mantener a Astrologos del Mundo cuesta tiempo y dinero , si quieres colaborar te lo agradecemos Gracias de antemano!!!!!!

SATURNO Y SUS ANILLOS. INTERPRETACIONES VARIAS

ADELA FERRER, astróloga

En 1636 el rey Felipe IV de España, le encargó a Rubens, entre otros cuadros mitológicos, el de Saturno. El pintor, basándose en el libro de mitología Las Metamorfosis de Ovidio y como hombre de su tiempo, también en los avances de la astronomía, pintó en la parte superior del cuadro 3 estrellas: una central grande y dos más pequeñas a ambos lados.

En aquellos mismos años, Galileo Galilei, gracias a su telescopio, había avistado los anillos de Saturno, pero dada la limitación de sus aparatos ópticos (nada que ver con la sonda Cassini) pensó que se trataba de un “sistema triple” y así lo publicó.

No hay pruebas de que Rubens y Galileo se conocieran personalmente pero, a la vista del cuadro, parece evidente que el pintor conocía bien los trabajos de Galileo.

 

Más de veinte años después, en 1659, Chrystian Huygens pudo ver claramente que las “execrecencias” o sistema triple de Saturno eran en realidad los anillos de dicho planeta.

Huygens fue quien describió las fases de los anillos de Saturno.

 

Por aquél entonces, León Alacio, un erudito teólogo católico, en su obra De Praeputio Domini Nostri Jesu Christi Diatriba ("Discusión acerca del Prepucio de Nuestro Señor Jesucristo") especulaba con la idea de que el Santo Prepucio pudo haber ascendido al Cielo al mismo tiempo que Jesús y que se habría convertido en los anillos de Saturno que se habían observado recientemente.

Friederich Herlin 1466

Ya se sabe que el Espíritu sopla por donde quiere y que, para inspiración, 1 a 0 a favor de los pintores.

    

 

 

Visitas: 2275

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Astrologos del Mundo para añadir comentarios!

Participar en Astrologos del Mundo

Comentario por Adela Ferrer el marzo 15, 2014 a las 11:38am

Hola, Julián: Un apunte de psicología muy esclarecedor. Me lo atesoraré celosa y saturnina y estreñidamente, je, je. Por cierto, que no es imposible que los autores del aforismo se baaran en miles de años de experiencia. Y en cuanto a lo del pozo de sabiduría, gracias por el cumplido, pero mejor dejémoslo en copita de marisabidilla.

Un abrazo 

Comentario por Julián García Vara el marzo 14, 2014 a las 1:54pm

Gracias de nuevo, Adela, por este dato de astrología médica que desconocía. Eres un pozo de sabiduría. Lo que me sugiere esta información es lo siguiente:

Desde un punto de vista psicológico, la tendencia al estreñimiento crónico es la expresión de un exceso de celo en el control de los esfínteres. Curiosamente, los esfínteres son músculos con forma circular o de anillo —como los anillos de Saturno— cuya función es permitir o impedir el paso de sustancias desde unos órganos a otros o entre el organismo y el medio (abre la muralla, cierra la muralla). El control de los esfínteres es una fase normal en el desarrollo de cualquier niño y se alcanza hacia los dos o tres años de edad. El psicoanálisis lo relaciona con la introyección de las normas paternas. Si el niño, por temor a ser rechazado por sus padres, pone un empeño exagerado en controlar sus esfínteres (cumplir las normas, mantenerse limpio) puede desarrollar una neurosis. Vive, entonces, con ansiedad y culpa sus funciones normales de excreción y se protege con el estreñimiento. Las normas paternas introyectadas son el material con el que se construye el SuperYo. El Superyó representa la presión de la sociedad sobre el individuo y esto en astrología tiene que ver sobre todo con los signos del último tercio del zodíaco, el que va desde Sagitario a Piscis, y también con Saturno, regente tradicional de dos de los cuatro signos que hay en ese grupo. Por tanto, Saturno en Sagitario o cerca puede indicar una excesiva presión del Superyó y las consiguientes secuelas de neurosis y estreñimiento.

Por el contrario, el primer tercio del zodíaco, el que va desde Aries hasta Cáncer, que incluye a Géminis, está más relacionado con los impulsos espontáneos del individuo y su naturaleza instintiva, es decir, con lo que los psicoanalistas denominan "el Ello". Géminis, en concreto, tiene que ver también con la adolescencia, una época en la que se desarrolla una típica rebeldía o cuestionamiento de las normas. Saturno en Géminis, por tanto, puede representar un conflicto con las normas que, en caso de no encontrar un modo de manifestación explícito y abierto, podría somatizarse y expresarse como relajación de los esfínteres (diarrea psicosomática).

Si volvemos a leer el aforismo teniendo todo esto en cuenta creo que cobra bastante sentido, pero seguramente su autor se apoyó en otras razones.

Comentario por Adela Ferrer el marzo 14, 2014 a las 6:29am
Hola, Julián: Muchas gracias por tu comentario,fíjate qué curioso, que los tratados de astrología médica afirman que:

"Si Saturno estaba en Sagitario o cerca de él y la enfermedad es de estreñimiento, el pronóstico es muy adverso. Si está en Géminis, será algo mejor.
Y si la enfermedad es de diarreas y está Saturno en Géminis o cerca, es mala señal; pero si está en Sagitario, es buena."

Cosa que, a mi entender, debe de estar relacionada con la cercanía de los Nodos de Saturno al eje Géminis/Sagitario; y aunque sí que es sencillo ver la relación simbólica de un Saturno más grande con las deposiciones, no acabo de comprender el motivo analógico de que cuando vaya al N. de la eclíptica en los alrededores de Géminis (es decier, hacia "arriba") las enfermedades que cursan con diarrea sean menos peligrosas que cuando Saturno va hacia el S.
Confiemos en que estos aforismos médicos no sean infalibles puesto que si Saturno en Sagitario empeora el estreñimiento, mucho me temo que empeore la avaricia y la austeridad, tan relacionadas con el planeta y en el signo de Sagitario que tanto tiene que ver con nuestro país.
Comentario por Julián García Vara el marzo 13, 2014 a las 6:09pm

Interesante y curiosa aportación, Adela, muchas gracias.

Aprovecho para recordar aquí el trabajo de interpretación de las fases de los anillos de Saturno que realizó Bruno Huber en 1997, que puede leerse en el siguiente enlace:

Años flacos o cuando Saturno pierde sus anillos

http://www.escuelahuber.org/articulos/articulo12.htm )

Básicamente sostiene que en los años en que los anillos de Saturno no son visibles (cosa que sucede cuando Saturno está en Virgo o en Piscis) la gente se siente desprotegida, reacciona con ansiedad y con desconfianza y la economía se resiente (años de vacas flacas), mientras que sucede lo contrario cuando los anillos de Saturno son plenamente visibles (cosa que sucede cuando está en Géminis o en Sagitario), los anillos reflejan el máximo de luz solar y la economía se reactiva (años de vacas gordas). Como Saturno va a estar en Sagitario entre 2015 y 2017, más o menos, podría ser un periodo de recuperación económica, si hemos de creer a Huber, pero me temo que los hilos de la economía los mueve algo más que los anillos de Saturno.

© 2020   Creado por Roberto.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio