mantener a Astrologos del Mundo cuesta tiempo y dinero , si quieres colaborar te lo agradecemos Gracias de antemano!!!!!!

Los cielos cantan los nombres de todos los planetas EN LOS MOMENTOS ORBITALES CARDINALES, LA ASTROLOGIA DE ASTEROIDES, CENTAUROS Y PLANETOIDES TRANSNEPTUNIANOS

Para ler o seguinte estudo em português, consulta a página inicial de Cantam os Céus.

 

Dedico este texto a los colegas que saben que los planetas habituales no son suficientes para la precisión astrológica, y también a aquellos que necesitan saber.

Hasta aquí, mis pecados no han impedido la lluvia de gracias de Jesús, que me hizo escuchar lo que cantan muchos cielos

Lo que sigue a continuación es una reproducción de los textos iniciales de mi sitio astrologico “Cantam os Céus",  con la cual tengo la intención de asistir a mis colegas que en sus horóscopos:

● quieren estudiar el terror, la destrucción y la muerte, sin siquiera saber los planetoides 1996 RX33, QUAOAR, TEHARONHIAWAKO, 1994 GV9, IXION, LOGOS y  2004 TF282;

● que estudian astrología médica sin ver a los síntomas manifestados por los astros 1999 HT11, CYLLARUS, 1999 KR16, 1996 AR20,  2005 UJ438, 2002 GZ32, 2000 GW146, CHAOS, 2000 JG81, CRANTOR, 2002 AW197, 2000 QB243, TYPHON y 1996 GQ21;

que en sus investigaciones políticas no son conscientes de los agentes celestiales de los dictados, disputas, conflictos y guerras que se llaman VESTA, CERES,  ECHECLUS, 2002 KY14, 2001 SQ73, 2003 LH7, PELION, 2004 XQ190, 2003 WL7, 2006 AA99, NESSUS, ORCUS, 2002 PN34 , LOGOS, HUYA, 1996 AS20, 1996 TL66, 1999 RZ214, 2002 GZ31, e 2005 SA278, 2000 OM67, 1999 CZ118 y 2002 GB32;

● tienen la intención de estudiar las artes sin las actuaciones de los artistas  2002 PQ152, 1994 TA, 2003 KQ20, ELATUS, 2005 RL43, 2000 CN104, 1994 JR1, 2003 OP32, 2005 RR43, 1999 CL158, 1999 DE9, 1999 CF119, 1999 CY118  y  2005 RM43;

● que buscan lograr una percepción cronológica de las civilizaciones, sin embargo entender a OKYRHOE, THEREUS, ASBOLUS, ERIS, 1999 RZ215, SEDNA y 2006 SQ372;

● que investigan los desastres naturales sin la ayuda de MELPOMENE, GEFION, 1999 OX3, 2005 PQ21, 2001 KG77, 2001 FZ173, 2000 PJ30 y 1999 TD10,

● que estudian los fenómenos y las técnicas de la navegación y comprensión espacial sin saber de los planetoides BIENOR, CETO y 2000 OO67;

● que estudian la sexualidad sin la atracción de 2000 FZ53, RHADAMANTHUS, VARUNA, DEUCALION, 2002 UX25 y HAUMEA;

● quieren identificar las expresiones del conocimiento humano, sin relación con JUNO, 2001 BL41, CHIRON, 1999 XX143, 2001 XD255,  PHOLUS, 2000 YY1 y 2003 QK91;

● quieren encontrar las referencias celestes de los seres vivos, sin conocer a 2003 QC112 , AMYCUS y  2001 XA255;

● que estudian las ideologías, las creencias y la espiritualidad humana, sin la ayuda de CHARIKLO, 2003 QD112, HYLONOME, 1998 BU48, BORASISI, 2002 TX300, 2004 XR190, MAKEMAKE, 2003 HB57, 2000 CR105 y 2001 FP185;

 

LOS CUATRO MOMENTOS ORBITALES CARDENALES

 

 

 

 

el Afelio    y        el Nodo Ascendiente 

el Perihelioy el Nodo Descendiente.

GRADOS DE LA ECLÍPTICA DONDE OCURREN EL AFELIO Y EL PERIHELIO DE LOS PLANETAS CONOCIDOS POR LA TRADICIÓN ASTROLÓGICA

 

GRADOS DE LA ECLÍPTICA DONDE OCURREN LOS NODOS DE LOS PLANETAS CONOCIDOS POR LA TRADICIÓN ASTROLÓGICA

 

¿COMO LAS INFLUENCIAS DE LOS PLANETAS TRADICIONALES FUERAN HECHAS CONOCIDAS POR LA HUMANIDAD?

Dios lo sabe. Pero, incluso si cualquier forma de vida humana se consumía en, digamos, 18 meses, y que nadie sería testigo de una revolución completa de Marte por el Zodiaco, el valor astrologico de Marte sería elocuente cada vez que un tránsito de importancia astrologica suceden  en al menos una de las posiciones de sus cuatro Momentos Orbitales Cardenales, situados en la eclíptica.

Bajo el punto de vista griego o tropical, en el ejemplo siguiente, están marcados en amarillo en la parte exterior de la rueda zodiacal:

● Una lunación sobre la región del cielo donde se produce el nodo ascendente de Marte;

● Un tránsito de Júpiter y una ocultación de Júpiter por la Luna en la región celestial donde se produce el afelio de Marte;

● Un tránsito de Venus y un Eclipse anular de sol en la región celestial donde se produce el nodo descendiente de Marte;

● El pasaje del Sol y Marte, que se encuentra en su perihelio propio.

 

EVENTOS ASTROLÓGICOS SOSTENIDOS EN LOS MISMOS GRADOS DONDE ANTERIORMENTE SE PRODUJO, EN LA ECLÍPTICA, LOS CUATRO MOMENTOS ORBITALES CARDENALES DE UNA DETERMINADA ÓRBITA PLANETARIA REFORÇAN INTENSAMENTE LA ACCIÓN PLANETARIA DE ASTRO INVOLUCRADO.

 

 

EN TODAS ESTAS CUATRO OCASIONES OBSERVADAS ANTERIORMENTE, EL CIELO VER PASAR UN FORTALECIMIENTO INTENSO DE LA NATURALEZA MARCIAL, COMO SI TODOS ESTOS INDICADORES HACEN CONJUNCIÓN A MARTE A SÍ MISMO, INCLUSO CUANDO ESTO NO ES A TRAVÉS DE ALI!

La quinta posición zodiacal que refuerza intensamente un planeta es la llegada de este en los grados finales del signo zodiacal de Géminis (28 °), en el que se conjuga a la estrella Polaris y al extremo norte del arco visible en la vía láctea.

Hasta ahora, como los mayas, he confirmado la importancia malévola de la región celestial en el extremo opuesto, al sur, en los grados finales signo Sagitario.

Además, la tradición astrológica nos enseña que uno debe considerar la fuerza de un planeta determinado, de acuerdo con su tránsito en el cinturón zodiacal, donde cíclicamente peregrina a quedarse en casa, en el exilio, en la exaltación y caída;

y, también, a hacen cosas con los otros planetas y con otros indicadores astrologicos, como su topocêntrica condición relacionada de un determinado horizonte terrestre y su relación con los ciclos lunações, eclipses y ocultaciones, conjunciones.

y también para que los aspectos con otros planetas y otras banderas de la astrología, como el horizonte topocéntrico estado en un país dado y su relación con los anteriores ciclos de lunaciones, ocultaciones, eclipses y conjunciones.

En el texto que estoy preparando, “COMO CON MARTE, TAMBIÉN CON LOS NUEVOS PLANETAS”, voy a citar varios ejemplos de acontecimientos históricos y de nacimientos donde Marte cantó sus virtudes y sus vicios cuando fueron estimulados sus cuatro MOMENTOS ORBITALES CARDENALES, por eventos astrológicos importantes. Por ahora, yo sólo puedo publicar COMO LOS CIELOS CANTAN LA GUERRA EN LA ACTUAL LUNACIÓN del 25 de no..., para mostrar ejemplos de la fuerza de uno de los MOMENTOS ORBITALES CARDINALES de Marte, el afelio.

Todo mi esfuerzo en la astrología pretende demostrar que lo mismo ocurre cuando son estimulados los cuatro MOMENTOS ORBITALES CARDINALES de cualquier planeta.

Estudié los hechos históricos causados por eventos astrológicos que han alentado los cuatro MOMENTOS ORBITALES CARDINALES de cada un, de entre muchos planetoides y, en la gracia de Dios, me ha llegado a comprender:

Asteroides, centauros, plutinos, transneptunianos

QUAOAR: terror, el pánico amenazador; TEHARONHIAWAKO:muerte y mortalidad; 1994 GV9: explosiones, incluso las erupciones solares; IXION: genocidio, suicidio, la pena capital.; LOGOS: radiactividad, energía nuclear, 2004 TF282: fuerza aniquiladora, terrorista o antiterrorista, la destructividad; PELION:la innovación, las revoluciones; VESTA: fracaso, la derrota; 1996 TL66:el poder político, el triunfo; 2002 GB32: Justicia y derecho; 1999 CZ118:revueltas, rebeldes; 2002 PN34:crueldad; 2002 GZ31:víctimas de homicidio; 2005 SA278: asesinos; 2002 KY14: artes marciales y defensas militares; ECHECLUS:Liberación; 2001 SQ73: castigo; 2003 LH7: violencia ofensiva; 1999 RZ214: aventura; NESSUS: depredación, caza, pesca, ataque animal; 2000 OM67: robo, fraude, ladrones.; 2006 AA99: alianza matrimonial y política.; 2004 XQ190: Deportes, entretenimiento, apuestas; ERIS: cultura, civilización; SEDNA: las relaciones entre los extranjeros de diferentes culturas y religiones; 2006 SQ372: sustitución cultural entre las civilizaciones y grupos étnicos; 2002 KK76: meteoritos y aeronaves caídas desde lo alto del cielo.1999 OX3: colapso, la fuerza gravitacional, sumersión; 2005 PQ21: los terremotos más fuertes y calamidades; 2000 AB255: Victoria o colapso ante la fuerza gravitacional; el vuelo y la caída; como el TNO 1999 OX3, también indica lo peso y la fuerza gravitacional; 2001 KG77: fuertes terremotos y erupciones volcánicas; 2001 FZ173: las erupciones volcánicas, los incendios, calor y la sequía; 2000 PJ30: terremotos; 1999 TD10: los peores desastres; 2000 OO67: astronáutica, la aviación, los meteoritos; 2000 FZ53:lujuria, pornografía; 2003 WL7: la corrupción, la contaminación, la basura, el envenenamiento; RHADAMANTHUS: virilidad sexual; VARUNA: la seducción y el erotismo femenino; 2002 UX25: homosexualidad; HAUMEA: incesto, sexualidad ilegítima; 1999 XX143: química; MELPOMENE: agua; GEFION: lluvia; 2001 XA255: ecología, biología; OKYRHOE: preservación de reliquias, la longevidad, la arqueología; THEREUS: ascendencia genética y cultural; ASBOLUS: tradición, conservadurismo; 1999 RZ215: hallazgos arqueológicos; 2001 BL41: escepticismo, la duda, el sentido crítico; CHIRON: conocimiento; 2001 XD255: enseñanza; PHOLUS: estrategia, lógica, razón; 2000 YY1: las matemáticas, planificación, programación de software, ingeniería; BIENOR: astrología;  CETO: astronomía, navegación espacial, trigonometría esférica; 2003 QK91: mecánica; 2003 QC112: flora y botánica; 2002 PQ152: culinario, comida y bebida; 1999 HT11: la nutrición y la obesidad; CYLLARUS: canibalismo, cáncer; 1999 KR16: sangre; AMYCUS: animales, zoología; 1996 AR20: ansiedad, manía; 2005 UJ438: estupefacientes, intoxicación; 2002 GZ32: estupidez, inatención, falla humana; 2000 GW146: somnolencia, trastornos del sueño; CHAOS: subconsciente; 2000 JG81: paranoia; CRANTOR: amputación, decapitación; 2002 AW197: con movilidad reducida o impedida; 2000 QB243: la resistencia física; TYPHON: la medicina y las enfermedades; 1996 GQ21: dolor; 1996 RX33: accidentes desastrosos, fuertes vientos y explosiones; MINERVA: filosofía?, CHARIKLO: la fe y la credulidad ideológica; 2003 QD112: el misticismo, la santidad; HYLONOME: devoción espiritual; 1998 BU48: metafísica; BORASISI: simbolismo, mitología; 2002 TX300: inspiración profética, la invención; 2004 XR190: profecía? MAKEMAKE: ¿veneración sagrada? 2003 HB57: teología, la educación religiosa; 2000 CR105: sacrificio sacerdotal; 2001 FP185: ateísmo, satanismo; 1996 AS20: disciplina, montañismo, el frío; DEUCALION: descendientes, la posteridad, la maternidad y el parto; JUNO: secreto; ORCUS: ocultamiento y revelación, espionaje; CERES: riqueza; HUYA: la riqueza extrema y las crisis macroeconómicas; 1994 TA: música, músicos; 2003 KQ20: arte escultórico; 2000 CN104: cantar, canciones y cantantes; 1994 JR1: arquitectura, arquitectos; 2003 OP32: diseño, diseñadores; 2005 RR43: dramaturgia, actores y el teatro; 1999 CL158: pintura, las artes visuales; 1999 DE9: publicidad, tecnologías de la comunicación; 1999 CF119: humorismo; 1999 CY118: danza, bailarines; ELATUS: escritura y lenguaje; 2005 RL43: la comunicación oral; 2005 RM43: poesía

LOS CIELOS CANTAN LOS NOMBRES DE TODOS LOS PLANETAS  EN LOS MOMENTOS ORBITALES CARDENALES

¿Como si nombra a planetas que recién se conocen?

Uno puede entender y sentir la música sin escuchar a los solistas y sin tener en cuenta el silencio donde ella se sumerge. Pero si se les percibe, la canción se ha completado. Entre los planetoides recientemente descubiertos o ignorados, los asteroides y los centauros son más especializados solistas que los planetas tradicionales. Y los transneptunianos más lejanos llevan a todos solistas al fondo tranquilo y distante del sol. Más allá, el afelio distante de un planeta resulta en una acción más amplia y persistente en el planeta Tierra. Lejos del Sol, el planeta imita la aparente inmovilidad solar, que imita la imposibilidad de Dios salir fuera de sí mismo, debido a  su omnipotencia infinitamente activa y su soledad  perfecta. Para muchos de nosotros, los asteroides, los centauros y los transneptunianos aún están ausentes en la alegre música de las esferas planetarias.

En 1995, me di cuenta de la importancia de los nodos planetarios y, poco después, de los ejes transversales de las órbitas de los planetas (perihelio y afelio). Así fue el comienzo de la percepción del desempeño de múltiples esferas celestes sobre el horizonte de la tierra, incluso de aquellas que llegan a los extremos del sistema solar.

En junio de 2001, el N.º 36 de la revista astrologica CONSTELAR publicó un artículo que reproducía mis afirmaciones, escrita unos meses antes, en mi sitio Astros Logos Cardiacção, ya desaparecido:

“(...) hay que entender, por más extraño que parezca, que las regiones celestes que acogen a estos fenómenos capitales de las órbitas planetarias tienen más fuerza, para entender el "mundo sublunar", que la fuerza de las constelaciones zodiacales, las mansiones lunares y los signos astrológicos ...de hecho, sólo la observación de los virtuosos afelios (como también de los  virtuosos nodos ascendentes) y viciosos perihelios (como también de los  viciosos nodos descendientes) de asteroides y planetoides recientemente descubiertos nos asegurará acerca de la naturaleza de sus influencias astrológicas...”

Pocos meses después de esta publicación, lo fui entendiendo poco menos de diez planetoides, y entre los años 2008 y 2009, cuando comencé a dedicarme a esta investigación, he llegado a comprender la naturaleza astrologica de más de un centenar de astros; y lo conseguí, siempre, por la apreciación de lo que yo llamo los "CUATRO MOMENTOS ORBITALES CARDELALES", que son:

el Afelio y el Perihelio; el Nodo Ascendiente y el Nodo Descendiente.

En el cielo de la tierra, la intensidad del brillo de un planeta es más grande cuando el es más rápido, en el perihelio y menos intensa cuando es más lento en el cielo, en su afelio. Y cuando él cruza la eclíptica en sus dos nodos, si es dentro de la órbita de la tierra, se puede ver que nos esconde bajo su rastro oscuro, un camino bajo el sol; y si su órbita es exterior a la de la Tierra ya no puede ser visto, siendo ocultado por el Sol.

El tejedor divino tejió el cielo con las grandes tramas de los ejes transversales de los planetas y con las urdiduras verticales de sus ejes nodales. Dos movimientos en cuatro direcciones. Entonces sigue bordando su escritura sagrada con sus agujas, que son los cuerpos celestes.

Marcados en grados de la eclíptica, a través de la órbita de los planetas, los CUATRO MOMENTOS ORBITALES CARDELALES hacen quíntuple cualquier presencia planetaria en la urdimbre y trama de cualquier evento sublunar. Si esos momentos orbitales implican, en cualquier momento, cuatro presencias simultáneas de un mismo astro en la eclíptica, la quinta presencia será la posición transitante que camina en las efemérides y que, con las otras cuatro seran conjugadas (sobre todo por la conjunción y la oposición) a los otros elementos astrológicos, como los tránsitos de otros planetas (geocêntricos y heliocêntricos) eclipses, lunaciones y ocultaciones predecesores y futuros.

En un cualquier horizonte terrestre, siempre sujeto a orientación cruciforme, el flujo diario y anual de la luz y del calor solares es tangido por las cuatro direcciones cardenales, que fijan los límites inicial y final de las cuatro estaciones solares geocéntricas. Estas estaciones solares son las cuatro balizas generadoras de la remota percepción astrológica de ventajas (domicilio y exaltación) y desventajas (el exilio y la caída) planetarias.

Al igual que sucede con el sol, con planetas. El sol va serpenteando entre su día y su noche anuales (verano e invierno, que se oponen entre sí, conforme el hemisferio). Y cuando lo vemos llegar a estos extremos solsticiales de su órbita, coincide también que lo vemos llegar al perigeo y al apogeo. Impulsado hacia estos dos extremos que determinan su fuerza, cuando en la primavera, el sol cruza el ecuador para ascender hasta el verano y cuando en el otoño, comienza a caer hacia el invierno. Cada uno de los pasos triples en cada una de las cuatro estaciones (el comienzo, medio y final) corresponde a un signo zodiacal. Cada una de las cuatro estaciones del año, en tres movimientos, hace la tierra experimentar doce pasos diferentes, pero vecinos y complementarios, de la forma en que el sol la ilumina y calenta: son los doce signos, que existen, siempre y cuando existir la misma variación en la inclinación y en la fuerza de la luz del sol que llega a la tierra.

Si las órbitas transneptunianas son demasiado lentas, no necesitamos la longevidad de un Matusalén para acompañarlas por los doce signos del Zodiaco

y así poder asignarlas un nombre. Es suficiente para nosotros prestar atención a su presencia sutil pero elocuente y simultánea en los CUATRO MOMENTOS ORBITALES CARDENALES. En el espacio, estos momentos son prácticamente fijos en los grados heliocéntricos de la eclíptica. Parece que sólo los grados del eje transversal de Neptuno, incluso cuando se consideran heliocentricamente, presentan algunas vacilaciones en su movilidad. Las cuatro posiciones heliocêntricas en las órbitas de los otros astros, prácticamente permanecen fijas en la eclíptica durante los siglos. En el caso de los planetas más rápidos, que están por dentro de la órbita de Neptuno, también es útil tener en cuenta las posiciones geocéntricas, y no sólo la heliocentricas, de los MOMENTOS ORBITALES CARDENALES.

Es sobre todo en sus respectivos MOMENTOS ORBITALES CARDENALES, que la peregrinación planetaria domicilia o exilia, exalta o hace decaer la identidad de un planeta determinado. Las concepciones tradicionales de "domicilio, exilio, exaltación  y caída" se pueden derivar de estos testimonios que de sí mismos, incluso hoy en día, nos dan los planetas. Como este lenguaje del tejedor divino sigue activo, para cada planeta recién descubierto, la traducción astrológica de su danza orbital radica en la inteligibilidad de sus cuatro momentos capitales. Así con las órbitas de los planetas tradicionales, esto también será con asteroides, centauros, plutinos, kuiperianos y transnetuninos del disco disperso, cometas y, quizás, con los meteoros.

Muy importantes son las conjunciones con esos grados de la eclíptica, causadas por los tránsitos de varios indicadores astrológicos, incluso en su cambio diario de rotación alrededor de los cuatro puntos cardinales de los horizontes terrestres. Será siempre con el planeta mismo posesor de una órbita, que los diversos signos astrológicos se relacionarán cada vez que llegan a las regiones celestiales de sus MOMENTOS ORBITALES CARDENALES, incluso cuando tal planeta no está allí.

El significado adverso que llegué a comprender para el perihelio es debido a la inestabilidad de cualquier planeta que llegó a la vecindad del Sol y es inmediatamente expulsado por la fuerza centrífuga que quiere lo desatar del cemento veraz y creativo de la actividad solar, para le desterrar a los extremos de la negación. Como la oveja que se aparta del buen pastor y como el hijo pródigo que de distancia va a disfrutar de la herencia paterna, la compañía cálida y luminosa del Sol, inevitablemente, se quedará atrás.

Si es en el perihelio, el momento de máxima degeneración de las virtudes planetarias, en el momento orbital opuesto, el afelio, ocurre la exaltación de ellas. Allí, las virtudes planetarias en lejano exilio del Sol, en el afelio, se  motivan en la lucha por la verdad y la vivacidad pastoral y paterna, absurdamente rechazadas. Como las ovejas desgarrada o el hijo pródigo, los planetas, con todas sus fuerzas, regresan.

Mientras que en los nodos planetarios ascendientes, las virtudes de un determinado cuerpo celeste comienzan a ser exaltadas por encima de la eclíptica, en los nodos planetarios descendientes, a partir de la la latitud cero coincidente a lo camino dorado del Sol, las virtudes del planeta comienzan a ser enterrados bajo la eclíptica misma. Dios lo sabe mejor sobre la misteriosa razón del norte polar contar con mejores atributos que el Polo Sur, pero, la dirección axial completa de estrellas brillantes, donde se mueve todo el sistema solar, como que en ascensión,  se llama el norte;  a diferencia de las nebulosas polares pálidas, de las cuales se aleja, quedadas en el opuesto polo sur.

Este texto está relacionado con los otros textos siguientes:

UNA FRUCTÍFERA INVESTIGACIÓN ACERCA DE LOS CIELOS PLANETARIOS QUE RODEAN LA TIERRA

UNA FRUCTÍFERA INVESTIGACIÓN ACERCA DE LOS CIELOS PLANETÁRIOS QUE RODEAN LA TIERRA (ESPÍRITU) –II

UNA FRUCTÍFERA INVESTIGACIÓN ACERCA DE LOS CIELOS PLANETÁRIOS QUE RODEAN LA TIERRA (TÉCNICA) –III

UNA FRUCTÍFERA INVESTIGACIÓN ACERCA DE LOS CIELOS PLANETÁRIOS QUE RODEAN LA TIERRA (Ética) –IV

UNA FRUCTÍFERA INVESTIGACIÓN ACERCA DE LOS CIELOS PLANETÁRIOS QUE RODEAN LA TIERRA (Salud) –V

Visitas: 1182

Responde a esto

© 2020   Creado por Roberto.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio