mantener a Astrologos del Mundo cuesta tiempo y dinero , si quieres colaborar te lo agradecemos Gracias de antemano!!!!!!

Artículo del mes:

¿Cómo se piensa la Astrología?
Por Victoria Zain
www.kreoastrologia.blogspot.com



La (pseudo)ciencia detalla diez razones para “dudar” de la astrología. Y empecemos por ahí: la astrología no es algo en lo cual creer o dudar. La astrología es una forma de percibir la
realidad... Vamos de a poco. Exploremos los argumentos de la ignorancia:

1.- ¿Influencias?
Si decimos que la “influencia” de los astros en el momento del nacimiento es todo tipo de radiación u onda
electromagnética que emane dicho astro, ésta sería irrelevante ante los
equipos electrónicos de una sala de parto, suponiendo que el
alumbramiento se llevó a cabo en un hospital, o incluso por la misma
energía despedida por las personas cercanas.
La astrología no tiene nada que ver con
“influencias”, sino con el principio de e n t r e l a z a m i e n t o
/entanglement.
Los planetas no te influencian, ni obligan o
inclinan. No existe un fenómeno tal como “influencias unilaterales” de
arriba abajo, o de adentro a afuera! Tradicionalmente se ha dicho: como
es arriba es abajo, así como es afuera, es adentro. Y en términos de
vanguardia: la Experiencia de realidad es un sistema de
Entrelazamientos, o enredos.
El universo fractal-holográfico que describen
antiguas tradiciones y nuevas ciencias, es un campo Unificado en el cual
todos los planos están entrelazados y se influyen mutuamente; y acaso
lo más importante: la realidad que observás está profundamente enredada
con tu observación.
En este contexto, la Astrología es un lenguaje
vivo, simbólico, multidimensional, que refiere a la INTERCONEXIÓN
dinámica de todo “lo que existe” /de todo lo que somos capaces de
percibir en nuestro estado actual de desarrollo.

2.- ¿Medio de actuación?.
¿Cómo puede influenciar un astro localizado a 50.000 años-luz de distancia en la personalidad, qué tipo de “poder es
necesario” cuando malamente llegan hasta nosotros unos cuantos fotones y
algo de radiación?. Si los astros ejercen algún tipo de influencia,
será debido a alguna “energía” que incida sobre nosotros. Si es así,
¿cómo es que no es medible? Un alto porcentaje de “energía de Júpiter”
por ejemplo, debería de poder ser diferenciable de la “energía de Venus”
-puesto que se supone que lo que determina el destino es el cómo
afectan los diferentes planetas- , y como tal, cuantificable.
Siguiendo este ejemplo, la astrología no habla
de que la "energía de Júpiter" “influencia” en la personalidad.
Los astrólogos usamos el inventario formal del
universo astronómico -los elementos del cielo mapeado, y todo movimiento
identificado del sistema solar- como un L E N G U A J E referido no al
cielo observado, sino a nosotros, los observadores.
“Sol”, “Venus”, “Luna”, “Júpiter”, y demás
planetas, planetas enanos, asteroides, satélites que integran el
ecosistema solar que habitamos, son letras del lenguaje astrológico. Las
letras del lenguaje astrológico son símbolos que UNEN los elementos
mapeados de nuestro firmamento con los ingredientes mapeados de la forma
humana perceptora en su fase actual de desarrollo. Cada una de las
letras refiere a un ingrediente específico del molde del hombre
perceptor.

3.- ¿Inmutabilidad?
No. La posición de los astros no es la misma a lo largo del tiempo. Las cartas astrales hechas en la Edad Media nada
tienen que ver con las actuales. la posición de las estrellas ha
variado. Por lo cuál poco sentido tiene el usarlas.

¡El lenguaje astrológico se ha actualizado desde el Medioevo! En astrología occidental estamos bien enterados de la precesión de los equinoccios y hace tiempo que dejamos de usar las
estrellas como coordenadas para los planetas. El zodíaco es un sistema
de coordenadas que no tiene que ver con las constelaciones. El zodíaco
es la franja eclíptical: el dibujo del recorrido del Sol en un año
alrededor de la Tierra. “Sagitario”, “Tauro”, son fragmentos de la
eclíptica, y también son letras que refieren a estados de realidad y el
desarrollo del hombre…

4.- Efectos no cuantificados.
Nadie ha demostrado que todas las personas que han nacido el mismo día y a la misma hora en el mundo tengan la misma
personalidad. Debería de ser así. ¿Y todos tienen el mismo destino?.

En primer lugar, una carta natal se levanta con las coordenadas temporales + espaciales del nacimiento: la fecha/hora/minuto + lugar. ¡Es materialmente imposible que dos personas
nazcan en el mismo momento y en el mismo lugar!

Por otro lado, la astrología es una ciencia contemplativa, subjetiva, habla de lo único e irrepetibles que somos y por cierto, no cuaja (ni debería) en el imperativo cuantificador de las
ciencias duras.
Durante el proceso de aprendizaje del lenguaje
astrológico uno se da cuenta de que el universo de significados posibles
en una carta natal es tan impresionantemente infinito, que sabemos lo
absurdo de predecir un destino con acontecimientos puntuales!
En verdad cada elemento de nuestra sintaxis
astrológica es una unidad funcional capaz de compactar y ordenar
complejos bloques de información e integrar las ricas dimensiones de la
existencia. Por eso, aprender a usar el lenguaje astrológico es un
compromiso con el conocimiento.
No somos seres lineales y en una carta natal no
leemos la personalidad (lo que yo creo que soy), sino la realidad total
del Ser, que incluye la dinámica relación entre mi ser esencial, mi
personalidad, mi contexto, vínculos. Nuestra conciencia se nutre
continuamente en las redes que tejemos, y realmente, ¡no tienen
duplicado! Algunos lugares de mi realidad los juego creativamente,
también juego automáticamente, otros lugares de mi mismo no me los
apropio sino que se los proyecto a los demás… Incluso nos completamos
con los sucesos que llamamos “destino”…. y ese es un proceso bien
dinámico y complejo, que puede llegar a ser predecible sólo si somos muy
obvios (lineales) en nuestras actitudes.
Finalmente, y no menos importante, los
astrólogos no somos dioses iluminados. Estamos intentando descular este
lenguaje de la vida, y es una experiencia que nunca deja de asombrarnos!

5.- Y otras fuentes de radiación.
¿Qué?. Si se asume que es la radiación que emiten los planetas la que afecta al futuro, ¿la radiación de los
electrodomésticos tiene algún efecto parecido? ¿Sería posible cambiar el
destino de una persona sometiéndolo a, por ejemplo, la cercanía de una
central eléctrica o una televisión?
¿la radiación de los planetas y de los
electrodomésticos afectan al futuro? Este pensamiento es una forma bien
loca de ordenar la información, ¿no? Hay otro pensamiento loco: que
nuestro entorno no tiene nada que ver con nuestro estilo de vida y por
ende, nuestro destino. La astrología nos cura de la disociación, nos
integra en el contexto y el entorno.

6.- ¿Cuándo actúan los astros?
Se supone que el momento determinante en el que los astros tienen influencia es el parto. ¿Porqué no en la concepción,
en la primera respiración o en el momento en el que el niño sale al aire
libre?
Para hacerla muy breve, nuestra carta natal es
una dibujo del sistema solar que se levanta en el momento de nuestro
nacimiento. En ese momento sin duplicado emergemos como entidad material
diferenciada en el plano de manifestación 3d que es la tierra!

7.- Mitología y subjetividad.
Las predicciones del horoscopo dependen de unos signos cuyo caracter depende de la forma de las constelaciones
imaginadas por los griegos. Donde un griego vio una libra, con un
caracter equilibrado, una persona actual podria ver un microscopio. Por
lo tanto el horoscopo estaria lleno de signos como el avion, el misil,
el telescopio… y esas predicciones vendrian dadas por esas formas. Y
estos signos zodiacales no tendrian que coincidir ni en fechas ni en
numeros.
Esos fueron los primeros sondeos de esta
apasionante ciencia contemplativa que no ha parado de desarrollarse y
que… ¡recién está en pañales! Es útil aclarar que las predicciones del
horóscopo no son astrología, sino un juego literario en papel amarillo.

8.- Nuevos planetas. Menos planetas.
Ahora que Plutón ha pasado a corresponder a una nueva clase de cuerpos astronómicos, ¿qué harán los astrólogos? ¿y por
qué no incluyen otros cuerpos celestes de tamaño parecido o incluso
mayores como Caronte, Ceres, 2003 UB313…? ¿y por qué no incluyen al
cinturón de Asteroides? ¿o a los satélites artificiales? Su atracción
gravitatoria, por ejemplo, es mayor que algunos de los astros usados en
astrología…
Interesantísima desinformación. ¡El lenguaje
astrológico está en permanente evolución! Vamos integrando a elementos
como Eris, Plutón/Caronte, el cinturón de kuiper, el cinturón de
asteroides, los centauros, etc..,
El lenguaje astrológico es un campo de
experimentación continua sobre el vínculo entre lo observado y el
observador, con toda nuestra experiencia de vida y conciencia, siempre
que actualizamos la comprensión del cosmos la sintaxis astrológica se
actualiza. Esto necesariamente es así, pues la Astrología no es una
disciplina aislada de los avatares de la cultura.
La Astrología funciona como una herramienta
creativa para significar la experiencia. A lo largo de los siglos la
investigación en Astrología se ha ido enriqueciendo según las
necesidades prácticas de quienes la practicamos. Como ciencia del
observador, es hija legítima de nuestra cognición de tercer milenio.


continua en http://www.astrotranspersonal.com.ar/pensarlaastrologia.htm


Visitas: 84

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Astrologos del Mundo para añadir comentarios!

Participar en Astrologos del Mundo

Comentario por Alejandro Luna el agosto 8, 2010 a las 9:20am
Así es Sergio, lo que me resulta irónico son que las críticas desde la ciencia son totalmente anticientificas. Este texto de Zain está muy claro para mi en describir cuales son los dogmatismos de los críticos de la Astrología. Un saludo.

© 2019   Creado por Roberto.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio