mantener a Astrologos del Mundo cuesta tiempo y dinero , si quieres colaborar te lo agradecemos Gracias de antemano!!!!!!

La niebla era densa el brillo de las estrellas era opacado y la luna dotaba a la misma de un fulgor blanquecino. Sin embargo el miraba a lo lejos y las tinieblas se iluminaban de a momentos por ello permitiéndole vislumbrar el camino. Su adorada vendría, cualquiera que le conociese diría algo sobre la incompatibilidad, no le costaba desdeñar comentarios así. Era rígido para quien no sabía entender que las cosas eran como eran por un motivo. Otro en su lugar causaría mil y un estragos a la maravillosa creación. Los humanos le llamarían “el destino” eso mismo se amoldaba a él a sus gustos, a sus añoranzas. Pero ella era caprichosa, emotiva, inestable. Su Venus daba todo en un abrazo, en un beso, en una noche bajo las estrellas sin palabras y con su presencia. El no la había cautivado de la manera convencional se pertenecían el uno al otro desde el inicio y cambiaban según las estaciones. Sin hablar del pasado, se entendían mejor y  riendo cual niños. Los errores le parecían inadmisibles en cualquier otra cuestión y si lo pensaba detenidamente ella era de cierto modo error y acierto al mismo tiempo. Pasos cercanos se sintieron. Los latidos de su corazón destrozaron la superficie gélida. Esbozo una sonrisa. Mas pasos en los escalones de madera que conducían a su cabaña, tras un instante la blanca túnica de ella se distinguió en uno de esos relampagueos tan habituales para él. En los momentos compartidos las reglas era distintas por lo que el azar ahora lo manejaba la única dama por la cual haría una reverencia la que en el presente se encontraba frente a él. Con sentimiento con debilidad pero tan fuerte tomo la mano izquierda y derecha uniéndolas con las suyas y beso sus labios no con apasionamiento sino con la suavidad del roce de unas alas de mariposa. El lugar en el que se hallaban se convirtió instantáneamente el un sitio para el goce de la pareja. Luciérnagas rasgaban la oscuridad. Música inundando todo de dulces flautas e instrumentos de cuerda. La luna reflejándose en el lago a unos pasos de la cabaña no tenía la belleza de la luz sobre la piel de su amada y el banco de piedra esperando ser ocupado era un sitio ideal como cualquier otro lo seria. Ella por su parte dejo gustosa sus preocupaciones y las viejas heridas no existían había esperado con las mismas ganas el encuentro. Como desconocían las personas a ambos. Solo por estar ellos juntos el mundo entendía su razón de ser. Solo un día se encontraban (cuando la intensidad es suficientemente grande un día no siempre basta pero vale mucho más de lo imaginado). Pura suerte encontrar el verdadero amor se dijo al comienzo, solo para contradecirse después, el amor no es suerte es la lámpara que arde alejando el sin sentido. La verdadera luz que hasta a los ciegos ilumina y ellos pueden gracias a eso ver.

 

Por Juan Claisse para Pocket Planets

¡Feliz día de los enamorados!

Visitas: 321

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Astrologos del Mundo para añadir comentarios!

Participar en Astrologos del Mundo

© 2019   Creado por Roberto.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio