mantener a Astrologos del Mundo cuesta tiempo y dinero , si quieres colaborar te lo agradecemos Gracias de antemano!!!!!!

¿Como leer la carta de la llegada de C. Colon al continente hoy llamado "America" con la carta nacida de occidente pero desde el punto de vista de los colonizados por Colon?

Viendo la carta de la llegada al contiente el asc. es virgo y el desc. piscis, o sea el sujeto es Europa y el objeto es el pueblo al que se estaba por llegar, ¿como ver desde lo astrologico al sujeto desde el punto de vista de los indigenas y al objeto a los colonizadores?. imaginen que llagaran los extraterrestres a la tierra y dijeran "hemos descubierto un nuevo planeta, hay seres inferiores y por lo tanto se justifica que matemos unos 60.000.000 de seres humanos, al resto los transformamos en esclavos y listo" ¿nosotros diriamos "hemos sido descubiertos"?.

Visitas: 1313

Responde a esto

Respuestas a esta discusión

Muchas gracias, 

Asumo que tu invitación era para mí; sin embargo, estoy en Costarica y es posible que hasta octubre pueda volver a tu hermoso y gran país.

Te y les deseo suerte en la actividad.

 

Saludos,

 

Abel

Bueno, me gustaria conocerte, por ahora te invito a sumarte al grupo de "astrologia mediatica y astrosociologia en general", tu vicion es mas que interesante; si sabes algo del astrologo y guerrero "caballo loco", aquel que combatio al general Cooster te lo agradesco.

Muy gentil de tu parte. 

¿Cómo se tiene acceso al Grupo?

Respecto a lo que preguntás, encontré esto en Wikipedia:

Tasunka witko (pronunciado tashúnka uitko. Literalmente "Su-Caballo-es-Loco") (en lengua sioux) oCaballo Loco (en su traducción del inglés Crazy Horse), (4 de diciembre de 1840 (la fecha exacta no es segura) – 5 de septiembre de 1877) era el jefe de los Sioux Oglala, una tribu de amerindios notable por el valor de sus guerreros en las batallas. Reconocido por su propio pueblo como un dirigente visionario comprometido con la preservación de las tradiciones y los valores sioux, indujo a su pueblo a una guerra contra los blancos para recuperar sus tierras. Su nombre, Caballo Loco, le fue dado por soñar con un caballo salvaje.

Cuando los colonos y el ejército de Estados Unidos se lanzaron a la invasión del territorio indio en las llanuras centrales, Caballo Loco, junto con Toro Sentado y Nube Roja, formó una alianza con otros pueblos indios para combatir a los blancos. Dotado de gran capacidad táctica y destreza en el combate, infligió una dura derrota a los soldados estadounidense en la denominada masacre de Fetterman (1866). La presión de los colonos (buscadores de oro, cazadores de búfalos) y los constantes enfrentamientos que provocaban con los indios, indujeron al Gobierno de los Estados Unidos a firmar un tratado de paz (Tratado del fuerte Laramie en 1868), por el que asignaba a lakotas y cheyennes terrenos propios bajo su jurisdicción autónoma. Sin embargo, Caballo Loco no aceptó el acuerdo, marchando con su pueblo fuera de la gran reserva sioux fijada por el Gobierno.

Para someter a este y otros pueblos situados fuera de los límites, el Gobierno emprendió una amplia campaña militar en 1876, en la que se produjeron las victorias indias de Rosebud River y Little Big Horn (1876), en la que moriría el famoso general Custer. La presión del ejército estadounidense obligó a Caballo Loco a rendirse, siendo confinado en Fort Robinson. A las pocas semanas, el 5 de septiembre de 1877, murió asesinado a bayonetazos.

El texto siguiente no es de él, pero viene muy a cuento:

Mensaje del Gran Jefe Seattle, de la tribu Dewamish,
al presidente de los Estados Unidos de Norteamérica Franklin Pierce.

"El Gran Jefe Blanco de Washington nos envió un mensaje diciendo que quiere comprar nuestras tierras. El gran jefe nos envió también palabras de amistad y de buena voluntad. Esto es muy amable por su parte, pues sabemos que él no necesita nuestra amistad. Sin embargo nosotros meditaremos su oferta, pues sabemos que si no vendemos vendrán seguramente hombres blancos armados y nos quitarán nuestras tierras.

Pero, ¿cómo es posible comprar o vender el cielo o el calor de la tierra? Nosotros no comprendemos esta idea. Si no somos dueños de la frescura del aire, ni del reflejo del agua, ¿cómo podréis comprarlos?

Nosotros tomaremos una decisión. El Gran Jefe de Washington podrá confiar en lo que diga el jefe Seattle, con tanta seguridad como en el transcurrir de las estaciones del año. Mis palabras son como las estrellas, que nunca tienen ocaso.

Cada partícula de esta tierra es sagrada para mi pueblo. Cada brillante aguja de pino, cada grano de arena de las playas, cada gota de rocío de los sombríos bosques, cada calvero, el zumbido de cada insecto... son sagrados en memoria y experiencia de mi pueblo. La savia que asciende por los árboles lleva consigo el recuerdo de los pieles rojas.

Los muertos de los hombres blancos olvidan la tierra donde nacieron cuando parten para vagar entre las estrellas. En cambio, nuestros muertos no olvidan jamás esta tierra maravillosa, pues ella es nuestra madre. Somos parte de la tierra y ella es parte de nosotros. Las flores perfumadas, el venado, el caballo, el gran águila, son nuestros hermanos.. Las cumbres rocosas, los prados húmedos, el calor del cuerpo de los potros y de los hombres, todos somos de la misma familia.

Por todo ello, cuando el Gran Jefe de Washington nos comunica que piensa comprar nuestras tierra exige mucho de nosotros. Dice que nos reservará un lugar donde podamos vivir agradablemente y que él será nuestro padre y nosotros nos convertiremos en sus hijos.

Pero, ¿es eso posible? Dios ama a vuestro pueblo y ha abandonado a sus hijos rojos. El envía máquinas para ayudar al hombre blanco en su trabajo y construye para él grandes poblados. Hace más fuerte a vuestro pueblo de día en día. Pronto inundaréis el país como ríos que se despeñan por precipicios tras una tormenta inesperada. Mi pueblo es como una época en regresión pero sin retorno. Somos raza distintas. Nuestros niños no juegan juntos y nuestros ancianos cuentas historias diferentes. Dios os es favorable y nosotros, en cambio, somos huérfanos.

Nosotros gozamos de alegría al sentir estos bosques. El agua cristalina que discurre por los ríos y los arroyos no es solamente agua, sino también la sangre de nuestros antepasados. Si os vendemos nuestras tierras debéis saber que son sagradas y enseñad a vuestros hijos que son sagradas y que cada reflejo fugaz del agua clara de las lagunas narra vivencias y sucesos de mi pueblo. El murmullo del agua es la voz de mis antepasados.

Los ríos son nuestros hermanos que sacian nuestra sed. Ellos llevan nuestras canoas y alimentan a nuestros hijos. Si os vendemos nuestras tierras debéis recordar esto y enseñad a vuestros hijos que los ríos son nuestros hermanos y que, por tanto, hay que tratarlos con dulzura, como se trata a un hermano.

El piel roja retrocedió siempre ante el hombre blanco invasor, como la niebla temprana se repliega en las montañas ante el sol de la mañana. Pero las cenizas de nuestros padres son sagradas, sus tumbas son suelo sagrado, y por ello estas colinas, estos árboles, esta parte del mundo es sagrada para nosotros. Sabemos que el hombre blanco no nos comprende. El no sabe distinguir una parte del país de otra, ya que es un extraño que llega en la noche y despoja a la tierra de lo que desea. La tierra no es su hermana sino su enemiga y cuando la ha dominado sigue avanzando. Deja atrás las tumbas de sus padres sin preocuparse. Olvida tanto las tumbas de sus padres como los derechos de sus hijos. Trata a su madre, la tierra, y a su hermano, el aire, como cosas para comprar y devastar, para venderlas como si fueran ovejas o cuentas de colores. Su voracidad acabará por devorar la tierra, no dejando atrás más que un desierto.

Yo no sé, pero nuestra forma de ser es diferente a la vuestra. La sola visión de vuestras ciudades tortura los ojos del piel roja. Quizá sea porque somos unos salvajes y no comprendemos. No hay silencio en las ciudades de los blancos. No hay ningún lugar donde escuchar cómo se abren las hojas de los arboles en primavera o el zumbido de los insectos. Quizá sea sólo porque soy un salvaje y no entiendo, pero el ruido de las ciudades únicamente ofende a nuestros oídos. ¿De qué sirve la vida si no podemos escuchar el grito solitario del chotacabras, ni las querellas nocturnas de las ranas al borde de la charca? Soy un piel roja y nada entiendo, pero nosotros amamos el rumor suave del viento, que acaricia la superficie del arroyo, y el olor de la brisa, purificada por la lluvia del medio día o densa por el aroma de los pinos.

El aire es precioso para el piel roja, pues todos los seres comparten el mismo aliento: el animal, el árbol, el hombre..., todos respiramos el mismo aire. El hombre parece no notar el aire que respira. Como un moribundo que agoniza desde hace muchos días, es insensible a la pestilencia.

Pero si nosotros o vendemos nuestras tierras no debéis olvidar que el aire es precioso, que el aire comparte su espíritu con toda la vida que mantiene. El aire dio a nuestros padres su primer aliento y recibió su última expiación. Y el aire también debe dar a nuestros hijos el espíritu de la vida. Y si nosotros os vendemos nuestras tierras, debéis apreciarlas como algo excepcional y sagrado, como el lugar donde también el hombre blanco sienta que el viento tiene el dulce aroma de las flores de las praderas.

Meditaremos la idea de vender nuestras tierras, y si decidimos aceptar, será sólo con una condición: el hombre blanco deberá tratar a los animales del país como a sus hermanos. Yo soy un salvaje y no lo entiendo de otra forma. Yo he visto miles de bisontes pudriéndose, abandonados por el hombre blanco tras matarlos a tiros desde un tren que pasaba. Yo soy un salvaje y no puedo comprender que una máquina humeante sea más importante que los bisontes, a los que nosotros cazamos tan sólo para seguir viviendo.

¿Qué sería del hombre sin los animales? Si los animales desaparecieran el hombre también moriría de gran soledad espiritual. Porque lo que le suceda a los animales, también pronto le ocurrirá al hombre. Todas las cosas están relacionadas entre sí. Lo que afecte a la tierra, afectará también a los hijos de la tierra.

Enseñad a vuestros hijos lo que nosotros hemos enseñado a nuestros hijos: la tierra es nuestra madre. Lo que afecte a la tierra, afectará también a los hijos de la tierra. Si los hombres escupen a la tierra, se escupen a si mismos. Porque nosotros sabemos esto: la tierra no pertenece al hombre, sino el hombre a la tierra. Todo está relacionado como la sangre que une a una familia. El hombre no creó el tejido de la vida, sino que simplemente es una fibra de él. Lo que hagáis a ese tejido, os lo hacéis a vosotros mismos.

El día y la noche no pueden convivir. Nuestros muertos viven en los dulces ríos de la tierra, regresan con el paso silencioso de la primavera y su espíritu perdura en el viento que riza la superficie del lago.

Meditaremos la idea del hombre blanco de comprar nuestras tierras. Pero, ¿puede acaso un hombre ser dueño de su madre? Mi pueblo pregunta: ¿qué quiere el hombre blanco? ¿Se puede comprar el aire o el calor de la tierra, o la agilidad del venado? ¿Cómo podemos nosotros venderos esas cosas, y vosotros cómo podríais comprarlas? ¿Podéis acaso hacer con la tierra lo que os plazca, simplemente porque un piel roja firme un pedazo de papel y se lo entregue a un hombre blanco? Si nosotros no poseemos la frescura del aire, ni el reflejo del agua, ¿cómo podréis comprarlos? ¿Acaso podréis volver a comprar los bisontes, cuando hayáis matado hasta el último?

Cuando todos los bisontes hayan sido sacrificados, los caballos salvajes domados, los misteriosos rincones del bosque profanados por el aliento agobiante de muchos hombres y se atiborren de cables parlantes la espléndida visión de las colinas... ¿dónde estará el bosque? Habrá sido destruido. ¿Dónde estará el águila? Habrá desaparecido. Y esto significará el fin de la vida y el comienzo de la lucha por la supervivencia.

Pero vosotros caminaréis hacia el desastre brillando gloriosamente, iluminados con la fuerza del dios que os trajo a este país y os destinó para dominar esta tierra y al piel roja. Dios os dio poder sobre los animales, los bosques y los pieles rojas por algún motivo especial. Ese motivo es para nosotros un enigma. Quizás lo comprendiéramos si supiésemos con qué sueña el hombre blanco, qué esperanza trasmite a sus hijos en la largas noches de invierno y qué ilusiones bullen en su imaginación que les haga anhelar el mañana.

Pero nosotros somos salvajes y los sueños del hombre blanco nos permanecen ocultos. Y por ello seguiremos distintos caminos, porque por encima de todo valoramos el derecho de cada hombre a vivir como quiera, por muy diferente que sea de sus hermanos.

No es mucho realmente lo que nos une. El día y la noche no pueden convivir y nosotros meditaremos vuestra oferta de comprar nuestro país y enviarnos a una reserva. Allí viviremos aparte y en paz. No tiene importancia dónde pasemos el resto de nuestros días. Nuestros hijos vieron a sus padres denigrados y vencidos. Nuestros guerreros han sido humillados y tras la derrota pasan sus días hastiados, envenenando sus cuerpos con comidas dulces y fuertes bebidas. Carecen de importancia dónde pasemos el resto de nuestros días. Ya no serán muchos, Pocas horas más quizás un par de inviernos, y ningún hijo de las grandes tribus que antaño vivían en este país y que ahora vagan en pequeños grupos por los bosques, sobrevivirán para lamentarse ante la tumba de un pueblo, que era tan fuerte y tan lleno de esperanzas como el nuestro.

Pero cuando el último piel roja haya desaparecido de esta tierra y sus recuerdos sólo sean como la sombra de una nube sobre la pradera, todavía estará vivo el espíritu de mis antepasados en estas riberas y en estos bosques. Porque ellos amaban esta tierra como el recién nacido ama el latir del corazón de su madre.

Pero ¿por qué he de lamentarme por el ocaso de mi pueblo? Los pueblos están formados por hombres, no por otra cosa. Y los hombres nacen y mueren como las olas del mar. Incluso el hombre blanco, cuyo dios camina y habla con él de amigo a amigo, no puede eludir ese destino común. Quizás seamos realmente hermanos. Una cosa si sabemos, que quizás el hombre blanco descubra algún día que nuestro Dios y el vuestro, son el mismo Dios. Vosotros quizás pensáis que le poseéis, al igual que pretendéis poseer nuestro país, pero eso no podéis lograrlo. Él es el Dios de todos lo hombres, tanto de los pieles rojas como de los blancos. Esta tierra le es preciosa, y dañar la tierra significa despreciar a su Creador

También los blancos desapareceréis, quizás antes que las demás razas. Continuad ensuciando vuestro lecho y una noche moriréis asfixiados por vuestros propios excrementos.

Nosotros meditaremos vuestra oferta de comprar nuestra tierra, pues sabemos que si no aceptamos vendrá seguramente el hombre blanco con armas y nos expulsará. Porque el hombre blanco, que detenta momentáneamente el poder, cree que ya es Dios, a quien pertenece el mundo.

Si os cedemos nuestra tierra amadla tanto como nosotros la amábamos, cuidadla tanto como nosotros la cuidamos, y conservad el recuerdo de tal como es cuando vosotros la toméis.

Y con todas vuestras fuerzas, vuestro espíritu y vuestro corazón, conservarla para vuestros hijos y amadla como Dios nos ama a todos.

Pues aunque somos salvajes sabemos una cosa: nuestro Dios es vuestro Dios. Esta tierra es sagrada. Incluso el hombre blanco no puede eludir el destino común. Quizás incluso seamos hermanos. ¡Quien sabe!"

 

No sabes el valor que tiene esto para mi, toda mi vida senti atrraccion por esa figura, soy blanco como la leche, hijo de padre hungaro (gati con un T es apellido hungaro y no con dos t que es italiano) pero a pesar de ello su figura me magnetiza, tal es asi que hasta queria ponerle a mi escuela astrologica si algun dia lo hago "caballo loco".

Cuanto me gustaria que nos conocieramos, ojala sea asi algun dia.

Cómo dice el Gran Jefe: ¿Quién sabe?... (Tal vez sea pronto, la Astrología no la uso para predecir ni para adivinar... jajaja ¡Sólo para "Conocer"! Al fin y al cabo, el Mapa Natal es un mapa, como uno de carreteras, caminos y senderos... nos señala hacia dónde vamos... pero ¿somos capaces de decidir cuándo y cómo o ya estaba pre-escrito antes de venir a este plano de realidad?... Who knows?)

Un abrazo, Abel

Hola Ariel José y Compañeros(as) y Colegas,

He subido a "mi rincón" la primera parte de la investigación sobre la conexión entre el Símbolo Sagrado de la Cruz Chakana y la Astrología tradicional, como aporte a la construcción que ustedes están haciendo:

http://alephcr.wordpress.com/2011/03/03/hacia-una-astrologia-mestiza/

 

Un fuerte abrazo,

Abel

Que bueno es saber es uno no esta solo en tratar de ver la astrologia de una forma distinta, de una forma que no sea al servicio del poder como lo fue toda la historia (hasta hoy), te recomiendo un una persona para que leas, el hizo con la psicologia lo mismo que nosotros queremos hacer con la astrologia; pago muy caro su forma de pensar, lo expulsaron del partido comunista Aleman, lo expulsaron de la sociedad psicoanalitica internacional, los primero libros que quemaron los nazis fueron los de el;se fue a EE.IUU., lo encarcelaron por no retirar de circulacion un genial invento y a los tres meses murio en la carcel, oficialmente se dijo que se suicido pero el mundo pensante no lo creyo nunca; era demaciado humanista para ello, aparte de que la condena no era tan larga como para matarce, todos alegan que lo envenenaron. Se llamo Wilhem Reich; hay mucho de el en mi forma de ver la astrologia, te gustara mucho.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hola!

Quizá llegue tarde a este tema pero quiero señalar un par de cosas.

En primer lugar, yo dispongo de un catálogo de la biblioteca de Hernando de Colón, la cual fue donada a la Biblioteca de Sevilla y en ella hay numerosos libros de astrología.

 

Pero esos libros, que en su mayoría son de astrología árabe, son los mismos que nosotros tenemos como referentes y por lo tanto la interpretación que nosotros hagamos será la misma que hubiera sido hecha en el Renacimiento. Esto suponiendo que tengamos los suficientes conocimientos de astrología tradicional lo cual tampoco es frecuente entre la mayoría de los que se autodenominan como astrólogos.

 

¿Y esto carta que fecha tiene ? Digo esto porque veo que se está aquí polemizando y debatiendo sobre una carta y lo que menos se ve es la carta misma.

 

¿Era la indagación astrológica el origen de este tema o era otra cosa muy distinta?

 

Un saludo a todos.

 

 

Tengo la carta del casique, es muy hermosa, si te interesa tengo otra, de otro casique que le envio a la comundad Europea, mandame imail personalizado y te lo envio. arieljose.gati@yahoo.com.ar

Con respecto al grupo, todo esta muy en "pañales", no hay nada concreto aun, menos un blog, si podes entrar a mi blog que mas o menos es la base del nacimiento del grupo, http://astroariel.blogspot.com, lo unico que no esta es el ultimo trabajo que presente en el congreso del 2010 de argentina, luego de una ausencia de la astrologia y del ambito por años.

Viste que bien vien la mediatizacion que abominas?

Hasta podés hacerte propaganda acá....Fijate que ya te estás contadiciendo un tanto, yo lo pensaría la próxima.

Ariel José,

También Reich ha marcado la evolución ideológica de mi pensamiento... su último libro, escrito en la cárcel fue: Listen, Little Man! (¡Escucha Pequeño Hombrecito!), En él, la imagen inicial es aterradora, cuando el "interfecto" descubre que se le ha roto la "cadena", enfrentando su nueva Libertad (Uraniana), exclama, en el límite de su desesperación: OH, MY GOD! ¡AY DIOS MÍO!... 

Ésta es la gran paradoja que nos abre la Astrología: nos rompe la "cadena", nos proporciona la conciencia, nos alimenta el sueño de volar hasta los confines del universo y poder ser... sólo que algunos, sentimos tanto terror de asumirlo que, preferimos replegar las velas y mantenernos en el terreno de lo "establecido" (Status Quo, Establishment, o como quiera llamársele)

Algo que me sorprende en este foro de astrólogos, es que hablamos de Astrología y no mostramos los Mapas... es como querer que sintamos una sinfonía con los oídos tapados, o admirar un paisaje o un amanecer, con los ojos cerrados...

Un abrazo,

Abel

Subo la dichosa carta aunque aquí de lo que menos se hable sea de astrología y sí mucho de interpretaciones subjetivas que no vienen al tema astrológico.

 

Esta es la carta que hubiera levantado el mismo Cristobal Colón si le suprimimos los planetas transaturnianos. Parece que hay un pequeño baile de fechas entre unos y otros autores porque el hijo de Colón dijo que su padre había llegado el día 12 pero otras fuentes aseguraban haber sido el día 11, el caso es que los marineros de la época contaban los días de mediodía a mediodía y con esto coinciden ambas fechas.

La isla a la que llegó, San Salvador, actualmente pertenece a las Bahamas.

La carta que he levantado es tropical pero es muy posible que Colón hubiera corregido la precesión de los equinoccios porque en el libro de Ailly hay 80 anotaciones del puño y letra de Colón y en algunas de ellas corregía la precesión.

El ASC es Virgo, y significa a Colón y sus marineros, la casa 7 sería América, no el pueblo americano concretamente ya que el pueblo siempre es representado por la Luna.

Al ser el ASC Virgo el MC queda ocupado por Géminis y en ambos signos el regente es Mercurio lo cual denota claramente el caracter comercial que tenía la misión colombina.

Pero ese Mercurio en Casa 3 y carente de dignidades avisa de que el aspecto comercial no estaba muy boyante, que lo que menos había era lucro en el comercio. Precisamente Mercurio conjunto a Venus retrógrado y este en detrimento en Escorpio nos indica que de lucro y placer había poco en ese viaje.

Mercurio en Escorpio y Marte en Leo pero en los últimos grados de la Casa 12 nos indica que el objetivo del viaje tampoco era bélico. 

Marte en Leo y Oriental al Sol indica la facilidad para la violencia, esto queda reforzado por la cuadratura de Marte, por signos enteros, con Mercurio y su sextil con el Sol, aunque este esté en Libra lo que le resta fuerza. Pero esa violencia está más a favor del lado de Júpiter, América, por estar ambos en conjunción y en Leo y en sextil al Sol, contando por signos enteros.

La Casa 7 ocupada por Piscis significa a América, y la Luna a su pueblo.  Júpiter regente de Piscis y en Casa 12 indica el final de una época para América, pero Júpiter en Leo, en su propia triplicidad y faz son extremadamente beneficiosos indicando el inicio de una época esplendorosa. 

La conjunción de Júpiter con el apogeo lunar indica así mismo el final de un ciclo, y la conjunción con Marte en Leo el inicio de un periodo de violencia. 

La cuadratura de Júpiter con el regente del ASC, siguiendo con signos enteros, indica el caracter beneficioso para América de la llegada de Colón.

Esto queda más reforzado aún por el trígono de la Luna con el regente del ASC. La Luna en Cáncer y siendo el planeta con más dignidades esenciales de toda la carta podríamos tomarla perfectamente como Almuten si no tomáramos a Mercurio.

Esta  predominancia de la Luna en Cáncer en trígono al regente del ASC nos indica que el pueblo americano quedó extremadamente beneficiado de la llegada de Colón. De hecho mientras que la Luna suma 8 dignidades Mercurio suma -3.

El caracter naval del evento queda indicado por estar la Luna en Cáncer y Mercurio en Escorpio.

La cuadratura de Mercurio con Júpiter beneficia a Mercurio, indicando la buena suerte de Colón.

El trígono de la Luna con Venus retrógrado y en Escorpio significa displaceres.

La oposición de Saturno desde la Casa 6 y Acuario enfrentado al regente de la Casa 7 puede indicar la llegada de enfermedades y problemas sanitarios tanto para América, Júpiter, como para los nuevos habitantes porque Mercurio está en cuadratura Saturno, este aspecta igualmente al regente del ASC como al de la Casa 7.

Finalmente, el Parte de la Fortuna en Sagitario y en Casa angular, la 4, recibida por el regente de la Casa 7 y en sextil con el Sol indica prosperidad y beneficios para América. Esto queda aún más reforzado porque Júpiter y el Parte de la Fortuna también quedan relacionados por un trígono.

Conclusión:

La carta indica muy buena suerte para América, significada por Júpiter, y también muy buena suerte para el pueblo americano, significado por la Luna, y un beneficio menor para Colón y los suyos por estar Mercurio privado de dignidades esenciales y en casa cadente.

Creo que esta es la lectura astrológica tradicional, siempre es mejorable y si hay mejoras posibles las agradeceré, pero si los comentarios van a ser de chavismo folclorico mejor abstenerse a hacer comentarios, porque según creo este es un foro de astrología y no de otras cosas que no vienen al caso.

 

Un saludo a todos. 

 

 

 

 

 

RSS

Distintivo

Cargando…

© 2023   Creado por Roberto.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio