mantener a Astrologos del Mundo cuesta tiempo y dinero , si quieres colaborar te lo agradecemos Gracias de antemano!!!!!!

Mario David Bobadilla Aceves
  • Hombre
  • ZApopan Jalisco
  • México
Compartir en Facebook
Compartir

Las amistades de Mario David Bobadilla Aceves

  • Vishnu Das
  • Roberto

Regalos recibidos

Regalo

Mario David Bobadilla Aceves aún no ha recibido ningún regalo

Enviar un regalo

 

Página de Mario David Bobadilla Aceves

Información de perfil

Estado civil
casado
Tu e-Mail
indragni@hotmail.com
Pais donde resides?
México
signo y ascendente?
Tauro-Acuario
que tipo de astrologia te gusta?
tropical, sideral Jyotish Shastra y ytibetana (tsi-rik)
sobre mi persona:
Estudié químico en plastico en la escuela politecnica de la universidad de guadalajara, Fuí marinero del cuerpo general de la armada de México, He vivido en E.U., entre la comunidad hindú de California, Arizona, n. Mex. y Texas. Trabajé coomo traductor de inglés a español con el monasterio tibetano de Gaden shartse, he escrito varios libros de Astrología, "Astrología Védica, es el último por Ed. Yug, Mex
eres astrologo o estudias astrologia?
Si soy astrólogo, autodidacto. Eestudioastrologí desde 1976, actualmente no doy consulta al pública y solo atiendo asesorías de clientes muy especiales.
tu Twitter( si no tiene ponga no tengo)
no tengo
Tu Facebook( si no tiene ponga No tengo)
si tengo, pero entro desde hotmail

UN LIBRO DE ASTRO-HISTORIA INEDITO

Astrología política de América, 1492-2000

 

Este Libro fue escrito por Mario David Bobadilla A., entre 1982 y 1990, se encuentra inédito y es material original, registrado como propiedad intelectual según leyes internacionales, puede usarse y difundirse libremente siempre que citen la fuente origiinal …

 

Esta es la parte introductoria, cada cierto tiempo estaré presentando las cartas de ejemplo con su debida interpretación.

 

Prólogo

 

El objetivo principal de este libro es exponer de manera clara y concisa los principios esenciales en que se basa la teoría de la interpretación astrológica aplicada al estudio de la historia. La Astrología  Política es la rama de nuestro arte que analiza de las tendencias colectivas que producen transformaciones sociales, relacionadas de manera sincrónica al movimiento de los planetas en el Zodíaco.

 

La Astrología Política no difiere en sus postulados básicos, ni en las reglas relativas a sus juicios de aquellos que constituyen el "corpus" doctrinario de la astrología Genetlíaca. De hecho en algunos casos resulta mas que interesante, asombroso comparar los horóscopos de algunos personajes históricos en relación a las posiciones planetarias vigentes en los momentos culminantes de la historia que ellos mismos protagonizaron.    

 

Pero la astrología política -NO- es el estudio de los horóscopos pertenecientes a individuos que se dedican, o dedicaron en vida a la política. La astrología política va mas allá de la figura mítica de los grandes hombres. Ella pretende no sólo deducir el "carácter" de  las tendencias colectivas puestas en juego en un preciso momento de la historia, sino además predecir las sucesivas evoluciones de las  influencias que determinan  el destino de un país….

 

En Astrología Política el principio de todo análisis histórico comienza por analizar la carta de cielo correspondiente al momento en que se ponen en marcha las nuevas orientaciones políticas en la Historia de una nación.

 

En este libro no vamos a explicar como se erige un horóscopo, hay docenas de obras excelentes que explican los rudimentos de esa sencilla operación. Explicaremos, eso sí, la forma en que se analizan los principales factores de una carta astrológica para formular un juicio aproximativo sobre el destino de una nación, es decir, la interpretación de su historia y realidades sociales particulares.

 

Expondremos ciertos criterios metodológicos que permiten al estudiante abordar el análisis de cualquier período de la Historia a la luz del conocimiento astrológico, y puesto que vivimos una época de profundas transformaciones mundiales, el investigador en este campo encuentra la posibilidad de poner a prueba dichos elementos sin necesidad de hurgar demasiado en épocas remotas.

    

 

El campo de investigación está abierto, eventos como: la caída del muro de Berlín, la disolución de   la Unión Sovietica, la guerra del Golfo Pérsico, la guerra en Yugoslavia, el proceso de integración Europea etc. etc.  (Tómese en cuenta la época en que fue escrito, eran temas vigenes)

 

En resumen: todas las transformaciones mundiales que comenzaron desde la década anterior son "especímenes vivientes" cuyas sucesivas transformaciones podemos observar muy de cerca.

 

Si consideramos que la historia es un proceso dinámico que no se detiene jamás, y si aceptamos que las correlaciones astro-históricas en el pasado son susceptibles de entrar dentro de una clasificación específica en cuanto a sus significados políticos actuales, entonces ¿no es razonable suponer que estas mismas correlaciones sean una guía confiable para comprender mejor nuestro presente, y tratar de descifrar las tendencias  futuras?...

 

Este manual pretende dar ejemplos prácticos de interpretación y pronóstico, pero no es un libro de "recetas" para predecir el futuro. El  estudio de la Astrología en general puede ser complemento de una disciplina interior, algo que ayuda a esclarecer el enigma que la vida nos plantea de manera distinta a cada uno de nosotros.

  

Es importante abordar este estudio desde un punto de vista filosófico y no exclusivamente utilitario (aunque el autor no descarta el valor práctico de la materia),  lo esencial de ésta técnica es que el conocimiento de las causas primigenias del devenir humano, llámense "Karma", "Destino Colectivo", "Determinismo Histórico", o como se quiera, puede servir al estudiante para encontrar algunas pistas sobre su propia evolución como individuo.

 

La disciplina mental a la cual conduce dicho estudio puede servir como un catalizador de la Alquimia Espiritual qué, de una u otra manera, todos buscamos realizar.

 

 La interpretación de una carta mundial es un asunto serio, no se trata de "adivinar el futuro", y tampoco se puede pensar en “partir de cero” es preciso tener en cuenta la historia anterior, la orientación política de un pueblo, sus diversas conexiones con otros países y la atmósfera general del mundo en cierta época. 

 

Es obvio que en astrología política se requiere además de un dominio técnico del Arte, un conocimiento elemental de Historia a fin de descifrar los significados "ocultos" de sucesos remotos o recientes en el pasado, los cuales constituyen nuestra realidad actual y por lo tanto son el fundamento de nuestra comprensión del futuro.

 

Capítulo 1

 

EL LENGUAJE ANALOGICO

Interpretar la realidad cotidiana y comunicarla a sus semejantes es una preocupación y un afán natural en el hombre. Los seres humanos poseemos la capacidad de comparar y relacionar entre sí, ideas, conceptos y emociones muy diversos, siempre en función de nuestra propia realidad personal, puesto que de ello depende nuestra particular manera de ver las cosas, nuestra concepción personal del mundo.

 

La realidad de las cosas es siempre tendiente a la unidad, pero nuestros sentidos son limitados y solo perciben una parte de ella, por lo tanto su unicidad se nos escapa.

 

La evolución del Universo conocido emerge, se desarrolla y decae dentro de ciertos límites que son Energía, y Materia, Espacio y Tiempo. La existencia de todos los seres animados e inanimados se halla contenida en estos mismos límites.

 

La Física moderna admite que todo es vibración, que la aparente "solidez" de los cuerpos materiales depende de la cohesión, valga decir de la fuerza de atracción existente entre las partículas sub-atómicas de diversa naturaleza energética que componen el átomo son partículas que no constituyen sino una pequeñísima carga de energía, pero que al unirse forman átomos y estos a su vez constituyen todos los cuerpos simples y compuestos que hay en el Universo.

 

Tal concepción del Universo por sí sola es grandiosa. La Energía convertida en Materia. Ella nos sugiere el místico descenso de la Fuerza Divina sobre la Tierra, que en el principio estaba (según el Génesis), "desordenada y vacía". Es el aliento de DIOS que da vida al padre Adán en el momento preciso de su creación, es el misterio de la trans-substanciación de la naturaleza Divina de la LUZ, animando la materia. A partir de la causa primordial la Energía Divina se condensa dando origen a todas las formas de Materia que son posibles, así como el núcleo del átomo al desintegrarse libera enormes cantidades de energía.

 

Este proceso se verifica en todo el Cosmos de manera incesante siguiendo un orden misterioso, y ello ocurre de forma absolutamente independiente de la voluntad del ser humano, a través de procesos naturales que no por ser parcialmente explicados a la luz del conocimiento científico dejan de ser maravillosos.

 

Pero la comprensión de un tema de conocimiento es una cosa, y la capacidad de comunicar esa misma comprensión a otros es algo totalmente distinto; porque -desde un punto de vista funcional- el lenguaje como medio de transmisión del conocimiento también tiene sus propios límites.

 

Sabemos que aun la experiencia más simple requiere de un considerable esfuerzo para poder ser comunicada de manera fidedigna, mientras que la comprensión de un asunto relativamente complejo solo es posible en base a una extremada simplificación de los hechos que integran su totalidad.

 

Y si lo anterior es válido para todo conocimiento en un sentido general, lo es también en particular, en el caso de la Astrología Histórica. Por ello es que omitiendo algunos detalles y evitando las especulaciones que inevitablemente surgen cuando intentamos hacer un análisis "profundo", resulta relativamente sencillo comprender una vasta porción de la misma.

  

Es cierto que una interpretación tal de la Historia contiene el riesgo de emplear "medias verdades" aunque por otro lado, dicha materia tal como la presenta la historiografía "oficial" está hecha principalmente de eso, por lo menos en el nivel básico del conocimiento histórico que se aprende en las escuelas de enseñanza primaria y media.

 

Tal es la causa de la aparente simplicidad con la cual presento algunos hechos, hechos que por su compleja naturaleza serían material para escribir muchos y muy gruesos volúmenes, y además, aunque se trata de un enfoque relativamente poco conocido de la Historia, ya se ha demostrado ampliamente que nuestra materia no es  ninguna invención reciente.

 

  A pesar de todo lo que se piense y diga en contra existen innumerables pruebas de que en la mayoría de los pueblos civilizados antiguos era bastante común este arte-ciencia que hoy en día llamamos Astrología, la cual en esencia trata de explicar las tendencias colectivas analizando sus relaciones sincrónicas con las influencias que las revoluciones de los planetas en torno al Sol ponen en acción, las cuales (suponemos) afectan a cierto grupo de personas o incluso a países enteros.

 

Un conocimiento de las relaciones celestes con las cosas de la Tierra debe hacernos reconocer que dichas conexiones existen, aunque no se perciba claramente la manera en que ello ocurre, es decir el mecanismo natural o sistema de energía a través del cual se manifiestan dichas correlaciones en la realidad.

 

En tal sentido la labor del astrólogo no consiste en demostrar "objetivamente" cuales son los mecanismos mediante los cuales se manifiestan las influencias planetarias sobre la Tierra, sino encontrar dicha relación en el plano simbólico, esto es interpretar las imagenes arquetípicas, las analogías entre el estado del cielo y lo que acontece sobre la superficie de nuestro planeta en determinado momento de la historia. Ambos factores (estado del cielo y situación histórica), poseen una correspondencia específica de acuerdo con el simbolismo tradicional de nuestro arte.

    

El astrólogo debe ser capaz de "traducir" el sentido de las tendencias sociales sugeridas por las combinaciones de los astros, pues de lo contrario su exposición se limita a citar una determinada cantidad de horóscopos correspondientes a ciertos momentos relevantes de la historia pero sin establecer ninguna secuencia, como si se tratase de acontecimientos sin conexión entre sí, meros "accidentes astro-históricos" aislados; lo cual no demuestra absolutamente nada, excepto la incompetencia del astrólogo, y además quien así escribe comete una injusticia pues desvirtúa este magnífico arte.

 

No debemos perder de vista que el propósito de toda investigación tiene la finalidad de elucidar alguna cuestión, de buscar la solución a algún problema científico o filosófico, y por lo tanto, si su método es adecuado a éste objeto debe alcanzar algunos resultados en dicho sentido, ya sea que dichos resultados confirmen o contradigan las premisas sobre las cuales se basa la cuestión investigada, puesto que si no hay resultados en ningún sentido la cuestión permanece en tinieblas.

 

Por otro lado, ya se sabe que la actitud del que investiga, su mayor o menor predisposición de obtener cierto tipo de resultados puede afectar la "objetividad" de los mismos. Pero aun suponiendo que dicha predisposición no exista, que seamos lo suficientemente imparciales para valorar los resultados obtenidos de manera precisa, valga decir metodológicamente, queda aun por resolver el problema del lenguaje.

    

El problema del lenguaje es que muchas veces tiene significados tan comunes que no alcanzan a describir los fenómenos observados con suficiente claridad, lo cual nada tiene de extraño puesto que dicho lenguaje fue inventado para describir los objetos y situaciones de la vida cotidiana.

 

No intentaremos por supuesto dar una definición de lenguaje,  ni mucho menos un método infalible para emplearlo correctamente, explicaremos en cambio el empleo de un lenguaje simbólico que nos permite superar las limitaciones del lenguaje ordinario. El símbolo nos ayuda a entender la esencia de las ideas fijándolas con mayor fuerza en el intelecto describiéndolas de forma indirecta, sugiriéndolas  veladamente, que si se dicen de manera explícita.

 

El valor del lenguaje simbólico reside en su capacidad de propiciar el desarrollo de esa cualidad interpretativa de la mente que podemos definir como "pensamiento analógico", el cual nos permite discernir el sentido oculto de las palabras y evitar las interpretaciones "literales" que conducen a una visión incompleta de las ideas.

 

La capacidad que tiene la mente humana, de transportar el valor o el contenido de algo en otra cosa la podemos ver en el método algebraico, donde una letra puede contener un valor numérico, y una cantidad puede ser substituida por una letra.

 

 Quien entienda algo de álgebra no tendrá dificultad para desarrollar la capacidad de interpretación simbólica que se requiere en astrología.

 

La comprensión de la Historia (en general, aun si se excluye el punto de vista astrológico) solo es posible en base a un análisis crítico de las relaciones entre los hechos que la integran. Esta es la labor del historiador de oficio, y en este sentido debe pensar igualmente quien intente lograr una aproximación a dicha comprensión.

 

También aquí es necesario "interpretar" los hechos y situaciones; puesto que la Historia tiene su parte literal y dogmática, la cual es muy difícil separar de los hechos esenciales que generalmente se mezclan con la primera, lo cual puede describir fielmente, o distorsionar la realidad, según el enfoque que le dé el historiador del cual se trate.

 

Se admite comunmente que "la historia la escriben los vencedores", lo cual es cierto en buena medida y por lo tanto, si deseamos llegar a la verdad el método mas lógico de abordar esta materia consiste en leer diversas opiniones respecto a la época que nos interesa conocer confrontando dichas opiniones, buscando reunir las convergencias y separar en la medida de lo posible lo esencial, de los aspectos subjetivos que cada autor introduce consciente o inconscientemente.

 

El conocimiento -histórico o de cualquier otra clase- depende de la forma en que se exponen los hechos que componen la realidad, puesto que todo conocimiento es esencialmente una relación, y en consecuencia el lenguaje mediante el cual nos comunicamos es el vehículo de relación entre el Yo personal y el mundo "exterior".

 

Sin embargo la función natural del lenguaje es, o debería ser exponer únicamente los hechos verdaderos y no tergiversar los mismos a fin de que lo malo y lo bueno parezcan lo mismo.

 

Es sumamente conveniente definir la idea de la función que tiene el lenguaje a partir de un principio de la naturaleza que ningún esfuerzo humano, bien o mal intencionado puede trastornar, a saber, que cuanto más sencilla es una cosa tanto menos expuesta está a desórdenes, y tanto más fácilmente se le repara cuando ha sufrido un trastorno.

    

Las palabras rebuscadas solo sirven para impresionar a quienes buscan las formas elegantes o complicadas sin importarles el contenido de las mismas.

 

Es importante distinguir la profundidad filosófica que puede estar contenida en una idea simple, y preferir esa simplicidad a los sofisticados conceptos que inventan algunos "intelectuales", quienes pretenden por medio de sus escritos internarnos en laberintos de los cuales son incapaces de conducirnos a la salida.

 

Porque no existe una salida del sofisma intelectual, es como un hábito pernicioso que corroe el entendimiento, es como el niño que aprende a mentir, al que si no se le corrige oportunamente se acostumbra a hacerlo y cuando adulto es incapaz de hablar con la verdad.

 

Como quiera que sea no es fácil emplear el lenguaje común apropiadamente, y aun menos correcto es el tomar literalmente el sentido llano de las palabras. Se debe atender el se de la tradición astrológica occidental.

 

En la segunda parte veremos algunos temas históricos a manera de ejemplos de interpretación. Si el lector desea profundizar en la materia puede también consultar mi libro "La Astrología en los cuatro grandes momentos históricos de México".

 

Naturalmente que en ambos casos se trata de libros especializados para estudiantes de astrología con cierto grado de avance, pero la parte histórica ha sido resumida y relacionada con sus correspondencias celestes de una manera que resultan totalmente accesibles al lector recién iniciado en astrología.

 

En el caso de los estudiantes avanzados su aprovechamiento será casi inmediato, puesto que los únicos requisitos para penetrar el contenido de este manual es saber interpretar un horóscopo natal, con  las progresiones secundarias y los tránsitos, así como también un conocimiento elemental de los períodos históricos que se desee analizar.

   

Si no se cumplen tales requisitos es poco probable que la interpretación tenga un sentido realista; porque la determinación de una fecha "natal" la mayoría de las veces está sujeta a imprecisiones que es necesario eliminar, y esto solo se logra si se conoce a fondo la historia. Mas adelante abordaremos el problema de la determinación de la fecha de nacimiento para un sistema político.

 

 

Capítulo 2

LA INTERPRETACION DEL HOROSCOPO

Definición: Un horóscopo es una representación gráfica de la posición que ocupan los cuerpos principales del sistema Solar, vistos desde la tierra en determinado momento.

 

La palabra "Horóscopo" proviene de las raíces griegas "Horus" (hora) y "Scope" (ver o mirar) así que el significado de esta palabra quiere decir "mirar la hora" y por lo tanto, describe la acción de observar el estado simbólico del cielo contenido en el gráfico o esquema natal, ya sea que dicho esquema represente el nacimiento de una persona, o un acontecimiento político.

 

En ambos casos la palabra tiene el mismo sentido y se refiere a la forma correcta de efectuar los cálculos matemáticos, a la acción de dibujar los planetas en el gráfico Zodiacal, los aspectos que forman entre sí y las posiciones que ocupa cada uno en las 12 casas astrológicas, como también a la interpretación misma de todo el esquema que resulte de lo anterior.

 

Debemos distinguir claramente este significado particular, del sentido vulgar que se le da a ésta palabra; "horóscopo" en el lenguaje popular se refiere a una serie de comentarios periodísticos o radiofónicos que se aproximan más bien a consejos morales y psicológicos que a una verdadera acción de "mirar la hora".

 

En astrología profesional al Horóscopo se le conoce igualmente como "tema" "carta" "figura" "esquema" "mapa" o "gráfico" siempre con la terminación "natal" o "radical" si se trata de una genitura, o "progresado" si se trata de una actualización de las influencias originales a una época posterior al nacimiento.

 

Aclaro esto para evitar la posible confusión al referirme lo mismo a un horóscopo, que a un tema, o un mapa, esquema, carta o figura natal, o progresada a fin de evitar la monotonía en las explicaciones.

 

El horóscopo es la base de toda interpretación astrológica y no existe ninguna forma de hacerlo que no sea calculando las posiciones reales de los planetas en el nacimiento de una persona o sistema político.

 

Es preciso partir de una base que constituya un factor individual de referencia, un conjunto simbólico que determine la inserción de cada país en el contexto espacio-temporal que constituye la Historia del Mundo. Este factor individual que se precisa para determinar el carácter individual de una nación viene a ser el horóscopo.

 

Desde el punto de vista de la astrología Política, algunos casos particulares de la historia pueden presentar dificultades para determinar cual es el momento más fuerte, el más importante del proceso social que se intenta interpretar.

 

    Por lo general los grandes acontecimientos de la historia suceden en medio de condiciones muy drámaticas, son momentos en los cuales nadie piensa ¿que hora es? y por eso muchas veces encontramos diferentes referencias, u opiniones respecto a cual debe considerarse el momento natal de un pais, e incluso para determinar cual es la fecha correcta. 

 

Si uno no considera esta cuestión, se arriesga a tomar como buenas algunas fechas que la tradición popular u oficial de un país considera como el inicio de su historia, aunque si nos apegamos a los acontecimientos reales que sucedieron en tales fechas encontraremos que muchas veces no hay razones para tomarlas como base.

 

Esencialmente se trata de eregir un "Horóscopo Nacional" el cual debe basarse según ciertas opiniones, en la declaración de Independencia de dicho país, lo cual no es posible en muchos casos, porque dicha declaración nunca se ha hecho.

 

Hay países cuya historia se remonta a muchos siglos de existencia con la consiguiente superposición de culturas, como Alemania, Francia o Inglaterra que jamás han declarado su independencia por la sencilla razón de que nunca han "dependido" de otro país.

 

Como quiera que sea, el principal obstáculo para situar el nacimiento de un país es que el astrólogo generalmente solo dispone de una abundante pero confusa documentación historiográfica, la cual presenta por lo común una alternancia de situaciones relacionadas entre sí de manera igualmente confusa, como cuando existen varios movimientos o intentos por lograr la independencia, o cuando sucede el derrocamiento de un gobierno "legítimo" por otro que usurpa sus funciones.

 

En consecuencia, esta dichosa regla de la "declaración de independencia" no puede ser válida para todos los países en general.

 

 Sabemos que en el caso de México hay dos declaraciones de Independencia; el grito de Dolores que es propiamente una declaración de guerra contra la monarquía española (que en ese entonces estaba subordinada a la voluntad de Napoleón Bonaparte) y la firma del Acta de Independencia por Agustín de Iturbide cuyas implicaciones (plan de Iguala y tratados de Córdoba) contradicen abiertamente el primer intento.

 

A diferencia de la declaración de Independencia de los Estados Unidos de Norteamérica cuyas consecuencias en la práctica fueron definitivas, en el caso particular de nuestra Historia Mexicana no tuvieron el mismo carácter. Debemos tener en cuenta además la época de la Reforma y la Revolución de 1910.

    

Es difícil formular reglas definitivas en este sentido, pero el sentido común y la razón nos sugieren algunos principios lógicos.

 

Primero que nada se debe estudiar la historia que se desea analizar, sus fundamentos originales, la claridad o al contrario, la confusión con la cual se expresan los motivos que conducen a las transformaciones sociales, la expresión de su ideología -si la hay-, finalmente sus resultados inmediatos y su continuidad, que es a fin de cuentas lo más importante.

 

La validez de un Tema Político no puede ser demostrada más que en función de los acontecimientos que representa en la realidad, puesto que no existen reglas fijas para decidir que momento de la historia de un país debe considerarse como su "nacimiento".

 

Sabemos que para los efectos prácticos de cualquier estudio Mundial puede tomarse como dato de nacimiento de un país la fecha de su declaración de Independencia, de una batalla que marca el comienzo de un proceso liberador, el momento en que se promulga su constitución, la toma de posesión de un nuevo mandatario etc.   

 

En cualquiera de estos ejemplos deberemos observar los detalles que apoyan o contradicen el cambio de que se trate, atendiendo cuidadosamente las significaciones que demuestren congruencia y continuidad con la atmósfera general de la época, lo que a la larga determina los resultados alcanzados por un impulso iniciador cualquiera.   

 

Difícilmente podemos considerar el comienzo de algo, un impulso que fracasa desde el principio, por ejemplo: 3 de Junio de 1989 en Pekín, ¿Inicio de la democracia en China?... Casi todo mundo sabe más o menos lo que sucedió ese día.  ¿Y que tal el 20 de Diciembre de 1989 en Panamá? ¿Más democracia?...

 

Porque dada la manera en que es posible manejar la información de tales acontecimientos (el nombre clave que se le dió a la invasión de Panamá fue "causa justa"), bien pudiera ser que en un futuro más o menos lejano, por falta de una información fidedigna algún despistado aprendiz de Astrología Política quisiera tomar estas fechas en dicho sentido.

 

Supongamos que al investigar minuciosamente la historia de un país cualquiera seamos capaces de determinar cual es el momento que podemos tomar como su nacimiento, el siguiente paso será llevar a cabo la comprobación del horóscopo así obtenido, mediante su comparación con las posiciones de los planetas en algunos momentos subsecuentes de determinada importancia.  

 

Existe consenso entre los más reconocidos exponentes de la doctrina astrológica sobre la importancia de comparar la carta natal de un país con los diversos aspectos que se forman por los tránsitos de los planetas hacia los puntos sensibles de la misma, sin embargo, hasta donde he podido ver, las progresiones secundarias son ignoradas por la mayoría de los autores.

 

Ya se sabe que muchos astrólogos modernos niegan el valor de las progresiones arábigas, o secundarias como se les conoce comúnmente. Es casi seguro que la causa de esto es simplemente porque no las han puesto en práctica. Las posiciones natales desde un punto de vista astronómico son tan "irreales" como las progresiones, y la verdad, con esto parecen sugerir que el "efecto" de los tránsitos corresponde a una cierta relación de tipo "causal".

 

Son muchos los astrólogos que tienen esta misma creencia, pero no existe una base científica que demuestre la existencia de dichas "influencias" como una forma de energía. Por otro lado, no es necesario suponer que los principios de nuestro arte dependen de influencias de tipo causal.

 

 El empleo del término "influencia" implica una relación de correspondencia simbólica, el tipo de relación que C.G. Jung denominaba «Sincronicidad» es por el momento el mas adecuado para explicar el sentido profundo del concepto "influencia" en el contexto astrológico.

    

En fin, cada quien su propia verdad, puesto que la idea del autor no es convencer a nadie que no esté interesado por aplicar este método, el cual constituye una parte esencial de las técnicas predictivas en astrología genetlíaca, y que por extensión debe poder aplicarse a la rama Mundial de la misma..

 

A fin de comprender las ventajas de este sistema predictivo debemos considerar ante todo las relaciones entre las posiciones radicales de los planetas, las progresiones y los tránsitos hacia las mismas en los momentos en que un evento modifica substancialmente el curso de los acontecimientos iniciados por un proceso anterior.   

 

Aparentemente dichas comprobaciones no tienen mucho que ver con la predicción, puesto que son eventos del pasado. Lo que denotan estas comprobaciones es la exactitud de ciertas progresiones hacia las posiciones natales, las cuales al ser activadas por determinados tránsitos en momentos culminantes de la Historia demuestran la consistencia de la teoría general, la cual puede ser aplicable a la Historia de cualquier otra época y cualquier país siempre que se disponga de documentación suficiente.

   

Supongamos que usted tiene la fecha y hora aproximada de algún evento histórico mas o menos remoto en el tiempo el cual quiere analizar, el primer paso será verificar su validez erigiendo el horóscopo correspondiente y comparándolo con algunas fechas posteriores de cierta importancia  relacionadas directamente con lo que el proceso inicial representa.

 

Para intentar predecir algunas cosas a partir de dicho horóscopo deberá estudiar las significaciones de las casas ocupadas por planetas en tránsito, aspectos de estos mismos a planetas radicales, progresiones etc.

 

Los ejemplos de interpretación contenidos en la segunda parte del libro tienen como objetivo servir de base para ilustrar una de las posibles maneras de abordar la pronosticación, el análisis de las progresiones secundarias combinadas con los tránsitos es lo que aquí se propone. Aunque sabemos que existen otros sistemas no parece conveniente incluirlos en un libro de introducción, pero el estudiante avanzado bien puede experimentar con otras técnicas como son los Retornos Solares,  los Ciclos planetarios etc.

 

En astrología política lo mas importante no es la pronosticación, sino la comprensión profunda de la Historia. Consideremos ante todo que una carta natal es un marco de referencia en el cual ciertas posiciones astronómicas han sido reducidas a una representacion simbólica, lo cual implica ya de por sí una abstracción, en consecuencia, si pretendemos que dicho esquema sirva como un marco de referencia congruente con lo que representa tanto en el pasado conocido, como enfocado a sus posibilidades de desenvolvimiento futuro y por lo tanto  es preciso movernos dentro de los límites que el mismo nos marca.   

 

La repartición de los planetas en el horóscopo establece de manera simbólica dichos límites, a la vez que ofrece puntos de apoyo seguros en los que la intuición del practicante puede expresarse libremente sin caer en la divagación.

 

La serie de correspondencias analógicas que explicaremos en los capítulos dedicados a los Planetas, los Signos y las Casas astrológicas, pretende dar una idea de la estructura simbólica que compone el lenguaje astrológico, -valga decir el «Argot» del oficio- cuyo dominio nos permite descifrar el significado profundo de los acontecimientos humanos, es decir la orientación psíquica de un pueblo durante cierto período en conexión con las diversas configuraciones trazadas en el cielo por los planetas en sus respectivos movimientos.  

 

Pero la comprensión de este lenguaje simbólico, aunque depende en buena medida de la memoria y la razón, implica también un desarrollo de las facultades imaginativas, sensibilidad, intuición y esa clase de disposiciones que solo es posible desarrollar en la práctica y no pueden suplirse con ningún método.

 

La comprensión del mundo, sea bajo un enfoque astrológico o de cualquier otra índole, se da en función de nuestra propia realidad, valga decir la experiencia personal.

 

Por más que uno haya memorizado cientos de conceptos relativos a los significados de cada planeta y cada signo del Zodíaco, ello no significa que se domine el arte de la interpretación puesto que la delineación correcta de un horóscopo no depende de procesos exclusivamente racionales.   

 

El arte de la delineación astrológica requiere el dominio de la dialéctica que componen entre sí planetas, signos, casas y aspectos, pero además una buena dosis de sensibilidad e imaginación.

 

Es preciso "intuir" la forma en que se articulan entre sí los conceptos asociados a la naturaleza básica de un planeta, discernir como estos se modifican según el signo y la casa ocupados, los aspectos que forma con otros cuerpos etc, puesto que de otra manera, los conceptos individuales, es decir las cosas gobernadas y la atmósfera representada por cada uno de los factores constitutivos en un horóscopo determinado permanecen aislados y no se ve la manera en que sus contenidos simbólicos se combinan entre sí.

    

No hay fórmulas mágicas para resolver este dilema entre razón e intuición, ninguna frase cabalística, ningún rito o talismán que pueda substituir el estudio de la historia y la atención consciente al mundo en que vivimos, a la naturaleza del ser humano etc. Todo lo cual, por otra parte, no es cosa del otro mundo, ni rebasa los límites intelectuales de cualquier ser humano normalmente dotado  pero eso sí requiere paciencia, disciplina y algo de tiempo.

 

Las fotos de Mario David Bobadilla Aceves

  • Añadir fotos
  • Ver todos

Comentarios

Necesitas ser un miembro de Astrologos del Mundo para añadir comentarios!

Participar en Astrologos del Mundo

  • ¡No hay comentarios todavía!

El blog de Mario David Bobadilla Aceves

EL ENCUENTRO ENTRE DOS MUNDOS Aquí comienza nuestra historia, la que conocemos, la que determina el destino de nuestra nación y de hecho, el destino de todo nuestro continente. La razón por la cual a…

Publicado el junio 7, 2018 a las 3:53pm 0 Comentarios

EL ENCUENTRO ENTRE DOS MUNDOS

Aquí comienza nuestra historia, la que conocemos, la que determina el destino de nuestra nación y de hecho, el destino de todo nuestro continente. La razón por la cual a lo largo de este capítulo se emplea la definición "Encuentro entre dos Mundos" en lugar del concepto convencional de "Descubrimiento de América" es simplemente porque este es el nombre oficial que se les dio en 1992 a los eventos conmemorativos de los cinco siglos transcurridos desde la…

Continuar

EL ENCUENTRO ENTRE DOS MUNDOS Aquí comienza nuestra historia, la que conocemos, la que determina el destino de nuestra nación y de hecho, el destino de todo nuestro continente. La razón por la cual a…

Publicado el junio 7, 2018 a las 3:53pm 0 Comentarios

EL ENCUENTRO ENTRE DOS MUNDOS

Aquí comienza nuestra historia, la que conocemos, la que determina el destino de nuestra nación y de hecho, el destino de todo nuestro continente. La razón por la cual a lo largo de este capítulo se emplea la definición "Encuentro entre dos Mundos" en lugar del concepto convencional de "Descubrimiento de América" es simplemente porque este es el nombre oficial que se les dio en 1992 a los eventos conmemorativos de los cinco siglos transcurridos desde la…

Continuar

Independencia de México, carta natal.

Publicado el junio 7, 2018 a las 2:19pm 0 Comentarios

Al iniciar esta presentación al tema Radical de la Independencia de México considero indispensable destacar el hecho de que nos encontramos en presencia de un conocimiento cuya práctica tiene el poder de revolucionar los conceptos convencionales acerca de la Historia.

La astrología mundial es el arte de observar el movimiento de los planetas en el espacio sideral y establecer sus correspondencias analógicas con las transformaciones que ocurren en las sociedades humanas.

Su…

Continuar

ASTROLOGÍA HISTÓRICA, APUNTES DE 2006

Publicado el noviembre 8, 2015 a las 8:55pm 0 Comentarios

ASTROLOGÍA MUNDIAL: NOCIONES DE INTERPRETACION:

 

EL METODO TIBETANO DE PREDICCION

 

 

LAS CUALIDADES TEMPORALES

DE LOS  5 ELEMENTOS Y LOS 12 ANIMALES

 

 

La información que veremos a continuación tiene como finalidad proporcionar al lector las bases teóricas para que habilitar su capacidad analítica y mediante la aplicación de estos…

Continuar
 
 
 

© 2018   Creado por Roberto.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio