mantener a Astrologos del Mundo cuesta tiempo y dinero , si quieres colaborar te lo agradecemos Gracias de antemano!!!!!!

Bienvenid@   a   mi vida… nuevamente.

Por  María Isabel Mejía Palacio.

Miami,  19 de Febrero 2015

Quiero hablar un poco más de aquellas Relaciones Kármicas, que traemos del pasado y que llegan a nuestra vida, nuevamente.   Cuando hablo del pasado, me refiero a vidas pasadas, pues seguramente muchos de nosotros creemos en ello.

Si estamos viviendo esta experiencia, es porque tenemos asuntos pendientes por resolver,  pero recordemos que el Karma es el efecto, jamás la causa.   No es ningún castigo, ni mucho menos un castigo de Dios, es simplemente la Ley de Causa y Efecto, Ley del Karma  que nos indica que todo efecto recibido es consecuencia de una causa o acción que hemos llevado a cabo.

Y todo esto está muchísimas veces, no solo ligado a nuestra presente reencarnación sino  ligado también a reencarnaciones previas.

Los encuentros que tenemos, todo aquello que acontece en nosotros, generalmente lo podemos explicar a través de la Astrología.  Y eso lo sabemos todos los que pertenecemos  o leemos  este Blog.  No son casuales, pues la casualidad no existe.

Es importante determinar cuándo se dan esos encuentros o circunstancias, ver que planetas y con cuales aspectos, se hallaban ese día pues eso marca y nos indica bastante bien, que papel van a desempeñar en nuestras vidas.  Montar la carta de ese día, ayuda bastante o por lo menos, si no recordamos la fecha, ver los tránsitos por ese periodo de tiempo.

Mi interés por estudiar y conocer más sobre la Luna Negra de quien no se habla demasiado, se originó con mis estudios de astrología, pero básicamente cuando descubrí que el signo en el cual tengo yo mi Luna Negra, es el mismo signo del que algún día fue mi esposo.  Sí, yo me casé con mi Luna Negra y ese matrimonio  duró  tan solo ocho meses.

Para esa época la astrología no había llegado  a mí, pero cuando comencé a estudiarla me di cuenta que para los días en que lo conocí estaba haciendo retorno de Luna Negra,  es decir cuando  Ella – la Luna Negra- se encuentra en tránsito sobre ella misma, o en otras palabras, la Luna Negra recorriendo la elíptica o rueda solar y a su vez, llega a su misma posición, pero en la carta natal. El retorno de Luna Negra se da cada casi 9 años.

Además y como si fuera poco, nací con una conjunción amplia, entre el Nodo Sur y la Luna Negra; en otras palabras, al que fue mi esposo, lo traigo del pasado y con Él, me vine a encontrar.  No pasaron muchos días antes de que la Luna Negra hiciera conjunción o se posicionara sobre mi Nodo Sur.

Pero para no seguir con mi historia que no merece interés alguno, voy a estudiar y a presentar otra carta de alguien que seguramente todos conocemos y hemos seguido de alguna manera los acontecimientos de su vida: La Infanta Cristina de Borbón y Grecia.

Sí,  ella también se casó con su Luna Negra y ya todos sabemos cómo le ha ido.

La Infanta Cristina, nació en Madrid,  el día 13 de Junio de 1965, a las 11 y 30 am.  Su esposo Iñaki Urdangarín es Capricornio, nació  un 15 de Enero de 1968, signo en el cual la Infanta tiene su Luna Negra en la Casa V.  Cuadro resaltado en color rojo.

Además en la Casa VII de la pareja tiene igualmente a Saturno, El Señor del Karma, El Gran Maestro, el planeta que rige a los capricornianos, lo que significa que Iñaki tenía que llegar a la vida de ella como pareja y/o como socio y de ambas maneras llegó.  Donde tengamos a Saturno ubicado en nuestro mapa natal, tenemos el Karma que hemos venido a vivir y en la vida de la Infanta podemos apreciar bastante bien y de forma clara, cuan duro puede ser el Karma a veces más cuando se representa en la persona de la pareja, con quien se establece un vínculo que se considera sagrado como es el matrimonio y base de la familia, pilar fundamental de casi todas las sociedades.

Viendo esta historia, recuerdo la película de Julia Roberts, “Durmiendo con el enemigo” pues es la casa que alberga igualmente a los enemigos conocidos, aquellos con los que convivimos y que de alguna manera sabemos quiénes son, pero que por el grado de interrelación que nos une, no podríamos ni siquiera sospechar  que en algún momento pueden ser portadores del puñal que clavarán en nuestras espaldas.

Veamos  otros aspectos interesantes en la carta de la Infanta y es que a primera vista observamos  resaltada en rojo una gran cuadratura.  Para aquellos que no sepan una gran cuadratura se forma por aspectos entre planetas que se encuentran en difícil, tensionante o inarmónica posición y casi siempre determina una vida o situaciones bastante complicadas de vivir.

Otro aspecto, es la intercepción de su propio signo solar Géminis. La intercepción de signos, debe obviamente ocurrir en el eje o polaridad, es decir se intercepta un signo y su signo opuesto. En este caso concreto al esto suceder con su signo Géminis, sucede también necesariamente con Sagitario que es la polaridad de Géminis dándose  en el mapa natal en el eje de la Casa X y su Casa opuesta, la Casa IV.

¿Qué significa interceptar signos en astrología Voy a tomar la definición que encontré  en el internet. http://biblioteca-astrologia.bligoo.es/casas-y-signos-interceptados...

   Es el signo que no se manifiesta con una salida por cúspide quedando como atrapado, no tiene cómo expresar esa energía con su medio ambiente, que son las casas.

    Los signos interceptados se relacionan en astrología kármica con experiencias abandonadas en otras vidas, y en la astrología tradicional representan esfuerzos que debemos de afrontar para no volver a caer en la misma negación. A veces, si hay planetas situados en esos signos, ya estamos corrigiendo con el transcurso normal de nuestras experiencias eso que abandonamos anteriormente, pero si no hay energías planetarias en estos signos interceptados, se vuelve a repetir en cierto modo el mismo abandono, y nos cuesta mucho esfuerzo poder satisfacer y completar nuestra misión, o podemos luchar exageradamente en todo lo contrario.

   La presencia de planetas dentro de signos interceptados, adquiere una relevancia adicional.

Características de los planetas interceptados:

• su potencial no fluye de forma natural.

• su acción depende de dos planetas: el regente de la cúspide de la casa y el regente del signo interceptado.

• su expresión para desarrollar e integrar ciertas funciones de la personalidad se encuentra bloqueada.

• se ve afectada la casa o casas que rige dicho planeta.

Un signo interceptado es la causa de que no se encuentren respuestas a las preguntas que surgen en la vida desde el entorno (las casas). Quienes tienen signos interceptados se verán obligados a desafiar ese ámbito de la vida y encontrar respuestas en lugares que otra persona jamás buscaría, quienes lo poseen actúan con cierta originalidad para resolver problemas ya que las "condiciones ambientales" no los ayudan, implicando un trabajo de búsqueda interior muy grande.

 

    Contrariamente a lo que pudiera pensarse, los signos interceptados no son inactivos, y más aún si contienen planetas a los que denominaremos planetas interceptados.  Los signos interceptados corresponden, en general, a bloqueos y rechazos.  A veces, en astrología psicológica se les denomina "complejos", no son perceptibles desde el consciente. Representan valores que deben desarrollarse, un campo de experiencias difíciles de realizar.  Si el sol, la luna o el regente del ascendente, están interceptados habrá dificultades para encontrar el camino en la propia vida.

Tener cualquier persona en su mapa natal su propio signo solar interceptado, no es fácil, pues debe encontrar en el transcurso de su vida, su propia identidad, debe encontrar quien realmente és.  Hay muchas técnicas que nos llevan a encontrar esa identidad, unas veces funcionan y otras veces no.  Pero lo que casi nunca falla para conseguir eso que no sabemos de nosotros es una(s) buena(s) crisis. O lo descubrimos por las buenas o el destino, a veces cruel e implacable nos ayuda, pero a su manera.

Esa misión de encontrar su propia identidad, esa razón de Ser Ella, despojándose posiblemente de todas sus condiciones y atributos, para llegar a ser simplemente Cristina, se la puede otorgar también la posición del Nodo Norte en Géminis, igualmente interceptado.  Una forma bastante dura de encontrarse a sí misma le ha tocado vivir a la Infanta.  Como connotación kármica puede indicarnos el haber abandonado o actuado con absoluta negligencia en el cumplimiento de sus deberes  en alguna vida pasada, reflejado en su mapa radix con la gran cuadratura en casas angulares.

Para mí no es fácil entender de donde vienen las monarquías, ni mucho menos quien apuntó el dedo índice para seleccionar las familias que deberían reinar. ¿Será designio de Dios, la Fuente Suprema de toda la creación?  Sinceramente no lo sé.  Pero al fin y al cabo soy latinoamericana y si en nuestro pasado también existían Caciques  que determinaban una jerarquía que trasmitían a sus descendientes, hace algunos siglos quedó abolida con el descubrimiento de América.

Una cabeza en importante en cualquier institución, pues es ella la que determina un Orden, hoy compartido con las diferentes ramas del poder público,  pero NO a perpetuidad.

Me imagino que nacer en el seno de una familia real, debe ser bueno algunas veces por el Statu Quo que representa, pero no tan bueno ni fácil  la mayoría de veces por la imposición de Tener y Deber Ser  y no  realmente por ser la expresión de la naturaleza de nuestro propio ser.

Y la Infanta Cristina nació para encontrar ese camino en la vida, pues al interceptar su propio signo solar, nació para encontrarse ella misma, pero al pertenecer a una familia real y al tener esa “circunstancia” astrológica en lo más alto de su rueda natal, vino a vivir entre otras, el deterioro de su imagen pública, la caída precipitosa de esa imagen de niña favorecida por el destino y todos los problemas legales y familiares que  ha tenido que enfrentar.

¿Y quien llegó a su vida para ser co- participe de esa movida del destino cruel e implacable?  Nada menos que su Luna Negra, en la persona de su esposo Iñaki Urdangarín.

La Lunita Negra como indicadora Kármica que es, hace su papel, no fácil de entender, pero sí facilita la acción del Karma que se viene a vivir y a compensar. Ella, la Luna Negra nos trae muchas personas a nuestras vidas del signo donde  esté alojada en nuestra carta natal. Las podemos reconocer,  muchas veces no las podemos esquivar, llegan porque llegan, haciendo al principio un “click”  que engancha y que después es difícil de romper, aunque a veces se hace necesario.

En mi experiencia como astróloga he visto algunas veces parejas cuya Luna Negra  está en el signo del otro y casi siempre la constante es un matrimonio de muchos años, con una perfecta relación de Guerra Fría,  donde no se hablan durante semanas, con la mirada se dicen todo lo que se tienen que decir.  Una de ellas, no habla de su pareja como “su media naranja” sino que se expresa de ella, como “su medio limón” pero llevan casados más de 45 años.

Otros casos difíciles de entender, por lo aguda de la relación, es cuando cada uno de los integrantes tiene en su propio signo solar la Luna Negra. A veces se manifiesta como una lucha de titanes que generalmente termina siendo destructiva. Cada uno imponiendo su poder y voluntad sobre el otro.

También he visto casos de amistades y no tanto parejas con la misma posición de Luna Negra, que han logrado establecer una buena polaridad y llegar a la camaradería, existe una retroalimentación bastante grande.

Ella, La Luna Negra, no se puede estudiar independientemente del contexto general de la carta y eso lo sabemos todos, pero si hay que relacionarla con el aspecto karmico de cada cual que puede ser analizado a través de la posición de los Nodos;  Saturno, el Señor del Karma; Plutón el gran transformador; aquellos planetas retrógrados y/o interceptados y la Casa XII.

Viendo la vida de la Infanta a través del ojo astrológico, no es que la tengamos que exonerar de su cuota de responsabilidad en todo lo sucedido, pero si nos ayuda a comprender que se enamoró y se casó con alguien que venía con una misión muy específica, de conducirla a un destino que si bien es cierto no está completamente escrito al momento de nacer, si está esbozado dándonos una idea bastante clara y establecida de lo que puede llegar  a acontecer, si no logramos encontrar y entender oportunamente el proceso no solo de cambio sino de transformación que hemos venido a vivir en esta escuela que llamamos VIDA.

Otra persona bastante conocida también que se ha casado con su Luna Negra, es el Príncipe  William de Inglaterra, futuro Rey y hoy Duque de Cambridge.  Su esposa la Duquesa Consorte, o debería decir más bien “ Duquesa Consuerte”, Kate Middleton,  es su Luna Negra.  Como dice el refrán… Amanecerá y veremos que sucede con estos príncipes.

 

Gracias,

María Isabel Mejía Palacio

 

Visitas: 423

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Astrologos del Mundo para añadir comentarios!

Participar en Astrologos del Mundo

© 2020   Creado por Roberto.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio