mantener a Astrologos del Mundo cuesta tiempo y dinero , si quieres colaborar te lo agradecemos Gracias de antemano!!!!!!

LAS ESTRELLAS Y EL DESTINO: ALDEBARÁN Y EL INCENDIO DE LONDRES (2)


Las importantísimas estrellas a las que Alí Ben Ragel llama "bebenias" sólo son 14, y aquí están, por orden alfabético:

.

Aldebarán de Tauro; Altair del Águila; Antares de Escorpio; Arcturo de Bootes; Betelgeuse de Orión; Capella del Auriga; Fomalhaut de Piscis Austrinus; Pollux de Géminis; Proción del Can Menor; Regulus de Leo; Rigel de Orión; Sirio del Can mayor; Spica de Virgo y Vega de Lyra;

.

Además de augurar aumento de prestigio y elevación social, estas estrellas también eran útiles para saber si el nativo podría ser buen astrólogo, profeta o adivino:

"Cuando coincida el mismo grado de la cúspide de la Casa IX con una estrella bebenia que sea de la naturaleza de Júpiter y de Mercurio, y uno de los dos sea regente del Ascendente y estén ambos formando aspecto favorablemente a la mencionada estrella desde buen lugar, a salvo de las infortunas, significa que el nacido bajo tal constelación o el que te ha hecho la pregunta es de fiar en sus dichos y en sus palabras, honrado y entendido, sabe lo que está oculto, habla con palabras de profetas y dice las cosas que han de suceder antes de que ocurran. Y si además el Sol está en el Medio Cielo, tendrá visiones verdaderas o será profeta.

.

Cuando en la cúspide de la casa IX hay una estrella fija de la naturaleza de Júpiter y de Mercurio, siendo alguno de éstos regente del Ascendente, y ambos -bien situados y sin contacto con los maléficos- hacen un buen aspecto a esta estrella, quiere decir que el nativo será veraz en su discurso, conocedor de los libros de los profetas y de sus sentencias; fiable y de buena fe, y quizá predecirá el futuro.

Si además tiene el Sol en el Medio Cielo, sus sueños serán premonitorios."

.

Iremos viendo las 14 estrellas, una tras otra:

ALDEBARÁN,

La estrella alfa de la constelación de Tauro, debido al fenómeno conocido como la precesión de los equinoccios, se halla hoy en día a 9:18 del signo tropical de Géminis.

La eclíptica o camino del Sol está señalada en rosa fuerte. Vemos a Aldebarán, en la cosntelación de Tauro y al sur de la eclíptica, resaltada en amarillo.

.

Esta estrella es, según Ptolomeo, de una naturaleza similar a la de Marte.

Los tratados astro-meteorológicos coinciden en afirmar que esta estrella forma parte de una Mansión lunar “húmeda y fría”.

Promete honores y éxito, elocuencia y “ferocidad” y dependiendo del planeta con el que haga conjunción; si es con Venus propicia actividades artísticas y da fortuna en el matrimonio; si es con Marte, honores militares, pero propensión a accidentes; si es con el Sol, coraje y éxito; si es con la Luna, popularidad y apoyo financiero; etc.

.

En este dibujo podemos apreciar la banda zodiacal (de una anchura de unos 8º a cada lado de la eclíptica, a N. y a S.-representados por "cuadraditos" a N. y S. de la línea cental de la eclíptica) y la estrella Aldebarán en amarillo ocupando el lugar del supuesto ojo derecho del toro celeste.

.

Todas las estrellas que se hallan en el “ojo” de alguna figura celeste, tienen tradición de ser debilitadoras de la agudeza visual de quienes nacen con alguna de las luminarias en conjunción con ella.

.

La principal peculiaridad de Aldebarán es que se halla casi en exacta oposición con Antares (la alfa de Escorpio) y sólo en los aledaños de ambas estrellas puede producirse una conjunción corporal de Venus con el Sol -o tránsito del cuerpo de Venus por delante de la esfera del Sol-

.

Como muy bien nos recordó Luis Lovera, William Lilly tuvo problemas con la justicia inglesa y llegó a estar detenido por haber publicado -ya en 1651- un almanaque en el que, mediante jeroglíficos, predecía el incendio de Londres para el año 1666 como así sucedió y, según dice la leyenda, Lilly habría hecho su pronóstico basándose en que Aldebarán estaba "en el Ascendente de Londres" en 1666, con 17º 54 Géminis; lo que ha llevado a suponer que Lilly consideraba dicho grado el del Ascendente "natal" de dicha ciudad.

.

Como ya sabemos, debido a la precesión de los equinoccios, las estrellas "fijas" se mueven aparentemente 1º zodiacal cada 72 años, por consiguiente, cualquier astrólogo sensato -y seguro que Lilly lo era- sabe y entiende que no es posible realizar ninguna predicción para un año concreto basándose única y exclusivamente en una conjunción que durará más de 70 años.

Tuvo que hacer sus pronóstcos siguiendo las normas del arte, es decir, levantando las cartas de los ingresos del Sol en Aries, y esto es lo que vió en la carta del 0º Aries de 1666 para Londres:

Y ahí sí, ahora ya podemos empezar a vislumbrar por dónde iba el razonamiento astrológico de Lilly: no es que el Ascendente “natal” de Londres fuese el grado 17 de Géminis, sino que en Londres -ciudad relacionada tradicionalmente con el signo de Géminis-, el grado del Ascendente de la entrada del Sol en Aries de 1666 se hallaba a 17º Géminis, el mismo grado en el que entonces se hallaba la estrella Aldebarán, (20-3-1666 a las 9:05 en Londres) .

Observemos que en dicha carta Marte está retrógrado a 28º Virgo, conjunto a la Luna (a 24º Virgo), en oposición al Sol –muy cerca, por tanto, de la Tierra- y en cuadratura con el signo del Ascendente (signo que se atribuye a la ciudad de Londres).

Pero para predecir un incendio en una ciudad no basta con que el día del 0º Aries Marte –el incendiario- se halle junto a la Luna –el pueblo-.

.

Unas 9 horas más tarde (20-3-1666 a las 18:00 en Londres), se produjo la primera luna llena de la primavera (la que marca la Pascua) precisamente en el grado equinoccial 0º Libra –que ya hemos visto que para los astrólogos es una zona importantísima y sumamente sensible- y en el instante del plenilunio aparecían por el Ascendente, se hacían visibles desde Londres, Marte (a 27:59 Virgo) y la Luna (a 0º:22 Libra), cosa que ya suena un poquito más a “fuego”.

.

Pero aún así, para predecir la devastación de una ciudad, a un astrólogo sensato no le bastaría con esas señales, sino que buscaría más indicios de que Marte pudiese a actuar de tan destructora forma sobre la geminiana ciudad de Londres:

La tradición afirma que las oposiciones y/o conjunciones de los planetas exteriores (Marte, Júpiter y Saturno) son las que pueden señalar ya sucesos importantes, o ya este tipo de desgracias.

Tras la entrada del Sol en Aries de 1666, la primera oposición entre Marte y Júpiter se produjo el 24-4-1666 a las 6:47 en Londres.

Curiosamente en esta carta el Ascendente está a 17º Géminis, al igual que en la carta del 0º Aries y en ella vemos la oposición Marte-Júpiter en cuadratura partil al Ascendente (y a Aldebarán).

.

La siguiente oposición Marte-Júpiter fue el día 5-6-1666 a las 15:01 en Londres.

Vemos que la oposición se produjo en el grado 25:57 Virgo/Piscis, en los grados en los que en el 0º Aries y el penilunio, se había producido la conjunción Luna-Marte.

.

Sin dejar por ello de admirar su gran pericia como astrólogo, creo sinceramente que William Lilly, en lugar de ofrecer estas explicaciones tan complicadas para los jueces y para sus lñectores, desconocedores de la Astrología, justificó su predicción en pocas palabras y resumiendo todo el asunto del Ascendente del 0º Aries mediante la mención de la estrella, pero que en realidad hubo de tener en cuenta muchos más detalles cuando predijo el incendio, para lo cual la posición de Aldebarán no fue la úncia razón le motivó a predecirlo, sino un elemento celeste comprensible para el público que leía sus almanaques y jeroglíficos.

.

Continuará el resto de las estrellas bebenias...

Visitas: 7114

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Astrologos del Mundo para añadir comentarios!

Participar en Astrologos del Mundo

Comentario por Adela Ferrer el septiembre 24, 2010 a las 12:39pm
Hola, Maribel: Gracias a ti, me alegro mucho de que no sólo te gusten, sino que además aprendas con estas entradillas de blog sobre las estrellas fijas, un tema poco conocido y, la verdad, algo complicado.
El optimismo favorece la prosperidad, no lo dudes.

Besos
Comentario por Maribel Esteve Capilla el septiembre 22, 2010 a las 10:01am
Adela muchísimas gracias por tu respuesta, así es, tal y como lo ves, la única esperanza que tengo es que la XI la rige Urano(la cúspide a 14,41 de Acuario), y a lo mejor..... , que optimista soy !!!
Muchas gracias por todo lo que aprendo de tí.
Maribel
Comentario por Adela Ferrer el septiembre 21, 2010 a las 9:55am
Hola, Paco:
Buenísima apreciación la tuya ya que, aunque como bien dices en la antigüedad (a nosotros nos interesan sobre todo los siglos I y II, tiempos de Manilio y Ptolomeo) Canopus (de naturaleza Júpiter-Saturno) estaría alrededor del grado 20 de Géminis, y no tiene, por tanto ninguna relación ni con Cáncer ni con el grado 15, ni con lo que nos explica Ernesto.

Pero sí que tiene muchísima relación con los navegantes.

Resulta que desde tiempos inmemoriales, lo más imprtante en cuestión de estrellas era controlar las que salían, culminaban y/o se ocultaban al mismo tiempo (es decir, aquellas que a la misma hora ocupaban el Ascendente, el Medio cielo
y el Descendente). Coincidencia de dos o de tres grupos estelares, o de dos o tres constelaciones -zodiacales o no- que, para el mismo horizonte (misma latitud geográfica) sucedió, sucede y sucederá siempre, sólo que por la precesión de los equinoccios, no sucede en las mismas fechas (sucede un día antes cada 72 años).
Manilio nos cuenta que, cuando por el Oeste se ocultaba el grado 5 de la constelación de Aries (que entonces sí que coincidía con el signo de Aries), por el horizonte Sur asomaba Canopus (que entonces estaba a 20º del signo de Géminis).


Mapa astronómico para el Cairo en el año 100. Vemos a la derecha, a punto de ocultarse por el Oeste, señala en rojo, la constelación de Aries. En un círculo amarillo y al Sur, dirección del M.C. surge la estrella Canopus.

Por eso dice Manilio muy poéticamente y ajustándose a la mitología de ambas constelaciones que los navengantes de la constelación del Argo, los argonautas (Canopus, culminando y triunfador), encuentran al vellocino (constelación de Aries).

Dice más Manilio: que los que nacen (en el siglo I y en Alejandría- con el Descendente a 5º Aries (quiere decir, con Argo culminando, en la cúspide de la Casa X) "serán pilotos de nave, cambiarán la tierra por el mar, perseguirán la fortuna con los vientos para el intercambio de productos y querrán atravesar en sus barcos el mar entero".
Muy bonito, muy astrológico y muy buena lección de cómo se combinan en astrología los significados entre la naturaleza de Canopus, la de Géminis en Casa X o profesión, y la naturaleza aventurera de Aries.

Hoy día Canopus, está a 14:28º del signo de Cáncer, y en la latitud de Valencia se halla en el Medio del cielo al tiempo que se pone por el horizonte el signo de Tauro.

¿Podríamos decir que los nativos españoles que tengan el MC a 14º Cáncer (Canopus en el MC) y el descendente en Tauro serán atrevidos pilotos de nave, ávidos por comerciar? ¿Será que Canopus confiere esas virtudes?, ¿será que cuando coincidían signo y constelación sí que las confería, pero no por su rpopia naturaleza, sino por la naturaleza de los signos y su situación en los ángulos de la carta?

De estas cosas justamente es de lo que me gustaría que, a través del estudio de todas las estrellas bebenias, y conociéndolas, sabiendo los porqués, pudiésemos reflexionar y, a la vista de todas hipótesis y razonamientos, sacar cada cual sus propias conclusiones.

Un saludo

Adela Ferrer
Comentario por PACO el septiembre 21, 2010 a las 4:17am
El grado 15 de cancer parece estar cerca de canopus y esta estrella pertenece a la constelacion argo navis, referente a la busqueda de jason por el bellocinio de oro, es pues una referencia antigua a la navegacion, por supuesto en la antiguedad no se encontraba canopo el piloto de la nave cerca del grado 15 de cancer.
Comentario por Adela Ferrer el septiembre 21, 2010 a las 4:16am
Hola, Ernie:
Me acabas de iluminar con el cuento sufi sobre la cuna y la sepultura y el arte de navegar: ¡Por eso la Parte arábiga se calcula desde el tiempo que nos permita Saturno (la muerte) hasta la mitad de Cáncer (el centro del vientre o la madre que nos parió) y luego, hala, a "navegar" por la vida!

¡Gracias, gran iluminador!
Un besote

Adela Ferrer
Comentario por Ernesto Cordero el septiembre 20, 2010 a las 4:02pm
15 Cáncer escapa al mogollón entre 11 y 13, 14. Vaya saber de dónde viene, pero ahí tradicionalmente se sitúa el Asc del mundo, en casas iguales C.1 llegando a 15 Leo,
es decir, una historia soli-lunar, dada en llamarla el "Horóscopo Mundi".-
15 Aries sería el MC, indicando según algunos autores, que la finalidad del mundo es
el hombre, contando que los 15 restantes están bajo Tauro/Venus.
Si se hace la superposición de ambos, puede puede dar cuerta luz de las relaciones
entre ambos.
De hecho Cáncer es el signo de la generación, de la entrada de las almas.
Una versión antigua del zodíaco chino lo representaba con 2 manos sosteniendo
un niño. De ahí, 9 meses después, nacía (C.1 o Aries en el orden de los signos),
que curiosamente, esta etapa de 9 lunas, como no puede ser de otra manera
se asemeja mucho a las investigaciones sobre el desarrrollo del feto, en este caso
arquetípico.
No me extraña sea el grado del "arte de navegar", quizás viene de los árabes
En un famoso cuento sufi se asocia a la existencia de cuna a tumba, con el
"arte de navegar" (la parte que al hombre le toca en ella).
De hecho el más sagrado mantram sobre Allah forma una barca,
tal como se puede ver en la portada del libro de Idrish Shah: Los Sufis.
Comentario por Adela Ferrer el septiembre 20, 2010 a las 1:01pm
Gracias, Ernie: Eres un sabio muy halagador. Según José Luis Pascual, muchos calendarios de la antigüedad comenzaban en 0º Cáncer y otros en la canícula (de 10º a 15º Cáncer).
Las más antiguas leyendas astrológicas acerca del principio del mundo sitúan su Ascendente en Cáncer.
No es tan extraño que el grado 15 de Cáncer sea el "grado de la navegación" (el arco de Saturno a 15º Cáncer es la Parte de Navegar) en la cultura mediteránea...
Al Sol negro ya no llego, pero seguro que si tú lo dices, es así.

Un besote


Adela Ferrer
Comentario por Adela Ferrer el septiembre 20, 2010 a las 12:52pm
Gracias, Luis: Más que "abundar" o reafirmar, opino que acabas de meter el dedito en una de las llagas de "san Ptolomeo".
En un par de días estudiaremos cómo y de qué forma algunas estrellas pertencientes a constelaciones tan alejadas del camino del sol como la que has nombrado de la constelación de Casiopea (que es circumpolar, lejana a la eclíptica y jamás "tocada" por el paso de los planetas) podrían (o no) influir en nuestro sistema occidental de astrología zodiacal, fundamentado en las constelaciones zodiacales (que son las 12 que recorre el camino del Sol y las órbitas de los planetas).

Un abrazo

Adela Ferrer
Comentario por Luis Lovera el septiembre 20, 2010 a las 11:13am
Adela, Un comentario para abundar: Es interesante destacar que las estrellas de las constelaciones se mantienen juntas
conservando la figura observada hace miles de años, aunque ellas estén años luz de
distancia entre sí. Según Ptolomeo, cada constelación, tiene una influencia. Para poder
entender más todavía el significado de cada estrella debemos repasar antes a la constelación
a la que pertenece.
Las constelaciones tienen su propia historia basada en la mitología. Esta historia le da un
significado individual a la constelación; y a su vez ese significado puede ser benéfico o
maléfico. La constelación de Perseo (el héroe) tiene una influencia de Júpiter y Saturno, y
otorga una naturaleza inteligente, fuerte, atrevida y aventurera; mientras que Casiopea (la
mujer sentada), es de naturaleza Saturno y Venus, y confiere altanería, presunción, y un
orgullo exagerado aduciendo a la mitología de la madre de Andrómeda que se jactaba por
su belleza. La naturaleza de la constelación que consideremos influye sobre la casa de la
carta natal estudiada. Es interesante destacar que Charles Carter decía que muchos de los
signos zodiacales tienen algo de las constelaciones que se les superponen.
saludos,un abrazo
Luis.-
Comentario por Ernesto Cordero el septiembre 20, 2010 a las 9:53am
Si, el espionaje, aunque siempre lo hubo es el deporte moderno por excelencia, aunque claro, no
figura en los currículums. El perihelio, creo más bien coopera en muchas cosas, quizás lo del
espionaje es que está en una dodecatemoria de Virgo (signo clásicamente atribuido a "lo
detectivesco").
Una de las "suertes" con que nos topamos con Aldebarán es que todas las tradiciones le dió un
carácter marciano.
Ciertamente, zona "compleja" del cielo de ahí en más. Dejando el eje Aldebarán/Antarés y todo
lo que se trae entre manos, la mayoría de los "Oscars" (a mi criterio) los copa el área zodiacal
de 10 a 14 alrededor Cáncer. Muchísimos temas mundanos (actuales) de países tienen algo
por ahí, el "Sol Negro" realmente no siendo un actor secundario.
Ya sabes que no es la primera ni la última vez que te felicito por tu aporte y dedicación, esta vez
permutada en toda una "magii" (en el sentido de cómo le decían los griegos a los que venían
de Mesopotamia). No deja de ser cómodo que en esta reencarnación (si es que las hay) cumples
tal ministerio sin moverte de tu casa. Un abrazo, Ernie
moverte de tu casa.

© 2021   Creado por Roberto.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio