mantener a Astrologos del Mundo cuesta tiempo y dinero , si quieres colaborar te lo agradecemos Gracias de antemano!!!!!!

Hola a todos saludos

Tomo aleatoriamente el mensajes de Miguel Ángel Martínez (de la discusión Venus en la casa XII), y sólo como una forma de poder ilustrar el tema central de mi discusión, pues igual este apunte lo he visto en muchas otras ocasiones, incluso lo he visto en algunos de los análisis astrológicos de nuestro colega Pedro Hernández. Nos dice Miguel Ángel: “.... yo también tengo ese aspecto así Luna Tauro C8 OPP Plutón Libra C2... Una pregunta cómo se puede romper esa gran carga emocional?” o apaciguar el resentimiento? en ese aspecto Luna-Plutón....”

    Me estoy preguntando si en verdad lo anterior, la conexión que une a la Luna con Plutón, puede o debe ser considerado como un aspecto valido en astrología (oposición en este caso). He dicho que ya son varias las ocasiones en las que he leído cosas como las anteriores, y solo en relación a los aspectos. En algunas de mis participaciones he mencionado que algo así entre los planetas no puede ser considerado como un aspecto, pues estamos ante un aspecto formado por planetas ubicados en signos que no tienen nada en común entre ellos. Tengo la intención de invitarlos a debatir objetivamente el tema de los aspectos planetarios, y para ello es necesario definir que son en si los aspectos, que los determina y claro, las condiciones necesarias para validarlos. Solo podría ser considerado como oposición el aspecto Luna – Plutón, si estuvieran ubicados en Aries– Libra, o bien en Tauro – Escorpio. Si la memoria no me falla, en el caso de Pedro, valido como una oposición Saturno al final de Libra y Júpiter al comienzo de Tauro.  

     Hoy en día, astrológicamente hablando, es común ver que los aspectos los representamos por líneas de varios colores. En un gran problema se constituye el tema de los orbes, pues además de ser diferentes en su tamaño, según las escuelas que los promuevan, ahora resulta que ese orbe se lo damos a las líneas con las que representamos los aspectos y no a los planetas en sí. Es decir, hoy en día los orbes no dependen de los planetas (se nos quiere hacer creer que cualquier planeta es idéntico en poder a cualquier otro, y así entonces el poder o la influencia de Mercurio no se diferencia en nada del poder del Sol, o de la Luna), sino de la línea que los integra. Leemos cosas como que una cuadratura, por citar, tiene un orbe entre 7 y 9 grados, según la escuela que lo explique, sin tener en cuenta si el aspecto se forma entre Mercurio y Marte o bien entre Mercurio y Saturno. Nos dicen entonces que una cuadratura es una cuadratura, sin importar qué o quién la forme y mucho menos sin importar los signos donde puedan estar ubicados ambos cuerpos.

     Mi apreciación, justificada sólo en la tradición, apunta a que es imposible que pueda existir un aspecto entre planetas que no se ubiquen en los signos adecuados, y sin importa que tan cercano pueda ser el orbe que les pueda unir, no puede y no debe existir aspecto entre ambos. Por ejemplo, hoy en día es común que se valide como conjunción lo siguiente: Venus en los 29 grados de Leo y Saturno en 1 grado de Virgo. Lo anterior no es válido, no es un aspecto y debe ser revisado en aras de regresar a una astrología más precisa y menos espectacular.

Visitas: 2791

Responde a esto

Respuestas a esta discusión

Aqui lo importante es que las cosas funcionen pero no porque lo diga Pepito hace diez siglos...

La unión entre saturno y venus será una conjunción te guste o no y sus efectos se harán notar..Y mucho mas porque venus está en el grado 29 crítico como tu bien dices...Saturno en el grado cero pues tampoco está fuerte la verdad...

Los planetas que antes mencionaste en oposición tampoco estan fuertes porque no estan  en grados intermedios de los signos por tanto la fuerza de esos planetas esta debil lo que favorece que funcione la oposición...

¿has leido a Huber?..me parece que no y debes modernizarte un poco...

Si dos planetas estan en oposición significa que están opuestos y ya está....lo dice la propia palabra (oposición)...No enredes la bufanda..

La verdad es que me considero rebelde respecto a lo tradicional porque hay mucha basura y demasiadas cosas que no sirven para nada. En astrología el conjunto del cuadro dice otra cosa distinta a lo individual...Entonces ¿para que enredarse tanto en lo individual?....

Lo importante es tener unas cuantas nociones básicas claras y ya está. Si empezamos a sacar punta a todo entonces nada se concreta y todo queda en el aire. Por eso mismo la astrología le resulta tan dificil a muchas personas...Y no es dificil en absoluto, hay astrologos que la hacen dificil.

hola, yo aparte de leer libros y de leer lo que pone la gente en los foros, me guio por mi experiencia y la de la gente que conozco. si yo veo que en mi carta y la de mis amigos los apectos disociados funcionan, pues creo en ellos, y como he visto que es asi, tanto en mi

como en los demas hace efecto, pues lo acepto. para mi ese es mi mayor aprendizaje, el comprobar  por mi misma y asi sacar mis conclusiones, saludos

Hola Yolanda... pregunto: cómo puedes estar segura de que lo que está funcionando en una carta es el aspecto disociado? Son tantas los puntos que se activan en una carta por progresión, dirección o tránsitos, que hay que dedicar bastante tiempo en buscar el o los  aspectos que pueden estar activando una energía X.

Giovanni:

No entendí bien lo que dices sobre las líneas como sustituto de los orbes. En esta cuestión, es claro que los orbes cuando hablamos de configuraciones universales o del tránsito de los planetas hacia una radical o carta natal, es muy distinto de cuando hablamos de los orbes de los planetas dentro de la misma carta natal.

Ciertamente los orbes cambian de escuela a escuela, aunque actualmente ya hay criterios generales de un grado máximo cuando se trata de tránsitos, y en natales,  no más de 12 grados para el Sol,  nueve para la Luna, siete a nueve para los aspectos mayores, cinco a siete para los menores; un grado y solamente conjunción para la estrellas fijas (aunque las experiencia nos muestra que Altumen, prorrogator, afetas y anaretas no pocas veces funcionan con oposición, trígono y cuadratura con las estrellas de gran intensidad) las cuales los árabes solamente tomaban en cuenta cuando estaban en aspecto por cuerpo, pero le daban gran importancia a las declinaciones y ascensiones, cuestión que ahora poco se toma en cuenta.

En cuanto a los aspectos hay alguna discusión también, en lo particular tomo la conjunción, por ser el máximo acercamiento; la oposición por ser el máximo alejamiento, el trígono porque junto con la cuadratura son el origen de de las modalidades y cualidades y el sextil porque es el principio de las polaridades. Pero hay muchos tipos de conjunciones y en algunos casos debe subrayarse que en las conjunciones siempre manda el planeta más cercano a la tierra, pues el otro está eclipsado.

No siempre una conjunción Marte-Saturno es igual a otra conjunción Marte Saturno, no solamente porque casa y signo puedan diferenciarse, sino porque no es igual cuando es el rápido el que se acerca que cuando es el lento, tampoco cuando uno de los dos entra retrógrado al aspecto. Si ha y recepciones, aspectos poco importante se tornan importantes,  ni en una casa que en otra,  las conjunciones si ocurren en signos distintos (se dice de este tipo de partiles que no es una conjunción verdadera) deben tomarse con mucho tiento, y en total Ptolomeo habla de 119 conjunciones que pueden darse, y eso que no toma en cuenta a los tansaturninos, pues estos que son invisibles a simple vista, no comenzaron a conocerse sino hasta poco más de dos siglos, así que hablaríamos de muchas más conjunciones.

"No olvides ninguna de las 119 conjunciones, pues en ellas está establecido el conocimiento de las cosas que en este mundo están sujetas a generación y a corrupción", dice Ptolomeo, en su Centiloquio.
Las conjunciones con el Sol, recordemos que pueden llamarse cazimis, combustas o bajo los rayos del Sol, y que en cuanto a lo combusto vale solamente cuando el rápido comienza a hacer el aspecto pero no cuando está saliendo. Bonatti va más allá y llama combustos a los 12 grados anteriores a la oposición de la Luna al Sol (Luna llena) y, curiosamente, Bonatti da la misma carga o significado a la Luna cuando está en conjunción, oposición, cuadratura  a Marte y Saturno, "Una o ambas infortunas,  Saturno, Marte sin estar en recepción", afirma.

Creo que tienes razón al señalar que la velocidad de los planetas debe ser tomada en cuenta para hablar de los orbes de los aspectos. También se debe tomar en cuenta que no todaos los aspectos son armonicos por ser  de este tipo ni inarmónicos por ser de la calidad así llamada. Nada es tan inarmónico como una partil Marte-Saturno (especialmente con uno de los dos exaltados y en mala casa) ni nada es mejor que la oposición entre estos, pues hablamos de que están en su máximo alejamiento.


 Me parece evidente que en la natal estos orbes deben ser tomados con cierta igualdad pues hablamos de una radical que no va a cambiar. En cuanto a los planetas en tránsito o para cartas horarias, creo que a Mercurio y a Venus se les puede dar un poco más de un grado como aspecto para entrar, pero no para salir. Lo que es muy importante anotar es que mientras para los planetas interiores y las luminarias es muy importante el signo, el grado, las dignidades y las debilidades, las ascensión recta y la declinación,  en los tres más lentos solamente debemos tomar en cuenta la casa en que aparecen, pues hablando de signos sabemos que van a estar muchos años ahí, además de que Plutón, con su órbita excéntrica, se queda poco en algunos signos y mucho en otros.

Una cualidad importante de los planetas, que poco se juzga, es si son orientales u occidentales. Por ejemplo, Saturno oriental es poco malo y Marte sólo cuando es occidental. También cuando los aspectos ocurren con dos planetas en "su propia cara" pues esto les da dignidad.

Es claro que cuando juzgas la carga de los planetas, con la aplicación de todas las dignidades esenciales y accidentales y las debilidades,  muy pocos aspectos se parecen a otros, por ejemplo, nos hablabas de una oposición de Saturno  al final de Libra y Júpiter al principio de Tauro.  Esta puede existir fácilmente en una natal, pero en una configuración universal se complica por el grado de orbe. Aún así, esta oposición nos muestra que Saturno dominará fuertemente sobre Júpiter, el juzgador será consumido por el deber ser. Saturno está en su signo de exaltación, en un término de Marte y Júpiter peregrino en término de Venus

La Luna, sus orbes y sus cualidades se deben juzgar aparte. Recordemos que Bonatti hace un apunte dentro de sus 146 consideraciones, nos habla (en la quinta consideración) de las 17 formas en las cuales la Luna puede estar afligida.

Firmicus Maternus reconoce distintos tipos de aspectos de partiles y algunas de ellas les da un gran valor, en especial al de Luna y Mercurio, los más rápidos, a los cuales asocia con el conocimiento y la verdad.

En su consideración LVI del Centiloquio, Ptoilomeo también hace una diferencia clara en cuanto a las cuadraturas:
"Cuando la Luna está en su primer cuadrante, a saber, después del que está separada de la conjunción del Sol, las humedades inflan a los cuerpos hasta el segundo; pero en los otros astros disminuyen", dice.

Von Klöcker nos advierte que cuando aspectos presentes en una natal se repiten en la configuración universal, debe darse la mayor importancia, pues hay un suceso que claramente modifica el destino del nativo.


Me parce claro que los aspectos en una carta deben ser tomados de mayor a menor. Aquellos aspectos con poco orbe serán dominantes en el tema, muy por arriba de los más abiertos, Por ejemplo, una cuadratura Marte-Saturno en una carta, a siete grados, no será más dominante que un trígono Mercurio-Venus que se encuentre a unos minutos del exacto.

En lo que concuerdo contigo es que un aspecto por sí solo no tiene relevancia en un tema, pues se debe juzgar dentro de la totalidad de la carta.

Un abrazo

Hola Efrain saludos para ti

Gracias por tan completa y útil aportación, que sin duda van muy en la línea de la discusión sobre si lo que estamos usando como aspectos es o no correcto. Lo de las líneas de colores con las que representamos los aspectos hoy en dia te lo aclaro mejor: Solemos leer en los textos que una conjunción tiene un orbe de 7 grados, que un sextil tiene 5 grados, que la cuadratura, el trígono y la oposición otros 7 grados. Ya deje en claro que otros autores asignan orbes un poco diferentes, lo hacen apostando mucho más por la cantidad antes que por la calidad. Así entonces una cuadratura, que se representa con una línea de color rojo, une a dos planetas cuya separación oscila entre los 83 y los 97 grados, siendo su punto culminante o más poderoso los 90 grados exactos. A esa línea roja que llamamos cuadratura es a la que le estamos asignando los 7 o más grados de orbe, y sin tener en cuenta cuales son los planetas que forman el mencionado aspecto, pues insisto que para muchos astrólogos parece ser lo mismo una cuadratura entre Venus y Marte a una entre la Luna y el Sol, pues a ambas cuadraturas se les asigna un orbe igual, de los 7 grados, siempre pasando por alto que el Sol es el más fuerte y determinante dentro de la carta. La verdad es que el orbe como tal lo determinan los mismos planetas que entran en conexión, no el nombre ni la forma como dibujemos esa conexión. Lo siguiente aclarar mejor las cosas: antiguamente al Sol se le asignaba un orbe máximo de 17 grados, es decir, esa era la distancia hasta la cual el Sol podía con sus potentes rayos influir en otros planetas. Ese orbe era válido para cualquier tipo de aspecto o conexión que formara el Sol, se llamara como se llamara el aspecto el orbe siempre seria el mismo, pues en ningún momento ese orbe estaba determinado por el nombre dado al aspecto. A Saturno, por citar, el orbe máximo que se le asignaba era de unos 12 grados, y esos 12 grados era el alcance máximo de Saturno para influir en su conexión con otros planetas, en ningún momento esa cantidad de grados variaba en función de si era una cuadratura, un trígono, sextil, etc., no, en ningún momento, esos 12 grados eran algo así como una constante: el poder del planeta para hacerse sentir e influir. Ahora bien, usaban aquellos astrólogos algo que fue nombrado como “la moitie” que puede ser entendido como aquel límite hasta donde llega el poder de influencia de un planeta dentro de un aspecto, y esa moitie era lo que permitía a los astrólogos saber de la integración de dos planetas, es decir, definir a ciencia cierta si dos planeta estaban o no en aspecto. Un ejemplo aclara lo anterior: un planeta A tiene un orbe de 10 grados, su moitie será la mitad de esos 10 grados, 5 en total; el planeta B tiene un orbe máximo de 8 grados, su moitie seria de 4 grados, así entonces cuando los dos planetas están exactamente a 9 grados de separación uno del otro (la suma de sus dos moities: 5 + 4 = 9) estarán en contacto por obre. Es orbe era igual así estos dos planetas estuvieran yendo hacia una conjunción, una cuadratura o cualquier otro aspecto. En si el nombre es lo que menos importa, lo que importa es si sus orbes se conectan entre sí o no. Hago la salvedad que los antiguos astrólogos y a partir de cosas como la moitie, establecieron conceptos que les permitían entender y definir con mayor precisión la existencia y la fuerza del aspecto como tal. Para ellos era bastante común conceptos como por ejemplo: refrenación, frustración, prohibición, colección y traslación de luz, etc., etc. La verdad es que sin nada de lo anterior nunca podemos considerar que en verdad estamos usando bien los aspectos, ni que decir que podamos apostar por algo que pueda ser constatado con la realidad ocurrida.    

Giovanni:

Según lo entendí, "La moite" es lo que Morín llama plático aunque delimitado a la mitad de los orbes. En la práctica tomo, en el caso de una natividad o de una carta fundacional, el orbe del planeta más importante para definir si hay o no aspecto válido. Con los tránsitos no se puede dar más de un grado de orbe sin caer en falsedades. En algún foro discutí con un conocido astrólogo español que detallaba una cauda de eventos a las cuadraturas Saturno- Plutón, pero daba orbes enormes y claro, con un planeta semilento y otro totalmente lento, los aspectos duraban el tiempo necesario para culparlos de cualquier cosa. Una demostración de otros aspectos con los valores frecuentemente otorgados a cada planeta, mostraba que el aspecto de orbe enorme no era ni con mucho el que influía. Creo que el orbe para estar platico es de cinco grados (5 + 5= 10)  mínimo en una natalidad, pero subrayaría que un aspecto plático es un aspecto al fin pero de menor importancia que uno cerrado y que lo platico solamente vale para conjunciones y oposiciones, quizá con menor distancia en cuadraturas y sextiles y hasta ahí.

Morín nos habla de orbes enormes y Lilly también da valores altos. Morín señala que hay una fortaleza intrínseca y extrínseca :

"Y ya que las fuerzas intrínsecas o extrínsecas de los astros deben ser determinadas y contabilizadas en grados o medida de algún tipo, por eso aquí diremos que el Sol tiene por sí mismo 18 grados de fortaleza intrínseca; la Luna, 12; Saturno, 7; Júpiter, 8; Marte, 6.30; Venus, 13; Mercurio, 8; las estrellas fijas de primera magnitud, 6; las de segunda, 5; las de tercera, 4; las de cuarta, 3; las de quinta 2; las de sexta, 1, siguiendo los semidiámetros de orbe de cada planeta individual", dice Morín.

Ptolomeo nos da:  Sol 17° , Luna de 12° 30’, Saturno siendo de 10°,  Júpiter 12°, Marte 7° 30’,  Venus de 8°, Mercurio de 7° 30’

En mi práctica tomo orbe un tanto más reducidos y de solamente la mitad para salir, es decir: Al planeta más rápido le doy el orbe completo para entrar al aspecto y la mitad para salir, por ejemplo Sol 00Ar00 conjunción Marte 12Ar00, pero la conjuncion se rompería  cuando el Sol esté en 23 Ar00 y Marte por ahí del 17Ar00. Esto porque el Sol camina casi un grado por día y Marte 0.4 grados y por lo tanto van a tardar casi seis días para romper el exacto. Si fuera tránsito este aspecto duraría con fortaleza instrínseca pco más de dós días. Ahora bien, el aspecto entra, produce su energía, pero el efecto puede verse grados después de que ocurrió el exacto o quizá uno antes.

Un hecho que afecta a la comunidad astrológica es la falta de conocimientos básicos que muestran muchos supuestos astrólogos. Una persona que solía dar clases de Kabalah se burlaba de los que estudiaban astrología preguntándoles si la Luna Nueva lucía hermosa, y no faltaba quien le dijera que sí. Otro astrólogo cuenta que una vez en una excursión a una zona desértica junto con unj grupo en el que había un astrónomo, se pusieron por la noche a ubicar planetas y constelaciones a simple vista, una de las estudiantes "identificó"  a Urano y Plutón ante el asombro de todos. Esto pasa y llega a los orbes, no falta quien califique una carta ya no por algunos de varios aspectos sino por la simple posición que guarda uno de los transaturninos en el tema. De eso a las rayas, prefiero las rayas.

Un abrazo

No me equivoco en absoluto, algunos hacen la astrología mas difícil de lo que es en realidad. Te llenan la cabeza de datos y  la práctica se hace super dificil por tantas cosas que hay que tener en cuenta.

Algun dia os contaré todo lo que significa un aspecto como el de la oposición, pero me aburre escribir 3 páginas. Me quedo con lo sustancial.

Hola Efrain saludos

Sencillo hermano, un aspecto platico es un aspecto que no es partil, y partil es el aspecto que estan dentro de un grado de orbe como maximo. Frawley cuestiona el valor de los aspectos partiles en la medida que no basta solo con estar dentro del grado de orbe si al final el aspecto no se perfecciona, pues la perfeccion es la indicacion de que lo anunciado en la carta se cumple. Por ejemplo: Venus en 21º01' de Tauro esta en trigono partil con Marte ubicado en 21º59' de Capricornio, mas si Venus no consigue perfeccionar el aspecto, el mismo seguira influyendo pero sin dar los resultados prometidos. Efrain desde luego que la exposicion inicial que realizo es sobre los aspectos dentro de la carta natal, tal cual se muestran al momento del nacimiento, desde luego que ya hablando de progesiones y transitos, por citar dos casos, el valor de los aspectos, en lo tocante a su orbe, es totalmene diferente, todo cambia, mas lo que no cambia es la necesidad de que los aspectos se verifiquen desde los signos correctos, de tal suerte que no podemos aceptar la existencia de un aspecto en transito por fuera de los signos correspondientes. Por ejemplo: Natalmente Venus esta en los 1 grados de Sagitario, y Saturno transita los 29 grados de Cancer. Independiente del orbe que se quiera o pueda usar no se puede validar el supuesto trigono, por la sencilla razon de que nada en comun les asiste a los signo de Cancer y Sagitario, nada es comun entre ellos. En si Efrain el valor de un aspecto va a depender de la posibilidad de que el mismo se concrete, pues de no existir lo anterior todo se queda como una influencia y no como una realidad. No es lo mismo decir que Venus esta en cuadratura con Saturno, si el primero de los dos tiene un grado mas alto que el segundo, pues entonces el aspecto nunca llega a su perfeccion. Lo anterior se representa asi: Venus en 8 de Aries y Saturno en 11 de Capricornio, es una cuadratura que necesariamente se debe verificar en alguno momento del tiempo, pero si por el contrario Venus se ubica en 15 de Aries y Saturno en 13 de Capricornio ya las cosas son contrarias al primer caso y su efecto no puede ser constatado como hechos ciertos en el tiempo por llegar.

Por ejemplo, hoy en día es común que se valide como conjunción lo siguiente: Venus en los 29 grados de Leo y Saturno en 1 grado de Virgo. Lo anterior no es válido, no es un aspecto y debe ser revisado en aras de regresar a una astrología más precisa y menos espectacular.

Justamente este ejemplo que das es una "aplicaciòn" que en el listado de configuraciones canònico tradicional (Pablo de Alejandrìa, Porfirio, Retorio, Zahel etc) se destaca y figura explicitamente como una situaciòn que hay que considerar con especial atenciòn. La aplicaciòn dentro de 3 grados (kollesis = adherencia) es decir el planeta màs ràpido yendo hacia el màs lento, en tres  grados/"partes" "partil" fuera de signo inclusive, es totalmente significativa. Los àrabes lo llaman "ittisal" y expresa comunicaciòn o transmisiòn de informaciòn, costura. Si la distancia fuera mayor (e.g Venus a 25 grados de Leo) dependiendo del contexto, estimo que le estarìa afectando accidentalmente en las determinaciones planetarias de Saturno (por ejemplo si el ùltimo fuera el "Almuten del alma" estariamos hablando de una "complexiòn" humoral-temperamental Venus-Saturno) Asi se usò en el renacimiento.

La ùltima separaciòn que hace la Luna (con un movimiento promedio de 13 grados por dìa) es lo que se conoce como "efluvio" o "defluxio" y es de tremenda importancia en la delineaciòn natal y otro tanto en la astrologìa horaria.

Estrictamente hablando una aplicaciòn - corporal - no es un "aspecto" (tèrmino que hace referencia al sentido de la vista, la mirada que supone el distanciamiento entre los tèrminos de la relaciòn y que se anula en el "aspecto" de conjunciòn corporal-partil) pero eso no quiere decir que no signifique; el contexto en que se trata cada cosa siempre queda latente, 2 planetas en un mismo signo tampoco se aspectan pero esta situaciòn es absolutamente significativa (co-presencia, co-habitaciòn, ser-con). La tradiciòn helenistica habla de otras metàforas sensoriales que no fueron tan explotadas. Los planetas se "aspectan" en principio porque se asumen como seres inteligentes. Los lotes o partes mal llamados "aràbigos" por el contrario, o los àngulos de un tema, no aspectan sinò que son observados (o no) estan caìdos en la tierra. De ahi la idea antigua tan importante de que un domicilio/signo sea aspectado por su dispositor para ser efectivo en los significados (por lo menos preliminarmente).

Es màs, se destacan que los signos desconectados pero complementarios por la distancia respecto de los solsticios y los equinoxios, se "aspectan" al punto que hay ejemplos de Saturno en Capricornio valiendo como dador de años para un Afeta-Hyleg en Gèminis (antiscios) y se menciona que los planetas en domicilios de un mismo planeta tampoco estàn desconectados (Tauro-Libra, Escorpio-Aries etc) En otro contexto planetas en tèrminos de un mismo planeta tampoco estàn desconectados.

El aspecto plàtico por definiciòn (amplio, generoso etc) en principio es el de "signo completo" por lado de polìgono regular que se establece en un momento y lugar en que no habìa nùmerales (habìa partes, "Moiras" - que habla del destino de la "repartija que a uno le toca") como los damos por supuestos nosotros, pero para esta situaciòn se habla primeramente de "atestiguar" o "testimonio". El que "testifica" es un planeta sobre algùn asunto/planeta en relaciòn a la vida del nativo, si hay "testimonio" por signo, los planetas en tal signo dicen algo de tal planeta/asunto en tal otro. Màs tarde hablamos de aspecto (cuando se estàn mentando las aplicaciones) sin que quede del todo claro de que se trata y encima mezclandolo con nociones fìsicas dificiles de harmonizar y mucho menos de demostrar empìricamente màs alla de lo inmediato de manera consistente.

En cuanto a la doctrina de los orbes (es decir luz, nimbo) es de origen persa-àrabe, luego asimilada en Europa, la palabra que usaron para introducir esta idea era "jirm" que significa cuerpo o "masa" dando las cifras que ya se mencionaron desde Abu Mashar y Al Qabisi. Esto es sugestivo porque indica un criterio extraño (probablemente el tamaño aparente) a lo que supone hablar de luminosidad (ni que hablar de condiciones atmosfèricas de observaciòn que quedan totalmente anuladas) a la hora de definir estos nùmeros que hasta Morìn mismo da a entender que no responden a magnitudes de fuerzas ni nada parecido.

En el fondo creo que si no se reconoce y se acepta que los griegos, que acuñaron todo esto, eran esencialmente hylozoistas-animistas (lo que de algùna manera parece confirmarse, salvando las distancias obvias, con los problemas planteados por la fisica cùantica moderna es decir que las particulas mantienen relaciones no-locales y hasta "inteligentes" - lo que sea que esto signifique -) es muy dificil de encontrarle un sentido satisfactorio a las relaciones planetarias que plantearon. Ptolomeo inclusive.

De todo lo que comentas Zij me quedo con tu última frase:

si no se reconoce y se acepta que los griegos, que acuñaron todo esto, eran esencialmente hylozoistas-animistas, es muy dificil de encontrarle un sentido satisfactorio a las relaciones planetarias que plantearon. Ptolomeo inclusive.

 

Pues te doy la razón....A efectos prácticos, algunos astrólogos no aceptan la conjunción o el sextil como un aspecto mayor, otros si. El quincucio no me parece en absoluto un aspecto menor, sobre todo en la interpretación.

Y en cuanto a los orbes cada maestrillo tiene su librillo..... yo soy bastante generoso con ellos....

Estos griegos fueron muy listos para algunas cosas pero en otras me tienen un poco decepcionado... Para su época es verdad que estaban muy avanzados pero eso no les perdona muchas tonterias que dijeron.

Hola Zij saludos

Muy agradecido con tu participacion, y desde luego que muy a gusto con lo que has publicado, pues de eso se trata todo este asunto, de aportar ideas, conceptos y comentarios en aras de poder despejar mejor el camino que nos conduzca a una astrologia que pueda ser usada de manera uniforme, y uniforme no solo por el capricho de unos u otros, sino por la confiabilidad de los resultados obtenidos. Voy a retomar puntualmente tu primer parrafo, donde nos dices: "Justamente este ejemplo que das es una "aplicaciòn" que en el listado de configuraciones canònico tradicional (Pablo de Alejandrìa, Porfirio, Retorio, Zahel etc) se destaca y figura explicitamente como una situaciòn que hay que considerar con especial atenciòn. La aplicaciòn dentro de 3 grados (kollesis = adherencia) es decir el planeta màs ràpido yendo hacia el màs lento, en tres  grados/"partes" "partil" fuera de signo inclusive, es totalmente significativa."

   Digo yo: casi que doy por hecho que lo que comentas hace parte mas de la astrologia horaria que de la astrologica de cartas natales, pues en la horaria si se considera muy importante que un planeta al final de un signo este buscando conexion con otro planeta ubicado al comienzo del siguiente signo. Lo anterior, insisto, solo lo he visto validado en astrologia horaria y no en ninguna de las otras modalidades. Incluso en el texto de horaria de Frawley, se puede leer que si el aspecto entre dos planetas se alcanza en los primeros tres grados del siguiente signo, y tres grados como maximo, las cosas por las que se preguntan se daran pero tras un cambio importante de las condiciones. Zij, me parece que hay que tener cuidado con la expresion "aplicacion" pues en si el termino como tal no es igual al termino aspecto, en si te dire que toda aplicacion ni es un aspecto ni necesariamente garantiza que el aspecto pretendido pueda al final se perfeccionado. Por ejemplo, yo puedo aplicar para un empleo, pero otra muy diferente que al final lo pueda obtener, el obtenerlo depende de otros factores, muchos de los cuales no van a depender de mi, y no solo del hecho de que yo quiera ese empleo y me presente a la entrevista. En fin, me gusta tu aporte y lo valoro porque siento que nos invita a revisar mas y mas este tema en aras de poder concluir correctamente.

Saludos

Giovanny

Digo yo: casi que doy por hecho que lo que comentas hace parte mas de la astrologia horaria que de la astrologica de cartas natales, pues en la horaria si se considera muy importante que un planeta al final de un signo este buscando conexion con otro planeta ubicado al comienzo del siguiente signo. Lo anterior, insisto, solo lo he visto validado en astrologia horaria y no en ninguna de las otras modalidades.

La verdad que no, como te comentaba antes, esto existe (en diferentes versiones liguisticas) como canon desde los comentadores vizantinos de Ptolomeo e incluso antes.

Incluso en el texto de horaria de Frawley, se puede leer que si el aspecto entre dos planetas se alcanza en los primeros tres grados del siguiente signo, y tres grados como maximo, las cosas por las que se preguntan se daran pero tras un cambio importante de las condiciones. Zij, me parece que hay que tener cuidado con la expresion "aplicacion" pues en si el termino como tal no es igual al termino aspecto, en si te dire que toda aplicacion ni es un aspecto ni necesariamente garantiza que el aspecto pretendido pueda al final se perfeccionado. Por ejemplo, yo puedo aplicar para un empleo, pero otra muy diferente que al final lo pueda obtener, el obtenerlo depende de otros factores, muchos de los cuales no van a depender de mi, y no solo del hecho de que yo quiera ese empleo y me presente a la entrevista. En fin, me gusta tu aporte y lo valoro porque siento que nos invita a revisar mas y mas este tema en aras de poder concluir correctamente.

Yo creo que esta impresiòn "excluyente" parte de que esencialmente en la astrologìa horaria se adapta  la interpretaciòn a un lapso de tiempo reducido una inquietud màs o menos inmediata y circunscripta, los planetas  significan en general "tipos" no detalles  (partamos de la base que el cielo siempre es una configuraciòn universal) suponer lo contrario es el reflejo de enfocarse en esta clase de asuntos que exigen y facilitan el intercambio abierto de detalles (facilitando la ilusiòn de que se està viendo la realidad total cuando es una interpretaciòn adaptativa bastante complicada en el fondo) y desconocer los supuestos teòricos, el planeta actùa sobre los elementos - de los que estàn compuestos los seres terrestres - que son caòticos, impredecibles. Pero los compiladores àrabes tempranos como Mashallah, Zahel y Al Kindi (que son las fuentes de W.Lilly del que Frawley es totalmente dependiente) reseñan las configuraciones sistemàticamente en los tratados generales, casi como introducciòn, lo mismo sucede con Guido Bonatti, valiendo como tales para TODOS los tipos de astrologìa (natal, universal, eleccional, horaria, de elecciones).

Las configuraciones describen el "proceso"  en que los planetas se interrelacionan a sus efectos en todos los niveles "de tiempo", la astrologìa horaria es un caso particular de estos niveles (y por lo que se sabe hoy nace de la astrologìa de elecciones como una adaptaciòn, un poco como necesidad de adaptarse al "mercado" donde nadie sabe a que hora naciò)

Saludos

RSS

© 2017   Creado por Roberto.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio