mantener a Astrologos del Mundo cuesta tiempo y dinero , si quieres colaborar te lo agradecemos Gracias de antemano!!!!!!

Karma & Astrología


El karma llego antes que la misma palabra a occidente. Es una palabra que arribó procedente de la milenaria cultura de oriente en barcos y en aviones después de la segunda guerra mundial (cuando la humanidad se cansó de ahogar en sangre la madre gaia, a cambio de crear imperios económicos y políticos). Los mayores promotores de la palabra fueron los gurúes hindúes. Aunque los más incisivos buscadores de la época inicios de la posguerra ya conocían sobre el término de karma, cuando en su sed de conocimiento hallaron los pioneros escritos (SIGLOS IXX y XX) sobre el tema en occidente de Helena Blavatsky más conocida como Madame Blavatsky, y además Violet Mary Firth Evans mejor conocida como Dione Fortune, que en mi concepto cumplieron con la misión pionera de abrir las puertas del conocimiento trascendente a los occidentales, para esta nueva era de apertura y despertar espiritual que estamos iniciando. Luego lentamente la palabra se popularizó con mayor énfasis en la época de los 80s cuando Plutón ingreso después de dos siglos y medio en su domicilio Scorpio… muchas asociaciones de metafísica, contribuyeron a simplificar y hacer más digerible los conceptos. Hoy es una palabra que todos los occidentales han escuchado o pronunciado y hasta cantado, más allá de que si creen o no en su significado.

Adjunto al pie de blog, un recuadro con una información recopilada en wikipedia, que asoma una breve idea de cómo ya se popularizó la palabra y está presente en el leguaje artístico y popular.


Sí, en efecto se popularizó la palabra, pero la inmensa mayoría de los millones de seres humanos que hoy la pronuncian o escuchan ignoran su real significación. Sobre ese significado es a lo que me referiré en estas líneas que os comparto. Las cuales nace de: Mi experiencia clínica en principio, y recopilando lo que desde mi niñez crecí escuchando y lo que he leído de múltiples autores sobre el tema. Procuro aquí describir su relación con algo que nos interesa a todos en este foro y es la del karma con nuestra amada Astrología. Pero desde luego la primera parte nos ocupará necesariamente en clarificar en la medida de lo posible el concepto y significación en su holismo esotérico. Y lo que si aclaro es que he tratado de ser lo más objetivo posible manteniéndome al margen de conceptos religiosos que están mas fundamentados en dogmas y creencias… que disputan fieramente entre una y otra tratando de imponer su lucrativa ideología al otro. En este blog todo
es cuestionable y objetable… pues no pretendo sentar la última palabra al respecto.


Exotéricamente el significado que más se ha popularizado es el de castigo, frustración, escarmiento. Se da a entender incluso, occidentalizando el concepto que es una especie de cruz muy pesada que alguien impone aleatoriamente, y que a cada cual le corresponde sobrellevar y sufrir como un agobiante castigo. En este orden de ideas no veo muy lejana la creencia popular a su significado, porque siendo objetivos karma sí, en uno de sus efectos es una dificultad que atraviesa una persona en cualquier campo de su vida. Pero no es lo único en su significado. Y plantearé además quien es ese “alguien” quien impone el karma.


“Tal como es arriba es abajo” decreta una de las leyes que rigen la vida en este universo, también conocida como de correspondencia. Y en este planeta todo lo que acontece es igual…. En ese sentido la sociedad humana aquí abajo ha creado sus leyes para mantener el equilibrio en la convivencia entre la gente. Por ejemplo: leyes sobre el homicidio. Si se asesina a un ser humano, hay que pagar una condena. Luego los entes de justicia juzgan el grado de alevosía como se cometió aquel delito… por ejemplo: si fue en defensa propia, si fue premeditado, si fue en un golpe de extravío siquiátrico, etc. De acuerdo a ello se otorga la condena. Estas leyes han ido madurando y mejorando con el correr de los siglos y aunque aun no sean perfectas, sirven desde luego para advertir a la gente de los riesgos en materia de correctivo, sanción, escarmiento y condena que correría en el evento de violarlas.


Arriba es igual. Pero ese “arriba” esta también aquí abajo. Dios contrario a lo que se enseñó por siglos, mora en el corazón de la gente… aquí abajo, hoy ya muchos lo están vivenciando. Arriba es la energía que mueve vuestro cuerpo y el mío. Arriba es la energía que da vida a este planeta y lo que en el habita. Y todo a lo que llamamos energía es arriba. Porque la energía por ser etérica está por encima de la densidad física. Pero arriba es el todo. Como un océano es este universo. Pero somos parte de él. Somos las diminutas gotas que lo componen. Así pues estamos de modo sustancial, conectados a nuestra oceánica esencia.


En ejemplos más comunes, tenemos como las enfermedades empiezan arriba… en la energía. Si alguien maneja una continua ansiedad de la misma manera se afectará su cuerpo… y lo padecerá en su estomago físico. Si se enferma de irritabilidad (energía de Marte mal usada) sus arterias cerebro-vasculares (cabeza) se infartaran, colapsaran sin remedio. Como si alguien se enferma de resentimiento (sentir de modo obsesivo en el presente, el inexistente pasado amargo una y otra vez), estancando sus emociones (agua putrefacta), pues es apenas obvio que esa sea la alarma que manifiesta su cuerpo… este se descompone por fuera del poder del individuo… patología o alarma corporal a la que se le suele llamar Cáncer.


El karma es energía que está por encima de lo físico. Y es el resultado del uso que se le dé a la luz que Dios nos regala todos los días. Tal como se usa la energía así es lo que resulta. Es una perpetua siembra. De acuerdo a como se siembre así será la cosecha. Si la siembra se cultiva con amor, recogerás eso… amor. Si la siembra se cultiva en paz y convivencia… eso será lo que cosecharas. Pero si se siembra agresividad… por más que esta esté justificada, ese será el resultado a recoger.


Todo lo que se hace en cada segundo y microsegundo de la vida… es sembrar. Cada acto tiene un resultado. Pero su resultado se llama: karma. En ese sentido no siempre el karma es malo, como popular o exotéricamente se tiende a creer. En este contexto karma es igual a cosecha, es decir el fruto de lo que se siembra… o el resultado de aquello que se sembró.


Cabe aquí anotar algo de especial importancia siguiendo la analogía de la siembra. Nótese que toda acción tiene una multiplicación como resultado. Los seres humanos somos creativos por naturaleza. Por tanto somos multiplicadores. Cada acto que se realiza se expande. Así si se siembra una diminuta semilla, de ahí crecerá un árbol con múltiples ramas y con cientos de frutos. Creo que se entiende el concepto… es decir una por múltiples y una por cientos. Esto quiere decir que cada acto que se realiza en la vida, produce múltiples consecuencias y no solo una como se ha pretendido hacer creer. Esto del karma es más serio de lo que se pueda imaginar. No es como dicen un boomerang que se tira y se devuelva y ya listo… si fuera así de fácil… pues sería más sencillo atraparlo de nuevo. El karma es como un boomerang que se lanza, pero imagina que cuando se va a devolver no regresa solo uno…. Sino cientos de ellos. Y como os imaginaras no hay como esconderse de sus múltiples golpes o efectos a cambio de esa única acción.


Pero esto nos da la paz de aclarar otro error de pensar que Dios es un castigador. Que Dios anda con rejo en mano de tras de cada uno para darle los más severos fuetazos, con gran furia y enojo ante el primer error cometido. Esto es de plano falso. Esto nació más del clericato y de las religiones que son uno de los más lucrativos negocios de la historia de la humanidad, entonces para mantener atrapados mental y emocionalmente a sus clientes (feligreses) les encadenaron sus mentes con historias de temor, terror y miedo, acerca de Dios Padre. A la sazón a Él se le atribuyen de modo calumnioso toda suerte de castigos y culpas, así como se ejecutan y se han generado las más cruentas y radicales guerras en la historia pasada y
presente de la humanidad.


Dios es todo amor. Dios otorgó libre albedrío. Sus leyes también son amor, ellas procesan y guían a los humanos y les devuelve multiplicadas sus obras. Y demuestra su infinito amor por nosotros, nutriéndonos de modo perpetuo con su radiante y luminosa energía. Entonces el “problema” o la dificultad del asunto está en el desconocimiento de lo que somos y desconocer el poder que tenemos en nuestra mente, corazón y en nuestras manos. Porque tenéis la libertad de el cómo quieres elegir usar la energía. Las consecuencias que ahora se padecen, alguna vez nosotros mismos las hemos generado… y el futuro de cada quien dependerá certeramente de cómo hoy aquí y ahora, use su energía. Así la “suerte buena o mala” es resultado de lo que en algún momento se ha sembrado. El azar… no existe. La balota acertada es otro fruto que cae precisa en la energía que le corresponde… es decir en quien alguna vez la sembró.




Así pues el karma son las múltiples consecuencias, como resultado de un solo acto. Si se realizan muchos actos donde se manejan mal las energías, ya es de imaginar los miles de actos que podréis sufrir a consecuencia de ello.


Karma significa acción. Se enseña que etimológicamente es un sustantivo de raíz sanscrita: Karmán según Unādi Sūtra 4.144. Su raíz la tiene del Kri = “hacer”. Y aunque religiosamente existen marcadas diferencias en el significado de la palabra. De todas las religiones se extracta el sentido de que es una ley cósmica. La ley de causa y efecto.


Esta otra ley de vida es también conocida como ley de consecuencia o ley de causa y efecto. El espíritu de esta ley es el mismo relacionado con el karma. Es la retribución de lo que se siembra y lo que hoy vivimos “bueno o malo” es la perfecta compensación, ni más ni menos de lo que una vez hemos sembrado. Es la medida con la que una vez se midió. A diferencia de las leyes humanas que están en vías de perfección a consecuencia del aprendizaje y la experimentación ensayo y error. Las leyes espirituales son perfectas. Además estas son de plano infalibles y certeras. El acto que se realiza da frutos y se tendrá que comerlos se quiera o no, sea que estos se hayan sembrado amargos a dulces. Sea que se siembre con odio o con amor… tarde o temprano se saboreara el jugo de tus frutos sembrados por si mismo. Estos frutos acompañan a donde quiera que se vaya. No existe un lugar en el planeta o en el universo entero donde exista un escondite o refugio
donde se pueda evadir el consumo de la propia cosecha… o la consecuencia de los actos cometidos. Y citando de nuevo a Jesús Maestro: “no se cae una sola hoja de un árbol, sin la voluntad del Padre”. La voluntad del Padre está escrita y estas son sus leyes perfectas. Esto no se aleja en nada a lo que hace poco descubrieron científicamente: la ley física, a toda acción le sigue una reacción.


Entonces hoy tenéis unas responsabilidades que cumplir. Estas no son endosables. No se las puede transferir a otros. Son vuestras propias creaciones. Nadie puede hacer vuestra tarea. Evadir es igual que hacerlo mas difícil. Hasta los actos triviales traen unas consecuencias, que como ya dije más allá de que afectan a sí mismo, puede afectar a muchos.


Imaginad la envidia. Esa es una energía que una vez fue brillante y se opacó. Es una luz brillante que llega de arriba, con el objetivo que la persona la pueda usar para construir su vida y su bienestar. Pero como la persona desconoce su gran potencial propio, porque en su interior cada quien tiene unas cualidades magníficas que puede usar, así la persona malogra su energía. Esta ignorancia o inconsciencia del propio poder, empuja hacia la envidia. Porque la persona siente una fuerte inseguridad, y tiende a fabricar pensamientos absurdos como: “esa persona es más de “buenas” que yo” o “yo quiero que me pase lo mismo que aquel o como aquella” o “yo quiero que me vaya mejor que le va a ese”. La luz llego de arriba como llega todos los días a todos por igual. Pero aquella persona la trasformó en envidia. En vez de canalizarla en transformar su propia vida. Y lo peor es que la envidia en la medida que se siente, enreda más y más a la persona, y la aleja mucho más de sí misma. Y tiene su propio karma.


Para entender donde se genera el karma, se hace necesario conocer otra de las leyes naturales del universo. La ley del mentalismo. No es ningún secreto. Y citando de nuevo: “sed vigilantes porque la muerte llega como ladrón en la noche” lo que más hay que “vigilar” o cuidar son los pensamientos. Ahí en la forma de pensar se genera el karma. Los pensamientos tarde o temprano se convierten en realidad. Al ser hijos de Dios somos co-creadores de formas en este planeta y universo físico. Así nuestro futuro lo creamos nosotros mismos… ¿quieres saber cómo será ese futuro? Analiza como piensas… así será tu futuro. Por esto es importante ocuparse en llenar los pensamientos con sabiduría. La mente carente de sabiduría ocasiona pensamientos insensatos, palabras insensatas y por tanto, emociones insensatas y actos insensatos. Los pensamientos son actos. Recordad lo que se dice popularmente… “somos arquitectos de nuestro propio destino”. Os comparto una cita de los vedas (- Brihadaranyaka Upanishad IV.4.5.):


“Tú eres lo que es el profundo deseo que te impulsa.


Tal como es tu deseo es tu voluntad.


Tal como es tu voluntad son tus actos.


Tal como son tus actos es tu destino.”


Entonces mientras publico la segunda parte de este blog puedes mirar ahora vuestra carta natal y reflexionar… sobre todas las aspectaciones fáciles y difíciles, sobre los emplazamientos armónicos e inarmónicos, así como todas las situaciones alegres y criticas de vuestra vida. Todo sin excepción es karma. Aquel momento en que has nacido, lo elegiste previamente con vuestros deseos, pensamientos y actos. ¿Papa o mama dulces o… quemantemente fríos como un glacial? ¿Un hermano odioso, o tierno? ¿Ruina o prosperidad financiera? ¿El cuerpo está saludable, o perdiste control sobre él y no te obedece anda enfermo? Os prometí antes contarte quien fue quien impuso ese karma positivo y negativo ¿lo queréis saber todavía? He aquí os lo repito: Con actos pretéritos, elegiste la presente realidad de vuestra vida.


En las próximas continuaciones compartiré luces de cómo transformar ese karma.


Este blog continuará…


Namasté!!!


  • En la serie estadounidense My name is Earl (2005), el karma es el eje central de la historia.
    Cuenta los cambios en la vida de un delincuente de poca monta cuando
    empieza a creer en el karma tras ver un programa de televisión. Decide
    crear una lista de malas acciones que cometió para enmendar sus delitos
    pasados y que así la vida le vaya mejor.
  • El cantante español Krazé Negrozé hace mención al karma («Siempre encuentro guerra cuando busco el karma») en la canción Aquí fuera,
    del disco 995 II.
  • El cantante turco, Tarkan, lanzó un álbum titulado Karma en el año 2001, con doce sencillos.
  • El saxofonista Pharoah Sanders tiene un disco titulado Karma (lanzado en 1969 por el sello Impulse!).
  • Negative, banda de glam rock de los Países Escandinavos, tituló su último disco como Karma Killer (‘asesino del karma’).
  • John Lennon tiene una canción titulada Instant Karma, de la cual el grupo irlandés U2 hizo un cover. También, en su canción Mind Games,
    dice: «millones de guerrillas mentales poniendo el poder de su alma en
    la rueda kármica» “millions of mind guerrillas putting their soul power
    to the karmic wheel”.
  • Boy George tiene una canción llamada Karma Chamaleon (‘camaleón del karma’).
    • En su canción Bow Down, Mr.!, dice: «Si no tomas el voto, puedes comer la vaca sagrada, pero también tomas el karma...».[5]
  • La banda británica Radiohead lanzó una canción y a la vez sencillo llamada Karma
    Police
    (‘policía del karma’, en español) de su tercer disco OK
    Computer
    en 1997.
  • El músico argentino de rock Charly García (1951) tiene una canción llamada El karma de vivir en el Sur.
  • Se menciona la palabra karma en el estribillo de la canción Affirmation, del grupo australiano Savage
    Garden
    .
  • El quinto disco de estudio del grupo Kamelot se llama Karma.
  • La penúltima canción del disco My Arms, Your Hearse del grupo Opeth se llama Karma.
  • El rapero Lloyd Banks tiene una canción llamado Karma en su disco The Hunger For More.
  • The Ministry of Sound tambien publicó un CD en edición limitada titulado Karma Collection.
  • En el segundo tema de apertura de la serie de animé Higurashi no Naku Koro ni, titulado Naraku no Hana, se menciona el karma, al igual que en
    uno de los temas de personaje, titulado Bon Karma.
  • En el videojuego Fallout 3, dependiendo de las acciones del jugador, éste tendrá tres niveles de karma: bueno, neutral y malo. Esto
    repercute en las reacciones de la gente con la que puede tratar. Un mal
    karma significa en mala recepción exterior, a excepción que se use la
    habilidad «speech» para ocultar su identidad. Se gana mal Karma robando
    o haciendo acciones representadas con letras rojas; y se gana buen Karma
    haciendo el bien, como perdonarle la vida a un moroso, o darle agua
    purificada a un herido que no puede obtenerla.
  • El grupo argentino de rock Ataque 77 tiene un álbum lanzado el 2007 llamado Karmagedón.
  • El grupo uruguayo de rock Once Tiros en su álbum Glamour y violencia tiene un tema llamado Mal de karma.
  • La cantante japonesa Kokia, creó una canción titulada Karma, la cual se utilizó para la serie animé Requiem for the Phantom.
  • La banda japonesa Bump of Chicken interpretó una canción titulada Karma (カルマ), que se utilizó como
    introducción del juego de
    PS2 Tales of the Abyss. En la versión
    estadounidense del juego se sustituyó esa canción por una versión
    instrumental.
  • En los videojuegos de PC "Star Wars: Knights of the Old Republic" las acciones que lleve a cabo el personaje
    principal, como matar personas inocentes o ayudar a otros, trae
    consecuencias en su karma, que en este caso está representado con la
    afinidad a la Luz o la Oscuridad.
  • La cantante y compositora de R&B y soul Alicia Keys tiene una canción llamada Karma en su segundo disco, The Diary of Alicia Keys.
  • El cantante mexicano de hip-hop Jonathan Rojas (Akil Ammar) tiene un disco titulado Melokarma.
  • El rapero Eminem menciona la palabra karma en su canción When
    I'm gone
    .
  • En la serie Los Simpsons Apu, menciona la palabra Karma cuando tiene una amante.
  • En el videojuego "Fable II", su aspecto físico puede cambiar como en "Fallout 3" dependiendo de las acciones realizadas durante
    el juego. Esto se debe al Karma, en este caso, las acciones.

http://es.wikipedia.org/wiki/Karma


Visitas: 604

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Astrologos del Mundo para añadir comentarios!

Participar en Astrologos del Mundo

Distintivo

Cargando…

© 2022   Creado por Roberto.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio