mantener a Astrologos del Mundo cuesta tiempo y dinero , si quieres colaborar te lo agradecemos Gracias de antemano!!!!!!

¿Qué se entiende por Astrología tradicional o clásica?


La tradición astrológica es como un río inmenso formado por el agua que traen innumerables afluentes y arroyos, sin que se pueda saber con certeza cuál es la fuente madre de todas. Por doquier, a lo largo y ancho del mundo, los hombres interrogaron a las estrellas, puntos luminosos y distantes que influyen misteriosamente sobre el alma y el destino humanos; chinos, persas, indios, egipcios, caldeos, griegos y romanos escrutaron cuidadosamente los cielos, finalmente los árabes y judíos heredaron esa cultura y refundieron todo este conocimiento que llevaron a la península ibérica en la Edad Media.

La astrología tradicional o clásica es pues, el fruto del sincretismo astrológico. Nació de la antigua ciencia astrológica del Irán, se enriqueció con las aportaciones astronómico-matemáticas de la India, adoptó después la ciencia alejandrina con los aportes griegos de Doroteo y de Ptolomeo, sin renunciar por ello a sus orígenes.

Pero la Astrología tradicional o clásica no sólo es la fusión de diversas culturas, también creció con las aportaciones de sus propios maestros, aportaciones éstas eminentemente prácticas, concretas, fruto de la observación y la experiencia. Su saber era absolutamente empírico y experimental.

Este saber llegó hasta España a través de la ocupación musulmana. Un ejemplo del florecimiento cultural de esa época los constituyen los sufies de Al-Andalus. -que después serán traducidos por la escuela de traductores de Alfonso X-. El movimiento sufí de esa época, se desarrolló dentro del Islam, pero también estaba imbuido de ideas como el neoplatonismo alejandrino, el gnosticismo, el mazdeísmo persa y la Astrología.

Una de las obras astronómicas más importantes de estos autores sufies son los Libros del Saber de Astronomía. Esta obra se inicia con el libro de las Estrellas Fijas, que es un catálogo de estrellas basado en la obra de Abd al-Rahmán al-Sufi.

Otro texto importante es el Libro de las Cruces, un texto prácticamente desconocido (en proceso de traducción ahora por la Escuela de Traductores de Sirventa), obra original de otro autor sufí, al Wahid Ishaq al-Dabbí, que fue astrólogo en la corte del emir omeya cordobés Hisham I.

Abul Casim o Mawlana Ben Ahamad, también conocido como Mawlana el madrileño, nos deja una especial obra en la que se funde la Astrología con la Magia. El tratado primero de su obra denominada Picatrix tiene siete capítulos dedicados a los planetas y a la composición de talismanes. El segundo tratado habla sobre los modelos astrológicos y sus obras; el tercero sobre los efectos mágicos y el cuarto sobre la magia de los kurdos y otros pueblos orientales.

La cultura astrológica tuvo unos siglos de esplendor en España y cobró importancia gracias a la aportación de libros procedentes de todo oriente. Aparecen textos de medicina, astrología y filosofía que constituyeron un avance para lo que será la cultura hispana de esa época. Pero la síntesis de esas culturas se produce durante el reinado de Alfonso X.

La aportación árabe a la cultura hispana fue un fenómeno de fecundación fértil que ha dado como resultado lo que hoy conocemos como astrología hispano-árabe. Esta modalidad astrológica tiene el carácter personal, propio y singular que le otorga la lengua castellana..

Las técnicas astrológicas hispano-árabes son el compendio, el resumen de lo que conocemos como astrología tradicional. Durante ese periodo histórico las técnicas astrológicas apenas sufren transformaciones a pesar de la fusión cultural, pero la interpretación adquiere una nueva forma de manifestación. La interpretación, o la manera de leer el cielo, cambia de idioma y se establece una traducción a una lengua nueva llena de matices y giros que permiten una lectura o una explicación distinta y nueva.

En realidad, la astrología occidental no tiene ningún sentido fuera de esta fusión árabe-hispana. Lo que conocemos como Astrología tradicional no es otra cosa que el resultado de este fenómeno cultural que nos ha quedado en forma de obras astrológicas tradicionales.

Es sobradamente conocido el papel de la península ibérica como eslabón entre la cultura árabe y la occidental. La impresionante labor de traducción de las obras de extraordinario valor astrológico que se llevó a cabo a partir del siglo X hasta el XII constituyen los cimientos de la tradición astrológica.

La Astrología tradicional hispana está sustentada en obras como el Libro Conplido de Aly Ben Ragel, el Libro de las Cruces, el Libro de la Alcora o de la esfera, los Libros del saber de Astrología y los Lapidarios de Alfonso X el Sabio.

Todas estas obras fueron traducidas por el “scriptorium regium” del Rey Alfonso X el Sabio y su Escuela de Traductores de Toledo, además contamos con obras que reúnen todo el saber tradicional como el Libro de los juicios de las estrellas de Abraham Ben Ezra.

Una de las obras de mayor peso es sin duda el Libro Conplido de Aly Ben Ragel. Esta obra ha sido puesta al día por la Escuela de Traductores de Sirventa y existe además otra versión de Gracentro.

Dice Demetrio Santos:

“Este libro nos introduce en el antiguo mundo, y nos explica la influencia de la luz y el calor, la humedad, el aire, los cambios de vegetación y cromatismo, el color de la atmósfera y las estrellas, de lo cual los antiguos extrajeron las bases de la Astrología”.

El Libro Conplido es una compilación del saber astrológico de todos los tiempos anteriores. Su autor fue Aly Ben Ragel, eminente astrólogo formado en Bagdad que ejerció en la corte de Túnez. Ben Ragel recopiló todo el conocimiento acumulado por sus antepasados en esta obra que siglos más tarde le otorgaría el sobrenombre de el “Ptolomeus alter”. En este libro se recogen las experiencias de astrólogos como Hermes, Ptolomeo, Doroteo de Sidón, Messahallah, Al Farrukhan y muchos otros maestros de la tradición astrológica.

Nos podríamos preguntar también ¿Cuáles fueron las características principales de esa astrología hispano-árabe? Aparte de la importantísima labor de traducción y recopilación y de haber sido la “reserva” astrológica de Occidente, aquella que preservó un saber que sin ella se habría perdido, podemos observar unas cuantas diferencias en el uso de conceptos y técnicas respecto a la astrología actual. Usos y técnicas que a menudo se han perdido a lo largo de los siglos, de tal manera que podemos afirmar que, en muchos aspectos, la astrología actual no es más rica que la de aquella época, si bien se ha beneficiado de notables avances en otras cuestiones.

De entrada, en una sociedad como aquella en la que la mayoría de la gente no conocía con certeza su fecha de nacimiento, y aún menos la hora, la mayoría de las técnicas habituales quedaban sin utilidad. Por esa razón se explica el extraordinario desarrollo que tuvo entre ellos la astrología de las preguntas horarias. Hoy en día es la pariente pobre de la Astrología, probablemente por la dificultad que entraña el dilucidar las respuestas del cielo y el riesgo, evidente, de tener que dar respuestas muy concretas -a menudo un sí o un no-.

Todos estos autores desarrollaron técnicas y normas -a veces complicadas y a veces muy sencillas- para dilucidar las preguntas más espinosas.

Cuando conocían la fecha de nacimiento y la hora aproximada, utilizaban las faces y otras divisiones de los signos zodiacales. Varios de estos autores nos han dejado prolijas descripciones del carácter, y físico, de un individuo según la faz en la que estuviera su Ascendente. Ben Ezra, por ejemplo, utiliza como signos distintivos la altura del sujeto, el tamaño y forma de los ojos, el pelo y los lunares o marcas, especificando muy claramente dónde tendrá tal o cual nativo un lunar según su hora de nacimiento. Como se puede apreciar, es un sistema muy sencillo: basta pedirle a un cliente que se desnude y buscarle los lunares por todo el cuerpo para saber con bastante exactitud su hora de nacimiento. Bromas aparte, es un sistema que a menudo resulta eficaz (incluso sin strip tease).

También recurrieron con profusión a la utilización de las Partes arábigas, muy olvidadas hoy en día. Las Partes son, como es de sobra sabido, la distancia de un planeta x a un planeta y sumada al Ascendente. Hay partes para todos los gustos: del padre, la madre, los hermanos, las propiedades, los siervos, la celada, la pasión, el amor, los hijos etc. Esas Partes, de las que hoy sólo utilizamos 2 (la de Fortuna e Infortunio) aportan también una valiosa información sobre cómo vivirá el individuo determinados temas.

Otros conceptos nque usaban los árabes y judios españoles son el Hileg y el alcocoden, respectivamente el punto de la vida y el planeta que lo rige o aspecta, puntos éstos que se utilizaban para calcular aproximadamente la duración de la vida del nativo, siempre supeditados sin embargo a las condiciones generales de su sociedad, época y las circunstancias históricas o accidentales que lo rodeaban, pues, como bien dicen esos antiguos autores, si uno se hace a la mar con un temporal, por muy buena carta que tenga se hundirá.

También hablaban estos antiguos astrólogos de los gozos y tristezas de los planetas, es decir, una dignidad o debilidad especial de los planetas según las Casas en las que estuviesen ubicados.

Por todo ello la astrología tradicional reúne técnicas y modos de interpretación muy particulares y dignos de ser recuperados y puestos al día por los astrólogos de la actualidad.

Los astrólogos de la tradición hispana compuesta por cristianos, árabes y judíos dejaron un orden y una estructura muy bien organizada para realizar interpretaciones astrológicas. Esta astrología tradicional no es solo la continuación o mezcla de las culturas occidentales y orientales, sino que realiza una aportación muy especial basada en las necesidades de la vida humana, tiene un contenido en sabiduría práctica, concreta, adquirida mediante la observación y la experiencia, sin ningún contenido teórico ni dialéctico. La aportación tradicional que nos llega a través de los árabes y judíos es absolutamente empírica y experimental. Esta organización legada por la tradición, a modo de temas, considera varias maneras graduales de aplicar la astrología.

Astrología Horaria.
Natividades.
Astrología predictiva
Astrología Eleccional.
Estrellas fijas.
Gemas y estrellas.
Astrologia social; astromundial

Visitas: 1817

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Astrologos del Mundo para añadir comentarios!

Participar en Astrologos del Mundo

© 2020   Creado por Roberto.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio