturaleza, no pueden producir cada uno los mismos efectos en el tema natal de una persona, ni por separado, ni en combinación.

18- Un mismo planeta, por sus aspectos, da lugar a diferentes efectos sobre un mismo asunto.

19- Ningún planeta, por su influencia (aspectos, naturaleza, posición, dignidad, etc. ) , produce los mismos efectos sobre asuntos diferentes, ni sobre los mismos asuntos.

20-Cuando un planeta está situado fuera del signo en que se domicilia, provoca efectos diferentes en la casa que ocupa y en las que él domina.

21- El significado de un planeta está dado por su efecto, (naturaleza, posición, dignidad, etc. ).

22- Todo planeta opera siempre conjuntamente con el signo zodiacal en el que se encuentra.

23- Cada signo zodiacal opera siempre bajo la dependencia de la naturaleza y la dignidad de su planeta regente, pero no siempre en función de la casa en que se encuentre este planeta.

24- Todo planeta obra siempre en dependencia de la naturaleza (benéfica o maléfica), y de la dignidad de su planeta dispositor. También él opera teniendo en cuenta la casa donde se encuentre el planeta dispositor, actuando además bajo la dependencia de su dispositor secundario (corregente).

25- Lo primero a definir en un planeta es su estado celeste, el cual regula la cualidad de sus efectos, en dependencia de la casa en que se halle. El estado celeste comprende invariablemente la naturaleza esencial del planeta, como elementos variables la naturaleza del signo zodiacal en el que se encuentra, la naturaleza y e1 estado de su dispositor, y la cualidad de los aspectos que él recibe. El estado terrestre de un planeta está dado por su posición en una casa astrológica.

26- Todo planeta, en estado celeste favorable, es considerado como benéfico en cualquier casa donde se encuentre. Sin embargo, Saturno y Marte producen efectos maléficos, aún en estado celeste favorable pero estando en casas funestas (6, 8 y 12 y parcialmente la 7).

Por el contrario todo planeta actúa como maléfico si está en estado celeste desfavorable, sin importar la casa en que se halle. Esto acentúa todavía más el poder maligno de planetas por naturaleza maléficos.

Cualquier planeta en estado celeste mediocre, tiende al promedio entre un benéfico y un maléfico.

La acción benéfica de planetas benéficos por naturaleza y por su estado celeste, se manifiesta por la producción del bien en casas felices, y por la supresión del mal en casas infelices. La acción maléfica de planetas maléficos por naturaleza y por su estado celeste, se expresa por la producción del mal en casas infelices y por la supresión del bien en casas felices.

27- En una carta natal, la determinación por posición de planetas, estrellas, cometas y signos zodiacales, está dada por:

- Sus dignidades (domicilio, exal tación, exilio, caída y peregrinaje).
- Aspectos.
- Antiscios.
- Conexiones con otros planetas por dominación o regencia; y las dignidades, los aspectos y antiscios de estos.

Los elementos de determinación que encierra la conexión de un planeta con otro son:

1) La naturaleza y las analogías de este planeta.
2) La determinación particular que caracteriza a éste en el tema en consideración.

Las analogías naturales de los planetas sólo representan una determinante general y no podrán constituir nada en particular. Sin embargo, cuando estas similitudes concuerdan con una determinación particular accidental, ellas las confirman. En el caso contrario, ni las invalidan ni las contrabalancean enteramente.

28- El orden de potencia de las determinantes de un planeta es:

- Presencia corporal.
- Regencia.
- Aspectos.

29- Según el efecto de los planetas resultante de su determinación particular, hay 4 puntos a observar:

1) Puede realizar la determinación.
2) Puede impedir que se produzca la determinación.
3) Una vez realizada la determinación, destruirla nuevamente.
4) Hacer que su realización devenga para la persona una fuente de dicha o de desdicha.

30- La posición y/o regencia de un planeta en una casa, sólo designa una categoría de hechos que pueden tocar o no a la persona, pero por sí mismas ellas sólo anuncian la realización de los mismos. Su ejecución o no, depende de la naturaleza del planeta y de la casa en que se encuentra, además del estado celeste y casa en que se halla el dispositor. Estos mismos elementos deciden la cualidad y la naturaleza de los hechos a producirse.

31- Cuando una casa astrológica no está ocupada por ningún planeta, sus cualidades y su realización se juzgan por la naturaleza y el estado de su dispositor.

32- El Ascendente y el Medio Cielo, tienen una significación más fuerte que sus regentes con respecto a la constitución de la persona y la vida profesional. Si los regentes de estos signos están ausentes de las casas 1 y 10, los aspectos que les llegan al Ascendente y al Medio Cielo son más potentes que los que reciben sus regentes.

33- Cuando un solo planeta ocupa una casa astrológica, éste es quien decide sobre la realización o no de las cualidades y significados de esta casa, aunque su dispositor también participa.

34- Todo planeta que posea una naturaleza afín a la casa que ocupa o en la cual él rige, realizará los significados de esta casa en concordancia con su estado celeste. Si sus afinidades propias son contrarias al significado de la casa, esto impide su ejecución, o destruye lo que se ha producido, o se convierte en una fuente de infortunio.

35- Un planeta de naturaleza benéfica y en estado celeste favorable, que se encuentre en las casas 1, 2, 3, 4, 5, 9, 10 y 11, las cuales constituyen las casas felices, realizará las ventajas que significan estas casas.

36- Un planeta benéfico por naturaleza, situado en una casa feliz pero en exilio o caída, o afligido por malos aspectos, no efectúa las ventajas que significa esta casa, o dificulta y limita su realización, o hace emplear malos medios, o la vuelve poco durable e inútil.

37- Un planeta benéfico por naturaleza, pero en estado celeste mediocre (peregrino) y en casa feliz, presagia el significado de la casa con más certeza, que si él se halla mal dispuesto (exilio o caída). Pero esta realización es igualmente mediocre desde el punto de vista de cualidad, cantidad y duración.

38- Un planeta maléfico por naturaleza, en mal estado celeste y en casa feliz, no llevará a cabo las ventajas que significa esta casa. Sólo impedirá que ellas se produzcan. Si a pesar de todo, estas ventajas ocurren, él las convertirá en una fuente de infortunio.

39- Un planeta maléfico por naturaleza pero en estado celeste favorable, y en casa feliz, realizará el bien que significa esta casa. Ello a condición de no verse contrariado por los planetas que presenten una analogía con estas significaciones. Pero aún sin esta circunstancia, el planeta maléfico sólo puede producir las ventajas de modo imperfecto, o las adquiere por malos medios, o con dificultad, o agrega una desgracia luego que estas ventajas ocurran.

40- Un planeta maléfico por naturaleza en estado celeste mediocre (peregrino) y en casa feliz, ni da ni quita nada, solamente impide producir las cosas buenas, sobre todo si él es contrario a éstas por su naturaleza propia.

41- Un planeta benéfico por naturaleza y en estado celeste favorable, pero en casa infeliz (6, 8 y 12), suprime o suaviza los males que significan estas casas. Debe ser considerada como parcialmente infeliz la Casa 7, ya que ella representa lucha y enemistad.

42- Un planeta benéfico por naturaleza pero en mal estado celeste (exilio, caída, malos aspectos, etc. ), presente en las casas 8 ó 12, o siendo dispositor de una de ellas, y estando situado corporalmente en la otra casa (8 ó 12), no impedirá ni las enfermedades más peligrosas ni una muerte violenta.

43- Un planeta benéfico por naturaleza en estado celeste mediocre (peregrino), en las casas 8 ó 12, no causa ni suprime los sucesos infelices que se relacionan con ellas, sino que atenúa la cualidad y modera la extensión.

44 - Un planeta maléfico por naturaleza en estado celeste favorable pero en casa infeliz, no suprime los males que significa esta casa, sino que hace que el sujeto escape a ellos, o modera su intensidad. Sin embargo, para que ello sea así, es necesario que este estado celeste favorable comprenda buenos aspectos de planetas benéficos. Si el planeta maléfico está en domicilio o exaltación, su potencia maléfica se encontrará intensificada.

45- Un planeta maléfico por naturaleza en estado celeste desfavorable y en casa infeliz, favorece grandemente la realización de los males atribuidos a esta casa, los agrava y los hace concluir en decadencia o en degeneración, una infamia o una violencia cualquiera.

46- Un Planeta maléfico por naturaleza en estado celeste mediocre (peregrino) y en casa infeliz, no suprime los males que significan esta casa, sino más bien contribuye a su realización con sus dones. Si su estado celeste fuese malo (exilio, caída), estas desgracias serian mas graves.

47- Toda casa astrológica posee una significación esencial, más una significación accidental que se relaciona con la que le es opuesta. Un planeta benéfico por naturaleza, en estado celeste favorable y en casa infeliz, disminuye por sí mismo lo que ésta significa de malo; pero favorece lo que ella significa accidentalmente de bueno. Un planeta maléfico, cualquiera que sea su estado celeste, por su oposición anuncia siempre impedimentos en cuanto a las significaciones accidentales si ellas son felices; y realización, si ellas son malas.

48- Cuando un planeta dispone en la casa en la cual él está corporalmente situado, sus efectos adquieren mayor intensidad.

49- Cuando un planeta dispone en una casa distinta a la que él ocupa, las significaciones de estas dos casas se combinan. Sin embargo, de acuerdo con la regla 28, el resultado de esta combinación inclina más hacia las significaciones ligadas a la casa ocupada por el planeta.

50- Cuando un planeta se encuentra en conjunción u otro aspecto con otro planeta, puede sufrir las determinaciones análogas a ese otro, además de la determinación del dispositor de la casa en que se encuentra.

51- Los aspectos que recibe un planeta pueden ejercer sobre éste una determinación complementaria según la significación del planeta emisor, en virtud de la casa en que se encuentra o de su dominación en la carta natal (planeta más fuerte, regente del ascendente, angularidad, etc. ).

52- Un planeta está bajo una dependencia más estrecha de su regente o dispositor, cuando él está en conjunción o en otro aspecto con él, y sobre todo si este aspecto es aplicativo.

Cuando un planeta está en mal estado celeste (exilio o caída) o en mal estado terrestre (casa infeliz), pero su regente o dispositor se halla en estado favorable, sus significaciones irán mal al comienzo pero tomarán más tarde un giro favorable, sobre todo si él se acerca (aplica) en un aspecto favorable con su regente o dispositor. Por el contrario, si el planeta está en estado favorable, pero su regente o dispositor está en estado desfavorable, el éxito o la bondad del comienzo se cambiarán en infortunio.

53- Las reglas de la 35 a la 47 y de la 49 a la 51 se aplican igualmente al dispositor de una casa astrológica.

54- Cuanto más planetas hay reunidos corporalmente en una casa (stellium), mayor será el presagio de ocurrir algo extraordinario relacionado con el significado de la casa.

55- Cuando varios planetas ocupan una misma casa, cada uno opera según su naturaleza y según sus otras determinaciones.

56- Cuando hay varios planetas en una casa, el orden de potencia de estos relacionado con las significaciones de la casa es el siguiente:

- El planeta dispositor de la casa.
- El planeta exaltado.
- El planeta más afín con las significaciones de la casa.
- El planeta más próximo a la cúspide de las casa.

57- Existiendo varios planetas en una misma casa, es necesario ver cuáles son los más potentes. Si los más potentes son los que concuerdan con los significados de la casa, ellos se realizarán. Si los más potentes son contrarios a los significados de la casa, estos no se realizarán o se realizarán con dificultad.

58- Existiendo varios planetas en una misma casa, cuando ellos son todos benéficos, presagian la realización del bien y liberan del mal que significa la casa. Cuando los planetas son todos maléficos sucede lo contrario, a menos que no estén en estado celeste favorable (exilio, caída), y que además estén en casa feliz. Si unos son benéficos y otros son maléficos, es necesario examinar con cuidado cuál es el más potente y juzgar según la resultante de este antagonismo.

59- En una casa feliz, si un planeta benéfico es seguido de otro benéfico, el bien que significa la casa será estable. Pero si uno benéfico es seguido de otro maléfico, el bien adquirido se perderá. En el sentido del movimiento diurno el planeta que precede es el más próximo a la cúspide y el que le sigue es el más alejado.

En una casa infeliz, si un planeta benéfico es seguido de otro benéfico, el mal que significa la casa no se realizará, o al menos tendrá lugar de manera muy limitada. Si uno benéfico es seguido de otro maléfico, el mal que significa la casa se realizará con seguridad, pero el sujeto escapará. Si un planeta maléfico es seguido de otro maléfico, los males producidos tendrán un carácter más grave y el sujeto no escapará en absoluto a ellos. Es necesario entender aquí benéfico y maléfico en el sentido expuesto en la regla 26.

60- Cuando hay varios planetas formando un stellium en una misma casa, y su dispositor está situado en otra, son las significaciones de esta otra casa las que darán el punto de partida de lo que el grupo de planetas producirá de bueno o de malo. (ver regla 63).

61- Cuando el dispositor está situado en su propia casa, los significados de ésta se realizarán notablemente. Si se trata de una casa infeliz, el dispositor liberará de los males al sujeto, con excepción de la muerte, cuando ésta responda a una necesidad de la naturaleza.

62- Cuando el dispositor de una casa está corporalmente en otra, los significados de ambas pueden combinarse o no. El dispositor podrá actuar por su posición, por sus dominaciones, o combinando los efectos, teniendo en cuenta lo que significan las casas en cuestión. También se tiene en cuenta la naturaleza, el estado celeste y las analogías del planeta con la casa.

63- El dispositor de una casa, situado corporalmente en otra, indica que las significaciones de la primera vendrán a ser la causa, o el punto de partida, de la realización de los significados de la segunda. (ver regla 60).

64- Cuando el dispositor de la Casa 1 (Marte) está situado en otra, o el dispositor de otra casa cualquiera está situado en la Casa 1, se combinarán las significaciones de ambas.

65- El dispositor de la Casa 1 (Marte) situado en otra, indica que las inclinaciones y las tendencias intelectuales y psíquicas de la persona van principalmente hacia los significados de la casa en que se encuentre.

66- Toda casa astrológica posee accidentalmente las significaciones de la opuesta. Pero el dispositor de una casa, únicamente tiene acción sobre los significados de la suya, no sobre la opuesta, a menos que se encuentre corporalmente en ella, o cuando él dispone del dispositor de la opuesta, ya que éste se encuentra corporalmente en su casa. Cuando un planeta está situado en su propia casa, su acción sobre las significaciones de la casa opuesta será funesta, porque ella constituye su lugar de exilio.

67- Un planeta situado en una casa astrológica cualquiera, posee también una acción sobre las significaciones de las casas que forman un Trígono con la primera. (por ser las tres casas del mismo elemento).

68- Un planeta dispositor de una casa pero ocupando otra, no actúa solamente en razón de las significaciones de las casas ocupada y gobernada, sino también en razón de los planetas que ocupan la que él gobierna.

69- El señor de la Casa 1 (Marte) o de la Casa 10 (Saturno), en exilio o en caída, constituye una circunstancia particularmente nefasta.

70- Cuando el dispositor de una casa cualquiera está situado en la Casa 8, indica que la muerte de la persona será causada directamente por los seres de la casa que el domina, o por los significados de ésta.

71- El dispositor de la Casa 8 (Marte y Plutón) situado en otra cualquiera, indica que la muerte de la persona tendrá lugar a causa de los seres o de los significados de esta casa.

72- Cuando un planeta dispone de varias casas sin ocupar ninguna corporalmente, ello presagia la combinación de los significados de las mismas. Sin embargo, las que predominan son las significaciones de la casa con las que el planeta tiene mayor afinidad.

73- Entre dos dispositores de una casa, es necesario preferir aquel que está más cerca de la cúspide. Sobre todo si él posee una afinidad natural con las significaciones de la misma y si tiene buen estado celeste. Sin embargo, los otros dispositores no deben ser descuidados, pues pasa a tener mayor importancia el que tenga mas afinidad con la casa o mejor estado celeste y terrestre.

74- El dispositor de una casa tiene más importancia que el planeta que allí esté exaltado. Sin embargo, juzgando los significados de ella, no es inútil considerar también al planeta que allí se exalta, aún cuando esté ausente.

75- La Trigonocracia (elementos iguales) constituye también una determinante, pero es la más débil de todas, aún más que los aspectos.

76- Por su domicilio un planeta significa estabilidad; por su exaltación, cambios súbitos y muy notables; por su trigonocracia significa combinaciones y asociaciones.

77- Cuando los planetas se encuentran diseminados en varias triplicidades (cardinal, fijo y mutable) dan aptitudes múltiples. Cuando están reunidos en una misma triplicidad, éstas confieren aptitudes limitadas en número, pero muy acentuadas en la dirección que marca la triplicidad.

78- Cuando un planeta tiene aspecto maléfico con la cúspide de una casa donde esté en exilio o caída, o con los planetas situados en esa casa, deberán ser consideradas como determinantes sus debilidades propias. La determinación por el hecho de las debilidades esenciales tiene siempre un carácter funesto.

79- El peregrinaje constituye un estado medio entre un estado celeste benéfico y uno maléfico.

80- Los planetas, según su naturaleza, obran por medio de sus aspectos, teniendo en cuenta el signo y la casa donde estos caen.

81- La acción de un planeta es frecuentemente más potente por sus aspectos que por su regencia. Todo planeta influye más sobre los significados de la casa opuesta a donde él se encuentra (oposición o Eco) que su dispositor si está ausente, peregrino, o sin aspectos con la cúspide de esta casa. De esta manera, se considera más funesto cuando el Ascendente está afligido por una cuadratura o una oposición de Saturno o de Marte, que el efecto de Marte como su dispositor.

82- Todo planeta actúa en cuanto a sus aspectos de la siguiente forma:

l) Por su naturaleza (ben éfica o maléfica).
2) Por su dignidad (domicilio, exaltaci ón, exilio, caída o peregrinaje).
3) Por la posición de la casa (angular, sucedente o cadente) y la triplicidad del signo (cardinal, fijo o mutable). Pudiendo actuar estos dos elementos forma independiente o conjunta.

83- Todo Planeta formando a la vez aspectos de naturaleza diferente, ejerce simultáneamente una acción benéfica y otra maléfica.

84- La cualidad de los efectos de las conjunciones depende de la naturaleza benéfica o maléfica de los planetas actuantes, así como de su dignidad y regencia, ya que incluso pueden estar en signos diferentes.

85- La acción de cada planeta está dada por la naturaleza de sus aspectos. Ejercerá una acción favorable por sus aspectos benéficos y una maligna por sus aspectos maléficos.

86- Cuando un planeta benéfico produce aspectos acordes con su naturaleza, estos se potencian. En las casas felices que se reciben estos aspectos se producen sus buenos significados y en las casas infelices estos se impiden.

87- Los aspectos maléficos, por venir de un planeta benéfico, no impiden que surjan dificultades, trabas y privaciones.

88- Cuando un planeta benéfico se encuentra en exilio o caída o en casa infeliz, sus aspectos benéficos estarán atenuados y sus aspectos maléficos potenciados.

89- Los aspectos maléficos de un planeta maléfico, producirán un daño considerable a los significados de las casas en que caen.

90- Cuando un planeta maléfico está en exilio o caída, o en casa infeliz, se agravan los efectos nocivos de sus aspectos maléficos. Cuando está en domicilio o exaltación se mitigan estos efectos.

91- Los aspectos benéficos de un planeta maléfico convierten en éxito o felicidad las dificultades de mediana consideración. Pero si el planeta está en exilio, caída o en casa infeliz, sus aspectos benéficos serán perjudiciales.

92- Cuando un planeta maléfico, estando en exilio o en caída, recibe un mal aspecto de otro maléfico o que esté indigno o en casa infeliz, la malignidad de su acción será acrecentada. Si recibe un aspecto favorable proviniendo de un planeta benéfico, la malignidad de su actuar será mitigada.

93- Cuando un planeta benéfico por naturaleza, pero en estado celeste desfavorable, está infortunado por un aspecto maléfico, su acción deviene nociva. Cuando un planeta benéfico, estando en exilio o en caída, está mal aspectado, su acción es maléfica.

94- El aspecto que forman dos planetas, puede ser a la vez benéfico para un asunto y maléfico para otro.

95- El aspecto que forman dos planetas tiene un doble significado según del planeta que provenga, de su dignidad y de la casa que ocupa (comparar con regla 106).

96- Los efectos producidos por un aspecto astrológico varían según los signos zodiacales y las casas que ocupan los planetas actuantes.

97- Cuando hay un aspecto entre dos planetas, su acción prevalece de la siguiente forma:

- El Sol sobre la Luna.
- La Luna sobre los demás planetas.
- Los planetas superiores sobre los inferiores.
- El planeta de mejor dignidad sobre el otro.

98- En los aspectos, la aproximación (aplicación) es más eficaz que la separación.

99- De dos planetas que están a punto de formar un aspecto entre ellos, el que se aproxima, el más rápido, influye más sobre los significados del otro.

100- Si un aspecto benéfico que recibe un planeta es seguido inmediatamente por otro benéfico, el bien significado por el primero se realizará con facilidad. Pero si ese primer aspecto benéfico es seguido de uno maléfico, el bien primero dará lugar a un mal.

101- Si un primer aspecto maléfico es seguido de otro maléfico, el mal significado se agravará y se realizará con certeza. Si un primer aspecto maléfico es seguido de otro benéfico, el mal puede cambiar posteriormente en bien.

102- Para aplicar correctamente las dos reglas anteriores es necesario tener en cuenta la potencia relativa de los dos aspectos que se suceden.

103- Cuando un planeta recibe simultáneamente dos o más aspectos, el más exacto es el que tiene prominencia sobre los otros.

104- La potencia de los aspectos puede estar dada por el planeta del que provengan teniendo en cuenta sus cualidades particulares, su dignidad y la casa en que se encuentre. Ejemplos:

A) Un planeta regente del signo del Ascendente, situado corporalmente en la casa 10, ejercerá por su cuadratura una acción más potente sobre la Casa 1, que por su oposición sobre la Casa 4.

B) Un planeta en exaltación actuará sobre un grado en un signo más fuertemente por su cuadratura, que otro planeta en caída actuando sobre el mismo grado en trígono.

105- Cuando varios planetas envían aspectos a la cúspide de una misma casa, lleva ventaja el más potente o que está en mejor armonía con los significados de la casa.

106- Cuando un planeta está situado fuera de su signo, sus aspectos operan de una manera más marcada sobre la casa que él ocupa, que sobre las que él domina.

107- Según la casa en la que cae un aspecto, éste sufrirá una significación similar a la que allí recibe un planeta.

108- Es necesario tener siempre en cuenta si las significaciones de la casa ocupada por el planeta del cual procede un aspecto, concuerdan con el bien o con el mal significado por la casa en la cual cae el aspecto.

109- Para conocer la potencia y la cualidad de los efectos que producirá un aspecto, se debe considerar:

- Ambos planetas que lo forman.
- El carácter y la posición de las casas de donde proviene y termina.
- Los signos de donde proviene y cae.
- Las dignidades de ambos planetas.
- Cuando un aspecto cae en una casa angular aumenta su eficacia.
- Cuando un aspecto termina en casa infeliz aumenta su poder maléfico o disminuye su poder benéfico, sucediendo a la inversa si termina el aspecto en casa feliz.
- Cuando un aspecto cae en un signo donde el planeta del cual él procede está en domicilio o en exaltación, su poder benéfico aumenta o su poder maléfico disminuye.
- Cuando un aspecto cae en un signo donde el planeta del cual él procede está en exilio o en caída, su poder benéfico disminuye o su poder maléfico aumenta.

De lo anterior resulta que :

110- Si un planeta maléfico dispone de una casa feliz, en la cual cae uno de sus aspectos maléficos, este ejercerá un efecto más bien favorable pero violento y seguido de decadencia o infortunio.

111- Si un planeta dispone de una casa infeliz, en la cual cae uno de sus aspectos maléficos, el efecto producido tendrá un carácter extremadamente funesto.

112- Un planeta solitario, sin conexión con ningún otro por algún aspecto fuerte, presagia cualquier cosa insólita o extraordinaria en relación con los significados de la casa que él ocupa.

 

Creo sinceramente que a Ptolomeo o a Morín les hubiese gustado conocer a Pitagoras.....con un número natal ya se puede conocer el planeta o planetas dominantes en el individuo y los planetas que tiene en contra....asi de rápido y de facil....lastima que muchos astrologos todavía no lo conozcan...

El cálculo de la distancia de la Luna y de las coordenadas que utiliza Ptolomeo utilizan el Teorema de Pitágoras. La matemática y sus ramas como la geometría tienen una línea ascedente durante mil años. Cuando Ptolomeo escribe su Harmónica (primera mitad del siglo II d.C.), la teoría musical griega acumulaba un desarrollo cercano a los seiscientos años y había iniciado con Pitágoras. Ninguno de los pensadores griegos posteriores a la Escuela Jónica, desconoció la enseñanzas de estos, incluidas las herméticas.

De Aristóteles a Ptolomeo: un milenio de cultura greco-latina. http://www.galeon.com/histofis/5GreciaromF.htm

RSS

Distintivo

Cargando…

© 2017   Creado por Roberto.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio