mantener a Astrologos del Mundo cuesta tiempo y dinero , si quieres colaborar te lo agradecemos Gracias de antemano!!!!!!

DIGNIDAD,EXALTACIÓN,EXILIO,CAIDA...RELACIÓN ENTRE PLANETAS Y SIGNOS

CONSEGUÍ ESTA INFORMACIÓN EN UN MANUAL...PERO NO LOGRO ENTENDER ALGO DE ELLO...

POR EJEMPLO SI HABLAMOS DEL SOL...LA DIGNIDAD ES LEO,SE EXILIA EN ACUARIO...COMO ENTIENDO QUE SE EXALTA EN ARIES Y SU CAÍDA ES EN LIBRA?

IGUAL SI HABLAMOS DE LA LUNA: DIGNIDAD EN CANCER,EXILIO EN CAPRICORNIO,SE EXALTA EN TAURO Y SU CAÍDA EN ESCORPIO...

Y ASÍ SUCESIVAMENTE...

 

ME PUEDEN AYUDAR A ENTENDER GRÁFICAMENTE LO DE LA EXALTACIÓN Y LA CAÍDA DE CADA PLANETA Y SIGNO Y EL POR QUÉ DE ESTAR UBICADO EN ESOS SIGNOS Y NO APRENDERLO AL CALETRE...GRACIAS  

Visitas: 13721

Responde a esto

Respuestas a esta discusión

Hola no entiendo muy bien tu pregunta, en cuanto a entender lo graficamente, pero quisiera ayudarte en tu inquietud, disculpa si lo que te digo ya lo tienes claro, como te digo no se muy bien que quieres saber, sin embargo recuerda que la exaltaciòn es aquel lugar en el que un planeta se encuentra optimizado y su energia se desarrolla de mejor forma que en el resto de las casas, por ejemplo el sol en aries,tiene una fuerza especial toda vez que da toda la seguridad y la potencialidad de conseguir lo que se quiere, dando un brillo especial a los arianos, la luna en tauro da todo el control y seguridad emocional, dando una especial atracción a quienes la tienen en la casa de tauro y la caida es cuando el planeta no puede desarrollar su energia porque en el lugar que se encuentra no es el mas adecuado para la naturaleza misma del planeta, sin embargo en mi experiencia, considero que estas dignidades de domicilios, exaltaciones, exilios y caidas, son relativas, toda vez que dependen de los aspectos de los planetas y tambien lo bueno es malo y lo malo es bueno.

Asi el sol en aries puede tornarse demasiado impulsivo, behemente y egocentrico y la luna en tauro muy materialista, mientras que el sol en libra busca a pesar de generar inseguridad, hace que dicho nativo busque siempre el equilibrio y la armonia, y la luna en escorpio es una luna que aunque es muy prevenida puede ser sumamente profunda e investigadora, logrando ser muy demasiado intuitiva, situaciòn que le genera dolor pero que es buena tambien.

Espero haber ayudado en algo.

Que tal Karol, la selección de estos puntos ha sido lograda por observación durante muchísimos años, para tratar de crear un sistema que facilite la interpretación, porque entre mejor organices tu información al momento de interpretar, aumentas la precisión, y es importante como comenta Paulina evitar los juicios, ya que ningún aspecto es bueno ni malo, solo SON.

 

Cuando inicié a tratar de entender estos puntos, se me ocurrió una técnica que vi cuando en un libro comentaban que tratáramos de ver a los planetas como personas y pues entonces a los signos como una circunstancia determinada.

 

Un planeta puede operar de 4 maneras, al 100%, al 200%, al 50% o al 0%, digamos que son equivalencias en el domicilio, la exaltación, detrimento y caida. Los peregrinos serian como los otros porcentajes.

 

  • DOMICILIO: Cuando un planeta esta en domicilio es que esta en la circunstancia que lo favorece para que se comporte tal y como es. Imagínate que estas en tu propio hogar, allí te la pasas en la ropa que quieres, te levantas cuando quieres, y haces todo lo que tu quieres hacer con la confianza de que nadie te ve. Ahora imagínate a una persona como el Sol. Es el alma de las fiestas, seguro de si mismo, y en su hogar, lo mas probable es que se la pasa en pijama cantando frente al espejo canciones de Elvis mientras hace sus coreografías, se toma unos tragos y listo.
  • EXALTACIÓN: ¿A qué te suena la palabra?, cuando decimos que estamos exaltados es porque de cierta manera estamos mas estimulados y actuamos de manera "aumentada" del como generalmente lo hacemos. Imagínate cuando vas a la discoteca con amigos, no te comportas como en casa, si en tu sala te tomas un trago, los amigos te invitan a exagerar y en la fiesta te tomas como muchos jejeje. Lo mismo pasa con los planetas imagínate que este Sol seguro de su mismo lo mandas con un amigo que no le importan los demás si no solo el mismo y se la pasa haciendo cosas viscerales y hablando sin pensar, entonces pues el Solecito se sentirá motivado a ser y hacer lo que se le pegue la gana.
  • DETRIMENTO: Ahora nos vamos de viaje al extranjero a un ambiente desconocido para ti en el cual viven de forma contraria a como tu lo haces. Esta muy bien que este sol sea egocéntrico y seguro de si mismo pero ahora no te la puedes jugar así nada mas, para que tu ego no quede en ridículo en este nuevo lugar entonces tendrías que ser muy mesurado y tratar de ingeniártelas para poder integrante y seguir siendo tu, buscando a tus afines, obviamente no estarías de acuerdo y tu ego trataría de revolucionar todo a como de lugar, queja tras queja porque tu tienes la razón, a fin de cuentas en esta nueva tierra nadie te conoce, te puedes explayar desmesuradamente para lograr tus fines. Apoco no te suena a Acuario.
  • CAIDA: Por último que te parecería ir a casa de tu némesis, tu enemigo de la secundaria, tu el nerd vs las chicas plásticas; eso es la caída, no solo vas a conocer una cultura contraria, además estas intimidado porque no eres libre, eres conocido y estas en su territorio. Ahora si de plano te friegas y tienes que estar muy alerta del entorno, viendo como se comportan los demás y tratando de ser la persona más "linda" de este mundo, eres sociable y armonioso porque cualquier descuido puede ser fatal (metafóricamente hablando :P)

Espero que esta "imagen" que diseñé te sirva para ver de una forma muy didáctica como interpretar, obviamente no es tan fácil como una receta de cocina, pero mínimo te das una idea de como funcionan estas cosas. Y si te fijas, es muy importante como se van mezclando el planeta y el signo y no interpretar como cosas buenas o malas, solo describir lo que ocurriría, ya luego hay que aumentarles casas y aspectos. Pero bueno bendito arte de la interpretación Astrológica :p

 

Saludos =)

Hola Karol y foristas todos,


De lo más completo que conozco es la exposición del Dr. Adolfo Weiss al respecto, magistral por demás! Así que la transcribo y señalo su referencia:


Astrología Racional

Dr. Adolfo Weiss

Editorial Kier S.A.

Parte I, Cap. IV


----------------------------------------

DIGNIDADES DE LOS PLANETAS


Las dignidades más importantes de los planetas son: el domicilio, la exaltación y, en tercer lugar, el decanato.
Si un planeta se halla en el signo de su domicilio, se dice también que domina este signo, o que es el señor (dueño, regente) de este signo. Luna y Sol son dueños de un signo cada uno; los demás - con excepción de Urano, Neptuno y Plutón - de dos signos cada uno, en los que se lallan en dignidad de domicilio. Tal aclara la tabla que sigue:


signo    domicilio de


ARI y ESC Marte

TAU y LIB  Venus

GEM y VIR Mercurio

SAG y PIS Júpiter

CAP y ACU Saturno

LEO    Sol

CAN   Luna


Diversos innovadores afirman que Urano domina el signo de Acuario, Neptuno el de Piscis y Plutón los de Aries y Escorpio, sin embargo ni la lógica ni la experiencia apoyan esta afirmación. *


Las exaltaciones se indican en la tabla que sigue:


signo    goza de exaltación


ARI      Sol

TAU     Luna

CAN    Júpiter

VIR      Mercurio

LIB      Saturno

CAP    Marte

PIS      Venus


Urano, Neptuno y Plutón no tienen exaltación; Mercurio tiene en Virgo dos dignidades, la del domicilio y la de la exaltación.


Como lo anota Bailey en sus lecciones privadas, parece que para la adjudicación de los domicilios la tradición habría partido de las siguientes consideraciones:


Saturno, el maléfico mayor, es el señor de Acuario y de Capricornio, los signos opuestos a los domicilios de Sol y Luna (Leo y Cáncer).

Marte, el maléfico menor, domina Escorpio y Aries, es decir, los signos que se hallan en cuadratura con los respectivos domicilios de Sol y Luna.

Júpiter, el benéfico mayor, es el señor de Sagitario y Piscis, signos que están en trígono con los domicilios de las luminarias celestes.

Venus, la benéfica menor, domina Tauro y Libra, signos que están en sextil con los domicilios de dichas luminarias.

Mercurio domina Géminis y Virgo, signos que están en semisextil con los domicilios de Sol y Luna.


Las exaltaciones se fundan en las siguientes consideraciones:


Al Sol, luminaria celeste más poderosa, se le adjudica Aries, el primero de los signos (signo cardinal dogoso).

Los tres planetas superiores, es decir, Júpiter, Saturno y Marte, recibieron los restantes signos cardinales, a saber Cáncer, Libra y Capricornio, respectivamente.

Por adjudicación, Luna y Venus, dos planetas inferiores, recibieron su exaltación en los signos colindantes con el signo cardinal de Aries, es decir Luna en Tauro y Venus en Piscis.

El tercer planeta inferior, el variable Mercurio, recibió su exaltación en Virgo, signo colindante con el cardinal de Libra.

----------------------------------------

* Téngase en cuenta que el Dr. Weiss escribió esto en la primera mitad del Siglo XX, cuando los transaturninos estaban recientemente descubiertos. Hoy la experiencia ha confirmado la afirmación que razonablemente cuestionaba el célebre astrólogo.


Presente, 

G. Brunati


««CARTA ASTRAL EN LÍNEA»»

¡La Astrología y la tecnología actual deben acercarse mucho más! 

Ello es absolutamente imperativo y prioritario.

gordianobrunati.com/astrologia.htm

Según me ha parecido entender, lo que Karol Rivas está preguntando no es en qué signos tienen sus dignidades los planetas ni tampoco qué significan los conceptos de "domicilio, exaltación, caída y exilio", sino si existe alguna norma que determine, por ejemplo, en qué signo debe exaltarse un planeta una vez conocido su domicilio, de tal manera que no sea necesario aprender todo de memoria sin entender las razones últimas de estas asignaciones.

Pero no existe ninguna norma de esa clase, pese a los esfuerzos de Bailey y de Lisa Morpurgo por encontrar alguna. Ambas autoras se ven obligadas a hacer trampas para que les cuadren las cosas. Como se puede ver en el texto que tan amablemente ha transcrito Brunati en su intervención, Bailey parece dar a entender que existe una relación entre la naturaleza benéfica o maléfica de los planetas y los aspectos buenos o malos que conectan entre sí los domicilios de las luminarias con los de los planetas benéficos y maléficos. Como las luminarias (el Sol y la Luna) son regentes de Cáncer y de Leo y la oposición es un aspecto "malo", los signos opuestos a Cáncer y Leo deben estar regidos por un maléfico. En efecto, Saturno es un planeta "maléfico" y rige a Capricornio y Acuario, que son los signos en oposición con Cáncer y Leo.

Hasta aquí todo bien, siempre que asumamos como válidas un montón de cosas que no está nada claro que sean válidas, como que hay planetas buenos y malos, aspectos buenos y malos, signos donde los planetas están bien o están mal y, además, que tiene sentido adjudicar un planeta a cada signo y que Ptolomeo o la tradición que él siguió realizó correctamente estas asignaciones, todo lo cual es mucho suponer. Pero para no desviarnos hacia otras discusiones, vamos a dar por bueno provisionalmente todo eso.

Nos dice Bailey a continuación que Marte, planeta "maléfico", rige los signos de Aries y Escorpio, que están en cuadratura (aspecto "malo") con Cáncer y Leo (domicilios de las luminarias), pero nos oculta que Aries también está en trígono (aspecto "bueno") con Leo (domicilio del Sol) y que Escorpio está en trígono (aspecto "bueno") con Cáncer (domicilio de la Luna).

Más abajo nos dice que Venus, planeta "benéfico" rige los signos de Tauro y Libra que están en sextil (aspecto "bueno") con los domicilios de las luminarias, pero nos oculta que Tauro también está en cuadratura (aspecto "malo") con Leo (domicilio del Sol) y que Libra está en cuadratura (aspecto "malo") con Cáncer (domicilio de la Luna).

Las mismas artimañas utiliza para "justificar" los domicilios de Júpiter y de Mercurio: expone la parte de la información que le va bien y oculta la que no le conviene.

En cuanto a las exaltaciones, las explica todavía peor. La Luna, que como luminaria es uno de los dos planetas más importantes en el esquema de los domicilios, se convierte de repente en un "planeta inferior" en el esquema de las exaltaciones.

 

Lisa Morpurgo, por su parte, al intentar ofrecer un sistema racional de la relación entre los domicilios y las exaltaciones, parte de una serie de supuestos que el modelo tradicional sólo confirma en algunos casos. Se ve, por tanto, obligada a modificar el esquema, y así cambia la exaltación de Mercurio a Escorpio, la de Júpiter a Tauro, la de Venus a Cáncer y la de la Luna a Piscis.

 

Pero si para explicar algo tenemos que ocultar parte de la información o convertir ese algo en otra cosa, eso significa más bien que ese algo, tal y como está, no tiene ninguna explicación razonable o si la tiene no es nada fácil de ver.

 

Yo tengo mi propia teoría para explicar por qué no hay manera de hacer encajar consistentemente el esquema de los domicilios con el esquema de las exaltaciones. Lo que creo es que proceden de tradiciones diferentes que en algún momento se mezclaron. Esto no es tan raro si consideramos que en la época en que surgieron estas ideas sobre los regentes de los signos los conocimientos se transmitían sobre todo de forma oral, a menudo entre personas que ni siquiera tenían la misma lengua materna y que eran sólo intermediarios que estaban de paso por algún lugar.

 

No mucho tiempo antes de que Ptolomeo respaldara con su autoridad el esquema de los domicilios que todavía hoy se usa de manera mayoritaria, Manilius nos transmitió un sistema bastante diferente en el cual cada signo tenía un regente exclusivo. Aries estaba bajo el dominio de Palas Atenea, Tauro de Venus, Géminis del Sol, Cáncer de Mercurio, Júpiter era el señor de Leo, Ceres regía Virgo, Vulcano Libra, Marte Escorpio, la Luna Sagitario, Vesta Capricornio, Juno Acuario y Neptuno Piscis.

Esta lista pone claramente de manifiesto que inicialmente no se pensó que cada signo estuviera bajo el dominio de un planeta, sino más bien que estaba bajo el dominio de un dios. Por eso no suponía ningún problema que los planetas entonces conocidos fueran siete y los signos doce. Obsérvese que Saturno no interviene en el esquema de Manilius. Posteriormente alguien decidió sustituir a los dioses por los planetas y se encontró con el problema de que repartir equitativamente doce signos entre siete planetas no era tarea fácil. La solución "ingeniosa" consistió en dar a cada luminaria el dominio de un solo signo y repartir los diez signos restantes entre los otros cinco planetas a partes iguales (dos signos por planeta). Estoy convencido de que si en aquel tiempo los planetas conocidos hubieran sido diez el reparto se habría hecho exactamente al revés, concediendo dos signos a cada una de las luminarias y uno solo a cada uno de los ocho planetas restantes. Esto, además, hubiera sido más acorde con la naturaleza superior de las luminarias, que por su misma importancia deberían haber recibido una parte mayor y no menor que el resto de los planetas.

Con el tiempo, el esquema hizo fortuna porque fue respaldado por la autoridad de Ptolomeo y porque los modelos simétricos ejercen una especial fascinación, pero no porque fuera intrínsecamente racional ni producto de la observación sistemática. De hecho, las razones que el propio Ptolomeo aduce para justificar los domicilios y las exaltaciones tienen que ver exclusivamente con cuestiones meteorológicas: aumentos o disminuciones de la temperatura o la humedad según las estaciones o el movimiento de los vientos, que solamente son de aplicación a las latitudes medias del hemisferio norte. El esquema, por tanto, no debería utilizarse en el resto del planeta.

Ptolomeo, por otra parte, no estableció las exaltaciones. Se limitó a transmitirlas haciendo un esfuerzo por justificarlas de alguna manera.

 

Pero pensemos un momento qué significa la palabra 'exaltación'. Ex-altar algo es ponerlo en lo más alto, encumbrarlo. Lo contrario de 'caída' que es alcanzar la posición más baja. Ahora bien ¿Cuál es el punto más alto del zodiaco en el cielo de un lugar? Ni más ni menos que el Medio Cielo o cúspide de la casa décima. ¿Y cuál es la posición más baja? El Fondo del Cielo o cúspide de la casa cuatro. Si adoptamos el sistema de casas de Signos Enteros, de uso común en la antigüedad, y ponemos, por ejemplo a Marte en Aries en la casa primera, asumiendo que ese sea su domicilio, Capricornio estará en el lugar más alto (exaltado en la casa décima) y Cáncer en el más bajo (en caída en la casa cuatro). Libra ocupará el lugar más alejado de la casa primera (estará en exilio en la casa séptima). Y en efecto, este es uno de los esquemas de las dignidades de Marte que nos ha transmitido la tradición, el que corresponde a su domicilio en Aries. Pero desde su domicilio en Escorpio debería exaltarse en Leo, tener su caída en Acuario y su exilio en Tauro.

Si ponemos a Saturno en Capricornio en la primera casa, su exaltación debería ser en Libra (casa décima), su caída en Aries (casa cuarta) y su exilio en Cáncer. Y en efecto, este es uno de los esquemas de dignidades de Saturno que nos ha transmitido la tradición. Pero desde su domicilio en Acuario debería exaltarse en Escorpio, tener su caída en Tauro y su exilio en Leo.

Creo que podemos considerar bastante razonable esta hipótesis de que las cuatro dignidades básicas de un planeta se derivaran originalmente de los signos que ocupan los cuatro ángulos de una carta cuando colocamos en la casa primera el signo de su domicilio. Pero, se dirá, esto sólo se cumple con Marte y con Saturno. Lo que yo creo es que sólo estos dos esquemas sobrevivieron a la mezcla de tradiciones. Dicho de otra manera, la exaltación del Sol en Aries puede ser el resíduo de una tradición anterior que le adjudicaba Cáncer como su signo de domicilio, la exaltación de la Luna en Tauro nos indica que en algún momento debió ser tomada como regente de Leo, la de Venus en Piscis sugiere que en alguna tradición fue considerado regente de Géminis y así sucesivamente. Y en efecto, Demetrio Santos (en sus Investigaciones sobre Astrología, tomo I, p. 127) nos recuerda que en la "mesa de los dioses" de Gabies (Louvre) Venus aparece asociado a Géminis y la Luna a Leo.

Por tanto, las cuatro dignidades planetarias fundamentales serían sólo las cuatro etapas más importantes del camino evolutivo de un planeta a lo largo de todo el zodiaco (el paso por las casas angulares) partiendo del signo de su domicilio.

 

Julián García Vara.

 

style="background-image: url(file:///home/gbrunati/ferguson/images/background01.png);">
------------------------
Hola,

Las consideraciones para adjudicar dignidades a los planetas, son a mi
juicio, una mezcla de tradición, algunos razonamientos, diferentes
modelos y asociaciones simbólicas; pero sobre todo, un milenario
transcurrir y aquilatar experiencias y comprobaciones.


Coincido con Julián en que no ha de existir un algoritmo o modelo para calcular y
definir tales relaciones. Lo más importante es ese dinamismo propio de
la Astrología, en el que las cosas van cambiando, o mejor dicho,
evolucionando de suerte tal que ese conocimiento - al igual que las
lenguas vivas - crece y se atesora en el colectivo de una manera
absolutamente ecléctica.


Claro que la Astrología renacentista era adecuada para su tiempo y acorde a los
conocimientos y enemistades de entonces; y así para sus distintas
épocas, con sus bajadas y sus subidas. Por ello creo que la progresiva
aparición de nuevos elementos, símbolos, figuras, tecnologías, etc; es
oportuna y correcta para el quehacer humano, y sobre todo para la época
correspondiente. La Astrología tuvo un cambio espectacular con el
descubrimiento de los transaturninos, por ejemplo, que apenas estamos a
menos de la mitad de su digestión, por decir algo; es por ello que las
verdades absolutas deben tenerse y verse con prudencia. Yo siento que
Mercurio actualmente, ha alcanzado una prominencia en Acuario que le
descansa allí de su tradicional peregrinaje, y que de alguna forma se
ha convertido ese signo en una segunda casa para ese planetita
juguetón. Así que también está la percepción subjetiva, que de igual
manera cuenta.


He de destacar en el aporte de Julián, la aparición de una figura nueva para mi:
"Manilius", en especial porque lo indica anterior a Ptolomeo; y lo
señalo porque siempre había considerado que Ptolomeo era la figura
inicial de la Astrología clásica, como un hito. Ello me motiva, en
primer lugar y una vez más, a confesar mi ignorancia y a buscar e
investigar acerca de tal precedencia tan interesante.


Y hablando de Mercurio; el destacado poeta costarricense, Laureano Albán, nos decía
en sus talleres de literatura que tuviéramos cuidado en cierto tipo de
escritos cortos, de suerte que los adecuásemos a la época actual; en la
que la vida se ha convertido en apresurada y "Light" (decía él...), que
hay una ley que se llama "La Ley de la Gravedad" y opera de manera tal,
que el lector de nuestro intento, al verlo extenso, lee uno o dos
párrafos iniciales, y luego se le cae el papel!, y lo deja. Esto como
un comentario al valiosísimo aporte de Julián, que al pasar de
cuartilla y media, o dos, puede que no tenga la concurrencia que la
seriedad y el rigor del escrito merecen.


Presente,
 
G. Brunati


««CARTA ASTRAL EN LÍNEA»»
¡La Astrología y la tecnología actual deben acercarse mucho más!
Ello es absolutamente imperativo y prioritario.
gordianobrunati.com/astrologia.htm
------------------------
Jejeje teneis razón, lo que pregunta Karol se refiere a esto; bueno he aprendido un nuevo regionalismo "AL CALETRE" y ya veo que no significa "prueba y error", significa "de memoria", acá en México le llamamos "DE MACHETE". Saludos

Hola, Karol:

Algunos astrólogos (con las que estoy de acuerdo) afirman que la adjudicación de las cualidades elementales, género y dignidades a planetas y signos tiene su origen en la observación de los cambios meteorológicos que se producen en el ámbito del hemisferio Norte y particularmente en Mesopotamia y Grecia coincidiendo con el recorrido del Sol y los planetas a través delos signos zodiacales.

 

En este blog, que junto a las entradillas previas y siguientes completa una conferencia acerca de la profunda relación que a mi juicio tiene la meteorología con la astrología, encontrarás alguna reflexión sobre algunas de las posibles razones:

http://astrologosdelmundo.ning.com/profiles/blogs/la-razon-de-las-f...

 

Un saludo

 

Adela Ferrer


 

El comentador de Ptolomeo Porfirio hace notar que las exaltaciones de los planetas diurnos (Jupiter, Saturno,Sol) se configuran por trigono con uno de sus propios domicilios  mientras que las exaltaciones de los nocturnos (Venus, Marte, Luna) se configuran por sextil con los propios, Mercurio toma como domicilio y exaltaciòn a Virgo al ser neutro respecto a esta distinciòn (secta, facciòn o "hairesis") siendo diurno cuando està oriental y nocturno cuando està occidental.

El dìa naturalmente se asume como màs potente y benèfico en un sentido bastante general (Solar) del mismo modo que el trigono, en contraste con la noche y el sextil (Lunar)

 

Aries trigono Leo (Sol)

Cancer trigono Piscis (Jupiter)

Libra trigono Acuario (Saturno)

 

Tauro sextil Cancer (Luna)

Piscis sextil Tauro (Venus)

Capricornio sextil Escorpio (Marte)

 

Esta estructuraciòn queda subtendida por el Tema Mundi helenìstico (el mitològico horoscopo de la creaciòn del  cosmos) con Cancer en el ascendente y los planetas distribuidos en sus domicilios de Cancer a Capricornio respectivamente.

Ahora, todas las exaltaciones se configuran por alguno de los aspectos tradicionales con el ascendente Cancer (conjunciòn, sextil, trigono, cuadratura y oposiciòn) lo que en el contexto del conjunto del sistema de la tradiciòn helenìstica, que es la matriz històrica de la astrologìa horoscòpica, encierra todo tipo de enseñanzas que serìa interminable enumerar.

Pero en esencia el esquema bàsico (un sistema de polaridades de conceptos, dia y noche, friò y càliente, luz y oscuridad, placer y dolor, intelecto y opulencia etc) es de una solidez estructural evidente: un domicilio para cada luminaria y dos para cada uno de los restantes (2+2x5=12). Todos y cada uno de los ilustres personajes que intentaron "corregir " el sistema de regencias percibiendo vaya a saber Dios que imperfecciòn en el modelo original a lo largo de la història de los charlatanes obviamente no estaban al tanto de la tradiciòn astrologica, o les faltaba "oido" para escuchar.

Naturalmente los detrimentos y las caidas de los planetas y siguiendo la misma lògica, quedan en el lugar diametral a los domicilios y las exaltaciones. En definitiva son elementos de juicio que hay que articular en el horizonte de las tècnicas, como para empezar a hacerse problema.

Saludos

Los Planetas (y sus dignidades)
By Ουρανία(Urania). Sunday, February 18, 2007 11:25:19 PM

Planeta, Dignidades, Astrología, Definición, Exaltación, Domicilio, Exilio, Caída

(Del lat. planeta, y este del gr. πλανήτης, errante).

2. m. Astr. Cada uno de los siete astros que, según el sistema de Ptolomeo, se creía que giraban alrededor de la Tierra, es decir, la Luna, Mercurio, Venus, el Sol, Marte, Júpiter y Saturno.


Real Academia Española



From Wikipedia:

Planets in astrology
Classical Planets





Artículo de Mario Paltrinieri - Elena Rader (1981):

Nuestro sistema solar está constituído por el Sol, nueve planetas que giran alrededor de él (Mercurio, Venus, Tierra, Marte, Júpiter, Saturno, Urano, Neptuno y Plutón) y la Luna, satélite de la Tierra. Además de estos nueve planetas el sistema solar está constituido por otros cuerpos celestes: los cometas, los meteoritos, los satélites de los grandes planetas, los asteroides, y se ha sugerido la hipótesis de la existencia de otros dos planetas muy distantes, más allá de Plutón, todavía sin descubrir.

Astrológicamente se denominan planetas al Sol, Luna, Mercurio, Marte, Júpiter, Saturno, Urano, Neptuno y Plutón. Tanto para éstos como para los signos zodiacales se han hecho varias subdivisiones que reduciremos a dos grupos:

Grupo de los Elementos:
Fuego: Sol, Marte y Plutón.
Tierra: Mercurio, Saturno y Urano.
Aire: Venus y Júpiter.
Agua: Luna y Neptuno.

Grupo de los Géneros:
Masculinos: Sol, Marte, Júpiter y Plutón.
Femeninos: Luna, Venus y Neptuno.
Neutros: Mercurio, Urano y Saturno.

La distinta velocidad con que cada planeta recorre la banda zodiacal en el aparente movimiento anual determina sus distintas posiciones en los signos. El Sol, en el transcurso de las estaciones, cumple en un año el recorrido completo de 360º; la Luna recorre 4680º (igual a trece órbitas); Mercurio, 1490º; Venus, 585º; Marte, 191º; Júpiter, 30º; Saturno, 12º; Urano, 4º; Neptuno, 2º; Plutón, 1º. Retomaremos este argumento relativo a las velocidades medias cuando hablemos de las distancias en grados entre planeta y planeta, distancias denominadas "aspectos".

Antes de pasar al análisis detallado de las características de los planetas es necesario hacer algunas apreciaciones fundamentales. Si no ha sido trazada la carta individual con todos los elementos que la componen, no es posible ninguna anticipación, y la costumbre habitual de preguntar a una persona a qué signo pertenece, para atribuírle (seguidamente) -según la respuesta- determinadas características psicológicas, puede ser un juego divertido pero es arbitrario y carente de fundamentos. El grado del Zodíaco ocupado por el Sol en el momento del nacimiento no basta por sí solo para calificar astrológicamente a un individuo. De hecho, para que una persona pueda ser definida como decididamente influida por un único signo (cosa muy rara), sería necesario que este signo fuera ocupado además de por el Sol por todos o casi todos los planetas y además debería ser el signo que asciende en el cielo hacia oriente en el momento de nacimiento (denominado ASC, como hemos visto anteriormente). Añadimos que es totalmente absurdo tratar de definir afinidades o disonancias entre dos personas sólo en base a la ocupación del Sol, sin efectuar un meticuloso análisis de todos los elementos de ambas cartas de nacimiento. Para terminar, hay que tener en cuenta la no existencia de signos favorables o desfavorables, sino simplemente signos diferentes entre sí.

Dignidades Planetarias:

Las características de los planetas y sus influencias son interpretadas según las posiciones que éstos ocupan en los signos y están ligadas a la naturaleza específica de los mismos. Al confrontar la naturaleza de los planetas con la de los signos, se observan concordancias y disonancias que la astrología ha denominado "dignidades planetarias". Esto significa que, cuando los planetas ocupan signos con los que están en armonía, sus influencias se acrecientan positivamente; por el contrario, cuando ocupan signos de naturaleza distinta o contraria a la propia, sus influencias disminuyen o se vician. Por lo tanto, al planeta colocado en el signo más afín a sus atributos se le denomina "señor" o "regente" del signo; es decir, que gobierna el signo y está "domiciliado"; mientras que, si se encuentra en el signo diametralmente opuesto, se dice que está en "exilio" y, en este caso, su fuerza estará en disonancia y atenuada. Además del Domicilio y del Exilio hay otros signos en los cuales las cualidades de los planetas aumentan considerablemente en fuerza y armonizan con las del signo hospitante en una comunión ideal. Se dice entonces que estos planetas están "exaltados". El signo diametralmente opuesto a aquel en que el planeta está exaltado se convierte en el de su "caída". En estas condiciones, las influencias del planeta están reducidas y modificadas incluso negativamente. [El origen de esta clasificación es muy antiguo. Mientras que el Domicilio y el Exilio no han sufrido modificaciones posteriores, la Exaltación y la Caída son todavía objeto de discusión. Lisa Morpurgo ha elaborado un esquema de exaltaciones y caídas que ha sido y es todavía argumento de discusión, y al cual se atienen los autores de este texto. André Barbault, por el contrario, no lo acepta y considera el tradicional más adecuado.]

Tabla que simboliza la condición de los planetas. Las exaltaciones y las caídas han sido indicadas, según la Tradición, con el símbolo del signo zodiacal en un cuerpo más pequeño. Las letras N y D significan "nocturno" y "diurno", refiriéndose a los domicilios de los planetas en los signos:






Zoom Image


Mientras el Sol y la Luna tienen un solo domicilio en Leo y en Cáncer respectivamente, los demás planetas tienen dos, uno diurno y otro nocturno. Esta posición es particularmente importante para la interpretación. En el domicilio nocturno la influencia de los planetas se manifiesta sobre la personalidad y el comportamiento, mientras que en el domicilio diurno se manifiesta sobre la vida práctica.

Naturalmente los planetas pueden encontrarse también en signos distintos a los de sus domicilios, exilios, exaltación y caída. En este caso son llamados peregrinos y sus influencias están mezcladas con la de los signos hospitantes sin ninguna relevancia especial.

Esquema sinóptico del domicilio, la exaltación, el exilio y la caída de los planetas en los signos respectivos, con las analogías entre signos, casas y estaciones (P-primavera, E-Verano, A-otoño, I-invierno):






Zoom Image

Recepción mutua: Se dice que dos planetas están en "recepción mutua" cuando ocupan signos gobernados recíprocamente. Ejemplo: si Júpiter está en Aries (tradicionalmente gobernado por Marte) y Marte en Piscis (tradicionalmente gobernado por Júpiter) los dos planetas están en recepción mutua y se refuerzan uno a otro en beneficio del sujeto, aumentando los eventuales efectos positivos o reduciendo los negativos.

Planetas retrógrados: El movimiento aparente de los planetas alrededor de la Tierra produce a veces la sensación de que recorren un trecho de la órbita en sentido inverso. En este caso los planetas se llaman "retrógrados" o "en retroceso". En las efemérides detalladas el inicio de este movimiento está indicado con una R, y su fin, cuando retorna a la velocidad directa, con una D. Los efectos de los planetas retrógrados pueden ser perniciosos o por lo menos tendrán limitados sus efectos positivos. Naturalmente, los matices y el valor de estas posiciones dependerán de la preparación, habilidad e intuición de quien analice el tema.




Fraternidad Rosacruz:

Los planetas representan energías y fuerzas cósmicas que pueden manifestarse en distintas formas. Ellos son como los actores en una obra. Los signos describen la forma en la cual estas energías planetarias son usadas. Muestran la motivación y los roles de los distintos actores. Como todas las cosa en el mundo material, estas energías pueden y usualmente operan en dos direcciones, la positiva y la negativa.




El Símbolo de los Planetas:

Hay tres factores en los símbolos de los planetas. Consisten de un círculo, un medio círculo y una cruz agrupados distintamente. El círculo es el símbolo del Espíritu, el medio círculo es el emblema del alma y la cruz representa la materia. Entonces los elementos de la constitución humana, ESPIRITU, ALMA y CUERPO están dentro de las partes componentes de los símbolos planetarios para mostrar al Místico su misión respecto a la humanidad. Estas partes elementales están agrupadas de distintas maneras para indicar la naturaleza del planeta y su oficina en la Gran Escuela de la Vida donde Dios nos ha puesto bajo el Espíritu Planetario quien se empeña en educarnos en la Sabiduría Divina.

1 - SOL - Como el hombre es hecho a imagen de Dios, quién es trino en su manifestación, así astrológicamente, el yo superior en el hombre es representado por un circulo con el punto central denotando el más alto aspecto del espíritu, el Espíritu Divino cuya facultad es la Voluntad. Asímismo, el Sol se refiere en el horóscopo como la más alta expresión del individuo mismo. Denota la influencia positiva saliente en el hombre, su carácter en el sentido más amplio de la palabra. Así tenemos en el símbolo del Sol un círculo que denota un símbolo del Espíritu y el Sol, así como su símbolo indica, es el centro de todas las facultades espirituales, la fuente de la vida.

2 - MARTE. Su símbolo es una cruz sobre el círculo, mostrando al hombre sin regenerarse, donde la cruz de la personalidad (siendo la personalidad los cuatro cuerpo construidos en cada renacimiento: el cuerpo denso, el cuerpo vital, el cuerpo de deseos y la mente) es encima del círculo del Espíritu. Pero al pisotear la naturaleza superior bajo el carácter marcial, engendra guerra y luchas, durante el cual necesariamente sufre aun cuando éste sea victorioso. Así, al desairar, la naturaleza es gradualmente suavizada. Así el Espíritu está bajo la cruz, lo cual quiere decir que el Espíritu está en el límite de la materia y el cuerpo. Vemos que la gente marcial es muy materialista. Usualmente no creen en nada sobrenatural, como lo llaman - ver para creer. Los sentimientos superiores, finos y nobles son detenidos en obediencia, está principalmente expresado el lado físico. Todo es para sí mismo. Marte siempre pregunta: "Qué puedo conseguir para mí y cuánto placer obtener? Qué es lo mejor que puedo hacer para mí mismo y cómo puedo echarlos afuera a los demás?".

Por lo que Marte denota todas las energías salientes de la naturaleza inferior, el cuerpo de deseos, el aspecto pasional y emocional del hombre, que le causa trabajar hacia afuera en el mundo sobre poniendo los obstáculos y ganar experiencia.

3 - VENUS es todo lo contrario. Marte peleará, pero Venus no. Su símbolo tiene al Espíritu sobre la cruz de la materia. El Espíritu tiene el equilibrio del poder y por lo tanto es un planeta de amor. Este dice: "Cuánto es lo que puedo hacer por los demás? Quiero ayudar a alguien. Quiero atraer a todos hacia mí para hacerles algún bien."

Así, cuando la naturaleza marcial ha sufrido suficientemente, el círculo del Espíritu gradualmente asciende sobre la cruz de la personalidad y se convierte el símbolo de Venus, el planeta del amor. Entonces podemos decir que Venus denota sabiduría lo cual no es mera intelectualidad, sino Intuición e Imaginación. Así, la naturaleza de Venus es esencialmente amor y es la influencia cimentada en la vida donde somos atraídos hacia otros para beneficio mutuo.

4 - La LUNA es el reflejo del Sol. Ella junto con el Ascendente, denota la formación del cuerpo físico, la Luna siendo particularmente el símbolo del cuerpo vital y el Ascendente el significador del cuerpo denso. Así, estos dos son las herramientas del hombre en acción, la parte más perfecta de su naturaleza, pero al mismo tiempo, la más fugaz. La Luna es, por lo tanto, la mera antitesis del Sol. Este último es una estrella fija mientras que la Luna es la más migratoria de todos los cuerpos celestes.

En el símbolo de la Luna también tenemos un medio círculo por sí mismo, que es el alma. Las personas lunares son emocionales, pero no tienen mucha firmeza. El medio circulo de la Luna muestra que hemos completado el arco de la involución donde los cuerpos fueron construidos y que ahora la esencia de la experiencia extractada desde estos vehículos deben ser transmutados hacia cualidades espirituales por la alquimia del alma en crecimiento, de modo que podamos elevar el arco de la evolución.

5 - En el símbolo de SATURNO, está el alma, o la mente instintiva, simbolizada por el medio circulo, bajo el dominio de la materia, representada por la cruz. Por lo tanto las personas de Saturno son materialistas en extremo. También son muy egoístas en todo. Agarran todo para sí mismos. El corazón y lo mejor de la naturaleza son puestos por debajo.

En otras palabras podemos decir que en el símbolo de Saturno, la cruz de la personalidad está exaltada sobre el signo del alma, el medio circulo. El crecimiento del alma es logrado por el Servicio, pero el símbolo de Saturno muestra plenamente que la persona bajo su regla está más listo para ser servido que para servir, y es egoísta y obstructivo del bien común. Naturalmente otros resienten ésta característica de carácter y por lo tanto Saturno trae sufrimiento, problemas, preocupaciones y decepciones para enseñarnos que no podemos nunca realmente servirnos a nosotros mismos por el egoísmo, sino solo por el sacrificio.

Saturno simboliza la parte relativamente permanente de la naturaleza inferior, que ha sido pesado y encontrado como algo útil. Saturno es por lo tanto, simbólicamente los átomos simientes de los vehículos inferiores del hombre, donde son almacenadas las experiencias de todas las vidas pasadas. Así, Saturno denota la habilidad mecánica, la castidad y la justicia, la perseverancia y los logros materiales que han sido hechos en virtudes a su influencia depuradora. Es la segadora de las cosas que han sido sembradas en el cuerpo y como tal, aparece a menudo en la vida para corregirnos el mal que hemos hecho, de modo que podamos aprender las lecciones de cómo actuar correctamente. Respecto a los átomos simientes, podemos decir que cuando el Espíritu trino está en el camino para nacer de nuevo, los átomos simientes permiten al Ego reunir, en cada mundo, la sustancia necesitada para construir su instrumento, es decir, para construir de nuevo la mente, el cuerpo de deseos, el cuerpo vital y el cuerpo denso.

SATURNO y JUPITER tienen símbolos que son similarmente indicativos de la forma en la cual el crecimiento del alma es logrado.

6 - Ahora tomemos la combinación opuesta, y tenemos a JUPITER, el alma sobre la cruz de la materia. Cuando ha sido gradualmente colocada sobre nosotros, a través de mucho sufrimiento, el egoísmo es como un cascarón alrededor del alma la cual nos cierra a los demás, entonces empezamos lentamente a cultivar la cualidad de la benevolencia y gradualmente el medio circulo del alma se eleva hacia la cruz de la materia y se convierte en el símbolo de Júpiter, la filantropía y amigo del hombre. Entonces significa a uno quien ama a todo y a uno quien es igualmente el favorito de los dioses y el hombre, siendo que la persona de Júpiter es jovial, persona de buena naturaleza, que dice: "Bien, cómo estás? Hay algo en lo que pueda ayudarte?". Siempre está tratando de ayudar a los demás. Así podemos ver cuán bien al simbolismo planetario expresa la naturaleza humana.

Júpiter también denota el espíritu humano, cuya facultad es el pensamiento abstracto. Por lo tanto, el planeta Júpiter se refiere a la mente superior, la mente que no está preocupada con las cosas materiales y se expresa así misma con pensamientos abstractos, como religión, filosofía y las ciencias superiores.

MARTE, SATURNO y la LUNA son significadores de la naturaleza inferior en el hombre, la personalidad, opuestos a la individualidad, simbolizados por lo otros tres planetas: el SOL, VENUS y JUPITER. Estos dos triángulos están conectados por el planeta significativo de la mente concreta inferior, llamado MERCURIO.

7 - El símbolo planetario de MERCURIO está compuesto con todos los tres factores. Mercurio es el planeta de la mente, uniendo todos los atributos del cuerpo, alma y Espíritu, y aunque es el más pequeño del Reino de Dios, el Sistema Solar, no obstante es de la mayor importancia respecto a su influencia sobre el cuerpo, el alma y el Espíritu, como su símbolo contiene todas las partes componentes del simbolismo planetario, el círculo, el medio círculo y la cruz. Esto es debido a que en la mente todo está unido en un organismo uno espíritu-físico llamado HOMBRE. Sin Mercurio esto no sería posible, así Mercurio es el pivote y exalta lo bueno de tanto la razón y la mente razonadora, pero no es de valor excepto si es coloreado por otros planetas.

Mercurio es neutral y depende sobre el Ego representado por el circulo puesto en el centro ya sea si usará sus atributos divinos y libre albedrío para aspirar al cielo para el crecimiento espiritual simbolizado por el signo del alma, el medio circulo, puesto sobre el círculo del Espíritu, o si se inclinará hacia la cruz de la personalidad debajo del círculo y se revolcará en el fango de la mundanalidad. Ninguna criatura tiene tales posibilidades divinas como el hombre, ninguna puede aspirar más alto y recíprocamente, ninguna puede caer tan bajo. Este problema entre las naturalezas superiores e inferior para la maestría, simbolizadas por el medio círculo y la cruz que es puesta sobre y debajo del círculo en el símbolo de Mercurio, fue bien expuesto por Goethe en las líneas de su inmortal "Fausto" donde el héroe dice:


"Thou by one sole impulse art posses'd,
Unconscious of the other still remain.
Two souls alas are housed within my breast,
And struggle there for undivided reign.
One to the earth with passionate desire,
And closely clinging organs still adheres,
Above the mists the other doth aspire,
With sacred ardor unto purer spheres."


Si combinamos los planetas, el simbolismo también es visto.

La Luna con Marte hace a la persona todavía más temeraria de lo que de otra forma sería.

La Luna junto con Venus, hace a la persona más emocional y devocional de lo que de otra forma sería.

Si Mercurio está con Marte, da una inteligencia perspicaz y poder razonador, con Saturno le da un pensamiento más profundo y una mente avara y egoísta. Júpiter con Mercurio mejora lo bueno de tanto la razón y benevolencia y trabajan juntos por propósito filantrópicos. Así con todos los planetas, porque están compuesto de estas partes constituyentes de los símbolos. (Preguntas y Respuestas II, páginas 368-370 y Astrología Científica Simplifica, páginas 165-168, 147-152).

Además de los siete planetas ya mencionados, otros dos están en nuestro sistema solar, URANO Y NEPTUNO. (Plutón fue descubierto después de que éste libro fue escrito)

URANO se puede decir que es la octava de Venus, teniendo su naturaleza en un grado mucho más sutil. Sus atracciones son muy espirituales que no pueden ser sentidos por el hombre ordinario de manera apropiada.

NEPTUNO es la octava de Mercurio. Como Mercurio es el portador de luz para el Sol físico, así Neptuno es el portador de luz del Sol Espiritual, llamado Vulcano entre los ocultistas, que es visto detrás del Sol Visible. Naturalmente, por lo tanto, muy pocos entre la humanidad son capaces de ser afectados por éste.

Como para PLUTON, su simbolismo incluye los tres factores usados en los símbolos para los planetas: el círculo, el símbolo del Espíritu, el medio círculo, símbolo del alma, y la cruz símbolo de la materia, agrupados en forma correcta: la cruz de la materia abajo del símbolo, luego el alma, luego el espíritu. La forma en que los tres factores son colocados en este simbolismo indica de que alma está ayudando al Espíritu a lograr su misión divina.




ACRUX: Boletín Astrológico y de Ciencias Antiguas.


La palabra planeta proviene del griego planasthai o vagabundo. Los planetas son los cuerpos celestiales familiares que orbitan el Sol. Los antiguos los consideraban estrellas y se referían a ellos como vagabundos porque, a diferencia de las llamadas Estrellas Fijas los planetas siempre cambiaban sus posiciones con respecto al fondo de la esfera celeste. El Sol y la Luna, las Luminarias, son también vagabundos, y en la Astrología Tradicional se refirieron también como "planetas". Aunque ya no están clasificados como tales por los astrónomos, muchos astrólogos contemporáneos aún llaman a las dos luminarias como planetas.

Las influencias astrológicas se manifiestan principalmente a través de los planetas. Estas influencias básicas están modificadas por (1) los signos del zodíaco en los cuales los planetas están colocados, (2) los aspectos (ángulos geométricos) entre los planetas y (3) las casas en las cuales están colocados los planetas. Una simplificada, pero no obstante útil, regla es que la posición por signo del planeta indica las tendencias de la personalidad, los aspectos entre los planetas reflejan cómo los diversos componentes de la personalidad de uno interactúan, y las posiciones por casa muestran cómo la personalidad se manifiesta en el mundo.

Los planetas tienen una relación especial con los signos del zodíaco en donde cada planeta se dice "rige" un cierto signo (o signos). La relación entre los planetas y los signos es una de reinado en los rasgos y relaciones básicas. Previo al descubrimiento de Urano (1781), Neptuno (1846) , Plutón (1930) y Quirón (1977), había un consenso general de las regencias planetarias desde la época de Ptolomeo (Tetrabiblos). El sistema tradicional dice que el Sol rige a Leo, la Luna a Cáncer, Mercurio a Géminis y Virgo, Venus a Tauro y Libra, Marte a Aries y Escorpión, Júpiter a Sagitario y Piscis, y Saturno a Capricornio y Acuario. Estas son aún las regencias primarias usadas en Astrología de la India. Después del descubrimiento de los planetas, los astrólogos gradualmente asignaron a Urano la regencia de Acuario, a Neptuno la de Piscis, a Plutón la de Escorpión; y en la actualidad existen dos tendencias para Quirón, una como regente de Sagitario por ser el Centauro, y la otra como regente de Virgo por ser el Sanador. Para los editores de Acrux, y debido a los estudios realizados, Quirón se le otorgó la regencia de Virgo, y acuerdan con las otras regencias, que se verá con más detalle en el estudio de cada planeta. Además se está estudiando el simbolismo astrológico de la Tierra y otorgarle la regencia de un signo de acuerdo a sus características, lo que se detalla en la página referente a la Tierra.

RSS

© 2019   Creado por Roberto.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio