mantener a Astrologos del Mundo cuesta tiempo y dinero , si quieres colaborar te lo agradecemos Gracias de antemano!!!!!!

Saturno - Neptuno en Sagitario: El Decálogo del Buen Pobre | Crítica Astrológica

Vivir en un país con Saturno y Neptuno clavados en el ascendente se convierte en una esperanzadora tragedia o una bendición humilde y oportuna. Si, vivo en Chile, el país que sin el desarrollo cultural de Argentina ha avanzado a pasos agigantados en la última década, si vivo en Chile, donde el milagro económico se hizo presente e hizo de nuestra pobreza una experiencia menos “humilde” y más soportable. El sufrimiento es el camino a la cima, la restricción, la elevación solo se consigue por medio del sacrificio, y si no, por supuesto que eres Comunista o en su defecto, Rojo, el mas “Rojo” de los Rojos. Chile es así, Chile está pegado en una Guerra Fría interminable, Chile es cima y carencia, Chile es “humildad y bendición”, es elevación, martirio y esperanza.

Hoy me desperté con la columna: “El Decálogo del Buen Pobre”, del periodista Daniel Matamala, que en resumidas cuentas explica, cómo la élite política y económica del país pide a los pobres, es decir, la porción de la población chilena que se aleja del canon “occidental” de vida, el ser “buenos pobres”, pobres dignos de Saturno y Neptuno en conjunción en Sagitario, por lo tanto, pobres pacientes, agradecidos y esperanzados. ¿Y si soy un pobre rebelde?, ¿Soy un pobre Rojo, indigno, malagradecido? Y si eso soy, ¿Qué más da?, Saturno y Neptuno en Sagitario en su faceta negativa estira la ideología como un “chicle”, al extremo, estira el canon del “deber ser”, al extremo, idealiza imágenes de “humildad y sacrificio”, al extremo. Que horrible ser un maldito Rojo en una tierra Saturnal – Neptuniana, no eres digno y debes ser exiliado, o vivir en un espacio transicional de la realidad llamado Chilezuela.

Chile tiene aprox. 25.000 US$ per cápita, es un país rico, ¿pero eso es tan así?, y la respuesta a esa pregunta generalmente es, al menos tienes que comer, no como Venezuela, Rojo malagradecido. Pero solo comer es un “estándar” muy bajo (muy Saturno – Neptuno en Sagitario), un estándar que me dice que debo aceptar mi posición y agradecer infinitamente poder comer, porque si no lo agradezco, aparte de NO ser humilde y sacrificado, es mejor que me exilie a Venezuela, porque Venezuela es Chile, si Chile fuera gestionado por los Rojos como yo, que rebosantes de “resentimiento social” destruyeron cualquier tipo de atisbo de sagrada “libertad”. Con eso, mi argumento queda reducido a cenizas, inútil, la desviación mínima del canon ideológico que gobierna el país (Saturno – Neptuno en Sagitario), es su literal destrucción, la carta de “La Torre” que colapsa por una especie de “Poscomunismo Latinoamericano” de carácter contestatario.

Saturno y Neptuno en conjunción en Sagitario llevan la ideología (Sagitario) hasta cánones insospechados, perdiendo incluso los límites de la realidad, cualquier cambio simboliza la muerte, porque el canon idealizado (Neptuno) se encuentra cristalizado por la influencia de Saturno, que en Sagitario representa la ideología inmóvil, el peso de “no ver” solución a las circunstancias prácticas por miedo a desviarse, y por consiguiente, automáticamente ser exiliado del “Reino de Dios”, “El Decálogo del Buen Pobre” es la receta para lidiar con ese temor y consolidarse como un “hijo” digno, aunque pases hambre en cuarentena, aunque pases frío, no te vayas a convertir en el pobre Rojo que nos llevó a la destrucción total, porque si la ideología cristalizada cae, solo queda “realidad”: un país de 25.000 US$ per cápita, donde la seguridad social prácticamente no existe, donde la modesta y neptuniana – saturnal ayuda del Estado se disuelve en la precarización de las marginalidades de nuestras ciudades, cuando para gasto social dinero hay, pero el gasto social significaría una posible baja en la calificación crediticia según Standard & Poor’s, o una posible disminución en la competitividad de los bonos soberanos, problemas a nivel macro, donde los Rojos ni siquiera pueden asomar la nariz, menos los Rojos astrólogos que deciden incursionar en la parte política de la Astrología, Rojos que son capaces de observar el eclipse en Sagitario que se nos viene en diciembre (esperamos que no se les ocurra cantar el himno nacional cuando este se pose sobre las tierras del Wallmapu), un eclipse de Nodo Sur que algo nos dejará ir de ese Saturno – Neptuno humilde, devoto, agradecido, esperanzado, sacrificacional y temeroso de desviarse del “camino correcto”.

¿Es acaso esta actitud la necesaria para la solución práctica de los problemas sociales?, la multivariedad, apertura de ideas y aceptación de posibilidades de Géminis en Nodo Norte tiene la respuesta, generar la esperanza eterna del pobre, lanzada como una flecha de interminable trayectoria hacia el futuro, hace llegar a un punto en que esta flecha cae, y la esperanza se transforma en abrumadora verdad, la fuerza potencial del "chicle estirado" al extremo se desata contra la cara y no queda más que Géminis, lo práctico, el presente y la logística de la inmediatez.

Para leer la columna de Daniel Matamala: “El Decálogo del Buen Pobre” visite https://www.latercera.com/la-tercera-domingo/noticia/columna-de-dan...

Créditos imagen: La Tercera

Visitas: 73

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Astrologos del Mundo para añadir comentarios!

Participar en Astrologos del Mundo

© 2020   Creado por Roberto.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio