mantener a Astrologos del Mundo cuesta tiempo y dinero , si quieres colaborar te lo agradecemos Gracias de antemano!!!!!!

Al niño-Cristo vienen a visitarlo "tres reyes magos", un rey negro venido del sur, un rey mago amarillo venido del oriente y un rey mago blanco venido del norte, que representan no solamente las tres razas por las cuales hemos pasado todos: la negra o Lenur, la amarilla o Atlante y la blanca o aria, a la cual pertenecemos la mayoría de la humanidad actualmente, aunque tengamos tantas mezclas de sangre, y las cuales le rinden culto a la sexta raza-raíz que surgirá dentro de algunos siglos, la raza del Cristo, una raza mucho más espiritual.

Los tres reyes magos también representan en nosotros los poderes del Padre (rey blanco); consciencia, del Hijo (rey amarillo); sensibilidad, amor y del Espíritu Santo (rey negro); actividad, imaginación.

Elrey negro le trae al Niño-Cristo la mirra que es una sustancia que se utilizaba en la antigüedad para ungir los cuerpos, pero también para momificar los cadáveres y que éstos no se corrompieran. "Mientras tenemos buena cantidad de mirra" que no ha sido gastada en los desvaríos eróticos, nuestro cuerpo se mantiene preservado (relativamente joven), pero cuando la mirra se ha agotado nuetro cuerpo se corrompe, se desgasta, se pone ajado y fallece.

El rey amarillo, le trae incienso, un elemento de adoración que tiene la característica de elevarse en una columna única; es lo que llaman los Rosa-Cruces la sublimación, la elevación de las energías inferiores conviertiéndolas en fuerza moral y espiritual.

El rey blanco trae oro, símbolo de la conciencia; es la luz del espíritu que dirige nuestra vida para evitar que sigamos cometiendo yerros, para evitar que sigamos perdiendo el tiempo lastimosamente sin hacer lo que realmente es importante en la vida; prepararnos , luchar, trabajar, mejorar nuestra propia dignidad interna, educir carácter, educir voluntad. Pero es mucho más: es estudiar, aprender, capacitarnos, educir consciencia, educir sabiduría, inteligencia, comprensión, amor y acción fecunda. 

Preparémonos, hagamos algo por nosotros mismos y capacitémonos para que el día de mañana cuando seamos prognitores podamos a su vez mostrarle ese luminoso camino a nuestros hijos y a la juventud, para que ellos no lleven el sendero equvocado, inconsciente, irresponsable, vanal, que  hemos llevado muchos a lo largo de la juventud y edad adulta. 

Tomado de Simbolos de la Navidad, por el Dr. Iván Darío Quintero de la Pava

 

 

Visitas: 454

Archivos adjuntos

© 2019   Creado por Roberto.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio