mantener a Astrologos del Mundo cuesta tiempo y dinero , si quieres colaborar te lo agradecemos Gracias de antemano!!!!!!

 

A mediados de Febrero del año 84, concretamente el día 12, hace ahora 28 años, Bruce McCandless fue el  hombre que realizó el primer vuelo libre en el espacio exterior…, sin ataduras. El Sol y Mercurio estaban en el signo tropical de Acuario y Júpiter y Neptuno recién acababan de agregarse a Capricornio. Nada…y posiblemente nadie…, fue lo mismo a partir de ahí. Por un instante mágico, pareció confabularse el axioma “como arriba así es abajo…” en un suspiro cósmico de comunión con lo trascendental. Ya no había un “arriba”, ya no había un “abajo”, ya no había elementos sobre los que seguir justificando la dualidad.  Se “rompía” el cordón umbilical que inexorablemente, hasta la fecha, nos “ligaba” a aquella de la que proveníamos. La Conjunción celeste entre el Sol, la Luna, Mercurio y Urano en el signo tropical de Aries con la que empezamos la lunación,acompañados en su esplendoroso viaje estelar con la entrada ahora de Neptuno en Piscis, parecen entonar un aria de celebración cósmica ante la posibilidad y la envergadura que refleja dicho acontecimiento. Cada uno de nosotros es ahora y asume el papel de Bruce. Todos y cada uno de nosotros llevamos, como astronautas, un traje incómodo, pesado y frágil con el que hemos sobrevivido a ese “espacio exterior”, en el que nos vimos obligados a desarrollarnos. Todos y cada uno de nosotros nos relacionamos a través de ese traje. Nos “tocamos” y “besamos” con él. Intentamos abrazarnos…en un vano esfuerzo de penetrar, a través del otro, cuanto menos en el recuerdo vago de lo que prevalece en lo más íntimo como lo único, lo verdadero, lo esencial. Todos y cada uno podemos ahora realizar su hazaña, porque es la nuestra. Todos podemos, como él… sonreír ante la dicha sublime de sentirte abrazado por el espacio infinito del que somos parte. Solo se requiere, igual que Bruce…, tener la valentía de lanzarse a su encuentro. Y el traje… el traje no es el impedimento, sino la herramienta, el vehículo que nos permite “disfrutar” de él. Pero… somos tantos los que, confundidos o fascinados con el traje…, nos olvidamos del propósito del viaje… Ahora es – cuando no – momento de abrir las compuertas y mirar al vacío. Al vacío de una existencia para muchos mediocre, porque la fundamentan en el engaño de mantenerse fieles a ese traje con el que se han identificado, hasta olvidarse que él, en sí mismo, es sólo el vehículo, la herramienta para poder, a través de él, adentrarse en la aventura fascinante que propone el reencuentro. Todos somos Bruce… Feliz, muy feliz viaje…, estrellas.                          Eliseo Gallardo Gómez (Astro/anamnólogo) eliseo@astroanamnesis.es www.astroanamnesis.es

Visitas: 143

Responde a esto

© 2019   Creado por Roberto.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio