mantener a Astrologos del Mundo cuesta tiempo y dinero , si quieres colaborar te lo agradecemos Gracias de antemano!!!!!!

¿UN SOLO ASPECTO ASTROLÓGICO ES SUFICIENTE?

Es muy común que se suela usar un solo factor astrológico para interpretar una situación particular, en especial de orden mundial, como por ejemplo que Plutón en Capricornio sea la causa de tal o cual cosa que vemos suceder a diario. Lo anterior por supuesto es totalmente cuestionable. Como cuestionable también es que con un solo aspecto en tránsito se quiera dilucidar una situación en particular.  Veamos la siguiente situación:

Un astrólogo que se ha ocupado de mi carta natal ha resaltado lo siguiente:

“¿Está el tránsito de Urano afectando a su sistema nervioso? Debería saber que bajo una oposición de Urano con Mercurio corre el riesgo de ser blanco de críticas acerbas que pueden paralizar un poco su carrera.... con una moralidad débil hace mal uso de sus capacidades intelectuales, quien sabe si a lo mejor alguno de sus colaboradores le ha traicionado y por ello pierde la calma…”.

Para empezar y antes de entrar en materia, debo manifestar que mi momento actual de vida (abril de 2017) se centra de manera especial y urgente en los siguientes temas: la terminación del que será mi décimo libro de Astrología Horaria; la preparación de un ciclo de conferencia a dictar en la ciudad de Quito – Ecuador, idéntico a lo realizado en la ciudad de Guayaquil en julio de 2015; el nivel de lectura avanza a ritmo acelerado, en especial lo concerniente al eneagrama. Diría que es un momento centrado en información y más información. En sí nada parecido a la descripción de nuestro astrólogo. Nos preguntamos:

¿Dónde radica el fallo de nuestro astrólogo?

Inicialmente olvida que todo en la carta está conectado, que no se puede a partir de un factor aislado dar una sentencia. Lo correcto, lo que siempre se ha difundido por los practicantes de la verdadera astrología, es que un evento es producto del engranaje de varias cartas, todas ellas partiendo de la carta natal. En si entonces, no se puede concluir el resultado de un tránsito si antes no se ha revisado alguna que otra progresión y/o dirección junto a la revolución solar, y solo entonces los tránsitos pueden tener algún sentido. Los tránsitos corresponden bien a lo que el maestro John Frawley menciona como “presionar el gatillo del arma”, pero que si ésta no está cargada de poco sirve accionar el mecanismo. El arma cargada es equivalente a las progresiones, y el disparo a los tránsitos. En definitiva, mientras no se cuente con la información de las progresiones, direcciones y revolución solar, no es aconsejable apuntar la significación de un tránsito en particular, de ninguno.

De igual manera lo que nuestro astrólogo ha olvidado y que no debería ser así por ser de suma importancia, es la famosa sentencia que nos advierte de que nada que no esté inscripto en la carta natal podrá suceder jamás. Si no hay algo en la natal que avale o soporte tal evento el mismo jamás sucederá. Si se habla de un tránsito aislado de Urano sobre Mercurio, lo primero a revisar es la relación que en la carta natal pudiera existir entre ambos planetas. Veamos que había de especial entre estos dos señores el día de mi nacimiento:

Urano en el grado 22 de Virgo. Mercurio en el grado 25 de Libra.

Para empezar no existe aspecto alguno entre ambos planetas. Y cuando digo que ningún aspecto es ninguno aspecto, ni por antiscio se unen ambos. Luego entonces, cualquier tránsito que se diera entre ambos, positivo o negativo, carece de soporte y por tanto de efecto alguno en la vida del interesado. Si quisiéramos tomar como un factor relevante el hecho de que Urano se ubica en signo regido por Mercurio, entonces podríamos acercarnos a la idea de que Urano depende de Mercurio, y así entonces pasaría a ser un aliado o algo bajo el total dominio de Mercurio.  

Otro factor importante que ha olvidado nuestro astrólogo antes de darle vida al aspecto de tránsito de Urano sobre Mercurio natal, es que éste último desde mi nacimiento está inmerso en una de las mayores protecciones que planeta alguno pudiera recibir. Al momento de mi nacimiento, Mercurio se benéfica del contacto con dos estrellas fijas de gran poder y resonancia: Spica y Arcturus. La anterior influencia, benéfica desde todo punto de vista, entre otras cosas me ha permitido estar a las puertas de terminar mi décimo libro de Astrología Horaria, asistir a diversos eventos internacionales en calidad de conferencista y publicar varios de mis artículos en revistas del mundo, como es el caso de Mercurio 3.

La conclusión salta a la vista, pues no se puede valorar y menos aún interpretar un tránsito sin antes haber revisado lo suficiente el punto de partida más importante: la carta natal de la persona. De insistirse en tan craso error o faltante seguiremos leyendo sentencias como la que ilustra el inicio de este artículo, de la autoría y cortesía de nuestro astrólogo.

Sería muy bueno que antes de querer traducir un tránsito en particular diéramos una atenta lectura, como mínimo, a la introducción y la advertencia indicadas por George Antares en las primeras páginas de su libro titulado “Tránsitos Planetarios y Destino”. Justo en la página 13, de la versión de ediciones Obelisco, podemos leer: “A este respecto, insistimos en poner en guardia al estudiante contra ciertos errores corrientes que sólo la experiencia llega a corregir. Aquel que adquiere el conocimiento de los efectos teóricos de los tránsitos no debe perder de vista que estos no pueden aplicarse a todo el mundo, pues los astros sólo influencian al sujeto de un tema en la medida de lo que su tema indica y en la medida también de las reacciones de cada temperamento”.   

Giovanny Londoño Romero

Santiago de Cali – Colombia, abril 25 de 2017. 

Visitas: 340

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Astrologos del Mundo para añadir comentarios!

Participar en Astrologos del Mundo

Comentario por Giovanni Londoño Romero el abril 27, 2017 a las 10:49am

Un buen ejemplo de lo anterior, sobre el tránsito de Júpiter, es el caso de una mujer que vino a mi consulta. Voy a citar los puntos centrales y nada más. Ella nació en julio de 1961, con el Sol en los 29 grados de Cáncer y en la casa dos, y Júpiter en los 3 grados de Acuario y en la casa ocho.

En la primera quincena del mes de julio de 2014, Júpiter estaba pasando justo por encima de su Sol natal. Para muchos la conjunción de Júpiter con el Sol es de los mejores aspectos, de los más beneficiosos. La mujer conocedora de la astrología en sus fundamentos, me dice: “Nada que veo por ningún lado la tal abundancia prometida por Júpiter transitando mi Sol natal”.

Le dije: “¿Ya revisaste, para empezar, la relación entre el Sol y Júpiter en tu carta natal?” Su respuesta: “No”. Ella insiste en que es uno de los mejores aspectos en tránsito y no se explica las razones para que no le esté yendo bien económicamente en tan especial momento.

Para empezar le dije que esos dos planetas, en su carta natal, no tienen entre ellos un aspecto mayor que desde su nacimiento marcase u orientase dicha relación. La invite a que tomara la tabla de las dignidades esenciales de los planetas y revisara para que pudiera formarse una opinión y alcanzar sus conclusiones.

Júpiter al ubicarse en Acuario, se está ubicando en el signo donde el Sol se exilia, que es lo mismo que debilitarse. Júpiter entonces debilita al Sol. Los maestros del pasado dirían que Júpiter daña u odia al Sol.

Si Júpiter daña u odia al Sol está claro que en cualquiera de sus muchos encuentros (tránsitos) no va a querer ayudarlo, en absoluto. No perderá la oportunidad de dañarlo cada vez que pueda.

En sí, entonces, estamos ante un Júpiter que no quiere, que no puede o que no pone de su parte para ayudar al Sol. Lo que menos le interesa a Júpiter es que al Sol le vaya bien. Sencillo y contundente.

Giovanny

Comentario por Giovanni Londoño Romero el abril 26, 2017 a las 9:19pm

Diálogo entre Maestro y discípulo*:

Discípulo: “Entonces, ¿qué uso tiene los tránsitos?”

Maestro: “Muy poco. Y eso es así sea cual sea el sujeto de nuestra investigación astrológica. Los seguidores de los tránsitos tratan a la Astrología como una especie de bibliomancia: abres las efemérides y observas. ¡Ya tienes una predicción! Hay mucho más que eso. Los tránsitos no significan nada sin un contexto. Primero debemos estudiar – y exhaustivamente – la carta natal. Sin saber exactamente, por ejemplo, qué significa Júpiter y cómo está configurado en esa carta, no podemos tener idea de lo que Júpiter pueda indicar en tránsito. Es mucho más que la versión celestial de Santa Claus. ¿Qué casas rige en la natividad? ¿Cuán dignificado está? ¿Cómo se relaciona con los demás planetas por recepción? Si podemos responder estas preguntas, veremos que un tránsito de Júpiter será lo último que le pueda dar éxito al nativo. Solamente cuando hayamos adquirido comprensión de la carta natal, podemos comenzar el proceso de predecir a partir de ella”.

Discípulo: “Eso suena a mucho trabajo”.

Maestro: “Es mucho trabajo. Y apenas hemos comenzado siquiera. Seguidamente debemos considerar las progresiones y las revoluciones. Las progresiones son el pastel; las cartas de revolución son la decoración. ¿Los tránsitos? Simplemente son la cereza en la punta. Saca la cereza y el pastel seguirá sabiendo igual”.

* Tomado de Sports Astrology, John Frawley.

Giovanny  

Comentario por Maria Ysabél el abril 25, 2017 a las 3:02pm

     ¡Saludos  Giovanni! No puedo menos que recordar la ineludible sensación que me produce el encuentro con personas que están con un Tránsito de Saturno en Conjunción con el Ascendente, o con Plutón o el no va más de Neptuno en las mismas... De muchas sé sus Cartas de memoria pues llevamos años trabajando juntos y te aseguro que aún así, el particular sabor de cada Planeta es inconfundible. 

      Puedo añadir que todos los trans,  han pasado por mi Ascendente  y que me dediqué -en su momento-, a la tarea de investigar lo más posible sobre el Tránsito y sus particularidades en mi persona y mi situación personal, (me imagino que como habréis hecho l@s demás en la misma situación...), así en este caso, no es una cuestión sopesada teóricamente por haberla aprendido o leído aquí o allá, si no algo totalmente práctico, matizado por mi particular configuración y aquí sí aprendí algo que nunca tenemos que cansarnos de repetir, algo que te he leído en varias ocasiones y que vuelves a enfatizar del libro de Antares: "los astros sólo influencian al sujeto de un tema en la medida de lo que su tema indica".  

       Amparada en mi particular particularidad, -o sea en mi Natal-, en lo anteriomente acentuado pongo yo "las índoles", (el temperamento resaltas tu), la índole esencial de cada Ser, desde la que somos, únicos, inconfundibles y propios, y no somos ningún/a otr@ y puedo conocer y re-conocer, tanto quien soy yo, como quienes son l@s demás. Esto, es lo que no cambia nunca. Lo que hace de un carnivoro un animal que come carne, sin posibilidad de juicio alguno, pues está en su propia índole esencial tal disposición natural y en nosotr@s no andar cerca, cuando tenga hambre... :))

       Respecto a la capacidad para efectuar un buen análisis astrológico, éste se condiciona a lo anterior: un@ es quien es; si no se tiene más que una pierna..., aún con patines de oro..., o si un@ es artista..., con una rama de árbol y una piedra del bosque se hace una obra de Arte... 

       Para terminar, comentar algo que ya he dicho anteriormente: Cambiamos, Evolucionamos, Progresamos... No puede ser igual el conocimiento, la experiencia y el savoir faire que teníamos a los 10 años, que el de los 20, los 30, los 40, los 50... y dentro de nada ¡¡los 60!!... Aunque desde luego, ¡todas las edades tienen su "gracia". 

      Agradecida por el espacio para comentar y compartír. Saludos. Maria Ysabel. 

 Resultado de imagen para septem artes liberales

© 2020   Creado por Roberto.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio