mantener a Astrologos del Mundo cuesta tiempo y dinero , si quieres colaborar te lo agradecemos Gracias de antemano!!!!!!

Viaje imaginario por la Astrología medieval. El astrólogo cerrajero.

Después de observar como trabajan la Astrología de las preguntas o las horarias, los diferentes astrólogos de la ciudad, vamos a visitar de nuevo la Escuela de Bahaudin, pues hoy se reúnen los astrólogos sufíes más expertos de la comarca.

Entramos por el amplio portalón de la Escuela, pasamos el patio central y nos dirigimos a la sala norte del edificio, allí está la biblioteca y es donde se reúnen los astrólogos después de realizar los ejercicios espirituales para celebrar un ágape y aprovechar para comunicarse las nuevas noticias y compartir información los jueves, que son los días de mercado.

Una de las nuevas más interesantes nuevas dice que se ha recibido una carta de la baronesa de Finestrat anunciándo el próximo nacimiento de su hijo y que desearía que la visitase un buen astrólogo para conocer las tendencias, el carácter y las posibilidades del destino y de la vida de su futuro hijo y de paso le agradaría conocer que dice la Revolución de este año para ella, para su marido, para su hermana Fátima y dos o tres amigas, dice que recibirán al astrólogo con mucho gusto y que si quiere puede venir acompañado con algún compañero. Junto con la carta, la baronesa, ha remitido un par de monedas de oro para la tariqqa e insinúa que el astrólogo será bien remunerado por sus servicios.

De este tipo de encargos suelen llegar uno o dos al mes desde los diferentes lugares y comarcas próximas. Está muy mal visto pretender nobleza y no tener el cielo de nacimiento bien diseñado, por eso, todas las familias nobles llaman al astrólogo como un servicio más para las personas de ese estatus.

Ahora tienen que decidir que astrólogo hará ese servicio de entre un grupo de seis o siete que ya no se dedican a hacer mercado y se consideran más expertos que los primeros.

Este trabajo ya no es para principiantes de días de mercado que tratan con personas que no saben a qué hora ni en qué día nacieron, es este trabajo el compromiso que adquiere el astrólogo es mucho mayor y afecta al colectivo de la Escuela, además siempre con la excusa del niño, son los mayores los que quieren pasar consulta, así que hay que ser una astrólogo experto para embarcarse en esta tarea, que por cierto suele estar muy bien remunerada pues se cobra en monedas de oro.

Después de muchas cavilaciones entre ellos, deciden que sea Ali al-Farraz el cerrajero, el que se encargue de realizar ese trabajo, pues lleva muchos meses sin salir de la ciudad, siempre está abriendo puertas atascadas o trabajando en su taller y le convendría, cambiar de aguas y respirar durante unas semanas el aire seco y sano de Finestrat. Tendrá tiempo para reponerse, escribir y realizar sus tareas de astrólogo mientras espera el nacimiento del nuevo Barón de Finestrat. Ali acepta el encargo y nosotros lo acompañaremos virtualmente.

Mientras tanto Bahaudín elige una hora afortunada para la partida y según él convendría salir cuando Júpiter llegue al cenit. Ali se marcha a su casa para preparar los bártulos, pues necesita; buenos pliegos de papel, plumas, sus libretas de notas de Ben Ragel y sobre todo las tablas de Azarquiel, pues sin ellas, Ali se queda como nosotros cuando no tenemos ordenador y también se lleva unas pequeñas bolsitas de cuero que no sabemos bien que contienen. Además debe advertir a sus familiares de su partida. Nosotros le acompañaremos en su viaje y observaremos en vivo como trabajan estos astrólogos medievales.

Ya veréis que si le hacen preguntas responderá con horarias pues eso le resulta mucho más fácil después de tantos años de prácticas, pero tendrá que trabajar con las cartas de la baronesa, del barón y otras personas del lugar, por eso tiene que proveerse de buenas tablas, suficiente papel y armarse de paciencia para organizarse durante varios días los trabajos que le han sido demandados.

Viaje a Finestrat

A la mañana siguiente, unas horas antes del amanecer, nos embarcamos rumbo a la Vilaiojosa. En el cenit de la noche estrellada se observa al brillante y luminoso planeta Júpiter en su máximo esplendor, es el cuerpo celeste más brillante del cielo y justo a su lado, emite sus destellos amoratados la estrella del Corazón de Escorpión, un poco a la izquierda, como un brazo perlado de estrellas, atraviesa todo el cielo de norte a sur, la Vía Láctea.

Al llegar el mediodía estamos frente al monte del Puig Campana con su corte en la cresta, como si una gran ave hubiera mordido la peña alta de la enorme montaña y hubiera dejado un hueco en lo alto de la cresta. Desembarcamos en el pequeño puerto de pescadores y nos proveemos de unos buenos burros que nos sirvan de transporte, pues la subida hasta Finestrat es larga y pesada y aunque sólo nos separan una docena de kilómetros, puede agotar a cualquiera.

Cuatro horas después de emprender el viaje sobre montura noble, estamos a los pies del acantilado pueblo de Finestrat, sólo nos faltan las últimas revueltas del camino para llegar al lugar de destino. Desde aquí se observa la pared casi vertical de un elevado montículo rocoso en el que está enclavado el pueblo. Las casas blancas rodeadas de piteras de todos los tamaños, el minarete de la mezquita y el caserón del Barón forman un conjunto único y armónico. Detrás del pueblo, como telón de fondo se levanta la enorme montaña piramidal del pico mellado.


La casa del Barón

Llegamos hasta la puerta del enorme portalón de la casa del barón, dejamos las monturas, llamamos a la puerta y después de abrir una pequeña rejilla y mirar a los visitantes, nos abren una pequeña puerta que está inserta en uno de los dos grandes portalones de madera. Es un edificio, construido con asesoramiento astrológico, de dos plantas en la fachada exterior, que es de piedra caliza en sillería rectángular hasta la primera planta, luego continúa con sillarejo hasta el alerón del tejado.

Distribución de la casa

Al entrar en el edificio nos encontramos con un espacio que distribuye la entrada a las estancias de la cocina y la despensa granero, frente a nosotros una especie de gran patio rodeado por ocho columnas de piedra rosada que sujetan una galería superior protegida con una balustrada de pìedra torneada.

Este patio central reparte las puertas y las entradas al resto del caserón. En la planta baja, al entrar a la izquierda está la cocina ocupando toda la esquina del noroeste. Enfrente se guardan todas las provisiones de los animales y se almacenan las cosechas, más al oeste, siguiendo una construcción adosada, están las habitaciones de los sirvientes y la almazara.

A la izquierda del patio, en la parte norte del edificio hay una puerta que conduce a un salón biblioteca donde guardan todos los libros y hay varias mesas de escritorio. La puerta central, la que da justo al frente de la entrada, también tiene una puerta muy grande y da al salón comedor de la casa, todos sus ventanales están muy iluminados y dan al sol naciente. A la derecha del patio central, en lo que forma la esquina sureste del edificio se abre otra puerta, al tiempo que se oye una música de citara lamiendo melodías dulces que despiertan el sentimiento amoroso. Es la sala de música donde se reúnen las mujeres y los artistas invitados.

En la puerta que da al sur del edificio está la sala de armas, donde se guardan todas las herramientas de guerra y hay también es un salón donde se reúnen los hombres para discutir sus asuntos de batallas y lides.

Subimos por la escalinata que está al fondo a la derecha del patio central y pasamos por la galería que distribuye toda la primera planta, en la que hay un par de suites, una para el barón que cubre la esquina noreste y mitad del este del caserón. -menuda habitación tiene el barón- y la baronesa ocupa la estancia contigua y abarca toda la esquina del sureste, por supuesto las dos grandes estancias están comunicadas por una puerta interior.

Quedan seis habitaciones más en este piso que suelen estar ocupadas por parientes y amigos de los barones, pero arriba hay una docena de buhardillas con ventanas pequeñas que permiten mirar el cielo, así que Ali decide ocupar una de esas habitaciones y nosotros nos las arreglaremos con las demás.

A la mañana siguiente empieza a trabajar nuestro amigo Ali, nosotros nos quedaremos en estado virtual para no interferir en su trabajo.

El primer día de estancia en casa de los barones, después de presentar sus saludos a sus anfitriones y felicitar a la baronesa por su estado de buena esperanza, se limitará a pasear por el entorno, tomar el baño en la fuente y mirar el cielo nocturno, esperará unos días antes de proceder a realizar las consultas que le han sido demandadas. Primero se prepara unos buenos pliegos de papel de estraza y diseñará cuidadosamente en ellos el gráfico de cuadrados y triángulos que le permitirá inscribir el cielo de sus clientes.

El lugar en la mesa

Durante la comida Ali se fija bien en el lugar que ocupan los comensales, pues eso le dará pistas sobre los personajes. El barón, de ojos saltones y cuello robusto se sienta en la parte este de la mesa, la parte del Sol que es la que le corresponde por ser el amo de la casa. La baronesa muy elegante y finamente vestida se sienta a la izquierda del barón en el ángulo del sureste, -ese es el lugar de Venus y anuncia buenas modales y agradables maneras- al otro lado del barón se sienta la hermana de la baronesa que nació en Africa y tiene aún aspecto de extranjera por eso se siente a gusto en lugar de Júpiter, a su lado se sienta Ali con cara de contento por verse en un lugar mercurial, al lado de Ali se sienta la madre de la baronesa pues este es el lugar de la Luna y la madre es en realidad la dueña de los bienes familiares, frente a nuestro astrólogo, en el lugar de Marte está sentado el alguacil y a su lado su esposa que también quiere recibir los servicios de Ali, frente al barón, ocupando el oeste de la mesa se sienta el canónigo Muñoz de que bien sabe Ali debe de guardarse, pues ocupa el sitio de Saturno.

Los datos

Después de recoger los datos natales de las personas que van a ser consultadas nuestro astrólogo se toma varios días para organizar sus papeles. Al día siguiente por la mañana lo podemos ver sentado en la biblioteca, después de regresar de un corto paseo por la campiña, trasteando con un palillero, un ferrillero y una pluma y removiendo un pequeño frasco de tinta con el que luego irá componiendo gráficos para insertar los temas natales y las revoluciones de sus clientes. Conforme dibuja uno de estos gráficos, se levanta, busca un poco de luz del sol que entra por la fachada sur donde hay una gran ventanal con cortinajes azules, y los va colocando para que sequen de la tinta fresca y no se emborronen.

Uno a uno va inscribiendo en pliegos de papel los conocidos gráficos; toma una pequeña regla y traza un cuadrado grande, luego traza otro en su interior con los vértices pegados al centro de la línea del cuadrado exterior, luego dibuja un tercer cuadrado en el centro, en la misma posición que el de fuera pero mucho más pequeño y termina el diseño cerrando los vértices del cuadrado exterior con los vértices del ultimo cuadrado, de tal manera que le queda un cuadrado con doce triángulos y un cuadrado vacío en el centro.

Decide en primer lugar levantar el cielo de la baronesa que nació el día 24 de octubre de 1171 alrededor de las siete de la mañana. Primero calcula el Ascendente del nacimiento. Por la hora que recibe es Libra y a juzgar por el aspecto elegante de la baronesa, ese debe ser su Ascendente. Luego dibuja el resto de los signos zodiacales ocupando cada una de las casillas triángulares.

Terminada esta tarea, límpia su pluma con un pequeño trapo y coloca el papel en un lugar soleado. Luego se va a la cocina a hacer sus intercambios, tomarse unos chatitos de vino y conversar con el servicio, pues esa suele ser la mejor fuente de información sobre la vida privada de los habitantes de la casa y de sus amistades.

En la cocina manda la cocinera, que por supuesto nació con el Sol en Cáncer, no se sabe bien que día pero tiene unos 56 añitos, sus rasgos son espabilados, los dientes un poco irregulares, labios carnositos y mirada de lista, su marido delgadito, con pequeños ojos azules y una pequeña perilla de pelo blanco, obediente y diligente se encarga de hacer todos los recados, pero cuando entra en la cocina, más que una persona parece una sombra que asoma la cabeza y sale pitando, pues cada vez que el buen hombre entra en la estancia, la cocinera tiene un nuevo encargo para el. Pero la preocupación de esta buena mujer es sobre el estado de su hijo que fue reclutado para ir a la guerra y acabó cautivo de los catalanes. Su máximo interés es conocer el estado de su hijo, así que no es de extrañar que Ali sea muy bien recibido por esta mujer, pues para ella, Ali puede informarle sobre el estado de su hijo.


Horaria sobre el estado del cautivo.

Nada más entrar en la cocina, la buena mujer lo recibe con una gran sonrisa y le invita a un vasito de vino tinto dorado de 7 años de crianza en barril de roble, acompañado con unas aceitunas y tapitas de la montaña.

Ahora, con la barriga contenta Alí está dispuesto a recibir la pregunta inevitable. -Ali por favor ¿me puedes decir si se liberará mi hijo que está cautivo?

-Ali asoma la cabeza por la ventana que da al este y observa que el sol está a punto de llegar a la esquina, lo que significa que faltan poco minutos para el mediodía, se forma una imagen mental del cielo, toma un papel de estraza, dibuja el cuadrado triple e inscribe la posición de los planetas en las posiciones que les corresponden en el cielo. El ascendente a finales de Géminis, el Sol y Saturno en Piscis la X, la Luna en Cáncer en la Casa I formando trigono con Júpiter en Escorpio en la VI y Mercurio en los últimos grados de Acuario en la casa nueve formando trígono con el Ascendente y sextil con Venus en la once y Marte en Capricornio en la VII.

Rápidamente le vienen a la mente varios aforismos para contestar este tipo de preguntas, recuerda uno de Ben Ragel que dice. “Cuando te pregunten por un cautivo o preso, o por un siervo al que tiene preso su señor, comienza por observar en este caso la Luna y Mercurio. Si los encuentras en los signos cardinales y afortunados de las fortunas, significa salir con bien, también si Mercurio se encuentra al final y afortunado por cualquier aspecto de las fortunas, el cautivo se liberará.”

En este cielo Ali observa que el regente del ascendente es Mercurio, significador del hijo y, desde la Casa IX forma trígono, lo que significa que sí se liberará, aunque ahora está lejos de casa. La Luna está en Cáncer que es un signo cardinal y en la casa primera representa a la consultante que es la cocinera y forma un trigono con Júpiter que también insinúa libertad y satisfacción

Mercurio que significa el hijo, forma aspecto de sextil con Venus y se halla al final de un signo de aire en la casa nueve, lo que significa que aunque está lejos ya le queda poco para regresar. Ali le comenta, de la mejor manera, que su hijo regresará dentro de pocos meses, que para las hogueras del solsticio su hijo estará en casa, pues entonces Mercurio llegará la Ascendente de la horaria.

La mujer queda muy contenta y satisfecha por la atención de Alí y a partir de ese momento cuenta con una amiga en la cocina y una fuente de información inestimable. Durante horas Alí se entera de muchas cosas sobre los señores de la casa.





La baronesa

Después de la siesta que sigue a la comida, Ali se dispone a realizar los cálculos para conocer las posiciones planetarias del tema de baronesa. Está sentado en una de las mesas de la biblioteca, tiene delante el gráfico en que están inscritos los doce signos ahora irá poniendo uno tras los símbolos de los planetas en sus posiciones, para ello hace uso de las tablas de Azarquiel que son como las primitivas tablas de la Nasa.

Conforme dibuja cada planeta reflexiona sobre su significado, por su Ascendente sabe que se trata de una mujer que ha debido refinarse, pues su Sol en Escorpio le habla de una personalidad áspera, hipersensible y un poco ruda, pero su educación ha debido acrisolar su carácter y reformar su manera interna de ser llevándola a un comportamiento más pacífico y educado de lo que realmente es.

Pero lo que más le llama la atención es la posición de Venus en la Casa XII en Virgo, formando una oposición con Saturno y además encerrada en medio de la cuadratura de la Luna y Marte, formando una de esas figuras que ocultan un miedo o un sufrimiento intimo o interno que nadie puede sospechar, salvo el buen astrólogo si mira las cosas cuidadosamente. Ali ha se ha encontrado con temas parecidos en mujeres castellanas y casi siempre se ha encontrado con la misma monstruosidad. Alá es grande y pone a estas mujeres en el camino de Ali el cerrajero.

La baronesa es una mujer extremadamente bella, inteligente y sensual que ahora está a punto de ser madre. ¿Pero qué sufrimientos a debido pasar antes de llegar a este estado? Según le contaba la cocinera llevan años de matrimonio y la mayor parte del tiempo el barón ha estado alejado del hogar a causa de las guerras.

Alí ya sabe lo que significa esa configuración sobre Venus, conoce por experiencias anteriores. Además recuerda un modelo de mujer que describía Bahaudin, uno de esos modelos femeninos que quedaron relegados en el olvido a causa de que los imanes que desprecian o minusvaloran a la mujer. Bahaudin conoció estos modelos en uno de sus viajes en los que visitó las ciudades más importantes del mediterráneo, desde Tsalonika a Al Barcino.

En su estancia en Tsalonika, al norte de Grecia, conoció a un viejo astrólogo heleno que le habló de las diosas y su relación con los modelos femeninos y el poder que tienen sobre el comportamiento de ciertas mujeres, le habló sobre Démeter, sobre Palas Atenea, sobre Hestia, sobre Diana y sobre Perséfone.

La baronesa debía de responder a este último patrón de conducta femenino, pues por lo que contaba la cocinera, la baronesa lleva años casada pero pasa largas temporadas en casa de su madre, una noble terrateniente de la comarca. La casa de su madre es un precioso palacio rodeado de naranjos floridos que desprenden un entrañable aroma de azahar. Un riachuelo cristalino cruza los verdes campos de la vega y una alargada montaña abigarrada de encinas centenarias forma una especie de muro protector que defiende de los vientos fríos al fértil valle. Un lugar sin duda paradisíaco.

Con la llegada de la primavera, el barón prepara sus armas, reúne a sus escuderos y se marcha a la guerra. Así año tras año. En esa época la baronesa regresa a casa de su madre, pero al llegar el otoño, cuando el barón regresa de sus batallas, ella regresa de nuevo al agreste palacio de Finestrat donde permanece todo el invierno al lado de su marido.

Alí mira y remira el cielo de la baronesa y sus ojos vuelven una y otra vez al planeta Venus, regente del tema. Alí sabe que los planetas que se encuentran en la Casa doce, significan asuntos ocultos o que se deben ocultar, que son temas íntimos, privados y muy personales. Lo que hay en la Casa doce siempre habla de asuntos que es mejor que no se conozcan en público.

Venus es el regente natal de la baronesa, es por ello el planeta que más afectará a esta mujer, es que lo más debe haber marcado su vida, lo que mayor huella ha debido dejar en su existencia.

Venus está relacionado con la vida romántica. Venus en las Casa doce suele hablar de un amor secreto. Venus en la Casa doce, en Virgo, donde este planeta tiene su destierro, insinúa sobre un amor secreto que no podido realizarse plenamente. Venus en la Casa doce, en Virgo, formando una oposición con Saturno es señal de un bloqueo emocional muy importante un freno insalvable para su amor secreto.

Pero lo que más preocupa a nuestro Alí, porque ya sabe lo que significa, son las dos medias cuadraturas que se forman entre la Luna y Marte en torno a Venus, que son como una reja de hierro que cierra la maternidad.

Menos mal que este año pasado, tras una rápida victoria, el barón regresó a principios de verano y como resultado ha llegado el embarazo de la baronesa.

El día adecuado a la hora conveniente, Alí se reúne con la baronesa para interpretarle su cielo. Después de hablarle sobre su personalidad, de contarle el mito de su diosa y de exponerle cual es su mejor papel, con la máxima delicadeza le habla de sus secretos. Mientras Alí le habla ella se abstrae en el recuerdo, se hunde en la memoria y recuerda una noches de caluroso verano, se ve a si misma bajando por la pequeña vereda que conduce al rio, la Luna casi llena ilumina su sendero, llega a la pequeña poza que se forma en el recodo del rio y se encuentra con su tio Rodrigo, doce años mayor, entonces ella sólo tenía 17 años y ya estaba prometida con el barón.

Con la confianza que da la inocencia y el estímulo natural de la una mujer joven Escorpio, se lanzó a la poza con gran barullo. Risas, chapoteos en el agua, roces de la piel bajo el agua, hasta que sin saber cómo, se sintió abrazada al cuerpo del joven y apuesto tio. Por primera vez acarició el pecho de un hombre, por primera sintió acariciado su pecho por la firmes manos de un hombre, por primera vez su piernas de piel aterciopelada y suave rozaron las piernas musculadas y velludas de un hombre.....por primera vez x,x,x...... Aún recuerda cómo con la máxima delicadeza fue respetada su virginidad..........

Al día siguiente regresó, y al siguiente y al siguiente, hasta que al llegar el octavo día unos ojos de vieja sirvienta, que no debían observaron esta escena, observaron lo que no debían y lo que es peor, la vieja sirvienta habló más de lo que debía. El barón fue puesto en aviso y se adelantó la boda a los últimos días de octubre. Ese invierno vivió sus primeros meses de casada, en esos meses perdió la virginidad, pero también perdió el amor.

Con la llegada de la primavera, la baronesa se las prometía felices por el regreso a la casa materna, pero el barón le reservaba una desagradable sorpresa, pues antes de partir a sus guerras le obligó a llevar una especie de braguero de hierro forjado decorado con panes de oro y cerrado con una llave toledana que el barón guardaba colgado de su cuello hasta su regreso en otoño.


Las gemas

Alí, como los demás astrólogos de la teqquia de Al Akrab, lleva una bolsita repleta de pequeños guijarros de variados colores que son muy apreciados por las gentes que los conocen. Lleva un montoncito de pequeñas piedras que son tapaderas de caracol marino, parecen como una orejitas pequeñas de color similar a la piel dorada y morena de estas gentes. También lleva heliotropos que son muy efectivos contra el mal de amores. Jacintos para los pescadores, cornalinas para los escribamos, Sardos para los que padecen depresiones, Carneolas para los que sufren pesimismo, Crisoprasas para clarificar la vista, cuarzo rosa para la fertilidad, cuarzos de diferentes colores para abrir ciertas estrellas, Ópalos para secar humedades, Coral negro para el reuma y otras muchas para otros menesteres. Además lleva un manojo de llaves maestras, pequeñas ganzúas, limas y otras pequeñas herramientas propias de un cerrajero.

En su encuentro privado con la baronesa, Alí le expone con la máxima delicadeza una solución para ese problema que debe ocultar. Por un lado se ofrece para fabricarle una llave para poder abrir ese feo instrumento de represión cruel, y por otro la obsequia con un limpio, bello y luminoso cuarzo ahumado, para que lo lleve siempre consigo.

La baronesa respira aliviada y se siente encantada con los regalos que le promete Alí, pero su preocupación actual está relacionada con el próximo nacimiento y le pregunta de que sexo será el hijo que viene. Alí toma nota de la demanda de la baronesa y se retira para hacer sus cálculos.

Al día siguiente después de observar que en las direcciones primarias la Luna llega hasta el lugar de Jùpiter natal que se encuentra en Cáncer, levanta el tema de la revolución y halla que la Luna está conjunta a Venus en la Casa V y por último levanta el tema horario del momento de la pregunta.

Repasa los textos de Ben Ragel que dicen: “Cuando te pregunten si una mujer preñada parirá un hijo o una hija, mira el regente de la casa de los hijos, el regente de la hora del momento de la pregunta y la Luna: si todos, o dos de ellos, están en signos masculinos, es varón, y si están en signos femeninos, es hembra.”

Levanta el tema horario del día 1/4/1200 a las 15:05 y haya que el regente de la Casa V es Saturno y está en Piscis, signo femenino. El regente de la hora es Júpiter y se encuentra en Escorpio que también es femenino pero la Luna está en Libra que es un signo masculino pero regido por Venus. Reflexionando sobre este aforismo. y las observaciones anteriores Alí se inclina a pensar que será niña.

Pero Alí es muy cauto con las horarias y revisa más aforismos. Ahora está releyendo otro que dice: “Mira el regente del Ascendente y el regente de la casa de los hijos, si ambos se encuentran en signos masculinos, di que es chico, y si ambos están en signos femeninos, es chica, pero si están en desacuerdo, uno en signo masculino y otro en femenino, mira la Luna y con cuál concuerda, juzgando según ello, o mira al receptor de la disposición de la Luna y juzga por él”

El regente del ascendente es Mercurio y se encuentra en Tauro, signo femenino y el regente de la Casa cinco es Saturno que ya ha visto que se encuentra en signo femenino. Esta observación le anima a inclinarse por la niña. Así que le anuncia a la baronesa el nacimiento de una niña.

Nuestro astrólogo se quedará aquí algunas semanas más hasta el nacimiento de la niña, en ese tiempo levantará el tema del barón y de algunas personas más. Mientras trascurren los días regresaremos a Al-Akrar para asistir a una importante reunión en la que se discutirá sobre el significado del próximo eclipse de Sol, pues hay mucha gente asustada ante un evento de estas características en las que el Sol se oscurecerá un poco antes del mediodía, durante minutos reinará la noche, una sombra oscura cubrirá casi por completo la pequeña ciudad mediterránea.

Visitas: 654

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Astrologos del Mundo para añadir comentarios!

Participar en Astrologos del Mundo

Comentario por MAGA el octubre 4, 2009 a las 4:58pm
que belleza..que arte..que lindo..gracias ,que gusto leer y poder vivir eso,asi como era y traer un poco de tanta magestuosidad.
Comentario por Ana Alfosea el octubre 4, 2009 a las 2:52pm
Precioso Tito, me ha encantado. Gracias!

© 2020   Creado por Roberto.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio