mantener a Astrologos del Mundo cuesta tiempo y dinero , si quieres colaborar te lo agradecemos Gracias de antemano!!!!!!

 

El Árbol de la Vida

 

La Cábala o Kábala es un sistema filosófico y teosófico que fue creado para contestar a las preguntas eternas del hombre acerca de la naturaleza de Dios, del universo y del destino final de la humanidad. La palabra Cábala es una derivación de la raíz hebrea <Kbl> (Kibel) que significa recibirlo. Describe la antigua tradición de recibir oralmente la doctrina secreta. Es un método de conocimiento dinámico porque cualquiera que medite sobre un mecanismo o tema concreto intuirá, si se aplica en ello, el funcionamiento de otros mecanismos, de modo que al descubrir una verdad aparecerán otras y así sucesivamente. Según la Cábala, nuestro universo fue constituido gracias a la actividad de diez grandes Centros, llamados Sefiroths: Kether, Hochmah, Binah, Hesed, Gueburah, Tiphereth, Netzah, Hod, Yesod y Malkuth. Estos diez Sefiroths forman el Árbol Cabalístico, símbolo compuesto que representa a la vez el hombre celestial, que se concibe como macrocosmos. Cada Séfira está conectada a las demás por una línea que recibe el nombre de Sendero. Existen veintidós Senderos, que representan las veintidós letras-fuerza del código hebraico. Los Sefiroths son distintas etapas de la manifestación de la luz infinita, y por consiguiente,
de evolución.

Son fases de la conciencia subjetiva mediante las cuales el alma penetra en el conocimiento de las manifestaciones cósmicas. El Árbol se divide en tres Columnas o Pilares. El de la Derecha es el pilar de la Misericordia o de la Gracia y se le atribuye la potencia activa masculina. La Columna de la Izquierda es el pilar del Juicio, del Rigor o Severidad, y se le atribuye el principio pasivo femenino. El Pilar del Centro o del Equilibrio, es el factor armonizador que combina y une los pilares de la Gracia y del Rigor. El esquema del Árbol nos describe, entre otras muchas cosas, el proceso de formación de un acto cualquiera, desde el momento en que sólo es una emanación inconcreta hasta que se cristaliza en el terreno físico; este esquema corresponde asimismo al cuerpo humano, siendo Kether la cabeza y Malkuth los pies.

La actividad de los nueve Centros sobre el décimo, que es nuestra realidad, es lo que va formando nuestra conciencia en el correr de las encarnaciones. Cada Séfira tiene sus leyes y sus principios, y para que podamos aprenderlos, las jerarquías espirituales que dirigen nuestra evolución nos sitúan, en una determinada vida, “más cerca” de un Centro que de otro. El estudio del horóscopo de nacimiento adaptado al esquema del Árbol (esta adaptación ha sido descrita en los libros de Kabaleb “Los Misterios de la Obra Divina” y “Curso de Iniciación Cabalística a la Astrología y al Tarot”) nos permite averiguar cuáles son los Centros activos y cuáles los inactivos en la presente vida. De esta forma, podremos orientarnos acerca del programa humano que hemos venido a realizar, pudiendo así aportar una respuesta a una de las preguntas que más se han formulado los hombres desde la noche de los tiempos: “¿Qué hago yo aquí?”

En el Árbol Cabalístico, existen cuatro planos o mundos: el de Emanaciones, el de Creaciones, el de Formación y el de Acción, los cuales corresponden a los cuatro Elementos, en este orden: Fuego, Agua, Aire y Tierra. Kether es el primer Centro del Mundo de las Emanaciones y pertenece al Elemento Fuego.

El Árbol de la Vida es uno de los más conocidos símbolos de la Geometría Sagrada. La estructura del Árbol de la Vida está conectada con las sagradas enseñazas de la Cábala Judía, pero podemos encontrarlo 3000 años antes en Egipto. Es posible observar la estructura del Árbol de la Vida en muchos sitios alrededor del universo conocido. La estructura está representada en la naturaleza y se relaciona a la Flor De la Vida. El Árbol de la Vida de la Cábala es una representación de las 32 rutas comprendidas en las 10 sefirot y las veintidós rutas por las cuales pasan. El Árbol de la Vida describe el descenso de lo divino al mundo manifiesto, y los métodos por los cuales la unión divina puede ser lograda en esta vida. Puede ser visto como un mapa del psique humano y de la labor de la creación, tanto lo manifiestos como los ocultos. Es importante darse cuenta que la pura naturaleza de la divinidad es unidad, y que los aspectos o emanaciones supuestamente separados existen tan solo en vista de lo emanado, viviendo en un estado de ilusoria separación. Los nombres y números de los diez sefirot son los siguientes:


1 –
Kether (Corona) o Kether Elyon (Corona Suprema)

2 – Chokmah (Sabiduría)

3 – Binah (Entendimiento o Inteligencia)

4 – Chesed (Misericordia y Gracia) or Gedullah (Grandeza)

5 – Geburah (Severidad o Poder), Din (Juicio) or Pahad (Temor)

6 – Tifereth (Belleza) o Rahamim (Misericordia)

7 – Netsach (Victoria o Constancia)

8 – Hod (Glory or Majesty)

9 – Yesod (Foundación) o Tsedek (Justicia)

10 – Malkuth (reino) or Shekhinah (Inmanencia Divina).

Y Jehová Dios hizo nacer de la tierra todo árbol delicioso a la vista, y bueno para comer; también el árbol de vida en medio del huerto, y el árbol de la ciencia del bien y del mal.” Génesis. Cap. 2

La astrología cabalística no representa una nueva astrología. Supone únicamente mirar las posiciones planetarias desde un ángulo distinto, y ese nuevo modo de mirar resulta revelador. La astrología cabalística representa la justificación lógica de la astrología clásica, la que nos viene de los caldeos, de los árabes y de la misma tradición hebraica.

Visitas: 4971

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Astrologos del Mundo para añadir comentarios!

Participar en Astrologos del Mundo

Comentario por Amandita Sabbath el mayo 20, 2011 a las 7:31am


El Árbol de la Vida es un esquema que representa nuestra vida diaria, ya que contiene todos los ingredientes que utilizamos a diario y en el orden exacto que deberíamos usarlos en cada uno de nuestros proyectos: la Voluntad, el Amor, las Reglas, el Poder, la Rectificación, la toma de Conciencia, la Belleza, la Inteligencia y la Imaginación.
Esta plegaria, realizada a primera hora de la mañana, deberá ayudarnos a conectar con cada uno de esos centros, para que nos transmita su energía y su sabiduría, por el bien de la jornada que empieza.

Kether, derrama sobre mí, Padre Eterno, el fuego de tu voluntad, para que queme en mí los designios que me aparten de tu órbita. Haz que tu voluntad y la mía se fundan y se sincronicen por el bien de la jornada que empieza.


Hochmah, que la Fuente de tu Divino Amor derrame las aguas puras por mi costado derecho, dando a mi mano diestra el poder de infundir salud y que todo aquello que mi mano toque se convierta en objeto de amor.

Binah, Madre del mundo, derrama sobre mi costado izquierdo la fuerza coaguladora que torna las cosas consistentes y duraderas, de manera que aparezca en ellas el sentido, la lección que ha de permitirme comprender.


Hesed, de ti espero la bondad que ha de transformar el mal en bien, dame poderes, señor, para endulzar la vida de los que se acerquen a mí y ayúdame a llevarlos a la senda de la alegría y el optimismo.


Gueburah, haz de mí el brazo justo, ayúdame a ser quien restituye la verdad a los que han caído en el error; quien puede señalar los trabajos que han de conducir las almas a la fuente de tu justicia.


Tiphereth, permite que mi alma alcance la contemplación de la unidad. Que mis cuerpos encuentren el camino para integrar armoniosamente las corrientes de la derecha y las de la izquierda. Que de mí se desprenda la suprema armonía.


Netzah, de ti espero que embellezcas mi vida y que tu armonía impregne mi alma y rebose en las palabras y en los gestos. Dame, señor, el don de comunicar a mis semejantes la delicadeza.


Hod, te pido que me concedas la facultad de expresar la palabra justa. Quiero ser, con tu ayuda, el anunciador de la ley, el que percibe el camino y lo revela a los peregrinos. Pon en mi alma el deseo de ser ejemplo.


Yesod, espero que me ayudes a que mis impulsos se expresen con fuerza, para que mis hermanos comprendan el sentido de mis actos, sin que con ello pueda fomentar la duda o la ambigüedad.


Malkuth, tú que transportas sobre tus espaldas el reino material, tú que nos permites sostener y aprisionar la vida divina, recibe mi gratitud, mi amor, y la promesa de acortar con mis esfuerzos el tiempo que te queda por vivir aprisionado en la tierra.

Gracias mil,Francisco.
P.D.Puse el dedito donde no debia y se borro el mensaje, lo subo nuevamente, excelente fin de semana.
Comentario por Francisco rodriguez el mayo 19, 2011 a las 6:48pm
Gracias Doris por esta preciosa plegaria. Pienso utilizarla cada dia...

© 2021   Creado por Roberto.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio