mantener a Astrologos del Mundo cuesta tiempo y dinero , si quieres colaborar te lo agradecemos Gracias de antemano!!!!!!

*ADN, EMOCIONES, MENTE, PSIQUIS, ESPIRITUALIDAD*

         
           El efecto de las emociones humanas, en la "salud" del cuerpo y en nuestro sistema inmunológico, ha sido aceptado en la mayoría de las  *culturas y  tradiciones espirituales* del planeta, pero prácticamente, no hay -o mejor dicho: no había- documentación fehaciente, sobre este extremo, al menos, no de una forma inteligible,  clara, útil y "usable"...,  por los ciudadanos comúnes. 
       

      En el año 1991, se formó el "Institute of HeartMath"  en cuyo Consejo Científico Asesor, formado por un grupo de líderes prestigiosos y reconocidos a Nivel Internacional en Física / Biofísica / Astrofísica, La Educación, las Matemáticas y la ingeniería, y la cardiología, la biorretroalimentación y la psicología, entre OTRAS disciplinas Médicas, se despliega una meta, propósito y objetivo concreto: explorar el poder ¡¡y la inteligencia!! que tienen las emociones y los sentimientos humanos, además de observar y verificar sobre nuestro propio cuerpo-vehículo, el "papel" que amb@s representan en nuestro mundo como seres humanos.  El revolucionario e innovador trabajo de estos investigadores, ha sido profusamente publicado en los medios de comunicación, tanto en  las columnas de prestigiosos periódicos, como  referenciado, aludido y expuesto en ensayos científicos.  

       Puesto  que es en el corazón humano, donde parece se generan nuestras emociones, es ahí específicamente, donde la citada institución, decidió enfocar sus investigaciones: *el lugar de nuestro cuerpo-vehículo material, desde  donde ameritan su procedencia las emociones y los sentimientos*.

        Uno de los descubrimientos más significativos ha sido lo que ellos denominan "el campo de energía en forma de círculo, que rodea el corazón y se extiende más allá del cuerpo". Este campo de energía *electromagnética* existe en una configuración llamada toms y tiene un diámetro que va, desde  1.52 a los 2.50 metros. Es diferente  al del  aura del cuerpo y tampoco hay que confundirlo, con el "prona" (el impulso primordial), descrito en las antiguas tradiciones sánscritas,es...,  -puede muy bien ser-,  una expresión de la energía que -precisamente-, tiene su comienzo en esta área.

        Sabiendo ya, que este campo existía, el paso siguiente era, averiguar qué otro tipo de energía, aún por descubrir-pudiera existir..., que contuviera en su interior -es decir: dentro de sí-, este campo ya conocido. Para poner a prueba su teoría, los investigadores decidieron probar los efectos de las emociones humanas en el ADN, la esencia de la vida misma.

        
       Los experimentos fueron conducidos entre 1992 y 1995, y comenzaron por aislar el ADN humano en un vaso de precipitados de cristal, para luego exponerlo a una poderosa forma de sentimientos, conocida como "emoción coherente".

       

      De acuerdo con Glen Rein y Rollin McCraty, los principales científicos, este estado fisiológico puede ser creado intencionalmente "usando técnicas de autogestión mental y emocional  especialmente diseñadas: aquietar la mente voluntariamente, tornar la atención hacia el área del corazón y enfocarse en emociones positivas...."   Asi fue,  como realizaron una serie de pruebas que involucraban hasta cinco personas entrenadas en la aplicación de "la emoción coherente". Usando técnicas específicamente diseñadas, para analizar el ADN de forma química y visual, los investigadores podían detectar cualquier cambio, o transformación que ocurriese.


         Los resultados fueron innegables y las implicaciones eran inequívocas. El punto fundamental: ¡la emoción humana cambia la forma del ADN!>> Sin tocarlo físicamente, y sin hacer nada distinto, a crear sentimientos precisos en sus cuerpos, los participantes fueron capaces de influir sobre las moléculas de ADN contenidas en el vaso de precipitados.       

         En el primer experimento, que involucraba solamente una persona, los efectos fueron producidos por una combinación de "intención directa, amor incondicional y representaciones visuales específicas de la molécula del ADN." En palabras de uno de los investigadores: "Estos experimentos revelan que intenciones distintas producen efectos distintos en la molécula del ADN, haciendo que se enrolle o se desenrolle." Claramente, las implicaciones van más allá de lo que teoría científica tradicional hubiera permitido hasta ahora.

       

        Hasta ahora, no se nos había ocurrido que el estado del ADN en nuestro cuerpo, no fuese un hecho determinado, sino que fuera influido y condicionado  por nuestros estados anímicos y emocionales.
          Los conceptos contemporáneos han estado sugiriendo que nuestro ADN, nos "habita" en una cantidad fija  y determinada, mas o menos que, cuando nacemos, "recibimos lo que nos toca recibir" y con la excepción de drogas, químicos y campos eléctricos, nuestro ADN no cambia como respuesta a nada que podamos hacer en nuestras vidas.  Este experimento  demuestra que nada puede estar más lejos de la verdad.
           Nuestro ADN es influido por nuestras emociones y nuestros sentimientos, de la misma forma que éstos influyen en el "campo mórfico" que nos rodea y protege *energéticamente*. Del mismo modo, "se crea" a nuestro alrededor, no sólo en nuestro hogar, nuestra familia, trabajo, entorno social, si no igualmente a nivel "pueblos", "ciudades", "países", "continentes" y "Planeta" y desde el Planeta..., al resto del Universo.
          Al fin, es una cuestión de responsabilidad para con nuestra propia vida. Lo que sentimos, nuestros sentimientos, son una valiosa herramienta de trabajo que, para aquéllos que se atreven a investigarlos, conocerlos y aceptarlos, prometen un sinfín de posibilidades nuevas, sorprendentes, innovadoras y mucho más que satisfactorias. 
¡Que los disfruten!
Maria Ysabel Menéndez
Consultas, Estudio e Interpretación Astrológica
Email: ysabelmenendez@gmail.com 
 
 

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

Mi agradecimiento a "Matrix: la Matriz Divina",  (libro precursor donde los haya),  la "Fundación HearthMath", por sus experimentos y su valentía al vivenciarlo y  a los "Trabajadores de la Luz",  incansables en su labor divulgativa.
 

Visitas: 917

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Astrologos del Mundo para añadir comentarios!

Participar en Astrologos del Mundo

Comentario por Maria Ysabél el noviembre 14, 2014 a las 6:16am

¡Gracias Albi! Un texto comprometido. (Gracias por la "corrección", se lee mucho mejor)...Desde mi experiencia, primero empiezo a encontrar este tipo de información..., ¡que me suele "abrir puertas" a perspectivas que, seguramente, ya estaban preparándose para aparecer delante de mí misma y poco a poco, conforme voy adentrándome en la investigación, voy abriéndome a ello..., como si fuera agua y yo estuviera en un desierto..., esperando desde hace tiempo (perdón..., estoy con un tránsito de Venus-Neptuno y me sale casi todo así...). 

       Lo que sí está claro, es que rodearse de un medio saludable, con personas que nos quieren, nos respetan y nos aprecian, es ¡¡de lo mejor!! Cuando no hay tal, el medio es "tóxico", insalubre o enfermizo..., pues ahí empiezan los "contagios neptunianos"... entre lo sensibles que somos y lo que no nos enteramos y vuela "bajo cuerda"...

       Bueno, yo vivo como quiero, rodeada de naturaleza, mi familia  y la gente que me quiere y por la que me siento apreciada y valorada ¡¡esto ya es mucho!!  y de regalo,  mucho espacio entre nos..., -suficiente para no molestarnos, ni sentirnos invadid@s un@s por otr@s-.

       En resumidas cuentas, que ya me he organizado yo para vivir como me siento mejor y esto Albi, de verdad que ha sido ¡¡todo!! Escuchar quien soy, lo que necesito y cómo quiero vivir y seguirme a mí misma. Y todo se ha aliado, naturaleza, familia, amigos, trabajo, para girar en torno a mi concepto de Salud... que es el que me sirve a mí, -y a lo que parece a toda mi gente ¡¡también!!, ja,ja,ja,ja...-. 

       Bueno, perdona el rollo... es este Neptuno que me lleva 10 días de la pintura, a la poesía, a hacer muebles, a la Asociación de Ex.... lo que sea... y ahí voy. 

      Abrazos Amiga. Gracias. 

Comentario por Mercedes Foronda el noviembre 14, 2014 a las 6:07am

Otro excelente blog, muy pero que muy instructivo para meditarlo despacio.

Permíteme que coloque aquí esta entrevista realizada al Dr. Mario Alonso Puig en el 2004 y que mantengo en la cabecera de mi vida para no olvidarla:

 

LO QUE EL CORAZON QUIERE, LA MENTE SE LO MUESTRA
Esta es una entrevista que La Vanguardia Digital le realizó al Dr. Mario Alonso Puig quien es Médico Especialista en Cirugía General y del Aparato Digestivo, Fellow de la Harvard University Medical School y miembro de la New York Academy of Sciences y de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia.

Hasta ahora lo decían los iluminados, los meditadores y los sabios; ahora también lo dice la ciencia: son nuestros pensamientos los que en gran medida han creado y crean continuamente nuestro mundo. "Hoy sabemos que la confianza en uno mismo, el entusiasmo y la ilusión tienen la capacidad de favorecer las funciones superiores del cerebro. La zona prefrontal del cerebro, el lugar donde tiene lugar el pensamiento más avanzado, donde se inventa nuestro futuro, donde valoramos alternativas y estrategias para solucionar los problemas y tomar decisiones, está tremendamente influida por el sistema límbico, que es nuestro cerebro emocional. Por eso, lo que el corazón quiere sentir, la mente se lo acaba mostrando". Hay que entrenar esa mente

Tengo 48 años. Nací y vivo en Madrid. Estoy casado y tengo tres niños. Soy cirujano general y del aparato digestivo en el Hospital de Madrid . Hay que ejercitar y desarrollar la flexibilidad y la tolerancia. Se puede ser muy firme con las conductas y amable con las personas. Soy católico. Acabo de publicar Madera líder (Empresa Activa)
IMA SANCHÍS - 18/10/ 2004

- Más de 25 años ejerciendo de cirujano. ¿Conclusión?

-Puedo atestiguar que una persona ilusionada, comprometida y que confía en sí misma puede ir mucho más allá de lo que cabría esperar por su trayectoria.

- ¿Psiconeuroinmunobiología?

-Sí, es la ciencia que estudia la conexión que existe entre el pensamiento, la palabra, la mentalidad y la fisiología del ser humano. Una conexión que desafía el paradigma tradicional. El pensamiento y la palabra son una forma de energía vital que tiene la capacidad (y ha sido demostrado de forma sostenible) de interactuar con el organismo y producir cambios físicos muy profundos.

- ¿De qué se trata?

-Se ha demostrado en diversos estudios que un minuto entreteniendo un pensamiento negativo deja el sistema inmunitario en una situación delicada durante seis horas. El distrés, esa sensación de agobio permanente, produce cambios muy sorprendentes en el funcionamiento del cerebro y en la constelación hormonal.

- ¿Qué tipo de cambios?

-Tiene la capacidad de lesionar neuronas de la memoria y del aprendizaje localizadas en el hipocampo. Y afecta a nuestra capacidad intelectual porque deja sin riego sanguíneo aquellas zonas del cerebro más necesarias para tomar decisiones adecuadas.

- ¿Tenemos recursos para combatir al enemigo interior, o eso es cosa de sabios?

-Un valioso recurso contra la preocupación es llevar la atención a la respiración abdominal, que tiene por sí sola la capacidad de producir cambios en el cerebro. Favorece la secreción de hormonas como la serotonina y la endorfina y mejora la sintonía de ritmos cerebrales entre los dos hemisferios.

- ¿Cambiar la mente a través del cuerpo?

-Sí. Hay que sacar el foco de atención de esos pensamientos que nos están alterando, provocando desánimo, ira o preocupación, y que hacen que nuestras decisiones partan desde un punto de vista inadecuado. Es más inteligente, no más razonable, llevar el foco de atención a la respiración, que tiene la capacidad de serenar nuestro estado mental.

- ¿Dice que no hay que ser razonable?

-Siempre encontraremos razones para justificar nuestro mal humor, estrés o tristeza, y esa es una línea determinada de pensamiento. Pero cuando nos basamos en cómo queremos vivir, por ejemplo sin tristeza, aparece otra línea. Son más importantes el qué y el por qué que el cómo. Lo que el corazón quiere sentir, la mente se lo acaba mostrando.

- Exagera.

-Cuando nuestro cerebro da un significado a algo, nosotros lo vivimos como la absoluta realidad, sin ser conscientes de que sólo es una interpretación de la realidad.

- Más recursos...

-La palabra es una forma de energía vital. Se ha podido fotografiar con tomografía de emisión de positrones cómo las personas que decidieron hablarse a sí mismas de una manera más positiva, específicamente personas con transtornos psiquiátricos, consiguieron remodelar físicamente su estructura cerebral, precisamente los circuitos que les generaban estas enfermedades.

- ¿Podemos cambiar nuestro cerebro con buenas palabras?

-Santiago Ramon y Cajal, premio Nobel de Medicina en 1906, dijo una frase tremendamente potente que en su momento pensamos que era metáforica. Ahora sabemos que es literal: "Todo ser humano, si se lo propone, puede ser escultor de su propio cerebro".

-¿Seguro que no exagera?

-No. Según cómo nos hablamos a nosotros mismos moldeamos nuestras emociones, que cambian nuestras percepciones. La transformación del observador (nosotros) altera el proceso observado.No vemos el mundo que es, vemos el mundo que somos.

- ¿Hablamos de filosofía o de ciencia?

-Las palabras por sí solas activan los núcleos amigdalinos. Pueden activar, por ejemplo, los núcleos del miedo que transforman las hormonas y los procesos mentales. Científicos de Harward han demostrado que cuando la persona consigue reducir esa cacofonía interior y entrar en el silencio, las migrañas y el dolor coronario pueden reducirse un 80%.

- ¿Cuál es el efecto de las palabras no dichas?

-Solemos confundir nuestros puntos de vista con la verdad, y eso se transmite: la percepción va más allá de la razón. Según estudios de Albert Merhabian, de la Universidad de California (UCLA), el 93% del impacto de una comunicación va por debajo de la conciencia.

- ¿Por qué nos cuesta tanto cambiar?

-El miedo nos impide salir de la zona de confort, tendemos a la seguridad de lo conocido, y esa actitud nos impide realizarnos. Para crecer hay que salir de esa zona.

- La mayor parte de los actos de nuestra vida se rigen por el inconsciente.

-Reaccionamos según unos automatismos que hemos ido incorporando. Pensamos que la espontaneidad es un valor; pero para que haya espontaneidad primero ha de haber preparación, sino sólo hay automatismos. Cada vez estoy más convencido del poder que tiene el entrenamiento de la mente.

- Deme alguna pista.

-Cambie hábitos de pensamiento y entrene su integridad honrando su propia palabra. Cuando decimos "voy a hacer esto" y no lo hacemos alteramos físicamente nuestro cerebro. El mayor potencial es la conciencia .

- Ver lo que hay y aceptarlo.

-Si nos aceptamos por lo que somos y por lo que no somos, podemos cambiar. Lo que se resiste persiste. La aceptación es el núcleo de la transformación.

-------------------------

 Tu blog , adema, tiene la enorme ventaja de entrar  a explicarlo de manera pormenorizada y de ampliar el concepto enlazándolo con muy otras diferentes materias  que interactuan entre éllas.

Gracias

mercedes

 

PD/ Te lo vuelvo a mandar, salió el texto defectuoso

 

 

Comentario por Maria Ysabél el noviembre 14, 2014 a las 4:49am

LAS EMOCIONES PROGRAMAN AL ADN

 Publicado en LuzArcoIris el 13 NOV , 2014  

news_emocionesadn

LAS EMOCIONES PROGRAMAN AL ADN

Sabemos desde hace tiempo que experiencias emocionales fuertes afectan a a nuestra salud.
El mecanismo mediante el cual esto sucede ha sido pobremente comprendido.
En mi libro, hace 15 años, escribí un capítulo titulado:
“Trenzando ADN -¿Es la emoción la que trenza?”

Lo que describí, ha sido, desde entonces, documentado en la ciencia.
El corazón del mecanismo del ADN no es solo la secuencia de codones de la genética.. mucho más importante es como los emplazamientos activos entre los codones son organizados.
Este proceso, de alinear emplazamientos activos en el ADN para encender y apagar areas activas donde el ARN puede acceder y replicar las proteinas programadas por el ADN, es llevado a cabo en su mayor parte determinando, de un modo mecánico, que emplazamientos están dentro o fuera de un grueso proceso de trenzado.

El mecanismo que determina como el ADN se alinea a sí mismo para trenzarse, es como visualizar un hilo tejido para convertirse en un cordón, a su vez tejido para convertirse en una cuerda, a su vez tejida para convertirse en una cuerda muy gorda… (esto sucede, recursivamente, unas 7 veces). El ADN, como muchas estructuras helicoidales, es denominada PIEZOELÉCTRICA, porque una onda corta de presión (un voltaje) a los lados de la hebra, genera una influencia, mediante presión, contra una onda mucho más larga (una ONDA DE SONIDO) alrededor de un grupo, o envoltura, de las hebras anidadas en una hélice (segmento) del trenzado. 

Así que esto es una intro de como el ADN está, efectivamente, programado para tragarse el programa eléctrico de su entorno. Cada vez que un campo eléctrico fuerte rodea al ADN, si casa con la longitud de onda de una de las trenzas (más largas) de ADN, entonces, tus genes pueden tragarse (absorber) la inercia de ese campo eléctrico (por eso el electrosmog es tan insidiosamente malo). En suma, cuando ondas de sonido que viajan por nuestro cuerpo (llamadas ONDAS FÓNICAS o FONONES) se encuentran con el ADN, entonces, las trenzas más largas de éste, pueden incrustarse, absorbiendo así a los fonones. Por supuesto, si la onda entrante está anidada en una serie de proporciones que son COHERENTES (ordenadas), entonces el ADN puede tragarse el programa sónico entrante de un modo más poderoso.

Resulta que precisamente la manera en la que identificamos la emoción coherente, es la manera en que ondas de sonido anidan en orden coherente. Así que la emoción, resulta ser un modo perfecto de incrustar carga en el ADN.

En el artículo que sigue, podéis leer mucho más, sobre como hemos medido que los armónicos de la emoción coherente en la música del corazón generan que el ADN se trence, que se anide de un modo coherente, para así afectar al mundo exterior desde los propios genes…

www.goldenmean.info/dnamanifesto

El punto de todo esto, es que es crítico tomar responsabilidad de nuestras emociones, pues de hecho, si que programan nuestra memoria celular. Cuando tienes acceso a felicidad, tu ADN puede implosionar con carga, para después irradiar (pues la compresión fractal [compresión sin destrucción] precede a la radiáncia).
Toda la felicidad que podamos experimentar, le proporcionará a nuestro ADN la capacidad de incrustarse (colapsar) y volverse eléctricamente poderoso en su entorno.

Para terminar, no deberíais permitir que vuestros científicos llamaran a los espaciados entre emplazamientos activos del ADN, “ADN basura“, pues en realidad, son los armónicos de esas secuencias de espacios lo que permite a tu ADN ser electricamente coherente. El problema es que muchos científicos, tristemente, no se dan cuenta de que el ADN es mucho más que una pieza de juguete para conectar proteínas. El ADN es, de hecho, un generador de mini agujeros negros que está diseñado para que, doblando (plegando) la gravedad, podamos tripular tornados y luego estrellas. (Dan Winter)

La opinión de Dan al respecto de si las emociones afectan al ADN creo que ha quedado más que clara.. SI, LAS EMOCIONES AFECTAN AL ADN. Lo que acaba de explicar Dan, de un modo un tanto técnico aunque alucinantemente visual, es muy sencillo de entender. 

Hemos de tener en cuenta el hecho de que todo está hecho de ondas. La realidad que conocemos es una gelatina comprimible repleta de ondas. La materia, lo que vemos a diario y con lo que estamos más familiarizados, es una forma muy densa (lenta) de energía (ondas), pero en realidad sabemos que lo que parece duro no es más que energía que se ha quedado parada en un punto (una onda estacionaria). 

Es fácil pues visualizar una emoción como una onda.. como una frecuencia oscilatoria. Como dice Dan, “Si nos fijamos en la propia palabra E-Moción, nos daremos cuenta de que es lo mismo que decir Energía en Movimiento ENTRE frecuencias.” De hecho, emoción viene del latín emotio, -onis, que significa “el impulso que induce la acción” (Wikipedia). “La emoción constituye el aprendizaje que hace el cuerpo al convertir campos magnéticos para dispararlos a chorro entre armónicos de cualquier escala del tamaño. El resultado, es una metabolización de efectos de campo tales que, campos magnéticos de la escala de nuestras glándulas (el ancho de banda del sonido) puedan ser enviados hacia abajo, por la escalera de caracol, hacia campos magnéticos de la escala de grupos de codones de ADN.” Es decir, como todo está hecho de ondas, al sentir una emoción dada, estamos disparando una onda a chorro por nuestro cuerpo, y éste, al ser fractal, es decir, de una forma igual a todo lo que lo rodea, envía esta onda hacia fuera y hacia dentro de nuestro organismo. El lanzar la onda hacia fuera se nota en las vibraciones de una persona… así detectamos su estado de ánimo. Pero del mismo modo, esa onda que se ha originado en el cuerpo y que acaba sintiendo otro fuera, penetra hacia dentro de nuestro cuerpo y hasta las células y su ADN. Esta onda fónica que llega hasta nuestro ADN, es la que lo ha programado desde que somos niños, alineando sonicamente el trenzado de los emplazamientos activos del lugar, pero con el tiempo, puede tambien llegar a reprogramar a nuestros genes.

Si nos metemos en el campo de las emociones, parece que nos metamos en un barrizal.. la gente en seguida se lo toma como algo complejo y no facilmente solucionable… pero las emociones, como dice Dan, “son respuestas aprendidas, como la digestión” y yo le sumaría, facilmente reprogramables (todo depende de lo tozudo que se quierael ser). Haciendo caso de la sabia tradición chaina, podemos reducir las emociones a 2… cual yin y yang, el miedo y el amor, son las 2 emociones más básicas que existen, todo lo demás son matices que suelen llevar a la confusión y a dinero que vuela hacia los bolsillos de terapeutas, médicos y multinacionales terroríficas varias, que de paso envenenan al planeta.

Estos matices de miedo y amor son frecuencias de distinta intensidad, que nos hacen sentir, duda, pasión, alegría, aversión, ira, sorpresa, pánico.. e infinidad de adjetivos más que nos ayudan a describir el estado alterado de consciencia en el que nos encontramos… pero, o estoy triste o estoy contento o las dos cosas, a fin de cuentas… todo lo demás son diferentes apreciaciones de lo mismo. 

Estas frecuencias, se traducen en química en nuestros cuerpos, puesto que lo que hace que el cuerpo cambie de frecuencia son las distintas hormonas que se disparan desde nuestras glándulas y que alteran nuestro organismo… de este modo podemos tener una fuerza sobrehumana en una situación de extremo estrés o podemos llorar escuchando las vibraciones armónicas de otra persona proyectadas desde un violín. 

Es pues fácil de entender, que si ejercemos un desequilibrio entre la química del amor y del miedo, tendiendo hacia cualquier lado en cualquiera de sus matices, con el tiempo, esta adicción química, pueda llegar a crear un desequilibrio mayor llamado, convencionalmente, enfermedad… por ejemplo, cáncer. Y aquí tenemos la clave de toda esta conversación, que es que EL ENTORNO ES LO QUE PROGRAMA -CASI- TODOS LOS CAMBIOS EN NUESTRO ADN. Y las E-MOCIONES, la energía que ponemos en movimiento a lo largo y ancho del tiempo y el espacio, es lo que lleva a cabo esa reprogramación.

Como diría Bruce Lipton, biólogo norteamericano, “no es que un día una de nuestras células se despierte y piense… -o, que día tan maravilloso para transformarme en cáncer-“, debido a que esté en nuestros genes el desarrollarlo. Ese, tristemente, aun perdura como uno de los pilares de lo que se conoce como determinismo genético, el precepto de que la genética controla nuestro destino. La gente cree que está en su genética el desarrollar una enfermedad, y que si su padre y su hermano han tenido algo, es probable que lo tengan ellos también, y en la inmensa mayoría de los casos, no es así.

Este concepto de que el ADN manda, fue instaurado después de que Watson y Crickobservaran el proceso de replicación del ADN y sugirieran que el ADN controlaba su propia replicación y también, que servía como instrucciones de armado para las proteinas del cuerpo. Pero tras el proyecto del Genoma, se demostró, que el ADN son simplemente instrucciones de armado para proteinas.. que la complejidad de un organismo no podía proceder de nuestra genética, puesto que ahora sabemos que tenemos casi el mismo número de genes que un gusano mil-celulista!! Entonces… ahora que sabemos que no hay suficientes genes para ser responsables de la complejidad de la vida o de la enfermedad humanas, nuestras teorías actuales de como funciona la vida deberían actualizarse.

Bruce siempre explica un experimento con culturas celulares de cuando era joven, en el que el profesor le hizo fijarse en que eran las condiciones del ambiente lo que hacia que las células de una cultura dada enfermaran y como estamos compuestos de células, nuestros cuerpos, estas colectividades de 50 trillones de habitantes, responden del mismo modo. Responden al entorno. Entornos con estrés, electrosmog, polución, suciedad.. ponen a nuestro organismo en una condición vibratoria propicia para que con el tiempo puedan desarrollarse lo que conocemos como enfermedades… simples extensiones de hábitos emocionales, de estados frecuenciales.. de posturas ante la vida.

Lo que podemos aprender de esto.. y que deberíamos marcarnos a fuego.. es que no somos de ninguna manera porque nuestros genes lo digan.. porque los genes de nuestro padre o madre fuesen de un modo u otro, no nos genera que no podamos escapar de un modo de hacer las cosas… sino que es lo que nos han transmitido frecuencialmente, de lo que nos hemos rodeado o lo que hemos aprendido, lo que nos condiciona y favorece, con el tiempo, a que desarrollemos, o no, una vida saludable. Es también un camino que exige un poco más, puesto que como decía Dan al principio de la noticia, hemos de tomar responsabilidad de nuestras emociones, puesto que condicionan nuestros estados de ánimo y estos condicionan nuestras acciones y por lo tanto, nuestra realidad. 

En la última década, el estudio de la epigenética, del griego epi, por encima de, la genética, nos ha mostrado que las instrucciones de armado del ADN, que son pasadas a través de los genes, no están establecidas en concreto en el momento del nacimiento.  ¡¡Los genes no son el destino!!  Esto ha acabado desvelado la historia de como las señales medioambientales como la nutrición, el estrés y las emociones, son las que pueden modificar los genes sin cambiar las instrucciones básicas de armado.  Lo más importante es que los epigenetistas han descubierto que estas modificaciones pueden ser transmitidas a generaciones futuras, igual que las instrucciones de armado del ADN son transmitidas via la doble hélice.” (fragmento del libro “Biology of Believe” de Bruce Lipton) 

En lo referente a tu pregunta sobre si existe la posibilidad de que la música y las emociones musicales afecten también a nuestra genética, la respuesta sería que evidentemente, también. El exponernos a una música que cambie nuestro estado de ánimo, generará que estemos mejor predispuestos en unas u otras direcciones. Dan de hecho me explicó el estudio llevado a cabo por Manfred Clynes sobre las emociones y la presión. Creo que el hombre, precisamente, quería entender como era posible que Pau Casals (profesor suyo durante unas master clases) pudiera expresar con tal abrumadora claridad la sensación de gracia al tocar, tanto mejor que un alumno al que estaba recriminando el no haber interpretado con la suficiente.. Clynes generó una prueba donde se ponía a gente ante situaciones que les hacían tener respuestas emocionales varias y tras sentir la emoción, debían presionar un botón. El botón registraba los cambios en la presión a lo largo del tiempo. Clynes se dió cuenta de que la gente presionaba igual en China, que en México, que en Nueva York. Las emociones que recibimos se transfieren de un modo claro y conciso a través de nuestra presión. Por ello presionar de cierto modo un instrumento musical produce el mismo efecto emocional en la inmensa mayoría de las personas. La siguiente imagen, expone este estudio y la apreciación de Dan al respecto.

www.r-evolucio.org/fotos/ciencia_manfredwinter.gif" alt="" width="460" height="500"/>

Digamos que el sonido da forma a la materia… por ello en la cimática podemos observar granos de arena que se mueven gracias a las vibraciones producidas por un altavoz y según sube la frecuencia emitida por el altavoz, los granos de arena adoptan formas geométricas definidas más y más complejas. En la biología es exactamente igual y, por ello podemos decir, que las emociones (como diferentes frecuencias) afectan sin duda a nuestra genética, y de rebote, por resonancia, al estado de nuestra sociedad, planeta, estrella…

Más información relacionadada en:
goldenmean.info
dan winter

Fuente: http://www.r-evolucio.org

 

© 2020   Creado por Roberto.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio