mantener a Astrologos del Mundo cuesta tiempo y dinero , si quieres colaborar te lo agradecemos Gracias de antemano!!!!!!

En 1931, mientras Neptuno se asentaba en el signo de Virgo;  Paul Adrian Maurice Dirac, arriesgaba la reputación científica que poseía al postular la existencia de una relación entre la mecánica de Schröedinger y la relatividad de Eistein, sosteniendo que el  espacio no estaba “vacío” sino repleto de un mar de electrones de masa negativa y por esta polaridad estos no interactúan ni manifiestan su existencia, salvo en el caso “de una colisión frontal” con un rayo de energía. Al suceder esto, este electrón “fantasma” cambia su polaridad y se convierte en un “anti-electrón” de masa positiva.

Esta teoría cercana al desvarío hizo que Dirac caminara en la cornisa hasta que un año después, en pruebas de laboratorio un tal señor Anderson en California, efectivamente encontrara los “residuos” del impacto y los bautizó como “positrones”.

Para complicar todo esto Richard Feynman en 1949 propone que este positrón no sería otra cosa que un electrón que “retrocede en el tiempo”.

Esta idea le valió luego el premio Nobel y fue aceptado finalmente el postulado por la comunidad científica que desde años atrás había dejado las “seguridades” de la mecánica newtoniana y se comenzó a internar en un mundo místico en donde los físicos modernos están más cerca de las cavilaciones de los monjes que en el racionalismo que transportó a la ciencia con comodidad en los últimos dos siglos.

Ahora yo tengo un problema.

El problema consiste en que Neptuno se acordó de pasar por su sede en Piscis. Lo está haciendo de forma intermitente durante el 2011 y se prepara para desembarcar y quedarse por un rato desde el 2012.

¿Qué tiene que ver esto con el positrón, Einstein, etc.?

Una partícula vaticinada por Pauli en 1930 (Neptuno en Virgo, recuerde),  y atrapada realmente en laboratorio en 1956 (Neptuno en Escorpio).

No tiene masa, carga eléctrica,  campo magnético,  no es atraído por la gravedad, no le capturan ni repelen los campos magnéticos y eléctricos por los cuales pasa.

Para denominarlo le pusieron “neutrino”.

Adaptándolo a las leyes físicas del momento, este fantasma que puede atravesar cualquier cuerpo sin cambiar su rumbo sin ser atraído por ninguna variable, ocupa el espacio teórico del mar de la materia anotada arriba.

Eso sí, ocuparla no quiere decir que no pueda compartirla con los positrones fruto de los impactos sobre la antimateria.

La variable de la velocidad es el único vínculo que ata al neutrino. Por suerte tenemos esa certeza; no puede superar la velocidad de la luz.

Claro, hasta el 2011.

El acelerador de partículas que está debajo de Europa enterrado a 100 metros de profundidad y que tiene un recorrido de 782 km, se usa como campo de pruebas para diferentes experimentos.

En agosto, sueltan una carrera de partículas y para la sorpresa general, gana la carrera por 20 metros … : el neutrino!. Atrás y en un segundo honorable puesto: la luz

Primera reacción de la comunidad científica: Error en la prueba; el equipo de investigadores puestos en el “congelador” bajo la lupa del error del experimento.

En noviembre del 2011, segunda posibilidad.

Medalla de oro nuevamente para el neutrino, restitución del prestigio del primer grupo de investigadores y un pequeño efecto secundario.

Se cae a pedazos la teoría de la relatividad; en realidad al neutrino no le interesa demasiado.

¿Por qué este recorrido  para un documento teórico sobre la Astrología?

Bueno, mientras escribo esto en mi portátil tengo algunas certezas. Lo veo con mis ojos mientras trabajo con él.

Si lo levanto, siento su peso, lo que significa que está  sujeto a una influencia particular llamada gravedad (o campo gravitatorio terrestre). Si lo quiero empujar sobre el escritorio, se resiste; esto se debe en parte a la fricción (rozamiento) contra el escritorio, pero también a la inercia de la masa de portátil.

De acuerdo a la primera ley de Newton la inercia se define como la tendencia de todo cuerpo a preservar su estado de reposo o movimiento uniforme en una dirección determinada.

Si yo ahora suspendo mediante un hilo mi portátil del techo, genero un péndulo de Foucault, el portátil no quedaría fijo en una dirección dada entonces como quisiera la inercia sino que rotaría lentamente completando un giro cada 24 horas.

Esto es fácil de explicar: Decimos que mi portátil pendular según la física conservó su dirección relativa a las estrellas fijas.

Esta última parte (esta paradoja del postulado final),  primero fue señalada por Berkeley pero quien la teorizó fue Mach (si, el mismo físico alemán que bautizó con su apellido las unidades de velocidad supersónica). El decía que tenemos derecho a considerar a la Tierra como masa en reposo. Se le llama a esto, principio de Mach y dice: “El universo es quien determina la dirección del péndulo de Foucault y gobierna las fuerzas inerciales de la Tierra…”

Einstein toma el principio y con su visión pisciana establece con “claridad” postulando que la inercia de los cuerpos terrenales no es más que una nueva manifestación de la gravedad, no ya de las estrellas, sino de su rotación.

Volvamos al portátil colgado del techo.

Está entonces influido en su inercia, de acuerdo al rigor científico por la rotación de las estrellas o más bien, por la masa del universo y su dirección.

Bertrand Russel hace ya casi 100 años se reveló contra esto y dice al respecto:

“Se nos insta a reemplazar el concepto de rotación absoluta por la noción de rotación relativa a las estrellas fijas. Esto es formalmente correcto; pero la influencia atribuida a las estrellas fijas me sabe a Astrología y resulta científicamente increíble”

Como golpe final de timón, resulta que ahora el neutrino nos enseña que se escapa a todo y se interna en un concepto que está más allá de cualquier tablero de control.

Lo hace mientras Neptuno se vuelve a pasear por Piscis. (En realidad siempre lo hizo, simplemente que ahora lo sabemos y resulta muy pisciano conseguir una certeza que destruya las otras).

Yo hago Astrología Judiciaria;  respeto mucho a mis colegas que desarrollan otras ramas y yo mismo las practiqué durante mucho tiempo.

Pero como judiciario estoy preocupado por la mecánica. La mecánica en Astrología es absoluta. Es decir, el tablero de control va mas allá del simple modelo predictivo. Con este postulado en mente, el sistema debe controlar en su codificación: qué, cuando y donde.

Y mientras más me aproximo a la idea, más claro me queda que el cuerpo astrológico es un conocimiento vestigial. Que otros estuvieron más cerca de la fuente y hayan tenido acceso al manual de montaje de este sistema y accesoriamente a la estructura del código y que es lo que este hace.

Han pasado muchos años desde que empecé con todo esto. Estoy contento de haber podido armar algunas piezas de toda la computadora. Algo así como encontrar una tuerca que corresponde a un tornillo en un Boeing 767-300er desarmado y mezclado prolijamente sobre un terreno de 5 hectáreas a 50 metros de profundidad.

Ya me resigné a pensar que no me va a dar el viaje para encontrar el manual a partir de los vestigios. A todo esto Oannes dice: “No se preocupen: el plano del montaje lo dejé hace 7000 años al mismo tiempo en Caldea, en China y en América, por eso pese a la cultura de cada lugar, es probable que después encuentren coincidencias…”

Al menos parece, que Neptuno en Piscis me invita a pensar que aunque no tenga finalmente el procedimiento que da origen al código, tal vez me pueda dar este tránsito una intuición o un resplandor de ver aunque de forma imaginaria el artefacto completo.

Alvaro Artagaveytia

Visitas: 243

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Astrologos del Mundo para añadir comentarios!

Participar en Astrologos del Mundo

© 2021   Creado por Roberto.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio