mantener a Astrologos del Mundo cuesta tiempo y dinero , si quieres colaborar te lo agradecemos Gracias de antemano!!!!!!

POSICIÓN NODO NORTE- NODO SUR

EL EJE DEL DRAGÓN

Los astrólogos hindúes han desarrollado desde hace mucho tiempo una astrología basada en los nodos lunares. Se trata de una astrología de la energía cimentada sobre un eje invisible, al que se denomina eje del Dragón, y por el que discurre el flujo energético del tiempo, desde el pasado al futuro. El astrólogo Mohan Koparkar lo compara con “un tubo en el vacío que conecta el pasado ignorado con lo conocido del presente”. Este flujo energético puede considerarse, esquemáticamente, como el gran conservador de la memoria del mundo y de la de cada hombre en particular, la cual evoluciona desde el nodo sur (la memoria del pasado), hacia el nodo norte (la redistribución de las antiguas energías en las formas nuevas del presente). El nodo norte, la actualidad de dicha memoria, es el portador de la concentración energética de los planetas, asegurando su distribución en la carta de manera que se corresponda con el destino anterior del ser y con su evolución actual.

Los nodos lunares son, pues, la llave de la astrología evolutiva y deben ser examinados antes de llevar a cabo cualquier otra aproximación a la carta.

Astronómicamente, este eje virtual no es en absoluto ficticio. Es el ascendente de la Luna en la carta. El punto de intersección sur y norte entre el plano de rotación de la Luna alrededor de la Tierra y el plano de la Eclíptica. El eje se sitúa por tanto en el punto de convergencia de nuestras dos luminarias, conectando el mundo interior y psíquico de la Luna con el mundo solar, activo y vitalizante. Para comprender la importancia de este eje es preciso entender qué significa la Luna dentro de nosotros, y no únicamente su función de ánima, permeable y maternal, sino como el proceso de expresión global de nuestra psique. La Luna, de acuerdo con su genealogía oriental, es la gran controladora del espíritu humano. En ella se reflejan las energías cósmicas del Sol, de Venus y de Mercurio, los tres maestros de los planos sutiles y superiores del hombre. Gobierna la actividad de Marte, el Karma manifestado en el hombre, la actividad de Júpiter y Saturno, el Espacio y el Tiempo que sujetan al hombre en la manifestación en tanto no sea capaz de despojarse de las formas y los pensamientos terrestres. La Luna es un gigantesco filtro receptor de energías cósmicas, que nos protege de aquellos grados de conciencia que no podríamos soportar.

El eje nodal, al igual que los planetas, posee un ciclo propio cuyo ritmo aproximado es de unos 18 años. Está calculado astronómicamente y aparece en la mayor parte de las efemérides en la columna que está el Sol y la Luna. Su progresión diaria es de unos tres minutos de arco. Su marcha es constante y retrógrada a la inversa de la del Sol y de la de los planetas directos. Tiene, como la Luna, una función interiorizadora, su energía lo lleva hacia las sombras internas, al contrario que el Sol, cuyo Ascendente es un camino hacia la plena luz exterior. En el plano de lo invisible, existe una relación sutil entre el eje del Dragón y el Ascendente Solar. La posición de este último se deriva con frecuencia de las metas reflejadas por los nodos lunares. Resulta muy interesante estudiar las relaciones entre los Regentes Kármicos (los regentes de los signos donde se encuentren los nodos lunares) y el regente del Ascendente.

Es fácil comprender que los nodos norte y sur, que siempre aparecen opuestos en la carta (las Efemérides nos dan sólo la posición del nodo norte), son indisociables. Todo análisis habrá de partir del nodo sur y continuar con el norte, desde el pasado hacia el futuro. Se podría deducir que los planetas cuya latitud natal era sur poseen implicaciones del nodo sur y son más pasivos que aquellos cuya latitud era norte, mucho más dinámica y con una energía que puede movilizarse inmediatamente y aplicarla a la tarea que haya que cumplir. Pero hay que profundizar en la búsqueda.

Antes de proceder al análisis de cualquier planeta, hay que comprender cómo se distribuye en la carta la energía kármica de los nodos, poniendo de manifiesto influencias de vidas pasadas destinadas a afianzarse o a transformarse durante la existencia actual.

 

POR: Irma Latorre

 

Bibliografía: Astrología Clave de las Vidas Anteriores.

Andrieu Irene.

Nodos: Pasado y futuro.

Louis W. B.

 

Visitas: 2309

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Astrologos del Mundo para añadir comentarios!

Participar en Astrologos del Mundo

Comentario por Irma Esmeralda Latorre el septiembre 5, 2013 a las 10:59am

Así es amiga. Mira el regente de tu Asc y los regentes de los signos en donde se hallan los nodos y observa que relación tienen; eso indicará en gran parte tu vivencia en la vida anterior y el Karma que vienes a desarrollar en esta vida.

Comentario por Maria Ysabél el septiembre 5, 2013 a las 9:44am

       ¡Gracias Irma! Muy interesante el repaso, sobre todo este párrafo: "En el plano de lo invisible, existe una relación sutil entre el eje del Dragón y el Ascendente Solar. La posición de este último se deriva con frecuencia de las metas reflejadas por los nodos lunares. Resulta muy interesante estudiar las relaciones entre los Regentes Kármicos (los regentes de los signos donde se encuentren los nodos lunares) y el regente del Ascendente". 

       Si entiendo bien, deriva la posición del Ascendente, de un síntesis extraída de la posición nodal y por lo mismo, de lo que subyace en la particular "correspondencia" entre los tres regentes. ¿Es así? 

       ¡Gracias! Saludos. 

© 2019   Creado por Roberto.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio