mantener a Astrologos del Mundo cuesta tiempo y dinero , si quieres colaborar te lo agradecemos Gracias de antemano!!!!!!

Sobre el Antiscio y algo más…

Es mi deseo insistir sobre la importancia del conocimiento de todas las herramientas astrológicas de uso frecuente siglos atrás, por la tradición. Inicialmente quiero recrear mi comentario en el post de Pablo Ianiszewski titulado “Astrología y Psicología: un matrimonio complicado”, a fin de hacer entendible mi insistencia:

     “Después de lo anterior, sólo puedo, y una vez más, recrear a grandes rasgos lo que hace unos años nos escribiera públicamente el amigo Eduardo Gramaglia. Eduardo dejó en claro que el problema en sí de la astrología actual no necesariamente es el modernismo o sus diferentes posibilidades y elementos que hoy en día cohabitan como una unidad a la hora de delinear la vida de un ser humano, por el contrario, el problema mayor radica necesariamente en el total  desconocimiento y uso de las herramientas antiguas, pues hoy en día las mismas se han olvidado y por tanto relegadas a algo que se parece a simples conversaciones de hombres barbados de un oscuro pasado. Algunos que hoy pueden tener acceso a esas herramientas ignoran la forma correcta de hacerlas funcionar. En verdad que son muchas las herramientas interpretativas que se desconoce y por ende, no se pueden usar para producir lo que era común hace sólo algunos siglos atrás: una Astrología que podía ser verificable en sus resultados”.

     Lo importante, en últimas, no es si somos o no practicantes de la tradición o del modernismo astrológico, lo que cuenta es que sepamos, como astrólogos practicantes, hacer un uso adecuado de las herramientas que nos permiten una clara interpretación, algo que sólo puede lograrse si conocemos esas herramientas, su uso y su alcance. Un ejemplo basta de muestra:

Marte en los 23º de Aries – Mercurio en los 7º de Virgo.

     Para el astrólogo apegado al modernismo es claro que allí no existe ningún aspecto, no encuentra la forma de que estos dos planetas se pongan en contacto y se beneficien mutuamente. Y así termina de contarnos su historia. Mas la realidad es que si este astrólogo moderno se tomara el trabajo de revisar la tradición descubriría una herramienta que aunque perdida en el tiempo no por ello ha dejado de existir y ser efectiva. El modernista podría aprender que para los astrólogos tradicionalistas era común el uso (algo de su total cotidianidad) del aspecto que lleva por nombre Antiscio. Y así entonces en vez de estar tratando de inventar una nueva relación aspectaria y/o tratando de crear un nombre para la distancia de 134 grados que en nuestro ejemplo separa a los dos planetas, se concentraría en observar, entender y usar el Antiscio. Si usara el antiscio, el astrólogo moderno, llegaría a la conclusión de que Marte y Mercurio están unidos por lo que equivale a un aspecto de conjunción. Al existir un antiscio entre dos planetas fortalecidos esencialmente, por estar en sus respectivos signos de regencia, la capacidad de arrojar resultados no estaría en duda.

     Los problemas para el astrólogo moderno empiezan al reconocer que en la vida de la persona Marte y Mercurio son visibles y para entonces, sus pocas opciones pasan por inventarse un nombre y un significado para la relación o distancia que une a los dos planetas. En otros casos se hace uso de elementos y hasta de conceptos que no existen. Lo anterior, insistiré una y otra vez, no es necesario si reconocemos que desde siempre ha existido el antiscio. No hay que inventar nada, sólo revisar la tradición y sus muchas herramientas para darnos cuenta que el “martillo” que hoy algunos necesitan, los tradicionalistas ya lo conocían y hacían buen uso del mismo.

     Como pueden ver no es cuestión de que los tradicionalistas sean esto o aquello, o de que los modernos sean esto o aquello, es más bien cuestión de conocimiento, o en su defecto el desconocimiento, de las herramientas usadas por los astrólogos que nos precedieron.

     Invito a cada uno de ustedes a revisar los libros, post, artículos, etc., que se hayan publicado y me digan cuántos de ellos nombran o explican el antiscio y su efecto en cualquier carta natal, horaria o mundana. Puedo dar fe que se pueden contar con los dedos de una mano. En mi caso, puedo decirlo con honestidad y firmeza, no he descansado un solo día de usar y aprender de este aspecto desde que conocí de su existencia y en muchas ocasiones lo he ilustrado con ejemplos en varias de mis publicaciones. Puedo decir que sin la existencia del antiscio no hubiese podido obtener las conclusiones que al final he obtenido. Sin ir muy lejos, sin el antiscio no hubiera podido concluir que lo del atentado de las torres gemelas fue un auto atentado y no un simple acto del terrorismo de oriente medio en cabeza del grupo Alqaeda. Ver mi post en Astrólogos del Mundo titulado: Atentado 911. Publicado en mayo 30, 2012.

     Algo similar a lo que sucede hoy en día con el Antiscio, sucede con el desconocimiento que se tiene de la existencia, valor y uso de las llamadas dignidades esenciales y recepciones mutuas, que son otras de las invaluables herramientas de uso muy frecuente hasta el siglo XVII. Incluso William Lilly, mi admirado maestro del pasado, en muchas ocasiones se preguntó por qué en algunas de sus cartas los aspectos de cuadratura le ofrecían mejores resultados que los aspectos de trígono, es decir, por qué algunos trígonos dan pocos beneficios mientras que las cuadraturas dan muchos. La respuesta siempre estuvo en la dignidad esencial de los dos planetas que se unen por aspecto. Si a lo anterior, se le adjunta una importante recepción mutua que los dos planetas puedan compartir las cosas se decantan hacia el resultado positivo. En sí, entiéndase bien, es preferible y de mejores resultados una cuadratura entre Marte en Aries y Luna en Cáncer, por citar, que un trígono entre Júpiter en Virgo y Luna en Capricornio, donde ambos planetas son en extremo débiles. Adicionemos que la Luna en Capricornio recibe a Júpiter en su signo de caída.

     La problemática anterior se soluciona cuando tanto tradicionales como modernos, independiente de nuestros gustos y preferencias, aunemos esfuerzos para valorar aquellas herramientas que siempre han estado esperando para ser usadas por todos. De paso, seguro, podríamos bien aclarar la importancia y verdadero significado de los aspectos, pues hoy en día es común observar un desconocimiento de la facilidad o dificultad que activan y sin importar que sea bueno o malo el objetivo por alcanzar. Los aspectos no son buenos ni malos, sólo son la forma fácil o difícil como dos o más energías se conectan y sin importar, insisto, que sean buenas o malas. La carta del momento del atentado del 911 está llena de exactos aspectos de trígonos, algo que en la mente de un moderno tal vez no tenga tanta lógica ni presentación, pues para él los aspectos de 120º simplemente son buenos y los de 90º malos. Lo anterior, nada más equivocado y alejado de la verdad, pues esos trígono son simple y llanamente la enorme facilidad con la que se planeó y ejecutó el atentado. Las cuadraturas no lo hubieran evitado, pero si hubieran representado dificultades de uno y otro orden en su ejecución final. No cabe en la mente de nadie que el país con el mayor desarrollo tecnológico del mundo, capaz de escuchar las comunicaciones de cualquier persona del planeta, no haya podido saber que un grupo ubicado en las lejanas montañas de Afganistán estaba planeando un atentado al corazón financiero del mundo. No, eso no es creíble. No para mí y creo que tampoco para quienes han desenmascarado el sistema de espionaje de USA.

     Desechen la tradición, ignórenla todo lo que quieran, pero sólo háganlo, amigos modernos, cuando la hayan conocido y estudiado lo suficiente y no simplemente porque ella les parece un asunto de unas mentes caducas y retrogradas. Entiéndase que la práctica de la astrología no depende exclusivamente de ser tradicionalista o moderno, mas sí de ser un buen astrólogo. Un buen astrologo está llamado a conocer a fondo los fundamentos, las herramientas, las sentencias e historia de la Astrología. Sólo debemos descartar algo porque sea malo o de muy poco rendimiento, pero nunca hacerlo apoyándonos en nuestro total desconocimiento del mismo.

Giovanny Londoño Romero

Santiago de Cali – Colombia, diciembre 17 de 2013.

Visitas: 1439

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Astrologos del Mundo para añadir comentarios!

Participar en Astrologos del Mundo

Comentario por Giovanni Londoño Romero el diciembre 19, 2013 a las 10:21am

Gracias a todos los que han leído y aportado a este post. 

Eduardo recibe mis saludos. Dices:

>>> En primer lugar no ha descrito el antiscio como tal y que tiene que ver con la relación de dos puntos de la carta con los solsticios de verano e invierno, después señala dos puntos en antiscio al azar sin explicar que ese orbe tiene que ver con el punto medio respecto al eje 0 º cáncer-capricornio algo por otro lado poco corriente.

GLR/ Inicialmente como puede verse no era mi intención llenar mi post (un texto que debe ser lo más corto que sea posible) de puntos o explicaciones técnicas, formulas u operaciones aritméticas, tan solo me complacía el deseo de nombrar y/o mostrar ejemplos claros que puedan además de ilustrar despertar el interés y la necesidad de investigar de todos los lectores. No necesito indicar los materiales y formas en las que están hechos los martillos, tan solo mencionar que esa herramienta ya existe y que sirve para clavar puntillas entre otras cosas. No pierdas de vista que estoy invitando a revisar todo lo que se haya escrito y publicado sobre el antiscio, de ahí que la explicación detallada supera el espacio de este post.

>>> Como tradicionalista y dogmático tiene una curiosa forma de aprendizaje, utilizar todo lo que esté escrito en alguna biblia y si no sirve desecharlo en lugar de ir incorporando reglas,

GLR/ Si por tradicionalista y dogmático debo entender mi total urgencia de revisar y tomar contacto con las llamadas herramientas interpretativas, entonces sólo puedo darte la razón: soy un total convencido que el desconocimiento de las herramientas nos está privando de una astrología de buena calidad, una astrología que diga cosas cierta y por ciertas entiéndase todo aquello que al ser constatado con la realidad tal cual ocurrida pueda salir bien librado. Te aclaro que yo no estoy incorporando reglas, muchos menos reglas nuevas, date cuenta que estoy insistiendo una y otra vez en recuperar aquellas normas que yacen ocultas sobre capas y capas de un mal hacer y entender astrológico. La verdad en mi caso es como bien difícil descartar algo de la tradición que pueda ser entendido, comprobado y verificado con la realidad que les ocurre a las personas en general. Con honestidad, me gustaría que cada uno de los que participamos en esta lista, nos preguntáramos si en verdad hemos revisado bien la tradición y al aplicarla no hemos encontrado nada digno de ser conservado en el tiempo.

>>>… también como no, arremete contra los que llegan a su nivel teórico porque no utilizan algo que para usted es un mandamiento divino… lo fácil al final es despreciar a cualquier postura crítica,  

GLR/ Personalmente nunca he visto verdaderas posturas críticas dentro de este post. He visto muy buenas y completas exposiciones en todo sentido de uno y otro tema astrológico, pero posturas críticas pocas la verdad sea dicha. Opiniones personales, algunas bastante caprichosas, son bastantes comunes en este y otros foros de astrología. Lo triste es que la invitación a investigar y/o revisar la astrología en lo mejor de sus fundamentos es observado como un violento ataque “sin fundamentos”.  Para la muestra otro botón. Te invito a ti, amigo Eduardo, a que revises todos los post o interpretaciones realizadas y publicadas en este foro, y nos muestres el uso de las incuestionables e infaltables dignidades esenciales, la verdad vas a encontrar muy pero muy poco. Lo común es tan solo hallar referencias (no explicaciones claras) a los planetas en su regencia, exaltación, caída y exilio y pare de contar. El uso, acomodación, resultados y significación de todas y cada una de las dignidades para muchos es un total misterio; siendo de lamentar que mucho incluso ignoran que los términos y decanatos son otras de las dignidades esenciales a considerar.   

>>> yo le cito a otro maestro, tal vez el gran maestro.... Robert Hand:

No he usado extensamente los antiscios excepto en la forma de puntos medios que pongan en juego el eje de Aries, no los utilizo porque creo que no es deseable añadir más puntos a la carta a menos que proporcionen información de otro modo inaccesible. Si se limitan a duplicarla se debería prescindir de ellos. >>

GLR/ Si la memoria no me falla, Robert Hand es justamente quien está liderando el proyecto más ambicioso jamás conocido de recuperar la mayor cantidad de libros de la tradición astrológica, dentro de los cuales se pretender acceder a libros de los primeros siglos del historial de la astrología. Tras leer el párrafo que recreas, Eduardo, veo cosas que no encajan o que bien pueden no estar bien copias o explicadas. En mi caso personal le diría a Hand que para empezar los Antiscios no son ni tienen nada que ver con los Puntos Medios, y mucho menos que los mismos pongan en acción el eje que incorpora al signo de Aries. Lo más sencillo, muy sencillo por cierto, es decir que el Antiscio es una ubicación alternativa (pero muy real por cierto en su efecto) para el planeta. Todo grado dentro de la carta tiene su grado de antiscio y para nada lo anterior está ligado o dependiente de que el mismo esté o no en el centro de la distancia entre dos o más planetas. Me quedo de una pieza cuando el mismo Hand dice, doy por hecho que la traducción es completa: “no los utilizo porque creo que no es deseable añadir más puntos a la carta”. Digo yo, será que para Robert Hand es poca cosa tener que lidiar con una carta natal donde además de los 5 aspectos básicos se tiene que decidir qué hacer con tanta variedad de aspectos menores (semi sextil, semi cuadratura, quincuncio, quintil, biquintil, sesquicuadratura, etc., etc., y etc.), súmese a lo anterior los asteroides, figuras de aspectos (yod), planetas hipotéticos (X – Y), variedad de lunas (negra), etc. Sin duda, le insisto a Hand, debe ser más claro y confiable en sus resultados hacer uso sólo de los aspectos básicos que no tienen discusión alguna y usar el antiscio como una opción que por sí sola ella misma se decanta en su uso y alcance, es decir, el aspecto por antiscio existe o no existe, no es algo que yo tenga que inventar ni obligar su aparición dentro de la carta analizada, lo que entonces, deja por fuera toda posibilidad de que el antiscio termine siendo una simple duplicación de algo dentro de la carta.  

 

>>> En relación a los aspectos no hace falta rezar ningún apóstol, basta con seguir matemáticamente la dinámica del síndrome de armónicos para tener una idea aproximada del uso de su orbe y de su tipo de influencia.

GLR/ En mi caso considero, muy personal por cierto, que lo anterior que has escrito es lo que ha llevado a la astrología a una total confusión. Menos es más, dice el pueblo. Más aspectos no hacen más clara ni contundente la propuesta interpretativa de la astrología, pues al final se llega al caso de no saber a ciencia cierta qué cosa dentro de la carta es lo que sustenta la conclusión obtenida. Amén de que aun en pleno siglo XXI no se han puesto muy de acuerdo en el significado más correcto para todos y cada uno de los nuevos aspectos, pues para unos astrólogos, por citar un solo ejemplo, el quincuncio es bueno y para otros es muy malo, algunos ante la duda le dan el carácter de ambivalente en sus efectos. La visión moderna se apoya en la genial idea de dividir los 360º por cualquier cifra (2, 3, 4, 5, 6, 7…) que pueda dar un numero completo, más aun así en muchos casos el tal numero completo no se logra. Se nos olvidó que los aspectos obedecen a fundamentos concretos y no al capricho de dividir los 360 grados por el número que se me ocurra. Te invito a ti, Eduardo, y a todos en general a que vayamos a las páginas de la tradición y veamos cuál era el fundamento cierto sobre el cual nacen los 4 aspectos básicos más la conjunción, después de lo anterior seguro que llegaremos a aceptar que no existe espacio ni forma de apostar por la creación ni validez de los otros aspectos.  

 

>>> Pero si tengo una curiosidad, como tradicionalista usará las cúspides de las casas sucedentes y cadentes como puntos muy sensibles, puedes decirnos Giovanni ¿qué sistema de casas es el perfecto?

GLR/ Por supuesto que le doy valor interpretativo a las 12 casas. Le doy a las angulares la mayor capacidad de fortalecimiento de los planetas, a las cadentes la menor. Aclaro que no veo las casas como puntos muy sensibles, tan solo como un asunto de fortaleza o de debilidad accidental para los planetas. En mi caso, dentro de mi natal, tengo a la Luna en Tauro en conjunción partil con mi MC. Luego puedo ver en mi Luna un planeta en extremo fuerte y poderosos en su actuar. La expresión sensible me suena un poco a rasgo psicológico. En cuanto al sistema de casas, la verdad todos ellos tienen sus más y sus menos, sus defensores y sus detractores, mas en mi caso me basto y me sobro con el uso de Placidus. Si es o no perfecto, en mi caso me da buenos resultados, después de todo no tengo que hacer a diario cartas que superen los 66 grados de latitud norte o sur.

>>> Con respecto a la horaria, sin comentarios, eso la astrología y la psicología moderna lo reduce a un trastorno de ludopatía o algo peor...

GLR/ Solo considerar lo anterior que has escritos me da pie a mí a pensar que en definitiva el señor John Frawley tiene toda la razón, absolutamente toda la razón, sobre lo mal construida que está la enseñanza y práctica de la astrología moderna, pues el sólo hecho de ignorar la estructuración de su correcto aprendizaje dice mucho del estado actual de aquel que fueran el más importante saber de siglos atrás. Qué gran error, el más grave e imperdonable, es empezar e insistir en empezar las enseñanzas de la astrología yendo directamente a la Carta Natal. Afortunadamente, no se han conocido casos documentados donde el profesor haya empezado sus clases de astrología por la Mundana.  

Giovanny 

 

Comentario por Silvia E. Lopez el diciembre 18, 2013 a las 5:21pm

Gracias, Geovanni, una vez más. Para los que estén interesados en este tema, en otro sitio en la web "Astrodestino" hay bastante información sobre la ansticia. Astrodestino no está funcionando esta semana pues están haciendo "back-up" pero debe estar listo en unos días. Yo tengo a Venus en el ansticio de mi luna, entiendo lo que has explicado. Esta definición que pongo la tomé de un sitio en la web y parte de la enciclopedia de Devore:

El ansticio es la posición refleja de la posición natal de un planeta, sobre el lado opuesto del eje Cáncer-Capricornio, del cual 0° de Cáncer y 0° de Capricornio es el punto medio. Por ejemplo, el ansticio de un planeta en 14° de Capricornio es en 16° Sagitario, punto que llega a ser efectivo cuando lo ocupa otro planeta, o uno en tránsito o por dirección.

Según Ptolomeo, el término se aplica a los dos planos que tienen la misma declinación en el mismo lado del Ecuador. El de la misma declinación en el lado opuesto se denominó contra-ansticio.

Como el Punto Aries es el cruce de la eclíptica con el Ecuador Celeste, los planetas que estén en Aries a Virgo estarán en ansticio, pasando por el 0º de Cáncer, mientras que forman un contra-ansticio con planetas que estén en Libra a Piscis.

Comentario por Pablo Ianiszewski el diciembre 18, 2013 a las 2:33pm

Una vez más estimado Giovanni, gracias por arrojar certezas astrológicas en medio de tanta incertidumbre y vaguedad. Estoy totalmente de acuerdo; para rechazar algo primero hay que estudiarlo y comprenderlo. Rechazar por rechazar es la acción del puro prejuicio, que siempre se basa en la ignorancia. Un abrazo. 

Comentario por Pedro Jiménez Sanmillán el diciembre 18, 2013 a las 8:18am

Muuuuuy... pero que muy bien dicho! compañero. Totalmente de acuerdo.

Un abrazo.

© 2019   Creado por Roberto.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio