mantener a Astrologos del Mundo cuesta tiempo y dinero , si quieres colaborar te lo agradecemos Gracias de antemano!!!!!!

Ciclos del tiempo: La doctrina de los Ciclos es una de las más importantes teorías de todo sistema mítico-religioso de la humanidad, unos plantean un ciclo lineal otros un ciclo en espiral y recurrente. Por varios siglos los investigadores occidentales han sospechado que los eventos suceden en forma cíclica, y unos cuantos escritores han tratado este asunto, aunque todos lo han hecho de una forma incompleta. Ese fallo y escasez en la investigación se ha debido a una falta de creencia en la diversa-unidad de los antepasados culturales y al deseo de reducir y adaptar todas las cosas a la razón científica materialista.

Un ejemplo lo tenemos en la cultura Azteca, Ometecuhtli representaba la dualidad equivalente al mismo tiempo al cielo, lo masculino, y a la tierra, lo femenino, y ocupaba el primer lugar en el calendario. Los aztecas creían que cuatro mundos o soles habían precedido al actual. Como en muchas otras mitologías y concepciones religiosas, entre los aztecas existía la idea de la sucesión de distintas eras o mundos, interrumpidos y transformados a través de cataclismos. Un ciclo es una revolución periódica, como lo indica la etimología de la palabra.

El Calendario solar maya, clásico para corroborar lo cíclico del tiempo, es mucho más preciso que el utilizado en nuestros días. Entre los mayas, el ciclo se determinaba mediante un complejo sistema, más exacto que los conocidos hasta la aparición del calendario gregoriano en el siglo XVI. La unidad más simple era el día o kin; un total de 20 kines componían un uinal; 18 uinales, un tun (360 días); 20 tunes, un katún (7.200 días) y así sucesivamente. Los finales de katún eran especialmente conmemorados. Este calendario maya, se remonta probablemente al siglo I a.C., y se basaba en una doble contabilidad: el ritual o tzolkin (de 260 días) y el solar o haab (de 365 días). Es un calendario solar, y el año comenzaba cuando el Sol cruzaba el cenit el 16 de julio; 364 días estaban agrupados en 28 semanas de 13 días cada una, y el Año Nuevo comenzaba el día 365. Además, 360 días del año se repartían en 18 meses de 20 días cada uno. Las semanas y los meses transcurrían de forma secuencial e independiente entre sí. Sin embargo, comenzaban siempre el mismo día, esto es, una vez cada 260 días, cifra múltiplo tanto de 13 (para la semana) como de 20 (para el mes). Un ciclo de 52 años solares o de 73 rituales sumaba 18.980 días y se denominaba ‘rueda calendaría’. La astronomía maya, es un estudio sobre los astros que hoy sigue sorprendiendo a los científicos. Su obsesión por el movimiento de los cuerpos celestes se basaba en la concepción cíclica de la historia, y la astronomía fue la herramienta que utilizaron para conocer la influencia de los astros sobre el mundo.

Otra particularidad de la astronomía maya, es que todas las ciudades están orientadas respecto al movimiento de la bóveda celeste. Muchas edificaciones fueron construidas con el propósito de escenificar fenómenos celestes en la Tierra, como El Castillo de Chichén Itzá, donde se observa el descenso de Kukulkán, serpiente formada por las sombras que se crean en los vértices de la construcción durante los solsticios. Las cuatro escaleras del edificio suman 365 peldaños, los días del año. En el Códice Dresde y en numerosas estelas se encuentran los cálculos de los ciclos lunar, solar, venusiano y las tablas de periodicidad de los eclipses.

En las Escrituras Védicas, el tiempo es un ciclo o era que se relaciona con las palabras sánscritas correspondientes a Yuga, Kalpa, Manvantara; pero entre todas, Yuga es la que más se aproxima a la palabra ciclo o era, por significar menor duración que las otras. El comienzo de un ciclo debe ser un instante, que añadido a otros instantes constituyen un día y una noche, y éste sumado a los otros días y noches, constituyen los meses, los años, las décadas y los siglos hasta culminar un ciclo de manifestación cósmica y otro para volverse a iniciarse. El Surya Sidhanta, el Manu Samhita, el Bhagavad Gita, entre otras Escrituras hindúes, hacen precisa referencia al tiempo y la creación referente a la Yugas o edades cíclicas.

El Manu Samhita en los siguientes versículos del libro primero dice:

65. El sol establece la división del día y de la noche para los hombres y para los Dioses; la noche es para el sueño de los seres y el día para el trabajo.

66. Un mes de los mortales es un día y una noche de los Pitris; se divide en dos quincenas: la quincena negra, para los Manes, el día destinado a las acciones; y la quincena blanca, la noche, consagrada al sueño.

67. Un año de los mortales es un día y una noche de los Dioses; y he aquí como está dividido: el día responde al curso septentrional del sol y la noche a su curso meridional.

68. Ahora, aprended por orden y sucintamente cuál es la duración de una noche y de un día de Brahma, y de cada una de las cuatro edades (yugas).

69. Cuatro mil años divinos componen, al decir de los sabios, el Krita-Yuga; el crepúsculo que precede tiene otros tantos centenares de años; el crepúsculo que sigue es semejante.

70. En las tres otras edades, igualmente precedidas y seguidas de un crepúsculo, los millares y los centenares de años están disminuidos sucesivamente de una unidad.

71. Situadas juntas estas cuatro edades que acaban de ser enumeradas, la suma de sus años, que es de doce mil, es llamada la edad de los Dioses.

72. Sabed que la reunión de mil edades divinas compone en total un día de Brahma, y que la noche tiene igual duración.

73. Los que saben que el santo día de Brahma no concluye sino con mil edades, y que la noche abraza semejante espacio de tiempo, conocen verdaderamente el día y la noche.

74. Al expirar aquella noche, Brahma, que estaba dormido, se despierta; y, despertándose, hace emanar el espíritu divino (Mahat), quien por su esencia existe, y no existe para los sentidos exteriores.  

Origen de las Yugas. La explicación más antigua y conocida del término viene de la India. El origen sánscrito de "Yugas" traduce "Envejecer", “Edad cósmica”, “Era o Ciclo del tiempo”; también traduce edad, período de vida, edad cósmica o ciclo evolutivo de la conciencia en la especie humana. Los Yugas son cuatro: Krita o Satya, Treta, Dwapara y Kali, siendo su contraparte en los griegos y romanos las edades de Oro, Plata, Bronce y Hierro, respectivamente. La explicación que atañe a las “YUGAS”, ciclo cósmico que se describe en todas las Sagradas Escrituras hindúes nos conduce a deducir claramente que lo afirmado en los Vedas, hoy la Física Moderna lo acepta, por lo que podemos expresar: “Todos los fenómenos del Universo son manifestaciones de una misma realidad”. Esta realidad es la esencia del Universo. Los hindúes le llaman Brahman, los budistas Dharmakaya, los taoistas Tao, Heráclito Fuego, todos ellos dentro de una Danza Cósmica de la cual Sri Krishna se expresa así: “Si yo no tomara parte en la acción, estos mundos perecerían”  (Bhagavad Gita 3:24).

Cada yuga es una edad con características específicas en las cuales la encarnación de Krishna aparece. Los cuatro yugas hacen un ciclo o pareja eléctrica, su duración es parte lo que habrá que dilucidar en este ensayo. Miles de estos yugas hacen un día y una noche de Brahma, que se llama kalpa. Cada yuga tiene un proceso específico o sadhana para la realización de la conciencia divina en cada Ser. (Dharma del yuga). Mi Param gurují, Swami Sri Yukteswar, en su libro “La Ciencia Sagrada”, realizó cálculos para determinar la fecha del Mahabharata y concluyó que cerca del año 3100 a.C. se inició el Dwapara Yuga descendiente, no el Kali Yuga. Él fijó el comienzo del Kali Yuga descendente en el año 700 a.C., treinta y seis años después de la batalla de Kurukshetra, Maharajá Yudhistira, el mayor de los pandavas, era el Rey. Él con sus hermanos vencedores de la guerra, notaron la aparición de la era oscura del Kali Yuga descendente; entonces abdicó el reino a favor de su nieto el Raja Parikshit, retirándose con todos los Sabios o Rishis y sus hermanos a los Himalayas, el paraíso del mundo. Por lo tanto, la corte quedó vacía de sabios para comprender la base matemática correcta de calcular las edades de los Yugas, en aquel momento, se comenzó a cometer el error de fechar el Kali Yuga con el año 2401 y no el Dwapara Yuga. Nadie se atrevió a introducir el inicio de la Kali Yuga descendiente de 1200 años y este error se deslizó en los almanaques de la India hasta nuestros días. Con la teoría de Sri Yukteswar se da iniciado a una revisión de tal error. Por lo que podemos concluir, que según los cálculos de Sri Yukteswar, en esos treinta y seis años luego de la batalla de Kurukshetra, Vedavyasa recopiló en Mahabharata, momento que tuvo lugar entre el año 900 a.C. y 700 a.C. final del Dwapara Yuga. Esta precisamente es la controversia que aparentemente aleja a la mayoría de los teóricos sobre el cálculo de la edad de las yugas, y ellos creen que ahora estamos en Kali Yuga, la edad más oscura. Además, muchos hindús creen hoy, que nuestro actual yuga es Kali y que terminará dentro de 427.000 años. Otros muchos eruditos e interpretes también creen que cuando se termina esta edad de kali, el ciclo comenzará de nuevo con una edad de oro. Tal error es explicado y analizado por Sri Yukteswar, quien ofrece una fresca comprensión del problema sobre el ciclo equinoccial y concluye en que estamos en el Dwapara Yuga ascendente.          

La era actual: “Dvapara Yuga ascendente”. El Bhagavad Gita, es anterior a la Biblia judeocristiana y es parte del Mahabharata, cuyo diálogo describe la guerra de Kurukshetra, que tuvo lugar al final del Dwapara Yuga descendiente, cuando el mundo estaba al borde de descender en el Kali Yuga descendiente o era oscura. Los eruditos han dado fechas para los eventos del Bhagavad Gita, insertado en el Mahabharata, y van desde 7000 años a.C. hasta 500 años a.C. Según la teoría de mi Param gurují Sri Yukteswar, un ciclo equinoccial es equivalente a 24.000 años. Cada ser humano que vive una vida promedio normal y después de haber vagado como hijo pródigo a través de sucesivas encamaciones, debe completar la unificación de sus fuerzas espirituales durante la Era Espiritual, para completar este ciclo cósmico equinoccial. Sin embargo, la utilidad de interpretación de Sri Yukteswar, es ofrecer un panorama o visión cósmica sustentado el Kriya-Yoga como herramienta para acelerar el proceso evolutivo humano en la Era actual.

Ya se dijo que de acuerdo con los cálculos de Sri Yukteswar, el fin de la era del Dwapara Yuga descendente ocurre aproximadamente en el año 700 a.C., con el advenimiento de la era oscura del Kali Yuga descendente, adquirimos como consecuencia una ignorancia espiritual que marca el inicio de un gran período en la cual la humanidad pierde de vista el verdadero conocimiento de la ciencia Yoga como la enseña Bagaban Krishna en el Gita, por lo que se distorsiona y hasta se cambian las fechas de los calendarios. Muchos eruditos en el contexto de los ciclos del mundo y de la evolución planetaria, han interpretado, repito, “interpretado”, porque las escrituras no dicen tal cosa en su texto ni en su contexto, y se han referido a épocas del pasado distante con la inclusión de civilizaciones con capacidades y conocimientos sorprendentes que no son entendidas por la academia tradicional, pero con un matiz que refleja su nivel de conciencia y la conciencia de quienes le siguen.

En la tradición moderna hindú, el gran Sabio indio Svami Sri Yukteswar nos ofrece en su libro la “Ciencia Sagrada”, escrito en 1894, una fresca comprensión sobre la antigua idea de los ciclos del tiempo y de las yugas y demuestra que hemos terminado el Kali yuga descendente y ascendente en el año 499 (500) d.C. y 1.699 (1700) d.C., respectivamente y nos incorporamos a la nueva era del Dwapara yuga ascendente en el año 1700 d.C., con cambios de paradigmas que ventilan la revolución industrial, la máquina de vapor, la radio, el teléfono, la televisión, nuevas teorías científicas como la física cuántica y descubrimientos como la informática, la computación, la Internet, etc., y utilizando sus propias palabras, “la aparición de los aniquiladores del espacio”, tales como carros, aviones, satélites, submarinos, barcos, naves espaciales y mucho más… mientras nos movemos en orden ascendente hacia la edad de Plata  o Treta Yuga y luego a la edad de oro o Satya yuga, respectivamente. La mayoría de los Hindúes intérpretes del tiempo creen que la actual era de nuestro planeta es Kali yuga o edad oscura, la cual terminará dentro de unos 427.000 años. Otros dan cifras más lejanas, sería muy largo hacer referencia a tantas opiniones. Esto explica que existen diversas teorías que describen los ciclos o yugas hindúes de manera diferente unas de otras.

Sri Yukteswar explica que la idea de períodos extremadamente largos de centenares de millares de años y atribuidos al ciclo planetario actual, se presentó por una equivocación de “interpretación” cometida al final del Dwapara yuga descendente, cuando la capacidad de la humanidad estaba en el inicio del Kali yuga descendente del ciclo equinoccial actual.

Parafraseando las palabras sagradas de mi param gurují, Sri Yukteswar, diría: Oh mi Dios y amado Param gurují, no soy un hombre de erudición en los Shastras; pero con tu ayuda y guía conseguiré la iluminación necesaria para aventurarme en llevar a cabo esta tarea tan seria y darle a comprender a la gente de América Latina cuál es el momento o era en que vivimos. Estos cálculos, dan una base matemática según Sri Yukteswar, que se podría simplificar de la siguiente manera y nos permitiría calcular en qué año del Dwapara yuga ascendente estamos y a a qué distancia estaría el equinoccio de primavera de la primera casa de Aries o Estrella fija de Ravati:

Ejemplo: (Año X en el que estamos. Luego restamos 1700) = Año X de Dwapara yuga ascendente actual. Ejemplo:

      1894 – 1700 = 194 D. yuga ascendente. 20º 54’ 36” del punto de Aries.

      1900 – 1700 = 200 D. yuga ascendente. 21º 00’ 00” del punto de Aries.

      1949 – 1700 = 249 D. yuga ascendente. 21º 44’ 06” del punto de Aries.

      2000 – 1700 = 300 D. yuga ascendente. 30º 00’ 00” del punto de Aries.

      2003 – 1700 = 303 D. yuga ascendente. 22ª 32’ 42” del punto de Aries.

      2004 – 1700 = 304 D. yuga ascendente. 22º 33’ 36” del punto de Aries

      2500 – 1700 = 800 D. yuga ascendente, momento de entrada en la era de Acuario según los cálculos de Sri Yukteswar. INICIO DE LA ERA DEL ACUARIO.

Los dos Kali yugas pasados, descendente y ascendiente, del actual ciclo equinoccial constituyen nuestra historia de oscuridad más resiente. Para entender esto, debemos considerar que las características de las diversas edades y su secuencia forman movimientos de energía mental precedidos por un umbral o contacto influyente del yuga anterior y posterior que determina un período de transición entre una yuga y otro e influye en la edad mental predominante y determina la conciencia individual. Esto es conocido como Sandhi o confluencia de energías en difusión, Igual como sucede cuando está amaneciendo o anocheciendo, en una predomina la luz o la escudad anterior sobre la luz u oscuridad nueva.

En el Dwapara yuga descendente la energía de la mente venía decreciendo hasta entrar en su máximo nivel de oscuridad en el año 500 d.C. del Kali yuga descendente, el mayor alejamiento del punto orbital del ciclo equinoccial vigente. Así, la civilización humana hacia el final del Dwapara yuga, descendió en el uso de la energía mental hacia los extremos materialistas predominantes. Por el contrario, estamos aplicando hoy nuestra capacidad del Dwapara yuga ascendente, con una energía mental en crecimiento para lograr entender la realidad de la energía detrás de la forma mediante la física quántica, y que todos hemos estado intentando hacer con la materia desde los últimos 2400 años. Es decir, antes eran atributos de la materia ahora son atributos de la mente; la máquina es materia imbuida en energía y ahora en el Dwapara yuga ascendente, es la energía dirigida por la mente. Porque, ahora la energía es considerada como la realidad detrás de formas exteriores, es la danza de Shiva o la energía en movimiento; es decir, ahora reconocemos que la misma naturaleza de la energía es cambiar, así que podemos contar con un permanente cambio en acción dinámica en el futuro más próximo.

En este Dwapara yuga ascendente nos movemos hacia la destrucción de viejas formas sociales, apropiadas para el Kali yuga o edad oscura, donde se están desmenuzando los viejos imperios, tales como los de Gran Bretaña y la URSS, y la energía se está descentralizando hacia formas de sociedad más integrada e interdependiente donde las naciones están aprendiendo a cooperar más bien que utilizar tanto la coerción o la competición en sus relaciones. El desafío principal en el Dwapara yuga ascendente, es utilizar la energía sabiamente para nuestro primer uso, la nueva comprensión de la naturaleza, de la energía, de la materia, del ambiente, de la protección de la vida en todos sus niveles ecológicos, la cual es ahora nuestra máxima responsabilidad.

Sólo tenemos 303 años y unos meses, del Dwapara yuga ascendente hoy en el año 2004; habiendo terminado los 200 años del sandhi o intercambio del umbral de las dos yugas en intersección en 1900, allí tenemos realmente 100 años de Dwapara yuga ascendente verdadera. Ciertamente el cumplimiento de gran alcance está en arribando gradualmente y las fuerzas que nos mueven hacia adelante y aquellas que nos bombardean a diario para destruirnos están haciendo la batalla de Kurukshetra en nuestro interior para que todos nosotros destruyamos las viejas formas y superemos con nuevos desafíos mentales y nuevos paradigmas el aprendizaje de lo que debemos hacer.

El flujo del dharma, palabra de sánscrita, traducida a menudo como la "acción correcta" o "deber" y “justicia”, indica armonía con la voluntad divina mediante el estudio y práctica de la meditación, es decir, adquirir el conocimiento mediante la experiencia directa, ahora en el Bhagavad Gita. En las edades por venir, la gente vivirá una relación más profunda con la voluntad divina, más que con lo material, esto implica automáticamente armonía con la naturaleza así como con uno mismo.

Aparecerá la conciencia social y la responsabilidad moral. Usted vivirá más con la naturaleza que de la naturaleza. En literatura hindú antigua, tal como las leyes de Manu, el período total del ciclo fue dado por un período de 24.000 años, siendo compuesto de dos grandes ciclos o Maha-Yugas, Yuga = edad; una en descenso y otra en ascenso y se componen como sigue:

       1000 años, más 100 años que preceden y 100 años suceden para 1200 años Kali Yuga o edad del hierro

      2000 años, más 200 años que preceden y 200 que suceden para 2400 años de Dwapara Yuga o edad de bronce

      3000 años, más 300 años que preceden y 300 que suceden para 3600 años de Treta Yuga o edad de plata.

      4000 años más 400 años que preceden y 400 que suceden para 4800 años de Satya Yuga o edad de oro

 La suma de estas cuatro edades es de 12.000 años, un Maha Yuga o gran edad de 24.000 años. Es necesario insistir que existe gran confusión en la interpretación de la literatura india sobre la edad actual. Debo repetir, la mayoría de los eruditos Hindúes dicen que estamos en el Kali Yuga, de 432.000 años, error explicado por la teoría de Sri Yukteswar, de la manera siguiente: Los eruditos e interpretes de las Escrituras, cayeron en el error de afirmar y creer que los 1.200 años de Kali Yuga, son años de los dioses; por lo que, un día de los dioses, es un año para nosotros los mortales o 360 días. Por lo tanto 360 de nuestros años es igual a 1 año de los dioses, y 1200 años x 360 = 432.000 años. Sri Yukteswar dice que esta interpretación fue hecha durante la edad de oscuridad y por lo tanto se incurrió en cálculos astronómicos errados, por lo cual los astrónomos indios no se percataron debido a que estaban en el centro de la edad de la ignorancia, Kali yuga. Las buenas noticias de Sri Yukteswar no sólo son que Kali Yuga es corto, de 1200 años humanos, sino que ingresamos al Dwapara Yuga ascendente en el año 1700 d.C. y esto explica por qué en la era moderna, la ciencia tuvo tantos adelantos en tecnología y fundamentalmente se ha logrado una la revolución espiritual que nos impregna. Por eso, ahora se pregona que todas las religiones y credos conducen a Dios, ya nuestros indígenas no se van al infierno por no aceptar el cristianismo, ellos también se salvan con sus creencias en sus dioses. Hablando históricamente, el mundo ha pasado a través de muchos Ciclos Evolutivos que tienen una línea ascendente y otra descendente entre la Era Espiritual y la Era Material. En la material, el arte de unir el alma con el Absoluto generalmente se olvida. Sin embargo, el Espíritu es eterno, así mismo es el Yoga o arte de unir el rayo emergente del alma individualizada con el sol espiritual de la Omnipresencia Divina. Esta es la utilidad del Kriya Yoga. Sin embargo, en esta momento o Era Cristiana, ya teníamos 303 años y unos meses de haber dejado atrás la Era Materialista y oscura del Kali Yuga. En la Era actual del Dwapara Yuga ascendente, la indestructible Yoga está siendo revivida como Kriya Yoga a través de la sucesión discipular de Maestros realizados de la línea de Mahavatar Babají, y de sus discípulos quienes siguen impartiendo sus enseñanzas.  Svami MahaPremananda

Visitas: 200

Responde a esto

© 2019   Creado por Roberto.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio