mantener a Astrologos del Mundo cuesta tiempo y dinero , si quieres colaborar te lo agradecemos Gracias de antemano!!!!!!

Viaje en busca de los armónicos perdidos 2. La torre de la India

Por la mañana temprano, diecinueve días después del inicio nuestra andadura, justo antes de la salida del Sol, emprendemos el vuelo sentados sobre nuestra alfombra mágica de colores, tocados con nuestros grandes sombreros antigranizo que fabricamos durante el viaje marítimo, cubiertos con los mantones de lana virgen para no pasar frío y sintiendo el aire fresco de la mañana en nuestras mejillas que se enrojecen un poco.

Conforme vamos elevándonos, sentados cómodamente en nuestras alfombras mágicas, se aclara el día y se despeja la niebla de la jornada anterior, ahora podemos observar con mayor claridad esta vieja estructura en forma de torre....... Aprovechamos estos instantes de vista panorámica para tomar notas en nuestro cuaderno sobre la imagen de estas viejas ruinas mesopotámicas. Se observa claramente una edificación en forma de torre circular, parecida a la torre de Pisa, pero sin inclinar y mucho más ancha. Se dibuja claramente su construcción de doce plantas y algo más, pues parece que sobre la planta 12 se observan vestigios que nos hacen pensar que esta torre pudo ser muchisimo más alta.

Después de dar un par de vueltas alrededor del viejo templo astrológico, para que nos quede bien clara su imagen, ponemos nuestra vista en el horizonte y nos dejamos llevar por la dirección que nos marca la salida del Sol.

Durante todo el día volamos a media altura. Al poco de partir estamos atravesando el río Tigris que serpentea bajo nuestro paso, allá abajo a la izquierda podemos ver la colorida y ajetreada ciudad de Bagdad Ascendemos a mayor altura para remontar los montes sagrados de dios Zagros -el hijo de Júpiter y Perséfone de los antiguos-.

A lo largo de la mañana, a una velocidad prudente, para no perder los sombreros, nos desplazamos por encima de toda la meseta montañosa que da forma a Persia. Un poco antes del mediodía sobrevolamos el dorado desierto de Beluchistan.

Desde nuestra altura se aprecia su forma larga y ovalada, llena de dunas alunadas que resplandecen de luz dorada y casi, casi ciegan nuestros ojos, es como un mar sólido, resplandeciente y dorado. Justo al salir de desierto entramos en una nube algodonosa que suelta porciones de rico y fresco maná de diversos sabores. Es hora de alimentarse de ilusiones, mejor una buena ilusión en la barriga, que una barriga vacía.

Al poco de reemprender el rumbo, en la lejanía se observa como una fina columna alargada que une la tierra con el cielo, vemos con sorpresa a la Torre de la India que surge en la lejanía. Poco a poco nos acercamos y lo que de lejos parecía una fina columna se va transformando en una alargadísima torre.

Las nubes altas y el principio de la oscuridad nos impiden ver donde termina la construcción que parece emerger de la tierra y hundirse en el fondo del cielo. Creo que se nos ha hecho un poco tarde, hemos perdido mucho tiempo en estado de meditación contemplando el Sol del atardecer y el espectáculo de la Luna con Venus.

Aprovechando esa poca luz que nos queda, recorreremos este enorme edificio circular conocido como la Torre astrológica de la India. Nos fijamos bien en la base y se observa que es igual que la torre anterior, es idéntico, es gemelo, ocurre igual que con la Giralda de Sevilla y la torre de la Mezquita de Marraquech, se aprecia claramente que está construida por el mismo arquitecto, con los mismos planos, sólo que esta torre de la India no está destruida, se mantiene intacta, como clavada en la tierra y en el cielo

Minarete de la mezquita de Marraquech

La Giralda de Sevilla

Esta torre de lka India que vamos a visitar tiene una peculiaridad opuesta la anterior, la que visitamos en Babilonia, pues no sólo está en buen estado sino que parece estar habitada, pues desde algunos pisos, especialmente desde el 28, se descuelgan cientos de sábanas blancas que tienen dos pequeñas perforaciones como dos nueces, es como ropa de cama tendida, ropa tendida acumulada por muchos años y todos estos trapos no dejan ver bien la torre.

Descenderemos hasta la planta baja y luego iremos volteando y remontando la torre. ¡Mirad! Por allí veo que se acerca mi amigo Raman montado en su azulada alfombra mágica, espero que nos sirva de guía.

Raman nos cuenta que a este tipo de torre se la conoce como los Shodasavargas. Aunque a la primera planta le llaman Vargas. Esta primera planta es idéntica a la de la torre babilónica, sin embargo esta se encuentra mejor conservada y está pintada de colores límpios y nuevos, por lo demás no existe ninguna diferencia. A esta primera división en 12, aquí en la India le llaman los Rasis, que es lo mismo que nosotros llamamos signos zodiacales.

Raman nos explica que están en uso unas sesenta plantas con sus correspondientes divisiones, que la última planta en activo está en el piso 150, pero que la construcción sigue hacia arriba, sin embargo, los pisos están tan altos que la gente se cansa de subir antes de llegar más arriba, sabe que algunos se han marcado como límite la planta 360 y se conoce a pocos que hayan subido tan alto.

Ramán nos cuenta que la planta 28 se ha llenado de scuaters integristas islámicos, que están siempre derribando tabiques y cambiándolos de lugar, por eso hay que tener cuidado con los cascotes que tiran.

Haremos el mismo recorrido que en la torre anterior. Subimos a la planta 2 y hay dos grandes salones, hay un cartel que dice “piso de las Horas” ¡Ha claro!, estas divisiones se corresponden con las 24 horas de día. Al parecer, encima de cada rasi o signo hay dos horas, lo curioso es que un cuarto está decorado para mujeres y otro para hombres, pues en una pone Sol y en otra Luna, todos los signos tienen dos horas igual. He subido por mi grado y me encuentro en una hora de la Luna, parece como un lugar de encuentro adecuado para mujeres.

Subimos a la siguiente planta donde hay un cartel que pone “Drekanas”, aquí, según nos cuenta Raman, el primer drekana está relacionado con el regente del signo de la primera planta; el segundo drekana, por el regente del quinto signo signo contando desde éste; y el tercer drekana, el regente del noveno signo. De tal manera que para Aries el primer drekana es de Marte, el segundo del Sol y el tercero de Júpiter. Esta división y regencias es idéntica a la de los egipcios y los persas.

Continuamos subiendo y encontramos a la cuarta planta perfectamente conservada y dividida en cuatro compartimentos que aquí llaman Chaturthamsa y ocupan siete grados y medio cada uno. De manera parecida proceden a darle un regente que nos permite distinguirlo del compartimento de al lado.

Seguimos subiendo por el piso cinco que se llama Panchamsa y está dividido en cinco compartimentos de igual dimensión, luego por el sexto piso que se llama Shastansa, después por el Saptansa, el Ashtamsa hasta llegar a la planta nueve que se llama Navamsa. Raman dice qie esta planta está muy concurrida aquí en la India. Aquí hay muchos maestros enseñando cosas muy interesantes y más aún en el Navansa que he entrado por correspondencia, pues es un navamsa de Guru, así le llaman aquí a Júpiter.

Nos despedimos de los maestros que aquí moran y seguimos subiendo, pasamos por la planta diez que aquí el llaman Dasamsa y esta dividida en diez partes, luego por la 11 que se llama Ekadasamsa y llegamos a la planta doce que contiene doce pequeñas habitaciones que invitan al descanso, idénticas a las que conocimos en Babilonia, es hora de descansar, mañana con la luz del día terminaremos de explorar esta torre tan especial.


A la mañana siguiente, después de desayunar, montamos en nuestra estupenda alfombra mágica de colores y nos vamos a dar alguna vuelta por la torre de la India para tomar notas con más claridad.

Ascendemos suavemente formando una espiral alrededor de la torre y vamos observando los diferentes pisos y las ventanas que decoran las distintas plantas.

La planta baja con grandes arcadas; la planta 2 tiene como ventanas un par de simples rajas como aspilleras, la tercera planta tiene ventanas en forma de triángulo, las ventanas del cuarto piso son completamente cuadradas, las del quinto en forma de estrella de cinco puntas, las del sexto piso tienen la imagen de la estrella de David, la séptima planta son ventanas en forma de estrella de siete puntas, las de octavo son estrellas de ocho puntas, las del noveno de nueve y así se va complicando el diseño de las ventanas de las plantas por las vamos subiendo.

A causa de los trapos con ojeras que cuelgan desde la planta 28, a partir de la planta doce empieza a quedarse todo bastante cubierto. -Nos alejaremos un poco de estos integristas no vayan a tirarnos algún cascote a la cabeza-.

La torre se eleva y se eleva, llega hasta una altura en la que las nubes bajas no dejan ver con claridad la estructura del edificio y se pierde en la altura tras las nubes altas.

Más o menos ya nos hemos dado cuenta del tipo de construcción de estas torres. Se conoce otra torre de similares características construída en la China y llamada Fen-Sui que también tiene los mismos pisos y además una brújula, pero con estas torres de muestra ya tenemos bastante. Ahora nos iremos a visitar otra torre en un lugar recóndito del mundo y del tiempo.

Visitas: 594

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Astrologos del Mundo para añadir comentarios!

Participar en Astrologos del Mundo

© 2020   Creado por Roberto.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio