mantener a Astrologos del Mundo cuesta tiempo y dinero , si quieres colaborar te lo agradecemos Gracias de antemano!!!!!!

LO QUE DEBERIAMOS SABER SOBRE CHRISTIAN ASTROLOGY

LO QUE DEBERIAMOS SABER SOBRE CHRISTIAN ASTROLOGY

No sea tan ingenuo, a lo que usted hace alusión es a las palabras de Zadkiel, si usted en verdad quiere apoyarse en William Lilly para tratar de darle acomodación a sus cuestionables ideas entonces por lo menos vaya a la fuente original, a la verdadera fuente de consulta, a la obra Christian Astrology, donde reposa el verdadero saber de Lilly.

Si usted se toma en serio la tarea de revisar el libro de Astrología Horaria de ediciones Obelisco, el único que parece está usando, para darle sentido y/o soporte a sus comentario, entonces, antes que nada léase atentamente la página número 4, pues en ella encontrará y leerá: “Titulo de la edición de 1852: An introduction to Astrology. Y justo en la página número 7 dice textualmente: “Prólogo a la edición  de 1852”. En la página número 9 vera el nombre del autor del citado prólogo, el tal señor Zadkiel. Así entonces si usted quiere validar u opinar sobre lo que dijo o no nuestro apreciado maestro William Lilly, remítase exclusivamente a la versión original de Christian Astrology, pues si sigue remitiéndose a la edición de Astrología Horaria de Obelisco tan solo seguirá mostrándonos cuán importante y determinante es para usted su Mercurio en Sagitario en “muy buen aspecto con su Urano”. Lo invito entonces a que vaya a Christian Astrology y revise a ver si por asomo el propio Lilly, en alguna de sus más de 1000 páginas, dijo lo que usted aseguró que él dijo sobre que la situación de un planeta es exactamente lo mismo que sus aspectos. Así entonces, lo que usted tan folclóricamente recrea de la página número 31 de Astrología Horaria de ediciones Obelisco es obra de Zadkiel y no de William Lilly.

Es más, mucho más, si usted se hubiera tomado la molestia de revisar la página 29, en el punto 5, de Astrología Horaria de Obelisco, y antes de opinar sobre lo que en verdad no sabe, podría haberse dado cuenta que lo allí escrito en la página 31 ya empieza a ser bastante cuestionable. Textualmente cito a Zadkiel: “5. Habiendo completado así la figura, en lo que respecta a los signos, ahora queda situar los planetas en el sitio que les corresponde”. ¿Le parece a usted que exista gran diferencia entre las expresiones “situar” y “situados”? Poca o ninguna, ¿verdad?

De verdad que este buen señor Zadkiel es digno de imitar por muchos “buenos astrólogos”, pues tiene la desfachatez de simple y llanamente confesar que: “Al editar esta obra” Dios de lo cielos, cómo es posible que alguien se atreva a tamaña insensatez. En la misma página 8 nos dice Zadkiel: “Con esta intención he reescrito esas partes de la obra…” Es de miedo toda esta historia. Por lo menos avalémosle al señor que al inicio de la página número 11 escribe: “Al ofrecer un compendio de la obra más valiosa de este brillante astrólogo a la atención del público, me considero exhortado a hacer alguna mención de su historia personal”. En un sencillo diccionario y al respecto de la expresión compendio se puede leer: “Breve o corta exposición de una materia”. Pues la verdad bastante breve, pues para asombro de muchos este señor quiso condensar los tres libros que conforman la obra Christian Astrology en uno solo. Parece que el señor además de interesado por rehacer la astrología es un gran mago o algo parecido.

No está de más recordarle a los interesados que la monumental obra Christian Astrology data de 1647. Y 205 años después, 205 años, aparece don Zadkiel con su intención de, según sus palabras, hacernos un favor a los amantes de la Astrología Horaria al “editar” tan importante obra. Lo peor de todo es que muchos ingenuos, que los hay los hay, se lo han tomado muy en serio y ahora basan sus argumentos en lo que este señor consideró valía la pena conservar para la posteridad. Cuando alguien hace lo del señor Zadkiel o lo sigue al pie de la letra le está haciendo un flaco favor a la verdadera astrología, pues lo mínimo es que estaría creando gran confusión entre los que apenas se asoman al estudio de la horaria. Es similar a que una persona esté buscando una dirección en el norte de la ciudad y una persona de mal proceder lo envíe a buscarla en el sur.

Los verdaderamente interesados en la obra de William Lilly pueden contactar con mi colega y amigo Jaime Chica Londoño, en la ciudad de Pereira – Colombia, quien ha logrado una muy buena traducción de la obra completa de nuestro insigne maestro de la Horaria. En mi caso he logrado con la ayuda de un grupo de amigos la traducción al español, no autorizada por supuesto, de toda la obra escrita del maestro John Frawley.  

Aprovecho la ocasión para invitarlos a revisar y/o estudiar ASTROLOGIA desde la terraza del edificio, pues desde allí se pueden ver mejor y más claramente las estrellas; y no hacerlo nunca desde el sótano, donde suelen habitar solo las ratas.

Ya que el tema de Mercurio parece que se ha puesto tan de moda una vez más, me gustaría recrear la traducción lograda por Jaime Chica al respecto de un Mercurio “situado” en un mal signo en la obra de William Lilly:

“Modos cuando está mal posicionado o dignificado - Una mente problemática, una especie de hombre frenético, su lengua es afilada contra todos los hombres, exclusivamente dedicado a perder su tiempo y dinero en la conversación y en llegar a conclusiones sin ninguna utilidad; un gran mentiroso, hablador, falso, contador de historias, dado a la artes del mal, como la necromancia y otros conocimientos malignos; crédulo, un asno o un perfecto idiota, inconstante en el lugar en que está y en la opinión que defiende, tramposo y ladrón por todo lado; un parlanchín, fingiendo todo tipo de conocimientos, pero no tiene algún estudio verdadero o sólido; un superficial, un tipo meramente frenético; si fuera un adivino, entonces será sólo un tipo verbal, frívolo, sin discernimiento, fácilmente pervertido, no siendo constante en nada a no ser en las palabras vanas y jactanciosas”.

Se nota entonces fácilmente que para Lilly estaba bien claro que una cosa es la ubicación o la posición del planeta, y otra muy diferente los aspectos que pueda tener con otros planetas. Me quiero despedir compartiendo una pequeña parte de la traducción de Jaime Chica sobre el capítulo 19, del primer libro de Christian Astrology:

“CAP. XIX (19)

 De las dignidades esenciales de los planetas.

 La forma exacta de formar un juicio en astrología es, primero, tener un conocimiento perfecto de la naturaleza de los planetas y de los signos.

Segundo, conocer la fuerza, fortaleza o debilidad de los planetas significadores, y hacer de su juicio una buena evaluación de ellos, así como de sus aspectos y varias interacciones.

Tercero, aplicar correctamente la influencia de la posición del cielo levantado, y de los aspectos de los planetas entre sí en el momento de la pregunta, de acuerdo con las naturales (y no forzadas) máximas del arte; pues mientras más se intenta obtener un juicio de acuerdo a su naturaleza, más se aumentará el error. Se dice, entonces, que un planeta es verdaderamente fuerte cuando tiene muchas dignidades esenciales, las cuales se conocen por estar él en su domicilio, exaltación, triplicidad, término o decanato, en el momento en que se levanta  la figura”.

Giovanny Londoño Romero

Santiago de Cali – Colombia, marzo 12 de 2017   

  

 

Visitas: 359

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Astrologos del Mundo para añadir comentarios!

Participar en Astrologos del Mundo

Comentario por Giovanni Londoño Romero el mayo 15, 2017 a las 8:56am

Es fantástico ver lo simple que es la astrología y lo distorsionada que la encontramos hoy en día. Este post es simplemente una pequeña muestra de lo mucho que muchos ignoran. 

Giovanny

Comentario por Giovanni Londoño Romero el mayo 13, 2017 a las 11:32am

Imagen de William Lilly. Oleo del artista colombiano Boris M. Galviz. Firmado en Cali - Colombia, en Junio 5 de 2003. La obra es de mi propiedad. 

Giovanny

Comentario por Giovanni Londoño Romero el mayo 12, 2017 a las 7:28pm

Comentario por Giovanni Londoño Romero el marzo 15, 2017 a las 11:11am

En mi caso personal adoro a Júpiter, tan cercano a mi Ascendente, que gusta de cuidar mi espalda. Adoro a mi Marte, regente de mi casa novena, porque se reservó para sí mismo el mejor lugar de mi carta natal, la casa primera, la casa de mi vida. Marte y Júpiter, ambos con dignidad esencia y accidental son un buen comienzo de una vida marcada por el gusto y el deseo de siempre buscar la verdad que yace, casi siempre, oculta a los ojos de muchos, como protegida para evitar que se contamine.

Dignidad esencial y accidental, he ahí el punto más elemental para atrevernos a juzgar la importancia y actuar de un planeta en una carta natal. No determinar lo anterior, es igual a tratar de conducir un auto sin darnos cuenta de cuánta gasolina tiene en su tanque, pues al final vamos a quedar varados y estacionados en cualquier lugar y sin poder avanzar.

Giovanny

Comentario por Giovanni Londoño Romero el marzo 15, 2017 a las 10:42am

Muy oportuno es recrear y recalcar lo escrito por don William Lilly, por ser fundamental a la hora de intentar opinar y/o evaluar sobre alguno de los diferentes tópicos de una Carta Natal:

“CAP. XIX (19)

 De las dignidades esenciales de los planetas.

 La forma exacta de formar un juicio en astrología es, primero, tener un conocimiento perfecto de la naturaleza de los planetas y de los signos.

Segundo, conocer la fuerza, fortaleza o debilidad de los planetas significadores, y hacer de su juicio una buena evaluación de ellos, así como de sus aspectos y varias interacciones.

Tercero, aplicar correctamente la influencia de la posición del cielo levantado, y de los aspectos de los planetas entre sí en el momento de la pregunta, de acuerdo con las naturales (y no forzadas) máximas del arte; pues mientras más se intenta obtener un juicio de acuerdo a su naturaleza, más se aumentará el error. Se dice, entonces, que un planeta es verdaderamente fuerte cuando tiene muchas dignidades esenciales, las cuales se conocen por estar él en su domicilio, exaltación, triplicidad, término o decanato, en el momento en que se levanta  la figura”.

Descuidar lo anterior, por la razón que sea, es un importante faltante. Después no podemos quejarnos de que los hombres de bata blanca nos digan que lo que tenemos es una "mala astrología", cuando lo cierto es que lo que tenemos es unos muy malos estudiantes y practicantes. Por suerte, ignorar lo más elemental sobre la interpretación, tiene solución. La misma pasa por aquella frase que nos dice que: "quien no conoce su historia está condenado a repetirla". No hay opción, o partimos del punto cero o al final no llegaremos a ningún lado, y no lo haremos por la falta del conocimiento de lo que suelen llamarse "herramientas" y "fundamentos" que soportan y dan validez al gran saber que siempre ha sido la ASTROLOGIA. Sin fundamentos poco o nada se puede hacer, o al menos nada de excelente calidad. La decisión siempre estará en nuestras manos, o vamos al punto cero o aceptamos que desde el inicio estaremos más perdidos que el joven Marco buscando a su mamá por cualquier lugar del planeta.  

Giovanny 

© 2020   Creado por Roberto.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio