mantener a Astrologos del Mundo cuesta tiempo y dinero , si quieres colaborar te lo agradecemos Gracias de antemano!!!!!!

En una carta natal están presentes los doce signos del zodíaco, más allá de que algún signo se destaque más que otro (el signo del Sol, la Luna o el Ascendente), o nos identifiquemos más profundamente con algunas de esas naturalezas zodiacales y dejemos postergadas o no reconocidas a otras. Cada uno de nosotros contiene y participa de esa compleja trama de cualidades que dialogan entre sí. Por eso, las diferentes relaciones entre signos no sólo van a hablar de nuestros vínculos exteriores, sino que fundamentalmente van a referirse a ese diálogo entre distintos personajes internos, a partes de nuestra personalidad que se vinculan entre sí, a veces en forma amistosa, a veces con recelo, desconfianza y conflicto.
Lo que profundamente somos -nuestro ser- es el resultado de esa alta gama de relaciones internas. No somos una sola cualidad, ni somos de una sola manera. Nuestra carta natal nos dice que habitamos distintos personajes, que somos la convivencia de diversos arquetipos humanos que deben aprender a vincularse y a dialogar entre ellos, dándole espacio a cada uno para que pueda expresarse sin que eso implique la represión del otro. Nuestros desórdenes internos, nuestros conflictos y padecimientos, mucho tienen que ver con la hegemonía autoritaria de alguno de estos personajes que intenta protagonizar en forma exclusiva nuestra identidad.
Gran parte de nuestro conflicto interno, de nuestro sufrimiento personal, se origina en no permitir que se expresen naturalezas que profundamente nos constituyen, pero que han sido excluidas o reprimidas porque no confiamos en ellas, o –dicho de otro modo- porque el personaje que ha ocupado el centro de la escena dentro de nosotros cree ver en esas cualidades a un enemigo. Aceptar que esos personajes tienen derecho a ocupar el espacio que les corresponde dentro de nuestra identidad implica un alto desafío para nuestra conciencia, implica reconocer que ser más plenamente nosotros mismos exige incluir rasgos y características 
que, en principio, preferiríamos no reconocer. La búsqueda de plenitud exige un esfuerzo de comprensión, de saber incluir. La astrología nos invita a registrar que no somos "exclusivamente de uno modo", sino que somos diferentes naturalezas en vínculo. No somos seres exclusivos, fijos y estáticos, sino seres vinculares, cambiantes y dinámicos.

Visitas: 167

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Astrologos del Mundo para añadir comentarios!

Participar en Astrologos del Mundo

© 2019   Creado por Roberto.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio