mantener a Astrologos del Mundo cuesta tiempo y dinero , si quieres colaborar te lo agradecemos Gracias de antemano!!!!!!

DIABETES, UNA ENFERMEDAD PLUTONIANA.

 

La diabetes es una de las enfermedades con mayor crecimiento en el mundo. Tanto es así que el presidente de la Federación Internacional de Diabetes proyecta que en el futuro, aproximadamente un 70% de la población mundial podría padecer esta enfermedad. Ya existen en la actualidad alrededor de 135 millones de diabéticos mayores de 20 años y la cantidad de enfermos no parece que vaya a disminuir en el largo plazo. Según la medicina alópata se desconocen las causas que provocan la diabetes, pero al menos reconocen que esta se favorece por el excesivo consumo de azúcar refinado, y alimentos procesados ricos en carbohidratos simples (básicamente cereales a los que le han extraído todas las vitaminas y nutrientes esenciales, como la harina blanca).
Es muy fácil reconocer que uno de los principales problemas son los hábitos de alimentación y que no solo han provocado el aumento explosivo de diabetes, sino que también de otras enfermedades como obesidad infantil y cáncer.
Examinemos brevemente cómo funciona la diabetes y los mecanismos detrás de su aparición. La diabetes puede desarrollarse de dos maneras: El páncreas secreta poco o nada de insulina, en cuyo caso estamos en presencia de diabetes Tipo I. La segunda situación posible, es que el cuerpo tenga suficiente insulina, pero las células no responden adecuadamente a ella. Esto se conoce como diabetes Tipo II. Pero, ¿para qué sirve la insulina? La insulina se encarga de regular la concentración de glucosa en la sangre, la glucosa a su vez actúa como un verdadero combustible para el organismo, proporcionando energía a todas las funciones del cuerpo, como latidos del corazón, funcionamiento de los músculos e incluso el simple acto de pensar. Sin embargo, la glucosa debe encontrarse en cantidades acotadas en el torrente sanguíneo y la insulina se encarga de este trabajo.
Dentro de este delicado equilibrio, el principal enemigo es el azúcar refinado. A lo largo del tiempo se ha tejido el mito de que el azúcar es energía, por lo que muchas personas cuando sienten fatiga o cansancio, piensan que la mejor solución es consumir productos ricos en azúcar. Es un gran error. Cada vez que comemos alguna golosina y tomamos bebidas azucaradas, estamos lanzando una verdadera bomba de glucosa a nuestro cuerpo, elevando su nivel en la sangre de forma alarmante, con la falsa ilusión de que el azúcar “nos dará energía”. Gracias a esto nos provocamos una suerte de “diabetes temporal”. Lo único que hemos hecho es multiplicar el esfuerzo del páncreas para producir insulina sólo con el objeto de contrarrestar los efectos del azúcar. En el fondo, sólo maltratamos nuestro páncreas para normalizar la glucosa en la sangre.
Lo triste de la historia es que no sólo forzamos nuestro páncreas para desperdiciar insulina, sino que además no hemos consumido absolutamente NADA. En efecto, el azúcar NO ES UN ALIMENTO, solo es un compuesto químico puro, que no se encuentra en la naturaleza. Su fórmula consta de doce átomos de carbono, veintidós de hidrogeno, y once de oxigeno, nada más. No podemos sacar nada bueno, excepto llenarnos de calorías y engordar.
En vista de esto no es muy difícil comprender el porqué la simple explicación del factor hereditario de la diabetes es una visión muy limitada del problema. Si pensamos en las sociedades llamadas “primitivas”, enfermedades como la diabetes no existen, ya que no consumen azúcar ni carbohidratos refinados. Sin embargo, basta con que se introduzcan estos productos en dichas sociedades, y la diabetes aparece en todo su esplendor. Un interesante experimento llevado a cabo durante la Primera y Segunda Guerras Mundiales, nos ilustra sobre este punto. Era muy difícil obtener, en esas épocas, azúcar refinada y carbohidratos refinados. Y por tanto, la tasa de incidencia, como la tasa de mortandad de la diabetes, disminuyeron impresionantemente. Si la diabetes es una enfermedad hereditaria, ocasionada por la falta de insulina, ¿Cómo es posible que simplemente privándose de azúcar y carbohidratos refinados, se cure la diabetes que se supone proviene de los tatarabuelos?
Es curioso además constatar que los investigadores que apoyan la línea argumentativa sobre el carácter hereditario de esta enfermedad, no tienen claro bajo qué mecanismos se produce este “traspaso de la enfermedad” a las generaciones futuras. Lo que sí está suficientemente claro es que en una familia donde uno de sus miembros es diabético, encontramos indefectiblemente altos niveles de consumo de azúcar y alimentos procesados.
Al ver la millonaria industria detrás del azúcar y los alimentos procesados en general, podemos entender porque la diabetes es una enfermedad con un crecimiento tan explosivo. Hoy el azúcar no solo se ocupa para endulzar los productos y matar las papilas gustativas, sino que también se utiliza para adulterar muchos alimentos. Parece una exageración, pero si tenemos en cuenta que el azúcar común es el alimento más pesado que existe además de barato podemos empezar a tener una idea acerca de lo que nos referimos. Muchos cereales son adulterados de esa manera, ya que vienen con un exceso de azúcar para poder venderlos más caro, simplemente por tener más peso. Reemplazamos un producto más caro por uno más económico. Es matemática elemental. Una taza de harina pesa 100 gr. La misma taza de azúcar pesa 200 gr. Esto explica el hecho de que hasta el pan blanco que encontramos en supermercados puede contener hasta un 10% de azúcar refinada. Muchas personas creen que consumen menos azúcar porque los alimentos en su etiqueta no lo mencionan, pero existen muchos nombres distintos para productos que son básicamente lo mismo: Azúcar refinada. Hace poco en los Estados Unidos se destapó un delicado fraude respecto al etiquetado de los productos, al contener ingredientes muy distintos a los prometidos por el fabricante. Debemos ser conscientes de que al consumir alimentos procesados, podemos estar consumiendo altas cantidades de compuestos químicos que son un potencial daño para nuestra salud.
En mi caso particular, no consumo azúcar, pero no porque tenga problemas con mi insulina, sino que simplemente he tomado la decisión de cuidar mi salud. No ha sido sencillo ya que existe una gran presión social frente a personas que tienen esta postura. De hecho muchos me han dicho que soy un exagerado por no consumir productos procesados con azúcar. No entienden mi postura de proteger mi salud, ni menos que no consuma azúcar a la que consideran inofensiva. La verdad nos muestra algo muy distinto: pocas sustancias químicas han sido tan letales en la historia humana como el azúcar.

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de ASTRODATOS para añadir comentarios!

Comentario por PEDRO HERNÀN RAMÍREZ CONCHA el octubre 20, 2011 a las 3:34pm
 Comparto parcialmente el contenido. Infortunadamente, tengo la enfermedad desde hace 9 años. el problema es más complejo, aun desde una perspectiva astral

© 2020   Creado por Roberto.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio