mantener a Astrologos del Mundo cuesta tiempo y dinero , si quieres colaborar te lo agradecemos Gracias de antemano!!!!!!

LAS ESTRELLAS FIJAS. RIGEL Y LOS INDIOS DE LAS PRADERAS. (8)

Adela Ferrer

Rigel es otra de las bebenias: la estrella beta de Orión. Su nombre proviene del árabe Reyél el Gaúza, “el pie del gigante” y se encuentra en la actualidad a 16:20 de Géminis (en el zodíaco trópico).

 

Rigel brilla con una hermosa luz azulada en el cielo, debido a que en sus cercanías hay una nebulosa llamada “la Cabeza de la Bruja” que refleja dicho color.

Rigel y, a la izquierda, la nebulosa de la Cabeza de la Bruja

 

Esta estrella promete poder y liderazgo en el mundo (político, militar, religioso o en los negocios), aunque también augura que no será fácil para el nativo mantener la posición alcanzada.

 

Hay desacuerdo entre los sabios antiguos en cuanto a la naturaleza de esta estrella, cuyo color azulado la asimilaría a Júpiter. Algunos dicen que su naturaleza es parecida a la naturaleza de Júpiter-Saturno, mientras que otros textos le adjudican una naturaleza Marte-Júpiter.

 

La conjunción de Rigel con las luminarias, o si esta estrella se halla ascendiendo o culminando en una natividad, otorga buena suerte y posesiones en diversos países y ciudades y son “hábiles constructores de viviendas” y también amantes de la patria.

Pero no olvidemos que ésta es una de esas estrellas “peligrosas” que, tras elevar a la persona a lo más alto, la pueden hundir, en el sentido de que el nativo ha de mantener siempre la constancia y el dominio de sí mismo para no procurarse su propia caída.

 

En la leyenda griega, Orión el cazador gigante, pecó de soberbia al asegurar que podía matar todo cuanto animal poblaba la Tierra y por ello murió a consecuencia de la picadura de un escorpión que, como castigo, le enviaron los dioses.

 

Rigel ocupa -en la figura celeste- el lugar donde Orión recibió la mortal picadura.

 

La línea de la eclíptica está dibujada en rosa, el Ecuador celeste en azul, se aprecia la gran distancia que separa en latitud a Rigel de la eclíptica.

 

Las estrellas que, como Rigel (a 31º al S. de la eclíptica), están alejadas de la línea eclíptica, y por el lado contrario a la latitud terrestre del lugar desde el que las observamos (ése es el caso para los observadores europeos y norteamericanos puesto que nos hallamos en el hemisferio N), tienen –para nosotros- un periodo de invisibilidad a lo largo del año; la constelación de Orión es una constelación “de invierno” ya que, desde el hemisferio N., la vemos lucir en el cielo nocturno desde noviembre a marzo.

 

Estos periodos de invisibilidad de la estrella y/o de la constelación a la que pertenece, se hallan muy ligados a los mitos referidos a su constelación y posiblemente se hallen en el fondo de las razones por las que se les atribuyeron determinadas influencias.

El papel de las estrellas como jalones o hitos calendáricos y marcadores de los trabajos y los días es universal y en casi todas las culturas hallamos algún sistema parecido al de los anwas árabes:

 

Un calendario basado en el ocaso acrónico de un asterismo (la puesta de un astro en el occidente simultánea a la salida del Sol en oriente) simultáneamente al orto helíaco (la salida de un astro por el Este previa a la salida del Sol) de otro asterismo en oriente.

El sistema árabe es cerrado, de forma que hay 28 grupos de estrellas o asterismos cuyos ortos y ocasos "naws" se producen en periodos de 13 días, de lo que resulta un ciclo de 365 días.

 

De hecho, Rigel es una de las tres estrellas sobre las que pivotaba el calendario pétreo usado por los chamanes de los indios de las praderas que se conserva en Wyoming, en Bighorn Medicine Mountain, una de las muchas “Ruedas de Medicina” o “Aros Sagrados” de los indios de las praderas que aún se conservan.

 

Se halla en un montaña, de tal forma que el horizonte que abarca es de 360º; consiste en un círculo de piedras en cuyo centro convergen 28 radios, que dividen el espacio celeste en 28 porciones, el número de los días de la Luna, sistema coincidente con el de las Moradas Lunares árabes y las chinas.

 

 

Al igual que en Stonehenge en Inglaterra, estas "Ruedas de Medicina" se construyeron como lugares sagrados y, de la misma forma que algunos templos asiáticos, o que las pirámides de Egipto, estaban orientados en relación con los hitos del Sol, con los pasos de la Luna o con el azimut de alguna estrella fija.

Su función fue místico-astronómica, sirviendo a la vez de calendarios que indicaban cuándo era el tiempo en el que los dioses concedían sus beneficios: el tiempo idóneo para que las tribus indias pudiesen nomadear, reunirse, viajar tras la caza y recolectar.

 

Rigel, una de las estrellas más hermosas y llamativas del cielo, tuvo un papel muy importante en los ritos de estos pueblos.

 

Se ha podido fechar el aro sagrado de Bighorn Medicine Mountain en los alrededores del año 1200: por aquellas fechas, un par de días antes del solsticio de verano se producía el orto helíaco de Aldebarán; una luna más tarde (28 días después) era Rigel quien asomaba por vez primera antes de que el Sol saliese y una luna más tarde (28 días después) era Sirio la estella que protagonizaba el mismo fenómeno:

 

En el año 1200 de nuestra era y la latitudd de Bighorn Mountain (44.19 N; 107:55 W). Aldebarán, señalada en rojo, era la primera en aparecer unos 45 minutos antes que el Sol en el día previo al 0º Cáncer; una luna más tarde, Rigel, señalada en azul repetía el fenómeno, siendo la primera en aaprecer antes de que el Sol la ocultase con su luz. En la luna siguiente, Sirio hacía lo propio y se convertía en protagonista.

 

De esta forma los chamanes anunciaban a sus tribus los designios de los dioses celestes, el inicio de los tres meses de la estación veraniega de un modo extremadamente preciso.

Orto heliaco de Sirio. Vemos a Aldebarán en rojo, a Rigel en azul y a Sirio en verde. El Sol tardará unos 45 min. en salir por el horizonte y apagar, con su luz, el brillo de todas las estrellas.

Visitas: 7126

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Astrologos del Mundo para añadir comentarios!

Participar en Astrologos del Mundo

Comentario por Adela Ferrer el octubre 11, 2011 a las 5:05am

Hola, Tana:

Gracias por tu amable comentario. Soy yo la que te está agradecida por añadirte al colectivo de "estrelleros".

Un abrazo

 

Adela Ferrer

 

Comentario por Tana Rosa Molina el octubre 11, 2011 a las 4:43am

Hola Adela,

Siempre leo tus artículos con mucho interés.

Yo de pequeña, miraba el cielo desde los olivares de Jaén, siguiendo el dedo de mi padre que me señalaba "el carro" y todos mis hermanos lo veían menos yo...Nunca olvidare las noches estrelladas bajo el cielo de Sirventa, en que por fin guiada por tus didácticas explicaciones, las estrellas tomaron formas especificas para mi. ¡fue mágico! Siempre te estaré agradecida.

Un abrazo

Tana 

 

Comentario por Adela Ferrer el agosto 9, 2011 a las 6:53am

Hola, Consuelo:

Hasta hoy no había visto tu comentario.

No creas que hay para tanto, en realidad es fruto de mi gran afición por la contemplación del cielo y sus movimientos, por las estrellas, sus nombres y su identificación. Es como una manía, muy relacionada con la manía de la astrología.

Te sugiero que, para empezar, te leas "Las leyes del cielo" astronomía y civilizaciones antiguas, de Juan Antonio Belmonte, ed. Temas de Hoy, S.A. 1999. Es interesantísimo y no es un peñazo de pura astronomía y cálculos de geometría esférica.

Y si el próximo verano organizo un cursillo de "ver estellas", es decir, de astronomía, mitología y constelaciones, te lo haré saber.

 

Un abrazo 

 

Comentario por consuelo el agosto 4, 2011 a las 3:40pm
Ufffffh Adela, qué conocimiento que tienes! enhorabuena, me gustaría "dominar" los orto, el helíaco y etc... algún libro o artículo para ponerme, sólo en el vocabulario logístico de la posición de las estrellas, primero eso. Abrazotes.
Comentario por Adela Ferrer el agosto 2, 2011 a las 8:13am

Hola, Luis Michel:

Una apreciación muy aguda e interesante, mil gracias y cordiales saludos.

 

 

 

Comentario por Luis Michel Fox Elizondo el agosto 1, 2011 a las 7:13pm

Hola Adela.

Estaba mirando la descripción de Rigel y veo que esta en conjunción con el Sol de Muammar el Gadafi y ya veo que se le esta repitiendo la historia de que te encumbra y despues te hace caer, le pasó lo que a Orion, pecó de soberbia, sobre todo sus hijitos, no sabe que clase de alacrán (escorpión) se ha echado encima.

http://astrologosdelmundo.ning.com/profiles/blogs/muammar-el-gadafi...

Lo que si se la ha de estar pasando mas entretenido en la guerra que estando de ocioso en su palacio, lo digo por la recepcion mutua que tiene entre Luna-Marte.

Voy a leer los comentarios, hoy voy a prender mucho de estrellas fijas.

Un abrazo

Comentario por Adela Ferrer el octubre 27, 2010 a las 4:30pm
Hola, Natal:

Ahora estamos hablando de lo que dice Junctino acerca de las revoluciones solares en las que una de las luminarias esté en conjunción con una estrella bebenia, o que en conjunción con una estrella bebenia esté el planeta significador y principal de la revolución, o que un bebenia se halle angular en una revolución.

Afirma que esa revolución será importantisima para el sujeto y que a l largo de ese año sucederán acontecimietos muy significativos.
Dicha revolución, siemrpe según Junctino podría tener 3 estadios de valor:
-Grande
-Mayor
-Máxima

"La revolución grande es aquella confortada (es decir, recibe vigor, espíritu y fuerza) por las estrellas bebenias de la primera magnitud y las que están en la latitud del zodíaco .....o las que están en el cenit.

La revolución es mayor cuando el significador principal se quede con alguna de ellas.

La revolución es máxima cuando estas estrellas del zodíaco estén en la misma latitud y longitud que el significador”

Régulus está en la eclíptica de forma que asciende, culmina y se oculta siempre con su propio grado, el 29 de Leo. Si la Luna está a 29º Leo, ya está en conjunción partil con Régulus.
La Luna sólo está en la eclíptica cuando está con alguno de sus Nodos, de modo que si la Luna está a 29º Leo y con uno de sus Nodos el Nodo, (algo que sólo puede ocurrir cada 9 años -la mitad de un ciclo metónico-) ya sabes que está en conjunción corporal con Régulus y le puedes pronosticar a la persona que tendrá un año MÁXIMO, irrepetible.
Con Régulus no tenemos ningún problema: al estar en la eclíptica es facilito, facilito saber si está en el AScendente o en el Descendnete.

Para las latitudes españolas y venezolanas, ya publiqué la tabla correspondiente.

Yo siempre lo miro con un progrma de astronomía gratuito que se llama "Cartes du Ciel" muy fácil de manejar, al que le puedes pedir que te señale constelaciones, planetas, la eclíptica, el horizonte...

Saludos
Comentario por Natal Belo el octubre 27, 2010 a las 4:03pm
Muchas gracias Adela, me has aclarado varias dudas sobre este apasionante tema que son las estrellas fijas.
Comentario por Natal Belo el octubre 27, 2010 a las 11:20am
Entonces por poner un ejemplo, si existe una revolución solar que se levanta a una persona que posee una luna a 29 º de Leo en conjunción a la estrella Regulus y a un ascendente de 3º de Virgo, tendríamos que calcular que latitud tiene la Luna, si fuera que tuviera una latitud de 4S no habría una conjunción corporal. Dado que un punto muy importante es el ascendente habría que calcular en que grado exactamente asciende Regulus sobre el ascendente y también la Luna para determinar los efectos que podrían suceder a este sujeto. Lo que se denomina Revolución Magna, se tiene que dar en la misma latitud, esa era mi pregunta.
Comentario por Adela Ferrer el octubre 27, 2010 a las 9:54am
Hola, Natal:
Hay estrellas muy alejadas de la eclíptica y otras en la propia ecliptica, tods ellas son estrellas (soles lejanos) y se diferencian mucho de las estrellas errantes o planetas.
Su lejanía de la eclíptica, y su pertenencia o no a las constelaciones zodiacales no tiene nada que ver con su lejanía en años luz de la Tierra y de todo el sistema solar, ni tampoco con sus supuestos "efectos".

Su distinta naturaleza y efecto no dependen de su lejanía o no de la eclíptica o del sistema solar, sino de que pertenecen a la octava esfera, de que "no se mueven" y de que se comprobó que servían para orientarse, para ayudar a medir los tiempos y para señalar fechas concretas (calendáricas, de rituales, de festividades) muy importantes, pero que, por su lentitud, no sirven para medir los ciclos de los seres humanos.
Cuando se fijaron los anwa creyeron que habían dado con el secreto de la astrometeorología... pero tampoco fue así.

El comentario al que te refieres acerca de la máxima distancia en latitud no es mío, sino que lo transcribí literalmente de Morín de Villefranche y no dice que el máximo para considerar conjuntos a dos planetas se una distancia de 13º de latitud entre uno y otro, sino que el máximo para considerar en conjunción a dos planetas es el de la suma de sus orbes (la misma regla para cuando calculamos la conjunción a lo largo de los grados de la eclíptica, pero esta vez a lo alto, en latitud); lo de los 13º fue un ejemplo.

La conjunción corporal es cuando los dos cuerpos celestes se superponen el uno al otro tapand el uno al otro, eclipsándolo.
De forma que aunque estén conjuntos partiles en el mismo grado, minuto y segundo, pongamos 9:17 Sagitario el Sol y otro planeta que se halle a 2º N. de la eclíptica, estarán ambos en conjunción partil, el planeta estará combusto, el planeta estará en la la quemazón, el planeta estará en el corazón del Sol, pero no estarán en conjunción corporal.

Pues sí, después de decir estas cosas tan sensatas , Morín le da mucha importancia a las estrellas fijas aunque se hallen alejadísimas de la banda zodiacal ¿se con ello contradice a sí mismo?

Estamos en ello: tratando de averigüar éste y otros problemas que se nos plantean cuando queremos trabajar con las estrellas; intentando comprender el motivo por el que los antiguos le dieron importancia a las estrellas -vamos a tratr sólo de 14 de ellas- y las tomaban en cuenta y estamos tratando de saber por qué les adjudicaron éstas o aquellas influencias y si ello tenía que ver con sus mitos y su religiosidad y sobre todo, si sigue siendo válido.

Yo particularmente las tengo en consideración sobre todo para asuntos de astro-medicina y acupuntura que estuve comprobando.
Hasta ahora, estamos investigando con las estrellas fijas de primer magnitud que se hallan angulares en las lunaciones cuando hacemos astrometeorología, pero los resultados han sido más bien pobres.

Me fascinan las estrellas y me interesa sobre todo, comprender cómo y por qué las calculaban y y el por qué de las consecuencias que de ello extraían. Sólo así podré algúndía decidirme a dejar de lado su lectura en las cartas astrales. Pro nunc dejaré de extasiarme ante el mejor espectáculo del mundo: el cielo estrellado.

© 2019   Creado por Roberto.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio