mantener a Astrologos del Mundo cuesta tiempo y dinero , si quieres colaborar te lo agradecemos Gracias de antemano!!!!!!

Los viajes, Júpiter el azul, la madera y las palmeras.

Los astrólogos, sobre todo los que somos muy viajeros, sabemos que cuando viajamos estamos bajo el auspicio de Júpiter y que su influencia se manifieta preferentemente en los lugares donde hay madera, palmeras o color azul, así que cuando viajo, busco la madera, las palmeras y el azul.

Una de las cosas que más hace notar que uno está de viaje es cuando se cruza un puente y más aún si es uno de los puentes más grandes de Latinoamérica, como los que atraviesan el río Paraná; primero el Paraná Mini que es unas cuatro veces más ancho que el Ebro, después de recorrer una veintena de kilómetros por una enorme isla plana que parece un delta, se atraviesa por otro puente el Paraná Iguazú, doble de ancho que al anterior.

Al pasar el doble ramal del río Paraná, entramos en Entrerrios, el paisaje es muy similar a las dehesas, enormes extensiones de tierra llana vestida de hierba verde, de pastos, sabroso alimento para grandes cantidades de reses. – Hay señales de tráfico con fondo amarillo donde está dibujada las imagen de una res. Todo el camino está repleto de estas señales.

Un enorme y preciosa garza blanca cruza la carretera volando sobre nuestras cabezas. Dehesas y más dehesas, reses, caballos blancos y bayos, lagunas o grandes charcos entre el verde llano, muy parecido al delta del Ebro y a las planas y húmedas tierras del norte de Alicante (Pego) y de sur de Valencia donde se cultiva el arroz.

Reses y más reses, caballitos, ovejas lanudas y terreno llano inmenso sin fin, la llanura de la Mancha se queda estrecha a lado de estos parajes sureños. Un águila que vuela bajo, como la que llevo bordada en la gorra de la Air Force, puesta encima de la cabeza.-

Entre los grandes charcos, que parecen pequeños lagos y salpican estos llanos verdes, se ven una especie de avutardas o de gansos salvajes que también pastan en los verdes prados. Un poco más allá, un prado enorme de color amarillo, como si un pintor gigante hubiera dado una pincelada al paisaje para darle más luz.

Llegamos a mediodía y es la hora de comer, tiempo de buscar posada. Detenemos el coche en el único lugar abierto a esa hora del día en el camino. En la puerta de entrada de la posada hay un enorme tronco de madera sobre el que han puesto una maceta con una planta de la alegría de la casa, con sus tiernos tallos y sus flores azuladas.

El recinto es una construcción de madera, techo formado por un entrelazado de troncos de madera, las cortinas que cubren los grandes ventanales son de color azul, de ese azul que a Júpiter le gusta cuando actúa de Krisna o cuando emerge en la capa del Príncipe Azul. Azul como el color de la ropa de la camarera que nos atiende, como el sifón y el palillero que hay sobre la mesa, como más de la mitad de la gente que se encuentra en el local. Madera y azul. Afuera camiones y camioneros, viajeros perennes que viven bajo el azul del cielo.

La única verdad es que todo cambia, nada permanece, se acaban las dehesas y se inicia la superexplotación humana, han llegado hasta aquí los eucaliptos, millones de eucaliptos plantados para ser transformados en madera o en papel. Más al norte, cerca del Paso de los Libres, frontera con Paraguay, llegamos a una reserva Natural que conserva las palmeras, las esbeltas palmeras del norte de Argentina que no se parecen en nada a las palmeras alicantinas, éstas son como las palmeras colombianas; esbeltas, finas, pero no tienen dátiles.

Al atardecer aparecen bandadas de pájaros negros que parecen estorninos pero tienen forma de loro, garzas blancas acechan en las charcas y los aguiluchos vuelan bajo dejando ver sus plumones blancos.

Al llegar a Posadas, final de nuestro viaje en este día, nos albergamos en un hotel cuya fachada era completamente azul y el resto se combinaba con madera. De nuevo estaba el azul y la madera, como en el restaurante que fuimos a cenar, donde, para más señal, había varios letreros en los que se leía la palabra “azul”.

Visitas: 487

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Astrologos del Mundo para añadir comentarios!

Participar en Astrologos del Mundo

© 2020   Creado por Roberto.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio