mantener a Astrologos del Mundo cuesta tiempo y dinero , si quieres colaborar te lo agradecemos Gracias de antemano!!!!!!

Conversaciones del desayuno:

Esta mañana mientras desayunaba con mi hijo, se acerco nuestra sobrina Ana con su juego de Yas, alegre nos mostraba su nueva adquisición.

Viendo esto, le pregunte a mi hijo si sabia jugar Yas. Él responde contándome lo que pasaba en su escuela cuando tenia clases de educación física:

“Cuando teníamos educación física y llovía, la profesora nos daba a todos juegos de Yas, diciendo: diviértanse. Nos daba a todos un juego de Yas para jugar, nosotros(los varones) no sabíamos como jugar, nos acercábamos a nuestras compañeras y les pedíamos que nos enseñen, pero no entendíamos lo que hacían. Los hombres al final usaban la pelotita para jugar futbol, y las estrellitas para formar figuras, y la profesora se pasara las dos horas en su laptop.”

-Tu sabes jugar, me pregunta él

No, pero me gustaría aprender. Cuando estaba en la escuela en primer grado, era de estar solo por ahí andando , sobre todo cuando era nuevo en esa escuela. Sabia que las niñas jugaban esto, asi que no sé, solo iba por ahi y me gustaba ver el juego de las niñas: salta sogas, liguitas, la cocinita, y sobre todo el Yas. Las estrellitas me fascinaban, la manera en que caían, hay veces en un solo grupo, hay veces muy dispersas, y otras veces formando formas como las constelaciones. El ruido de las palmas contra el piso, la rapidez y gracia con que todo ocurría, todo eso me atraía de gran manera que sin darme cuenta me quedaba ahi todo el recreo.

Por desgracia, un compañero me vio asi tan encantado viendo esto, que le contó a los demás que yo era “una mujercita” porque pasaba el tiempo con ellas viéndolas jugar Yas. Para evitar estas incomodidades dejaba de ir a verlas. Pero en mi corazón siempre mantuve el deseo de jugarlo.

Si me gusta. Y ahora entiendo mucho mejor porque me gusta. Empece a comprender esto cuando usaba el I-Ching y lanzaba las monedas. Al lanzar las monedas y recogerlas con arte y suavidad me hacia sentir que jugaba Yas, y mas adelante vi a mi maestro de I-Ching usar no solo tres monedas, sino un grupo de al menos 9 monedas más pequeñas, y las recogía con esa gracia única de él.

Después de meditar en el efecto relajante que esto tenia en mi mente, tuve la realización que los oráculos de piedras y granos que existen en todas las culturas están representados en este juego tan estimulante. Entonces comencé a experimentar con varios tipos de granos secos como habas, maíz de distintos colores, clavos de olor, caracoles, conchitas marinas (en aquel entonces habían cerca de casa una zona donde había bastante de estos, pues lo usaban en la decoración y acabados de las casas), piedritas que recogía de los ríos, etc. Entonces vi que la manera en que caen no es al azar, las formas que surgen cuando enlazas los diferentes puntos son como las estrellas del espacio que forman las constelaciones. Asi como existen infinitas de ellas (estrellas), así mismo existen infinitas formas y posibilidades que tiene de caer al suelo estas semillas, y cada una esta diciendo algo, esta dando un mensaje. Asi que por ver y estimular tu mente e intuición con estos juegos, también podrás ver el cielo e intuir lo que las estrellas y constelaciones te están diciendo.

Esa era la razón por la que ese juego me llamaba tanto la atención. Sabia que no era un simple juego de niñas, era mucho más.

Cuando le comente esto a mi maestro de I-Ching, me respondió: “Ishvara parama Krishna…, Nada es casual, Krishna es la causa de todas las causas, ni siquiera la hoja un árbol cae sin su sanción, que decir de lo que tu piensas y deseas...”

Aquí termine de hablar con mi hijo.
Y ahora agrego un poco más:

De niño, no era de los que hacían grupos o era parte del equipo de fútbol. Nunca me elegían. Eso era bueno para mis aspiraciones infantiles y secretas. Me gustaba ir por algún rincón y ver los insectos, las hojas y flores de la escuela. Si encontraba algún insecto muerto, le observaba mucho sus patitas y cabeza. Asi que los llevaba a casa. Mi mama se dio cuenta esto y me compro un libro sobre los insectos, uno muy grande, hasta ahora lo tengo. Cuando me aburría iba a ver a las niñas y sus divertidos juegos. Me solían invitar alguna “preparación” de su cocina que llevaban a la escuela.
Ellas también jugaban a otro juego interesante que se llamaba “mundo”. Dibujaban un aparente cuerpo de hombre en el suelo terroso, usando una piedra puntiaguda o una palo de chupete. Luego cada una se conseguía una “teja” o piedra chata que usaban para lanzar en uno de las “10 casas”. Cuando completaban el circuito saltando, ellas podían volver a tirar su teja y donde esta caía, se volvía su casa, y nadie mas podía pasar por alli. Poco a poco , este juego también les gusto a los demás varones del salón.

En fin, debo decir que todo este conglomerado de juegos, tenían mucho significado para mi mente media extraña. Comencé a diseñar otro tipo de juegos basados en el principio del juego “mundo”. También se inicio en esta etapa un interés por otros juegos que solíamos jugar en vacaciones como el Ajedrez y el Ludo. Y entonces cuando cumplí diez años, descubrí la Astrología, con sus constelaciones y órbitas, sus tránsitos y distancias. Ahi las cosas comenzaron a encajar.

Si a tu hijo le gusta algo que no tiene mucho sentido para ti, compréndelo, él ve algo que tu no ves, pues no es nuevo en este vida, de alguna vida anterior, sus recuerdos lo acompañan.

Visitas: 115

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Astrologos del Mundo para añadir comentarios!

Participar en Astrologos del Mundo

© 2020   Creado por Roberto.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio