mantener a Astrologos del Mundo cuesta tiempo y dinero , si quieres colaborar te lo agradecemos Gracias de antemano!!!!!!

Viaje medieval; El Eclipse, los lapidarios de Murcia y la alfombra mágica

Una vez estamos provistos de alfombra mágica podemos movernos en el espacio y en el tiempo con absoluta libertar, ahora es tiempo de regresar al año 1200 a la pequeña ciudad portuaria de Al-Akrab, nos dirigimos a la teqquia de Bahaudín y justo al entrar empiezan las deliberacíones sobre un asombroso fenómeno. Hoy se reúnen los astrólogos mejor fomados de la región, está Salomon al que ya conocimos el otro día, Abul el hebreo, también está Godofredo y ha venido Garcilaso el matemático desde Aurariola la pequeña capital del diminuto reino cristiano infeudado por los árabes, situada a la vera del rio Segura, también han llegado los sufís astrólogos del norte de la comarca, los de Toledo, Granada, Córdoba, Sevilla y de Al Barcino.

Todos están sentados sobre grandes almohadones coloridos formado un circulo encima de una enorme alfombra y en el centro hay extendido un mapa que al principio nos parece representar un mundo desconocido, pues en la parte de arriba se abre un gran territorio partido por un mar alargado y en la parte de abajo se dibuja una especie de gran península con islas y muchos cabos........

¡ha! no, no, no, es que el mapa está al revés, aquí miran el mundo al revés, lo que se ve arriba es Africa y la gran península es Europa y esa especie de cabos que adentran en el mar son la península iberica y la itálica. Bahaudín nos dice que se trata de una copia del mapa de Al-Idissi, discipulo de Al-Rahman el Sufi, que fué un gran matemático y geógrafo que le dió fama a la teqqia de Palermo.

En estos momentos están intentando saber por donde barrerá la sombra del eclipse que se espera para el día 27 de noviembre del próximo año 1201. Algunos parecen acalorados y se les nota cierto temor y preocupación en sus rostros y su manera de hablar. Después de muchas teteras y largas horas, deciden que sea Garcilaso el matemático aurariolano quien trace la trayectoria de la sombra del eclipse sobre el mapa de Al-Idrissi.

Garcilaso, extrae sus notas y dibuja un primer punto en la costa portuguesa, a la altura de la desembocadura del rio Duero, luego marca otro punto en el rio Tajo a la altura de la villa de Alacántara, después otro punto en Granada y a continuación traza una línea sobre estos puntos y sombrea sus contornos que cubren el tercio sur occidental de la península.

Dice que el lugar más próximo a nosotros, donde afectará la sombra del eclipse, es la ciudad de Al-Mursiya más al sur de Aurariola, donde está el centro cultural más importante de los sufies levantinos.

El matemático aurariolano sige dibujando puntos al otro lado del mar. Un punto a la altura de Warán (hoy le llamamos Orán) y sigue trazando puntos sobre el mapa formando un camino de puntos que forma una gran media luna y atraviesa el norte del Sahara, el desierto de Libia, el rio Nilo, el Mar rojo, la peninsula arábiga por encima de la Meca hasta perderse en los montes de Persia atravesando por el sur de Bagdad.

Luego traza una línea semicircular por estos puntos y sombrea el entorno dejando una larga y alunada huella negra que va desde el rio Duero, en la península ibérica hasta más allá del golfo de Persia.

Al observar el diseño del paso de la sombra del eclipse, se forma un revuelo entre los asistentes, todos quieren opinar al mismo tiempo, algunos se tiran las manos a la cabeza y dicen gritando que ha llegado el fin del Islam, otros menos alarmados dicen que solo se tratará de un eclipsamiento transitorio del Islam. Unos piensan en una gran catástrofe para los habitantes del lugar por el que pasara la sombra otros piensan que sólo significará un cambio de lideres, pero todos están muy acalorados con la mirada fija en la traza oscura del mapa, discutiendo sobre ello y exponiendo las más diversas opiniones.

Una vez aclarada las zonas en las más se apreciarán los efectos del eclipse y cuando el debate se vuelve un poco más calmado, Bahaudín propone levantar el cielo del eclipse para los diferentes lugares a los que pueda afectar. Dice que para nosotros, el lugar más importante, dentro de la zona de la sombra del eclipse, es la ciudad de Mursiya donde se guardan los libros más valiosos de la Tarika.

Bahaudín extrae un dibujo en el que está calculado el cielo del eclipse para este lugar y les expone a todos su contenido. - El Ascendente del eclipse está en el signo de Acuario por ello el regente de este eclipse debería ser Saturno, pero justo exactamente en el mediocielo estará el planeta Marte en el signo de Escorpio, quizás, esta es una de las dudas, pues Marte está más fuerte que Saturno que se encuentra en Piscis formando una recepción Mutua con Júpiter que está en Capricornio y es el regente del eclipse que se forma con el Sol y la Luna en Sagitario.

De manera que se trata de un eclipse donde los planetas más importantes son Saturno y Marte, pero Júpiter también tiene mucho poder por ser dispositor del eclipse y del regente del eclipse y de Mercurio. - Para ellos Saturno representa al Islam y Júpiter el mundo cristiano.

Poco a poco van debatiendo y exponiendo sus opiniones sobre los efectos del eclipse. Al parecer todos están de acuerdo en el significado de Marte en Escorpio situado justo en el Mediocielo, todos piensan que para esta zona se tratará de nuevas guerras, de nuevos ataques, de riesgos importantes para la ciudad de Mursiya.

Bahaudín opina que el planeta Marte en el Mediocielo formando un trigono con Saturno que se encuentra en la Casa II del tema del eclipse y que a su vez forma una cuadratura con Mercurio en la XI, puede significar una guerra o un ataque por parte de algún rey del norte con intenciones de apropiarse de libros, pues Mercurio en la XI le habla de los beneficios de la profesión, en este caso de beneficios de guerra y Mercurio entre otras cosas son los libros. Algunos piensan que Bahaudín está un poco obsesionado con los textos antiguos y sólo teme por ellos, pero años después verán como un rey castellano ataca la bella ciudad del Segura y se apodera de todos los libros de los sufies levantinos.

El rescate

Bahaudín propone formar un pequeño grupo de rescate para desplazarse hasta la ciudad del Segura y hacer copias de algunos de los textos únicos que se conservan en el lugar, como son los lapidarios astrológicos que se guardan en la teqqia de Mursiya. Para ellos, la información sobre el uso de la gemas es sumamente importante, pues las gemas en astrología son lo mismo que los medicamentos para la medicina. Abul el hebreo acepta la propuesta, luego se adhiere Aben Quich y Garcilaso, de tal manera que los cuatro se disponen partir.

Una semana después, Bahaudín tiene organizado el itinerario de viaje y el medio de trasporte. Disponen de una carreta cargada con varias barricas de vino tinto de Alicante para llevarlo de estraperlo hasta Mursiya, Las barricas están cubiertas de botijos y cántaros del pueblo de Agost bien protegidas con paja que a su vez cubre las barricas de vino que van en el fondo del carro, casi rozando el suelo. Dispone un una gran carreta de doble fondo y cubierta, tirada por un fuerte mulo y una yegua joven.

Apartando un poco los botijos el viaje promete ser bastante cómodo, pues estas carretas son muy amplias y el clima es muy agradable. Con los beneficios del cargamento de vino de estraperlo podrán vivir los cuatro durante los meses que necesiten para realizar su trabajo.

En la mañana del 26 de abril de 1200 partimos junto a una pequeña caravana de viajeros que salen desde la pequeña ciudad portuaria de Al Akrab y se dirige hasta Mursiya. Nuestros amigos se unen a la caravana e inician su viaje bordenado el sur de la bahía.

Durante el primer día de viaje atraviesamos los saladares y las marismas donde anidan una variada gama de aves zancudas, miles de rosados flamencos, patos salvajes de pluma negra, garzas blancas y garzas negras, pollas de agua, miles y miles de aves habitan a pocas kilometros de la ciudad.

Al atardecer del primer día llegamos a la semiderruida ciudad romana de la Alcudia, aun se pueden ver viejos y bellos edificios con sus grandes columnas del más puro estilo romano. Suelos con mosaicos de multiples piezas y la omnipresente ornacina en la entrada de cada casa donde hay un pequeño cráneo perforado. Todas las casas tienen este pequeño altar en el que se sacrificaba al hijo primogénito a la Diosa.

Un poco antes del anochecer llegamos al oasis del palmeral de Elig, el oasis de palmeras mas importante del continente europeo, aquí descansamos la primera noche y a la mañana siguiente continuaremos el viaje y esperamos pernoctar en la ciudad de Garcilaso al lado del rio Segura, para en una tercera etapa llegar a la ciudad de Mursiya.

Llegados a Mursiya e instalados en la tariqqa de Abdalá, tio de Ben Arabí, nos encerramos en la biblioteca, situada en la parte norte del edificio, y después de varios días de búsqueda y selección, vemos que cada uno de ellos dipone de un texto de un lapidario valioso para copiar y salvaguardarlo de su posible pérdida. Cada uno de ellos dispone de un escritorio bien iluminado en la misma sala de la biblioteca del centro sufí.

Abul el hebreo se dispone a copiar uno de los lapidarios de mayor volumen. Aben Quich prepara una copia en la que vienen ordenadas las diferentes piedras, minerales y gemas por orden alfabético. Garcilaso inicia la tarea de recopilar minerales y gemas relacionándolos con los decanatos, de esa manera, según él, si se pierde alguna página del primer libro, aquí también se podrá encontrar la gema o el mineral perdido y la estrella a la que que se une. Por su lado Bahaudín se dedica a copiar el libro de las piedras según las conjunciones de los planetas.

Después de varios días de trabajo podemos leer algunos de los primeros párrafos de sus copias. Abul el hebreo tiene su mesa repleta de papeles y libros, de éstos destaca un bello lapidario repleto de dibujos en los que se representa a la gema o al mineral y se lo asocia con una estrella en especial, al lado tiene un hermoso libro escrito por Al Rahman el Sufi de Granada donde viene un catálogo de estrellas muy completo con toda clase de diseños.

Veamos, entre líneas, lo que ha escrito en su primera página.

“De la piedra que llaman magnitat”

“El signo primero es el de Aries, que quiere decir figura de carnero. Es domicilio de Marte, exaltación del Sol. Y según la complexión que muestra en sus obras es caliente y seco.

La primera piedra del primer grado le llaman magnetita, Es una piedra de color negro que tira una poco a bermejura y hay algunas que parecen azuladas.........”

- Describe las minas de donde se extraen y los lugares de donde proceden, para luego hablar de las virtudes de la magnetita.

“Esta piedra tiene la virtud en si que, aquel que la lleve consigo si es un hombre de corazón débil, le dará fuerza y si fuese fuerte, le hará aún más fuerte...............
.......El que quisiera saber con cuáles estrellas tiene esta piedra atamiento y de quién recibe la fuerza y la virtud, sepa que son aquelaas tres estrellas que están en haz que sigue al nudo de la figura de los Piscis, la que está al final de la cola de un pez............”

De esta manera, grado a grado irá copiando cada una de las trescientas sesenta gemas y minerales que componen este primer lapidario.

Abul Quich está sentado en su mesa con cara feliz y distraido, como ensimismado pensado en las gemas cuyo nombre empieza por A.

Veamos lo que escribe:...........

“Anxoriz es la primera pìedra de la a, y se encuentran siete maneras, cada una de ellas tiene su color y su manera de obrar es distinta, par bien o para mal. Los colores son estos: La primera negra, la segunda celeste, la tercera bermeja, la cuarta amarilla, la quinta blanca, la sexta parda y la séptima verde. Cada una de ellas es de un planeta, la negra de Saturno, la celeste de Júpiter, la bermeja de Marte, la amarilla del Sol, la blanca de la Luna, la parda de Mercurio y la verde de Venus...........”

Garcilaso ha empezado a escribir su copia sobre los decanatos que son la continuación del libro que está copiando Abul

“Después que hemos mostrado por este libro de los dichos de los sabios antiguos que ordenaron por razones verdaderas las virtudes que reciben las piedras de los treinta grados de los doce signos, cada una según la virtud de una estrella.

Conviene aquí que digamos la virtud que tienen las piedras según el Sol pasa por las faces de los signos y de las figuras de las estrellas que en ellas son, de cuales estrellas obtinene su fuerza y virtud , y en cuales se les muda de una manera a otra según el aspecto y las diversas figuras de las etrellas que están en esas faces.......”

Por último vemos a Bahaudín muy enfrascado en su trabajo de copiar el libro de las piedras según las conjunciones de los planetas. Veamos lo que escribe.

“ De cómo se cambian muchas veces las virtudes de las piedras según el estado de los planetas y de las figuras que están en el octavo cielo, de donde ellas reciben su virtud.

En primer lugar comenzaremos por Saturno porque es el más alto planeta de todos y así iremos descendiendo hasta la Luna que es la más baja, por quién recibimos la virtud de los demás planetas, según las puso Dios en ellos.

De la piedra que se llama Diamante. Saturno tiene poder sobre está piedra. De ésta ya se ha hablado en el primer grado de Tauro.....”

Aquí en el medioevo, el tiempo pasa lentamente, por eso es mejor que dejemos a nuestros amigos realizar su trabajo y quizás regresemos en otra ocasión en un momento del tiempo en que ya lo tengan terminado. Ahora nosotros podremos volver a nuestro presente con una imagen aproximada de cómo se aplicaba una parte de la astrología en este tiempo.

Llegamos a casa y guardamos nuestras albombras y su indumentaria en el lugar alto del armario para una nueva ocasión.

Gracias por acompañarme en este viaje medieval.

Visitas: 417

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Astrologos del Mundo para añadir comentarios!

Participar en Astrologos del Mundo

Comentario por Ana Alfosea el octubre 13, 2009 a las 2:10pm
Genial, como siempre Tito!!! Besos Ana Al-Foz(ea)

© 2020   Creado por Roberto.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio