mantener a Astrologos del Mundo cuesta tiempo y dinero , si quieres colaborar te lo agradecemos Gracias de antemano!!!!!!

¿La agresividad es asunto de la Luna?

En el diccionario más sencillo para la expresión “agresividad” podemos leer lo siguiente: “El término agresividad hace referencia a un conjunto de patrones de actividad que pueden manifestarse con intensidad variable, incluyendo desde la pelea física hasta los gestos o expansiones verbales que aparecen en el curso de cualquier negociación. La palabra agresividad procede del latín, en el cual es sinónimo de acometividad. Implica provocación y ataque”.

     La verdad es que por más y más vueltas que le doy al anterior párrafo no puedo ver nada que se parezca ni por asomo a la Luna, el astro asignado para la medición de las emociones y sensibilidad de la persona. Siempre he tenido claro que la agresión y por ende la agresividad son en exclusiva temas del planeta Marte. Independientemente de que la agresividad pueda ser validada, según la ocasión o las circunstancias, como algo bueno o como algo malo, lo cierto es que no puede haber sino un solo planeta que pueda representarla: Marte.

     O será más bien, me pregunto, que los tiempos modernos han avanzado tanto que hoy en día podemos aceptar que existen diferentes tipos de agresividad, lo que por supuesto nos llevaría a tener que aceptar que cada uno de los planetas es el responsable de uno u otro tipo de agresividad. Entonces, si lo anterior en algo fuera cierto, podríamos preguntarnos, lo hago en primera persona: ¿Cómo es o qué provoca la agresividad que puede ser representada por Júpiter, por Venus o bien por Mercurio? Según lo anterior, cada planeta sería el motivo ideal de un tipo de agresividad.

     En mi intercambio con el señor Antonio Garau, éste último ha escrito exactamente: “Controle su Luna en Aries, agresiva a más no poder”.

     Me pregunto si en verdad lo anterior es cierto. Todo parece indicar que para algunos la Luna, el astro que determina nuestro actuar sentimental y/o emocional, puede ser usada para definir el potencial de agresividad de una persona. La verdad no dejo de preguntarme cómo se puede llegar a semejante conclusión. ¿Cómo llegan a la conclusión de que la Luna es lo correcto para valorar tan especial estado de ánimo?

     Sigo con mis preguntas: ¿Desde cuándo una Luna en Aries, en Tauro, en Leo o en cualquier otro signo zodiacal es el punto focal para determinar la agresividad de cualquier persona y en cualquier nivel que pudiera ser?

     En mi caso tengo claro que los planetas de manera exclusiva, y no la combinación de planeta y signo, son los que definen cada una de las diferentes emociones que manejamos a diario los humanos. Por ejemplo, consideremos la emoción bonita del amor, de estar enamorado, de amar y ser amado por alguien. Solo Venus puede asumir lo anterior y sin importar en cuál signo pueda estar. No podemos caer en el error de creer que tal o cual signo califica el tipo de amor de una persona como algo bueno o algo malo, como algo que deba ser frenado o por el contrario ser dejado que actúe a sus anchas. La tristeza es otra emoción importante en los humanos. Me pregunto si habrá en verdad una combinación entre planeta y signo que pueda ser lo correcto para representarla. La verdad es que no puede haber, no hay posibilidad ni necesidad de tal cosa. La tristeza como tal es un asunto exclusivo de Saturno y sin importar el lugar que ocupe en nuestra carta natal. Qué podemos pensar de aquella emoción reconocida como la alegría tras el éxito. Alegrarse, sentir felicidad y satisfacción. ¿Qué planeta puede ser el correcto para asignarle la anterior emoción? Mientras resolvemos lo anterior que mejor que recrear la insistencia de Antonio Garau en acomodar (hacer aparecer como correcto) que la Luna es el punto de partida esencial para valorar el estado de agresividad de una persona. Nos dice el señor Garau:

     “Usted, Don Giovanni considera a su Luna en Tauro, tropical es así, pero yo la veo en Aries y su comportamiento a lo largo de estos dos años lo corroboran. Una vez agresivo a más no poder y otras veces más manso, civilizado, muy propio del comportamiento lunar: marea alta y baja”.

     De verdad, me estoy preguntando si a lo anterior le cabe un poco de aceptabilidad. No sé donde existe ese definir astrológico que permite aceptar que sea la Luna, y no Marte, la correcta para significar y/o valorar tan especial emoción del ser humano. Tras leer lo anterior, no pude menos que escribirle en respuesta a don Antonio lo siguiente:

     “Por última vez se lo voy a decir, la cuestión importante no es del uso del sistema de casas que se quiera hacer, menos aún del tipo de zodiaco que se desee usar, lo anterior es lo de menos don Antonio, lo verdaderamente importante es la técnica interpretativa. Una técnica interpretativa que por lo menos debe dejar en claro que la llamada "agresividad" para empezar es un asunto de Marte y no de la Luna como pretende usted acomodarlo”.

     Me permito acercar a ustedes las correspondencias obligadas de los planetas con algunas de las emociones humanas más básicas y hasta naturales:

Luna: sensibilidad, instintos básicos de supervivencia.

Sol: la emoción de Ser, del poder, de la fama.

Mercurio: la emoción del comunicarse, del aprender.

Venus: la emoción del amar y ser amado.

Marte: la emoción de luchar, de vencer, de agredir el obstáculo.

Júpiter: la emoción de la plenitud, de la riqueza, de la expansión.

Saturno: la emoción de la tristeza, de contraernos, de aislarnos.

     Creo que ha llegado el momento de formular la pregunta del millón, la única que podría hacerse: ¿Si está claro que ni por asomo la Luna puede ser lo correcto para significar o valorar la agresividad personal, entonces de dónde sale que se le puede cargar con tal responsabilidad?

     Tal vez, digo yo de nuevo, la respuesta la quieran sustentar en el signo de su ubicación, en Aries por citar el ejemplo de Antonio. Pero entonces ya tendríamos un pero de gran magnitud, que es lo mismo que estar una vez más transitando el equivocado terreno de las generalizaciones del tipo “todos los nacidos con la Luna en Aries son agresivos”, algo que por supuesto no es correcto. No en vano en mi anterior post titulado “El Perverso Mundo de las Recetas Astrológicas” apunte lo siguiente: “Lo anterior, lo de describir cada signo como si los mismos tuvieran o concedieran una “personalidad definida y única” es el equivalente a decir, por ejemplo, que todos los ingleses son en extremo puntuales; que todos los argentinos son prepotentes; que todos los brasileños son alegres o que incluso todos los colombianos somos narcotraficantes”.

     No es cierto, no puede serlo, pues no hay manera alguna de que una ubicación planetaria en un signo en particular pueda servirnos de estándar para juzgar x, y o z comportamiento humano; tan solo pensar que eso es posible es rayar con la total ingenuidad.

     Perdonen ustedes que sea tan insistente en la búsqueda de una respuesta correcta para mi pregunta sobre los fundamentos que permiten afirmar que la Luna en Aries es señal inequívoca de la agresividad personal. Juraría que son muchos los personajes de la historia, de todas las profesiones y ocupaciones posibles, que en su nacimiento muestran su Luna en el signo de Aries. Seguro no todos fueron agresivos, ni que decir que hayan sido mansas palomas. Amén de sentenciar que muchos otros grandes personajes de la historia que han nacido con su Luna en un signo diferente a Aries igual han sido tanto o más agresivos que los de Luna en Aries. Sin ir muy lejos, uno de los personajes más siniestros, más agresivos y más perversos del que se tenga noticias ha nacido con su Luna en Capricornio (tropical) o en Sagitario (sideral): Adolf Hitler. Tras lo anterior nos queda bastante claro que es imposible que sea la Luna la responsable de medir la agresividad humana. Marte exiliado en Tauro y en antiscio con Saturno en Leo, son más contundentes a la hora de afirmar y constatar que A. Hitler fue una persona bastante agresiva. Sin lo anterior, lo dicho de Marte, es imposible pensar que alguien con Ascendente en Libra y Venus en Tauro pueda mostrar su nefasto lado de la agresividad. La receta ordinaria de muchos buenos textos nos dice que un Ascendente en Libra es preludio de personas amables, cariñosas, bondadosas, amantes de la paz y de las buenas costumbres, del amar y ser amado. Si a lo anterior le sumamos las recetas ordinarias para su Venus en Tauro, entonces es imposible creer que Adolfo Hitler haya sido tan perverso, tan agresivo como ciertamente ha sido.    

     En mi necesaria búsqueda los invito a ir un escalón más abajo, uno que nos acerca al simbolismo básico, el más básico, que yace dentro de lo que es el signo de Aries. Aries es uno de los signos del elemento Fuego, luego tiene todas las características que le son propias a tan importante elemento de la naturaleza. El fuego en su versión positiva nos calienta, nos ilumina el camino, cose nuestros alimentos, nos cura. En su versión negativa el fuego nos quema, nos hiere, arrasa con todo a su paso, es explosivo y expansivo a su paso. Sigo sin ver la tal agresividad por ningún lado, tan solo estoy frente a conceptos cotidianos que sirven al hombre en su diario trajinar. El fuego nos exige sólo una cosa, y sólo una: mantenerlo bajo total control. El fuego lo controlamos mientras es una cerrilla o fosforo, en la pipa de gas, en los cables eléctricos, en el encendedor y en general en todo aquello que permite que desatemos a nuestra voluntad su gran poder. El fuego es sinónimo de poder, de un poder que una vez liberado ya no es fácil controlar. Será, lo pregunto una vez más, que en lo anterior podemos ver de una manera clara la agresividad asignada por algunos astrólogos al signo de Aries. En lo personal, tengo que decir que sigo sin ver la agresividad anunciada para este signo. Casi estoy seguro de que podría seguir avanzando elemento tras elemento asignado al signo de Aries y por ningún lado la agresividad se haría sentir. Si la misma no puede ser encontrada haciendo uso de elementos ciertos y propios al signo de Aries, entonces sólo nos quedan las opciones de la imaginación, de las recetas, de las acomodaciones caprichosas, de las suposiciones carentes de algún valor. Algunos de esos elementos asociados al signo de Aries y que nos permiten entenderlo en su justa medida son: la cardinalidad, el inicio de la primavera, la cabeza, el carnero y la oveja, la chispa inicial.

     Pues bien, por más largo que he escrito e intentos realizados, no hemos conseguido llegar a ese mágico punto que permite a muchos astrólogos afirmarse en la idea de que la sola ubicación de la Luna en Aries es suficiente para prologar una vida destacada por la “agresividad”, la misma que debe ser controlada no sea que de pronto por ahí termine siendo proyectada sobre los más débiles e inocentes del entorno frecuentado por tan únicos personajes.

Giovanny Londoño Romero

Santiago de Cali – Colombia, marzo 31 de 2015.     

Visitas: 802

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Astrologos del Mundo para añadir comentarios!

Participar en Astrologos del Mundo

Comentario por Giovanni Londoño Romero el abril 1, 2015 a las 9:46am

Don Antonio

Con su comentario lo único que ha conseguido es demostrar de la manera más completa su total confusión entre una cosa y la otra. Definitivamente su acercamiento a los significados correctos para cada planeta deja mucho que desear. De mi parte siento mucho que con tan poco usted quiera lograr mucho, y lo digo tan solo al ver como de nuevo usted confunde una cosa con la otra y así la opción de fijar correctamente la significación y uso de las regencias de los planetas se aleja cada día un poco más. ¿Cómo es aquello de que soy responsable de lo que digo y no de lo que usted pueda entender? Le sugiero que en verdad revise a fondo las expresiones "estado de animo" y "agresividad". La verdad me produce un poco de... de qué será.... cuando usted escribe: "Sr. Giovanni, creo que usted entiende muy bien a que me refiero cuando hablo de una actitud agresiva" Usted dice creo..., de creer..., pues acá en Colombia se le diría con amabilidad y respeto: "siga creyendo".

Giovanny 

© 2021   Creado por Roberto.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio